jueves, 30 de abril de 2009

Integral de La Pedriza, clásica entre las clásicas



Es una exigente ruta de 25 kilómetros, con más de mil metros de desnivel y, por tanto, dura en cuanto al aspecto físico no en cuanto a aspectos técnicos, son casi diez horas de marcha, teniendo en cuenta algunas paradillas para reponer fuerzas y estómago.

Se trata de una dura ruta de senderismo circular señalizada como PR-C1 con marcas blancas y amarillas y puede iniciarse y terminarse tanto desde Canto Cochino como desde El Tranco, en ambas opciones pasaremos por el otro punto al que hayamos seleccionado, bien al inicio de la ruta o al final.

Es una dura ruta de senderísmo que rodea toda La Pedriza por su parte más alta, con trepadas varias, destrepes, pasos por debajo de piedras y un largo etcétera. O sea una buena forma de disfrutar en el monte además de entrenar para cualquier otra ruta montañera.

Quedamos con el ya casi inexistente grupo de Haciendo Camino, en el aparcamiento de Canto Cochino y antes de las ocho y media ya estábamos andando. Cruzamos el río Manzanares sobre un puentecito de madera 1025 metros y tomamos una senda que se va alejando del río y nos lleva a el Collado del Cabrón 1303 metros.

Tomamos la senda PRM1, con marcas blancas y amarillas, hacia el Collado de las Milaneras a 1878 metros. Este tramo es de los mejores, pasando al pie del Pajarito y por el risco Tres Cestos.Desde el collado la senda sigue con menor pendiente hacia Las Torres 1995 metros, punto más alto de la ruta. Vemos varios grupos de cabras por los sitios más escarpados. Empieza la bajada por un laberinto rocoso, ¡qué formas tiene el granito!, guiados siempre por las marcas blancas y amarillas. (Hay que ignorar los hitos de piedra, que corresponden a otras rutas). Llegamos al Collado de la Ventana a 1784 metros, donde hacemos una paradita para el bocata. Luego seguimos en pronunciada bajada hacia el Collado de la Dehesilla a 1453 metros, pasando al pie de la archiconocida pared de Santillana. Desde aquí puede cortarse la ruta y hacer la denomina Media Integral, bajando ya hacia hacia la pradera de El Yelmo. Tras el collado viene la última subida, hacia la zona de El Acebo 1620 metros, desde donde se ve al fondo el embalse de Santillana, ahora lleno de agua.A continuación viene un tramo casi horizontal que nos lleva en suave paseo hasta la Pradera de El Yelmo 1587 metros, habiendo dejado a nuestra derecha el Rompeolas, zona de iniciación a la escalada. Tras admirar la paredota de El Yelmo, plagada de esforzados escaladores, iniciamos la bajada hacia la Gran Cañada. Y de ésta, por la senda de la Carbonera, hasta El Tranco, ya a 995 metros, punto más bajo de la circular. Vemos las obras que han hecho las excavadoras para la reforma de una pequeña presa, sin entender muy bien si todo esto era realmente necesario.

Seguimos el curso del río Manzanares hasta llegar tranquilamente a Canto Cochino, donde tenemos los coches. Estiramos los músculos de las piernas, especialmente gemelos y cuádriceps, y bajamos a Manzanares a tomarnos una cervecita. Ha sido una muy buena jornada, en uno de los entornos que más nos gustan, nuestra querida Pedri.

Más fotos de las rutas.

domingo, 26 de abril de 2009

Le Petite Verté


Una de las más bellas ascensiones de los Alpes, desde su cumbre, de 3515 metros, contemplamos la Aiguille Verte, los Drus, Chardonet, el Mont Blanc, varios glaciares como el de Argentiere.

Es un buen lugar de entrenamiento para después hacer cualquier actividad en Alpes, buena dificultad, quizá pueda catalogarse como AD ó ADSup.

