viernes, 31 de julio de 2009

El Naranjo de Bulnes


Fer describió su primera (digo primera porque estoy seguro de que haremos más por otras vías) ascensión al Naranjo como LA MAS BESTIA y sí, es cierto, subir la cumbre del Naranjo es bestial, para mí también ha sido la primera vez y las sensaciones que te produce es de un paso adelante en montañismo, es un deseo culminado, es un sueño conseguido, es un hito. En fin, espero volver más veces, repetir la vía Sur, la Directa de Los Martínez y hacer otras vías. Otras webs la describen como una variante de la vía Víctor, el padre de los guías de picos Alfonso y Tomás Martínez, quién realizó la tercera ascensión al Picu, posteriormente a las de Pidal-Cainejo (que espero sea nuestro próximo intento) y Schulze, se le conoce como el primer guía del Naranjo de Bulnes.

Es una preciosa vía, con buenos agarres en una pared que además es muy adherente y el trazado hace honor a su nombre, es muy directo, tan es así que si en la subida usamos cinco reuniones, en la bajada hicimos tres rápeles, saltándonos dos reuniones, la tercera y la primera.

Subimos al refugio de Urriellu desde Sotres la noche anterior.

El acceso desde el refugio de Urriellu es de, más o menos, una hora por la canal Celada. Nos encontramos ¡¡a finales de julio!! con un par de neveros que atravesamos con cuidadín, no llevábamos ni tan siquiera bastones para evitar peso, ya que empezamos a caminar muy pronto y fuimos abriendo vía, a eso sumarle que salimos con niebla y orbayando (hay que hablar un poco en asturianín).

Hay buenas reuniones y además, buen detalle, en cada una de ellas hay la posibilidad de meter rápidamente un reenvío.

El quinto tramo ya es más fácil y en el anfiteatro, hasta la pequeña arista cimera, las vistas son espectaculares pero nada comparado con la cumbre desde donde divisas todo el circo de Picos y, hasta el Curavacas. Me dijeron que podías ver el mar desde la cima pero no pudimos por las nubes, hacía fresquete en la cumbre y algo de viento, pero daba igual, habría estado horas contemplando los alrededores y sintiendo el placer de haber culminado un sueño.

Y en la cima la pequeña y preciosa imagen de Covadonga, ¿a quién molesta?, ¿porqué la han tirado ya tres veces?.

Después de la bajada rapelando, otra hora casi hasta el refugio, recoger el resto de cosas y, a Pandebano, Sotres y vuelta, con una sensación de relax, de haber alcanzado algo mas que una cima.

Pensaba poner una descripción de la subida, pero hay muchas en la web, prefiero poner sólo estos sentimientos y dejar como la mejor descripción la que hace Fer en su blog y que aquí copio:

Hace trillones de años el universo estaba vacío, silencioso y oscuro. Y quiso Dios crear la materia y la energía, y las puso en un recóndito lugar. Pasaron millones de años y quiso Dios que la materia se expandiera por el universo, creó las leyes físicas, y toda la materia explotó produciendo un estruendo casi infinito. Las partículas más simples, los quarks, empezaron a unirse para formar protones y neutrones. En su viaje, las partículas formaron los átomos más simples -hidrógeno, helio- después otros más grandes y por último moléculas. La materia siguió expandiéndose siglos y siglos.

Pasaron millones de años y la temperatura fue bajando. Los trozos de materia que desprendían energía formaron las estrellas y las que no lo hacía quedaron girando alrededor, formando planetas. Todo regido por las leyes físicas elementales creadas desde el principio. Pasaron millones de años y quiso Dios que uno de los planetas quedara a la distancia justa de su estrella para que el agua, un compuesto de hidrógeno y oxígeno, estuviera en estado líquido. En este planeta se formó una atmosfera y se dieron las condiciones para que se formaran los aminoácidos y más tarde seres elementales capaces de crecer y reproducirse. La vida nació en el planeta azul.

Pasaron millones de años y las especies fueron diversificándose. Unos -los animales- tenían un cerebro que controlaba los movimientos. Otros -las plantas- sin cerebro no podían moverse. Miles de mutaciones crearon diferencias haciendo que los seres mejor adaptados sobrevivieran mientras que los más débiles acababan por sucumbir. Todo crecía y evolucionaba según un plan bien escrito. Pasaron millones de años.

