lunes, 21 de junio de 2010

Las Lagunillas


Después de hacer las Cinco Lagunas y enterarme allí de la existencia de otra zona llamada Las Lagunillas cercana a la anterior, la tentación de conocerlas estaba ahí, así que, a por ellas.

El principio del camino coincide con el de las Cinco Lagunas desde el aparcamiento existente junto al río Tormes en Navalperal de Tormes a 1220 metros de altura, hasta que, más o menos a los veinte minutos de caminata, siempre siguiendo el PR-AV35, en una curva pronunciada de la pista vemos un indicador hacia la izquierda señalando hacia la Laguna Grande y las Cinco Lagunas, allí mismo la pista se bifurca y hay que seguir hacia la derecha faldeando la montaña. Una curva muy pronunciada hacia la izquierda con un buen desnivel nos lleva hasta una zona de robles pequeña, al salir de la misma la pista bifurca hacia la derecha y en otro ramal continua de frente, seguimos de frente y ya, a una altura cercana a los 1.500 metros y, ante una nueva y pronunciada curva hacia la derecha, vemos, poco señalizado, un sendero sale hacia nuestra izquierda y es el que hay que seguir, faldeando ya la montaña a nuestra derecha. Vemos a nuestra derecha el Risco Redondo, nueva opción, podemos subir hacia él y hacer el resto del camino siguiendo el cordal, nosotros seguimos por el sendero dejando a nuestra izquierda el arroyo de la Garganta del Pinar y viendo siempre, paralelo a nosotros el camino que lleva a Cinco Lagunas.

El sendero, con pocos hitos, nos exige una buena atención de los mismos hasta que a una altura de 1630 metros llegamos al llamado Paredón de Cobos, resto de la morrera lateral del glaciar de Gredos, dejamos a nuestra derecha el paredón, paredón que si hubiésemos llegado por el cordal que empieza en el Risco Redondo hubiésemos hecho por arriba. Unas zonas de hondonada y praderas y un pequeño ascenso hacia nuestra derecha nos dejan en el callejón del Barquillo Cimero y aquí vemos el refugio vivac del Barquillo a 1920 metros de altura donde, a buen ritmo,hemos tardado unas dos horas y media en llegar. Desde aquí vemos el circo de las Cinco Lagunas y el desagüe de las Lagunillas a donde, atravesando piornales llegamos en otra hora mas.

Las Lagunillas vierten su agua en la Garganta del Pinar, a donde también van las de las Cinco Lagunas, pasamos primero por la segunda o la grande, ya inexistente, pero que nos deja un bonito circo y un impresionante tremedal. Hacia nuestra izquierda, trepando un poco por la pedrera vemos la laguna pequeña desde arriba.

domingo, 6 de junio de 2010

Cinco Lagunas


Voy descubriendo, poco a poco, nuevas zonas de Gredos. Y no es sólo el Circo de Gredos, toda la sierra en sí es fenomenal. Hoy he querido conocer, no sólo desde arriba, el circo de las Cinco Lagunas y, para ello he elegido la ruta desde Navalperal de Tormes.

Dos horas escasas de camino desde casa para llegar por la AV-941 desde la Venta de la Rasquilla en dirección a Barco de Avila y una vez llegado a Navalperal, hacia la izquierda atravesando el pueblo por una estrecha calle que nos lleva a una bonita fuente en la plazuela, se sigue por una asfaltada y estrecha carreterilla que baja hasta el río Tormes el cual, antes, se cruzaba por un puente y justo a su izquierda había un buen aparcamiento a 1.220 metros de altitud, ahora, justo antes de cruzar el puente se han hecho unos mejores aparcamientos.

Cambio de botas y, en la prolongación del puente, hacia su derecha se ve un buen cartel indicador de las rutas posibles y una fuente con agua fresquita. Por esa pista continuamos llegando a una majada donde vemos a un pastor ordeñando a sus ovejas, el camino se bifurca en dos, tomamos el de la derecha, en bajada hacia el llamado puente de las Ranas, después de cruzarlo continuamos el camino, bien señalizado como PR-AV45, por la margen izquierda del río de la Garganta del Pinar.