La cumbre se encuentra con un desnivel de mas o menos 300 metros desde el teleferico de Grands Montets o de 1350 metros desde Argentiere a través del Couloir Chevalier, en el primer caso el tiempo de ascensión puede ser de unas dos horas, ahora bien lo normal es practicar todo tipo de actuaciones y probar el material por lo que el tiempo es más bien indicativo.

Nosotros hicimos el día con la primera opción desde el teleferico, desde el que nada mas salir, ya ves todas sus rampas, las primeras ya con un desnivel del cuarenta por ciento, usamos todo el equipo, piolet, crampones, etc... Lo primero que nos encontramos es un glaciar bastante agrietado y después de superar la rimaya hay que subir una pared con nieve/hielo de unos setenta grados para posteriormente ascender por una finísima arista de nieve/hielo/roca con una exposición espectacular y caida de algún centenar de metros, con su grietecita al fondo que nos engulliría si nos caemos.

Además el incordio de estar mezclando hielo y roca con la molestia de tener que hacerlo con los crampones puestos.

Y el descenso se realiza por la cresta, aprovechando los diferentes cordinos para rapelar algunos gendarmes.

Bajada de nuevo por el teleferico y a disfrutar de Chamonix.

viernes, 24 de abril de 2009

Cabezo del Cervunal


Poder hacer montañismo en diario es un placer, poder subir una cumbre gozando de la posibilidad de pasar un día de relax total en una montaña sin tránsito alguno es algo maravilloso y esto no significa que seas antisocial es simplemente poder disfrutar de la paz de la montaña como alternativa a otras ascensiones donde la relación social es otra posibilidad adicional.

Si a esto le unimos un día maravilloso con un sol esplendido, una temperatura de primavera (no pasamos de veintipocos grados en toda la ascensión), una vegetación en todo su esplendor de primavera y una cantidad de nieve increíble en esta época del año, estamos hablando de una experiencia genial.

A las nueve de la mañana estaba en Arenas de San Pedro para recojer a Ricardo y a su simpatiquísima perra Luna (cada día mas montañera, ya hasta tiene sus pequeñas alforjas para llevar su comida, aunque a Ricardo le da pena verla con ellas y prefiere hacer él de sherpa de la comida de su perra).

Cafetito y en la furgoneta de Ricardo acortamos la pateada llegando hasta la Torreta, usada para vigilancia de incendios, junto a la que se encuentra el refugio vivac de La Sillita, pasamos Guisando a 765 metros de altitud del que Camilo José Cela dijo que era "quizá el pueblecito con mas bellas vistas de España", y por una pista llamada del Portezuelo, que hay al pasar el centro de información, bien indicada, llegamos allí.

Dejamos el coche, cargamos con las mochilas y comenzamos la pateada por la pista llamada la Cuerda de La Sillita con zonas de pendiente pero divisando desde un principio los Galayos, la cara sur de La Mira (2344 metros), la subida por la Apretura y divisando el refugio Victory (1984 metros) hasta terminar la pista donde empieza una empinada senda con hitos, pero poco pateada, por lo que a veces te sales de ella, no hay problema, porqué la primera cumbre es evidente, y simplemente buscándola, vuelves a meterte en la senda.

Así llegamos hasta el pico de Arbillas a 1595 metros de altura, donde nace el rio Arbillas que desemboca en el pantano del Rosarito, pantano que desde la cumbre se ve perfectamente al igual que Guisando, que Arenas de San Pedro incluso Monfragüe, allí nos paramos un rato después de hacer su pequeña trepadita, fotos y a seguir.

Bajada a través de los piornales y de los neveros, en los que a veces te hundías hasta la rodilla, hasta el Collado del Cervunal y, de nuevo a subir a través de neveros, piornales y pequeñas y constantes trepaditas hasta una antecima de la cumbre, un pequeño falso llano y una nueva subidita hasta el Cabezo del Cervunal a 2095 metros del altura, en la cumbre un gran mojón en el que nos hicimos las fotos de rigor, pero es que esta cumbre es como un observatorio en el centro de la parte sur de Gredos, a un lado Almanzor, Galana, etc... a otro La Mira, Los Galayos, y así sin parar.