El planeta azul estaba casi acabado y Dios diseñó sus dos últimos proyectos. Por un lado faltaba un animal que dominara todo gracias a su inteligencia. Para este proyecto hizo Dios que una de las especies evolucionara más rápidamente, se hicieran cazadores, comieran más proteínas y su cerebro creciera muchísimo. Sus neuronas fueron interconectándose apareciendo la capacidad de pensar y rudimentos de lenguaje.

El otro proyecto sería un regalo para ese animal superior. Pasó Dios varios miles de años pensando qué regalarle a modo de bienvenida. ¿Otros bosques? ¿Otros mares? ¿Otras energías? No, ya había muchos. ¿Otros aromas? ¿Otros átomos? No, ya había demasiados.

Entonces se le ocurrió regalarle una piedra, una piedra distinta, la piedra más grande y bella, la piedra más bestia de la Tierra. Y creó Dios el Naranjo de Bulnes, también conocido comoPico Urriellu.

Había un problema: dónde colocarlo. ¿En una isla? ¿En un desierto? ¿Cerca del polo? Pasaron varios siglos hasta que Dios se decidió: lo pondría en un lugar escondido, que no se viera fácilmente, en lo que mucho después se llamaría Vega de Urriellu, en una región que mucho después se llamaría Asturias.

Y una vez todo estaba preparado, finalizó también el primer proyecto: el evolucionado animal era ya lo suficientemente inteligente así que Dios le dio el espíritu, que lo diferenciaría de todos los demás. Este animal -el hombre- sería desde ese momento el amo del planeta, capaz de amar y odiar, capaz de reír y llorar, capar de sorprenderse y sorprender, de hacer cosas buenas y también capaz de destrozar, herir, matar y hacer el mal.

Pasaron miles de años y ningún hombre había visto el Naranjo de Bulnes. Un día, un pastor de la zona -Homus Urriellus- fue con su rebaño a un valle nuevo para él y de repente lo vio: vio la gran mole caliza de color naranja y gris y quedó impresionado, casi aturdido. ¿Qué era aquello? Se acercó con miedo hasta la base, tocó con sus dos manos la pared y pensó: "Mis hijos o los hijos de mis hijos subirán a lo alto de esta piedra, la piedra más bestia de la Tierra".

Pasó mucho tiempo hasta que por fin el deseo de Homus Urriellus se cumplió y descendientes suyos subieron a la gran piedra. Desde entonces otros muchos lo han hecho también. Y lo mismo hace unos días en que otros tres descendientes del Urriellus -Miguel Ángel, Diego, Fer- subimos a la piedra más bestia de toda la Tierra.

martes, 28 de julio de 2009

Tesorero por la cara sur


Pues, la verdad, no, no era nuestra principal intención subir al Tesorero esta vez, si por Félix que no lo había subido aún, el objetivo principal era el Torre Cerredo, pero, como siempre las planificaciones se cambian por si mismas.

El primer problema lo representó el teleférico de Fuente De, en pleno verano, con la afición montañera con ganas de hacer cosas y el teleférico que no empieza hasta las nueve de la mañana ¿por qué tan tarde?, ¿por qué?, y no olvidemos que en otras fechas aún es peor, empiezan a las diez,  bueno, la cafetería, abajo, también está cerrada hasta las nueve, sorprendente que no la abran un poco antes para poder tomar un cafetito o comprar un bocadillo, pero bueno, la subida en el teleférico, como siempre espectacular por los paisajes que divisas en todo el circo de Fuente De, La Canal de la Jenjuda, El Butrón, el Pico de Valdecoro, y al llegar arriba, también la cafetería esta sin servicio, no hay café aún, no hay pan del día para hacer bocadillos, en fin olvidémonos del tema de las cafeterías y empecemos el día pensando en alimentarnos con barritas energéticas.