Seguimos por la pista hasta llegar a una pronunciada curva hacia la derecha y, de frente, sale, indicado, un buen sendero que se estrecha entre robles, veremos una primera indicación que nos señala hacia Cinco Lagunas y Laguna Grande y más adelante, en el Soto, la bifurcación de ambos caminos y la confluencia de las gargantas de Gredos y su afluente el río Pozas con la Garganta del Pinar

Enseguida las vistas del pico del Cervunal y llegaremos a un segundo puente que nos situará en su margen derecha, margen que ya no abandonaremos en toda la subida.

La senda se endurece hasta llegar a una zona muy herbosa, larga, con varios cruces de arroyuelos, en esta época bien cargados de agua y que nos lleva, después de atravesar una pequeña zona de muros de piedra, hasta un chozo refugio a 1.775 metros de altura llamado de la Barranca en dos horas y tres cuartos aproximadamente, parada, tentempie para reponer fuerzas y arranque de nuevo por detrás del chozo donde el sendero atraviesa un duro repecho que se separa algo del río hasta llegar a otra planicie que nos da un pequeño respiro. El camino continua, no se deben perder los hitos, por placas de piedra hasta la laguna de Majalaescoba dejándonos ver unas bellísimas cascadas y encajonamientos del río, hasta la laguna hemos tirado una hora más y estamos ya a una altura de 1.825 metros, la laguna es preciosa, la rodeamos hasta llegar a la llamada Hoya de las Berzas, donde empieza el camino a meterse entre grandes bloques de piedra, nos lleva hacia la izquierda, pegándonos a la pared de la montaña para llegar así, dura subida, hasta el desagüe de Cinco Lagunas, concrétamente hasta la quinta, la llamada Bajera, hemos tardado una hora más y estamos a 2.100 metros.

El recorrido por las cinco lagunas, atravesando neveros y viendo las lagunas aún repletas de hielo es fenomenal, la quinta y la cuarta (Brincalobitos) están un escalón más abajo, después la Mediana y la de la Galana y, remontando otro escalón, también a través de neveros, llegamos a la primera o Cimera. A su izquierda se ve el chorro de agua de la que se alimenta y que proviene de la Laguna del Gutre (otro día accederé a ella), poca gente en el camino y en el destino, parajes tranquilos y vistas hacia el collado de las Cinco Lagunas, Cabeza Nevada con sus 2.425 metros, etc.

La vuelta por el mismo camino y al llegar al aparcamiento después de nueve horas de pateo, los pies en el Tormes bullen, que descanso, poco después llega el resto del Grupo Almanzor de Avila y, caray, que bien preparados van al monte, cervecita ¡¡¡helada!!!, que placer.

En total, cuatro horas y media, escasas, de subida, y algo menos de cuatro para bajar.  Un desnivel total de 980 metros con un recorrido, entre subida y bajada, cercano a los 25 Kms.

Ver mas fotos de la actividad

martes, 1 de junio de 2010

Torreón y Canchal de la Ceja


Unos la llaman la sierra de Candelario, otros la de Béjar y otros Gredos Occidental, quizá la que a mi más me gusta. Gran desconocida para mí y una gratísima sorpresa ahora que empiezo a conocerla algo más, el martes pasado intenté el Torreón, la cima más alta de Extremadura, y nos quedamos en la laguna del Duque, me dio igual, me fascinó, así que este domingo me uní a la gente del Club Alpino Madrileño que pretendían hacer el Arroyo Malillo, ¡que poco tiene que ver el nombre con la maravilla que nos encontramos!, así que allí nos fuimos y al final, Arroyo Malillo, Torreón, Canchal de la Ceja y lagunas del Trampal y de la Ceja.

La subida al Torreón suele hacerse por el cordal de los Asperones, ruta que se inicia desde el final de la laguna del Duque, a la izquierda, marcada con algunos hitos y que por las referencias que tengo tiene unos pasos muy bonitos y aéreos, también la intentaré, seguro, pero nosotros lo que hicimos fue tomar la cuenca del Arroyo Malillo, río del que se nutre la laguna del Duque, para ello, llegamos con los coches hasta la central del Chorro, pasado Solana de Ávila, allí aparcamos, iniciamos la ruta por la izquierda de la central, el PR-AV 41 y al llegar a las indicaciones de Laguna del Duque a la izquierda y Presa a la derecha, seguimos hacía la Presa, nos encontramos con bonitas vías de escalada junto al río antes de llegar a la presa, un refugio vivac muy sucio, que guarros somos a veces los montañeros, y al tomar la ladera derecha de la presa con otras zonas de escalada bien equipadas, seguimos hasta el final de la laguna y, por allí, siguiendo el cauce del arroyo y los hitos que hay iniciamos la parte más bonita.