Nos sentamos en un balcón sobre la Canal Lóbrega a comer, media hora de relax, Luna disfrutando de su comida y trepando a todos los riscos para divisar el horizonte y bajada de nuevo a Arenas, cervecita y a Madrid. Además para terminar de cuadrar un día perfecto, ni un sólo atasco ni al salir de Madrid por la mañana ni al volver por la noche por la bonita carretera de los pantanos.

Resumen, veinte minutos de coche desde Arenas de San Pedro, cuatro horas y cuarto para subir desde el refugio vivac de La Sillita, media hora de relax y comida, tres horas y cuarto para bajar a por el coche.

domingo, 19 de abril de 2009

Coriscao


El Coriscao es un pico situado al noroeste del puerto de San Glorio, en el municipio de Camaleño, Cantabria.

La altitud de su vértice geodésico es de 2.235 metros. Se accede desde Potes tomando la carretera N-621 que va al puerto de San Glorio que a sus 1609 metros de altitud separa Cantabria de León. Allí, en el mismo puerto, sale una pista hacia la derecha viniendo de Potes, que lleva, pasados dos kilómetros, al collado de Llesba. en el monumento al Oso, con unas fenomenales vistas de Picos de Europa, donde se puede dejar el vehículo y comenzar la andadura, la cual nos llevará aproximadamente dos horas y media y unos 820 metros de desnivel acumulado total.

Al estar aislado de otros montes de mas renombre y el estar rodeado de profundos valles convierten al Coriscao en un balcón privilegiado de la Tierra de la Reina y del Valle de Liébana; en un mirador excepcional de las cadenas de montañas que le rodean: la propia Cordillera Cantábrica, Peña Prieta, Sierra de Hijar, pero sobre todo, de Picos de Europa. El Coriscao parece colgarse a 1200 metros por encima de Fuente Dé.

Mochila al hombro, agua suficiente ya que no la hay en todo el recorrido, comenzamos a subir dejando a nuestra derecha la Peña Llesba, ladeando un poco hacia la izquierda, por un sendero entre pastizales que nos llevará, en más o menos un kilómetro y medio, hasta una primera loma muy evidente desde abajo, al llegar a la primera loma ya veremos nuestro objetivo del día, antes una segunda loma y poco rato después, nos encontraremos en un pequeño collado, el Guarda, seguimos dejando a nuestra derecha Peña Gustal de 1942 metros de altura.

Continuamos subiendo hacia las cimas del Cascajal 2.028 metros y Peña de los Calares 2.010 metros, ambas podemos subirlas o bordearlas dejándolas a nuestra derecha, descendemos, siempre en dirección oeste, por un collado herboso para posteriormente subir por una campera hacia la cima del Coriscao, hay un gran cortado que queda a la derecha y ya sólo nos queda el último tramo, en el que, en invierno, se justifica haber subido con buenas botas y piolet, ya que es un repecho pequeño pero al que, por su 35% de desnivel, hay que darle el respeto que se merece.

En la cima se encuentra un cilindro de cemento de la sociedad Geológica, bocata, buena mañana, descenso y para mañana el ascenso al Tesorero.


sábado, 18 de abril de 2009

Una nueva forma de recorrer el macizo de la Mujer Muerta


Ficha:
Distancia recorrida 19 Kms
Subida acumulada 1050 metros
Descenso total 1200 metros
Duración estimada 7 horas incluyendo descansos
Altura máxima los 2197 metros de La Pinareja

Tenía ganas de recorrer el macizo de la Mujer Muerta haciendo un camino distinto del clásico desde el Puerto de la Fuenfría, pasando alrededor del Montón de Trigo y la opción que hice ayer me pareció de lo más interesante, desde el área recreativa de la Panera hasta el pueblo de Revenga, otras opciones son desde El Espinar o desde los 1390 metros del aparcamiento de Majavilán en las Dehesas de Cercedilla, en estos dos casos el recorrido puede hacerse de manera circular, en unas ocho horas aproximadamente con  un desnivel acumulado de 1440 metros.