El camino hasta Cabaña Verónica, muy transitado, sobre todo al principio, fácil, y antes de llegar allí dejamos a nuestra derecha la Colladina, las Peñas del Hachero, Peña Olvidada, Peña Vieja, la Aguja Bustamante y al final el collado de Horcados Rojos, desde donde se toma el camino tradicional a la cumbre del Tesorero, pero nuestro objetivo era hablar con Quique en Cabaña Verónica para que nos explicase bien el camino hacia el TorreCerredo (el pico mas alto de los Picos de Europa con sus 2648 metros) desde el Tesorero, no lo hay, hay que bajar desde el Tesorero hasta un poco antes del collado de Horcados Rojos y desde allí por los Urrielles, la collada Labrada, bordeando el Pico Arenizas, la Horcada de Caín, el Pico del Oso y la Horcada de Don Carlos, dejando a un lado Torre Bermeja.

Bien pues decidimos seguir con el plan y subir primero el Tesorero, pero ya que estamos allí lo intentamos por la cara sur, para ello nos vamos previamente por Hoyos Sengros hasta la collada Blanca, el camino que lleva a Torre Blanca y Llambrión y allí, en la collada, nos desviamos hacía la cumbre del Tesorero, sorpresa, subida mas lenta de lo que esperábamos pero espectacular, una constante trepada de algo mas de doscientos metros hasta llegar a la cumbre del Tesorero, a sus 2568 metros, los que han llegado a la cumbre por la cara tradicional nos miran sorprendidos ¿por donde venís?, bueno, agua, barrita energética y a bajar por la senda tradicional, empinada pero fácil, hasta el collado de Horcados Rojos.

Comenzamos el camino antes indicado hacia el Torre Cerredo, pero antes de llegar vemos que es imposible, no tenemos tiempo de hacer cumbre y bajar hasta el refugio del Urriellu a tiempo, así que al llegar a la Horcada de Don Carlos, bajamos por el Jou Sin Tierre al refugio, cena, dormir y el domingo desde el refugio hasta el teleférico por los Boches, ascendiendo ayudados por el cable hasta el collado de Horcados Rojos.

No hicimos el objetivo principal pero nos hemos divertido bastante, otra vez será.


jueves, 16 de julio de 2009

Las Forquetas


Precioso fin de semana en Pirineos, después de hacernos la Tuca del Forau de la Neu y el Pavots, duda ¿que hacemos?, el Posets, no ya lo hemos hecho dos veces cada uno ¿Las Forquetas?, pues vale, a por ello.

Dicho y a por ello, desde nuestro lugar de acampada junto al Ibón de Llardaneta a algo mas de 2600 metros, tomamos el, bien marcado, GR-11.2 hacia el collado de Eriste y, la sorpresa del día, un pequeño perrillo que creíamos podría ser de dos chavales que acamparon al lado nuestro, nos sigue, en momento alguno se acerca a nosotros mas allá de un par de metros, no se da la vuelta por mucho que lo intentamos, parece como si nos indicase el camino ¡¡¡ y llega hasta la cumbre con nosotros !!!, baja delante hasta devolvernos a nuestro punto de acampada y nos abandona, fue como si hubiese querido señalarnos el camino.

Bueno, el camino por el GR-11.2 se endurece en la subida al collado de Eriste con 2820 metros, pero sobre todo es una pedrera con arenilla insufrible ya al subir, pero muy fastidiosa y resbaladiza al volver.

En el collado dejamos las mochilas y se nos une un grupete de gente muy amable que venían haciendo el GR-11 en sentido contrario, en la subida hay algunos hitos que indican la vía más sencilla para ir subiendo, los hitos nos separan un poco de la arista y nos acaban dejando en la arista-cresta que hay entre los dos cimas de las Forquetas. Entre las dos Forquetas hay una cresta con una par de pasos complicadillos y algo expuestos. Son, desde el collado de Eriste cerca de doscientos metros de desnivel con trepaditas, destrepes y aristas muy bonitas hasta la cumbre, desde donde hay unas vistas de nuestra tienda que dejamos en el Ibón de Llardaneta y los que creíamos propietarios del perrillo que nos acompaña, no están, luego no era suyo y el perro ¡¡¡ en la cumbre !!!, genial.