Por el cauce del arroyo, que cruzamos una y otra vez, siguiendo los hitos y dejando a nuestra izquierda el cordal de los Asperones y el Risco Campana con sus 2093 metros de altura y el Canchal del Turmal con sus 2338 metros de altura, es otra opción para acceder al Torreón, tenemos que tirar de manos en numerosas ocasiones, cruzar varios neveros, salpicarnos al cruzar cerca de alguna catarata que cae por nuestra derecha (la cuerda de la Ceja), al terminar la parte más angosta del arroyo nos encontramos con una plataforma en la que, de frente, subiríamos al collado existente entre la cumbre de Talamanca y el Canchal de la Ceja, algo hacia la izquierda, con la ascensión que nos llevará hasta la cumbre de Talamanca a 2394 metros de altura, crampones, piolet y es la opción que elegimos, desde allí divisamos a nuestra izquierda ya, la inconfundible cima del Torreón y, sorpresa, de repente el camino tiene una depresión, no muy grande pero que está ayudada con unas cadenas que, al principio usamos, pero enseguida vemos que es más fácil usar sólo las manos, abajo una rimaya y un nevero muy pendiente, lo pasamos y en unos cien metros llegamos a la cima del Torreón. A la izquierda (sur) el Valle del Jerte y, a su fondo el Circo de Gredos, perfectamente visible desde la cima hacia el Este las cimas de los Dos  Hermanitos y hacia el Norte el Canchal de la Ceja, el río Cuerpo de Hombre, la zona Hoya Moros y la zona de Béjar y Candelario.

El Torreón del Calvitero, con sus 2401 metros de altitud representa el pico más alto de Extremadura, paradójicamente no el de la zona, ya que el cercano Canchal de la Ceja tiene 2428 metros de altura, pero ya está en Salamanca, el desnivel para acceder al Torreón desde la central del Chorro es de 1040 metros de altura y la ruta puede tener una dificultad definible como media alta, debido a la distancia, a las continuas trepadas, algunas de grado II+ y a los pasos aéreos o con cadenas de ayuda, pero bueno todo ello lo convierten en una fenomenal ascensión.

La bajada puede hacerse con varias opciones, la cuerda de los Asperones, el propio Arroyo Malillo o la que nosotros seleccionamos, el Canchal de la Ceja, fácil subida desde el Torreón, desciendes un centenar de metros y subes por el canchal hasta su cima, nuevas fotos y bajada hacia el collado en dirección al Calvitero, al cual no subimos en esta ocasión, lo dejo para hacerlo desde Candelario y conocer la otra vertiente, desde el collado que da acceso al Calvitero bajamos por la llamada Garganta del Trampal y fascinándonos con las lagunas del Trampal y de la Ceja que vamos encontrando, en todas y cada una de ellas hay una foto diferente a la anterior, bajamos cruzando el arroyo en varias ocasiones hasta llegar al llamado desagüe de la última tras la que aparece un precipicio con su cascada que corta el paso, perdemos por ello altura por el lateral del valle hasta llegar al fondo del mismo (dirección Sur), así llegamos hasta otra nueva laguna represada, desde donde bajamos por la izquierda sin perder los hitos ya que hay un punto único de cruce del arroyo del Trampal que no hay que perder ya que en caso contrario el arroyo se mete en una depresión muy complicada de cruzar, abandonamos la vertiente del arroyo del Trampal hacia su derecha hasta llegar a la Central del Chorro por su derecha.

Total nueve horas con paradas de un maravilloso día.

Otra subida al Torreón en dirección al Pinajarro desde Candelario por la plataforma de El Travieso.

Fotos de la senda a la Laguna del Duque
Fotos de la ascensión al Torreón
Fotos de la bajada por las lagunas del Trampal y de la Ceja