Iniciamos el trayecto desde el aparcamiento que existe en el área recreativa de la Panera (a 1300 metros), una vez dejados atrás los múltiples merenderos que existen en la zona y a la que se accede desde El Espinar a través de unos maravillosos pinares, pinares que sigues recorriendo durante muy pocos metros, justo hasta donde se encuentra la barrera de vehículos, donde a su izquierda se inicia una durísima rampa (sobre todo porqué no has tenido mas camino para ir calentando un poco), muy amplia, es un gran cortafuegos que te lleva hasta el Alto del Caserón, donde ya se terminan los pinares y te dejan una amplia vista sobre toda la cuerda del valle de la Fuenfría desde su parte posterior, el Alto de la Peñota, la Peña del Águila, la Peña Bercial y, más adelante el Cerro Minguete y el Montón de Trigo se ven perfectamente pero desde donde no estamos acostumbrados a divisarlos.

Se suaviza un poco el camino y llegamos al Puerto del Pasapán desde donde una nueva subida por unos caminos perfectamente señalizados (casi todo el camino es el GR88) se accede al Pico del Pasapán (200º metros ). Una suave bajada y de nuevo una subida, esta vez algo más dura que la anterior nos llevan hasta el famoso Pico del Oso donde es obligada la fotografía con el osito de piedra situado en el hito.

Nueva bajada por una pedrera muy bien señalizada desde donde se ven perfectamente Riofrío y su castillo y Segovia y acometemos la subida a la Pinareja, 2194 metros, por unas fuerte rampa y desde su cumbre divisas perfectamente la Bola del Mundo, La Maliciosa, Peñalara, los pinares de Valsaín, impresionante.

Y ya acometes la última bajada hasta el Collado del río Peces por unas pedreras muy traicioneras ya que no puedes fiarte ni de las piedras más grandes, no están bien asentadas y se mueven muchísimo, después una pendiente de bajada bordeando el río Peces y, más adelante siguiendo una senda de madereros que nos llevan hasta el pueblo de Revenga, desde donde se ve perfectamente definida la silueta del Macizo de la Mujer Muerta y entiendes perfectamente el porqué de su nombre.

viernes, 17 de abril de 2009

Montón de Trigo




Que agradable ascensión para ahora, cuando llega el buen tiempo ¿cuantas veces lo he subido?, varias, varias, sólo, con grupos, con amigos, lo he bajado por la vertiente segoviana con su inmensa pedrera, por la vertiente de Cerro Minguete y desde aquí por la Calzada Romana o por cualquiera de los caminos que, desde la carretera de la Republica llegan al aparcamiento de Majavilán junto al arroyo del mismo nombre, ¿con qué tiempo? da igual, con nieve, con lluvia, con buen tiempo.

¿Por donde lo he subido?, desde el puerto de Navacerrada, por el bonito camino Schmidt o desde Cercedilla, andando desde la estación, o desde el aparcamiento de Majavilán donde hemos dejado los coches, bien pasando por la Calzada Romana y su Puente del Descalzo o siguiendo por la Carretera de La Republica parándome en el reloj solar de Cela o en la pradera de Navarrulaque o en el mirador de Vicente Aleixandre o en el de Luis Rosales.

Pero siempre me ha dejado un buen sabor de boca, un buen entrenamiento, una buena sudada, a veces controlo los tiempos, a veces no ¿que mas dá?.

Cuando llegas a su cima, si el tiempo está despejado, vistas de Peñalara, de la Bola del Mundo, de Segovia, del macizo de la Mujer Muerta, hasta de Madrid si hay un día claro.