Fotos del día.

martes, 14 de julio de 2009

Pavots y Tuca del Forau de la Neu



Desde Eriste en coche hasta el aparcamiento de la Espigantosa y allí, bien, no hay donde aparcar, vale vamos a bajar las mochilas y a prepararlas para luego bajar el coche a aparcarlo donde se pueda, eso nos dio un margen de buena suerte, justo donde estábamos aparecen los propietarios de un coche aparcado que van a bajar un poco mas tarde, muy amables arrancan su coche y nos dejan su plaza, gracias, gracias.

Mochilas bien cargadas y comenzamos la subida, menos mal que el bosque en la subida, es bastante tupido y se hace bastante trecho a la sombra, porque el sol es de justicia. Llega un momento en que la subida se suaviza. Durante unos maravillosos minutos disfrutamos de un relajado paseo por un camino por el que no se gana casi altura para poco después empezar una durilla subida en zig-zag que nos lleva hasta el refugio Ángel Orús a 2100 metros, paradita en su terraza y a seguir hacia el valle de la Llardaneta por el conocido sendero que asciende hacia el Posets, a su derecha se accede a la canal Fonda para llegar al Posets y a la izquierda, un poco antes de la base del Diente, subida hacia el Ibón de Llardaneta, a 2650 metros después de mojarnos un poco al cruzar el torrente del Llardaneta que baja con mucho caudal y allí a pasar las dos noches siguientes.

Desde el Ibón de Llardaneta, unas vistas fastuosas, sobre todo al fondo las imágenes de las Forquetas, estamos casi solos en un sábado de pleno julio, sólo dos tiendas más y eso que estamos junto al GR-11.2, que bien.

Al día siguiente, bien temprano, preparamos el desayuno y comenzamos la subida hacia Pavots, subida sin problemas aunque al principio nos equivocamos, pero enseguida vemos un grupito que está cerca de la cumbre por lo que nos hacemos una idea de por dónde va el camino y, enseguida lo encontramos, bien señalizado con hitos.

En el collado que separa el Pavots de la arista que va de Pavots a Posets, el viento pega muy fuerte, así que no perdemos tiempo y seguimos avanzando hacia la cima del Pavots, de la cual solo nos separan algo más de veinte metros de desnivel.

En la cima viento, pero las vistas de Bachimala, del valle de Ordesa, Forquetas y sobre todo de la arista hacia Espadas y Posets es grandiosa y, sorpresa, una grata vista del Aneto.

Tal y como teníamos pensado, decidimos seguir a la Tuca de la Forau de la Neu, para ello bajamos al collado y después otra bajada de unos cien metros hasta la base de la Tuca, desde abajo nos parece una mole redonda pero para llegar a la cima hay que tirar un poquito de manos lo que nos hace gratamente sorprendente la subida.

Hacemos una primera pala por la nieve hacia la izquierda y, enseguida viramos a la derecha y subimos por otra pala, que nos deja al pie de la cresta cimera, más estrecha de lo que esperábamos. Buenas fotos del Diente de la Llardana, del Pavots y otra visión diferente de la arista Pavots Posets.

Bajada hacia unirnos con la ruta de subida al Pavots para llegar a la acampada junto al Ibón de Llardaneta, y después nos hicimos Las Forquetas, pero eso se merece otra explicación aparte.

miércoles, 8 de julio de 2009

Escalando a La Maliciosa por la cuerda de las Buitreras


La Maliciosa con sus 2227 metros de altura, una de las cumbres más alpinas de nuestra Sierra de Guadarrama, cuantas subidas por todas sus vertientes, desde la Bola, desde La Pedriza, por el collado del Piornal por su lado sur y hoy, por las aristas de la cuerda de las Buitreras.

Una actividad con una distancia total que no llega a los 9 kilómetros, con un desnivel positivo de 880 metros que llega a un acumulado de 1050 metros y que puede hacerse en cuatro horas y media.

Toda la zona de escalada es en clásica, luego hay que llevar empotradores, fisureros, cintas, en suma toda la parafernalia de chatarra necesaria.