¿Cuantas veces mas la subiré?, todas las que pueda, jamás me defrauda.

Las fotos de la actividad en varias ocasiones.

miércoles, 8 de abril de 2009

Le Brévent un bonito trekking frente al Mont Blanc


Cuando pretendes hacer la subida al Mont Blanc puede ocurrir, en mas ocasiones de las que nos gustaría, que el buen tiempo predominante en el valle no lo sea en la cumbre, y que sea tan malo que haga inviable el intento de ascensión.

Entonces ¿que hacer en Chamonix?, bueno pues además de las numerosas actividades de Chamonix hay un bonito trekking que me propuse y que me sorprendió por las maravillosas vistas que de Chamonix y del macizo del Mont Blanc me planteó, además por supuesto, del bonito recorrido que llevé a cabo.

Ni mas ni menos que una caminata desde Le Brévent hasta la Flégère, recorrido algo duro en sí, pero al que además le aderecé haciendo la dura subida desde Chamonix (Les Plans) hasta Planprez a 2062 metros a pie, evitando el telecabina (también porqué lo ponen en marcha mas tarde de la hora en que inicié el camino), bueno llegué arriba a la misma hora que la primera cabina, pero así endurecí algo mas la jornada, con la suerte de ver debajo de mí un mar de nubes que cubría Chamonix en un día perfectamente despejado en altura.

Allí comencé unas rampas iniciales que me llevaron (perfectamente indicado) hasta el Col de Brévent a 2368 metros desde donde las vistas del Mont Blanc se hacen espectaculares con todas sus vías, que día mas despejado y bonito y que lastima el terrible viento que se anunciaba en las cumbres del Mont Blanc.

Bonito camino con fáciles y divertidas trepadas hasta el Col del Lac Cornu y desde allí hasta Aigle Pourrie contemplando el bonito Lac Cornu. Sigue la caminata con subidas y bajadas y fáciles trepadas y destrepadas hasta el Col des Lacs Noires con el Lac Noire a su izquierda continuando hasta el Col de L´Index, desde el que a través de una aérea rampa, eso sí con cadenas de aseguramiento, se comienza la bajada, al principio mas abrupta y poco a poco mas suave hacia el final del telecabina de La Flégère, allí, en lugar de comenzar ya la bajada, a pesar de las horas que ya llevaba de caminata decidí continuar hasta el Lac Blanc desde donde pude ver las Aiguilles de Belvedere a un lado y de frente el otro lado del Mont Blanc con los glaciares de La Mer de Glace y el de Argentiere.

Claro que, por supuesto, decidí no contaminar el maravilloso día tomando el telecabina de bajada y lo hice a pie, dura bajada que castiga los cuadriceps, y eso que no contaba con lo peor del día, desde la Flegère hasta Chamonix hay una buena caminata por los bordes de la carretera.

Llegué a Chamonix ya anocheciendo, ducha y a cenar, bien me lo había ganado.

Ver más fotos de la actividad.

domingo, 5 de abril de 2009

Pico del Lobo



Se trata de la cumbre más alta de la sierra de Ayllón donde está incluido, separa las provincias de Madrid,
Segovia, y Guadalajara, y en esta sierra nacen ríos como el Duratón, y el Jarama, con sus 2.274 metros es la máxima altura de Castilla La Mancha.

Bueno uno más de ese proyecto que tengo entre ceja y ceja y que poco a poco voy llevando a cabo de hacerme el pico más alto de cada comunidad de la península.

Si hablamos de dificultades yo lo definiría como de una dificultad media, quizá media alta pero sólo por su larga duración y por lo empinado de alguna de sus cuestas, con un desnivel total de unos setecientos metros que puede hacerse en unas cuatro horas y media aproximadamente con una recomendación de época a subir de entre mayo y noviembre ya que en los meses de invierno presentaría necesidad de usar crampones debido a la nieve.