La actividad comienza en el aparcamiento de la Barranca, ascendiendo después, por la pista forestal que sale del mismo aparcamiento, y que en unos veinte minutos dejaremos para continuar siguiendo el PR que, por la margen derecha del río Navacerrada, nos llevará en unos diez minutos, de nuevo a la pista forestal, es un bonito atajo para alcanzar la Fuente de Mingo, un poco más allá cruzamos el arroyo Vertiente del Regajo de Pez, volvemos a dejar la pista y continuamos por otro atajo que nos vuelve a situar en la pista. Aquí si, ya la cruzamos y seguimos a la, visible desde la pista, fuente de la Campanlla.

Ya seguimos el PR que nos llevará hasta el Collado del Piornal, salimos del pinar, llevamos algo más de tres cuartos de hora de caminata, estamos a 1740 metros de altura y vemos muy claro la arista de la Cuerda de las Buitreras, no hay camino bien señalado, es una pedrera con vegetación pero sin complicaciones, eso sí, la subida es empinada en esta zona, en otros tres cuartos de hora.

Aquí no hay ninguna señalización, estamos a más de 2000 metros, se ven dos hendiduras en la zona de la arista, por cualquiera de las dos, nos vamos hacia la izquierda, es poco menos de media hora hasta unirnos con la subida desde el Collado del Piornal. Llegamos a la cima de la Maliciosa en cerca de dos horas y media desde el inicio de la actividad.

Al no conocer la zona, hicimos la primera, la Nico, vía fácil y que te ayuda a conocer bien el área, el próximo día haremos otras. Desde luego es una zona que a Félix y a mí nos entusiasmó y nos hemos prometido nuevas subidas este verano. Para nosotros con su hora y media larga de aproximación nos conlleva por un lado darnos una pateada con su correspondiente sudada y luego disfrutar de unas paredes a nuestro nivel.

Para la bajada hay varias opciones, pero después de la escalada, lo fácil es volverse por el collado del Piornal hasta alcanzar el camino por donde hemos subido.

Una descripción de las vías de escalada y sus niveles.


lunes, 6 de julio de 2009

Un recorrido por La Vallée Blanche en Alpes.


Estoy preparando para este agosto de 2009 una semanita en Alpes con varios proyectos tanto en la zona de Saas Fee como en Chamonix y viendo las fotos de las actividades anteriores (por cierto ya llevo unas cuantas, Grand Paradiso llegando hasta la misma Madonna, Mont Blanc por Gouter, el Petit Verte, La Mer de Glace, varios trekkings por los alrededores, etc...) se me ha ocurrido hacer este pequeño resumen de un muy bonito recorrido que hice el año 2007 entre L´Aiguille de Midi y el Helbronner, ya en la zona italiana.

Un recorrido muy aconsejable y que te ayuda a conocer mejor el macizo de los Alpes.

Todo comienza en la subida en el telecabina desde Chamonix hasta el Col de L´Aiguille de Midi a 3842 metros, cuando sales de los túneles de hielo y ves la arista de bajada ya te planteas muchas cosas, pero bueno lo bajas, ya lo hice dos veces y, la primera es acoj ..., pero bueno, cuando llegas abajo y miras hacia atrás y ves lo que has hecho tu planteamiento se traduce en como subirlo al volver.

Es difícil describir lo que sientes cuando caminas por un glaciar, por una inmensidad blanca que, aunque no lo parezca, está en constante movimiento, algunos glaciares se mueven a velocidades de hasta 50 metros ¡¡¡ a la semana !!!, y en su avance van dejando grietas que hay que evitar, o de las que con el debido control, hay que disfrutar. Por supuesto hay que avanzar encordados y con un básico conocimiento de las técnicas de detección de grietas ocultas, de sujección y posterior rescate de compañeros caídos, etc..

El recorrido está muy bien marcado y transitado sobre todo en días buenos pero, eso sí, con un total y absoluto nivel de atención a las grietas que te encuentras o que no ves, ¡estamos en un glaciar!, a un lado vas dejando el Mont Blanc de Tacul, la Pyramide del Tacul, el Grand Capucin, el Tour Ronde y al otro el Dent du Geant, L´Aiguille Marbrées, así hasta llegar al Helbronner desde donde ves Cournayeur, es decir el Chamonix italiano ¿o es al revés?.