Una ruta sencilla en cuanto a su definición y de gran belleza. Muy interesante durante el invierno, con vistas de las pistas de la estación de esquí de la Pinilla así como de las planicies de Castilla. La estación de esquí de La Pinilla: Situada al este de la provincia de Segovia, cercana a la Autovía I de Burgos, se construyó en un periodo de abundancia de nieves; en esta zona dichos periodos se alternan con otros, cada vez mas largos, en los que no nieva casi nada, por eso son económicamente inviables estas instalaciones, y han llegado a estar abandonadas, pero la larga sequía de la década de los 80 no se ha vuelto a repetir, aunque hizo que se abandonaran del todo varios remontes, como el que culmina en el pico del Lobo.

Para comenzar esta ruta tendremos que llegar a la estación de la Pinilla a la cual llegamos desde el pueblo de Riaza, el cual esta unido a esta estación por una carretera que une los dos puntos.

Hay varias rutas de ascensión pero quizá la más recomendable puede 

 ser la que se inicia en la estación de la Pinilla, desde donde una vez aparcado el coche nos dirigiremos a la zona de los apartamentos más altos de la estación, en los que podremos encontrar la pista que arranca en dirección sureste.

En primer lugar nos adentramos en un pinar realizando varias curvas en zigzag, por un paisaje realmente agradable y sin una pendiente excesiva, lo que nos hará disfrutar de este camino. Sin grandes dificultades conseguiremos llegar al cordal montañoso, justo al sur del monte llamado Aventadero a 2.005 metros de altitud y hacia el norte del cerro conocido como Las Peñuelas de 2.1954 metros de altura. Después y ya continuando por el cordal en dirección a Las Peñuelas, pero dejándolas a nuestra izquierda y sin llegar a subirla, continuaremos para asomarnos desde un pequeño collado a una depresión, la cual tendremos que salvar para comenzar la ascensión del último tramo al Pico del Lobo. Desde esta balconada podremos ver por primera vez el objetivo final de esta jornada, la cumbre, que localizaremos fácilmente ya que
 en ella hay unas antiguas ruinas de la construcción de la estación de esquí.

Superada la corta bajada tendremos que acometer la pala final que nos da como premio la cumbre de Castilla La Mancha.

Llegando a sus 2.274 metros, nos demoraremos contemplando las vistas que desde esta atalaya se nos ofrecen; en días claros podremos divisar los Picos de Urbión, y un largo etc de montañas, que podremos identificar con ayuda de una brújula, para situarlos en la correcta posición en el mapa correspondiente.

Para el regreso basta con deshacer el camino.

sábado, 4 de abril de 2009

Escalando ...


Ayer estuve con Fer en una pequeña zona de escalada que no conocía al pie de la presa de Navacerrada, vías cortas pero muy bonitas, desde grado V a sexto, muy bien, muy bien, y la semana pasada estuvimos con Felix en La Pedriza, en la Tortuga recordando un poco la adherencia.

O sea, que empieza la temporada en España, se levanta la veda, comienza la visión espectacular de la frustación ante retos que superan los límites de cada uno (bueno los mios son fáciles de alcanzar), como siempre, a ver si este añito subo un grado más, pero eso sí, lo que no es frustante en absoluto es estar con tus amigos en las paredes que rodean Madrid (La Pedriza, Torrelodones, Patones, Telégrafo, el Vellón, Becerril, Abantos, esas vías pendientes en la Aguja Sin Nombre de La Cabrera, tantas y tantas ...), vivir en la naturaleza, hacer deporte, preparar nuevos proyectos, conocer nuevas gentes, superar los sustos .

En deportiva, en clásica, en rocódromo, en diario, en fines de semana, en los alrededores de Madrid, en salidas mas preparadas.
Y algunas veces las tardes de escalada terminan con una buena celebración.

¡¡¡ Que sea un buen año amigos !!! ...