martes, 20 de julio de 2010

TorreCerredo


Esta subida ya la intenté otra vez en que Félix y yo subimos al Tesorero, y después por la cuerda de Arenizas intentamos llegar al Torre Cerredo en el día, se nos hizo tarde y lo dejamos, en esta ocasión me fui exprofeso a hacer la ascensión a la cima más alta de Asturias.

La ascensión al TorreCerredo, la cima más alta de Picos de Europa con sus 2648 metros de altura, se lleva a cabo desde la pradera de Pandebano, una de las opciones además de desde Bulnes por la canal de Amuesa, o desde el teleférico de Fuente De por Horcados Rojos o desde Caín por la Canal de Dobresengros. Dejamos los coches en Pandebano y subimos hasta el refugio de Urriellu a 1960 metros de altura, hicimos, por tanto, un desnivel algo superior a los 800 metros en unas dos horas y media largas, para aquí cenar y pernoctar, al ser domingo y mañana día de trabajo no está muy lleno y por tanto es algo más agradable que cuando está completo, el tiempo que nos hizo para subir al refugio ha sido muy bueno.

Nos levantamos a las seis y media, desayuno, cargamos el camel de agua hasta arriba, que el día promete, y a las ocho menos cuarto arrancamos. Ya desde el refugio, en dirección noreste se ve perfectamente la diagonal que sube hasta la Brecha de los Cazadores, al principio unas subidas y bajadas cortas hasta que ya, antes de tomar la diagonal, el sendero se empina por una pedrera de esas "bonitas", es decir de las de un pasito p`alante María y otro p´atrás, que poco me gustan, sobre todo al bajar en que te vas escurriendo a cada paso, poco después llegamos a la Brecha de los Cazadores y esto ya si que me gusta, primera trepadita por una corta chimenea hasta llegar a la cota de los 2250 metros en la Corona del Raso. Desde aquí las vistas del Pico de Urriellu son las mejores. Giramos a nuestra izquierda, hacia el oeste, y continuamos por la cresta, ancha, durante unos pocos metros, y sin perder altura giramos a la derecha hasta llegar a Horcada Arenera, que se abre entre las Torres Areneras hacia el norte y la arista que se desprende entre el neverón de Urriellu hacia el sur, ha sido otra media hora pero sólo hemos subido un desnivel de otros treinta metros. Aquí el sendero, hacia la derecha, nos llevará hasta el refugio de Cabrones, en el Jou del mismo nombre. Nosotros seguimos de frente y perdemos algo de altura hasta llegar al Neverón del Urriellu en otros veinte minutos. Cruzamos a la otra vertiente hasta un pequeño collado con vistas al pico de Cabrones y al Torre Cerredo, la vista de los dos es quizá de lo mejor en esos momentos, tiramos en la subida por el camino de la izquierda, sur-suroeste, hacia el Jou del Cerredo, a la bajada lo hicimos por el de la derecha, superamos una pequeña loma y bajando un poco llegamos a la base del Torre Cerredo, desde aquí vemos la Torre del Oso y la del Coello, el Jou del Cerredo, vemos algunos vivacs y nos encontramos con gente que viene desde el refugio de Cabrones hacia la Horcada de Caín, seguimos un sendero bien marcado, y a nuestra derecha, aquí si, bien marcado con hitos, comenzamos las trepadas que nos llevarán a la cumbre.

Antes llegamos a un rellano frente a la Torre Bermeja y vemos perfectamente la subida a Torre Cerredo por canales evidentes y trepadas que no pasan de grado II o II+, todo ello delante de la Aguja Labrouche, la última trepada en diagonal hacia la izquierda hasta llegar a un seguro empotrado para facilitar el rappel a la bajada, una arista aérea pero fácil, y en dos horas y tres cuartos hemos llegado a la cima a sus 2648 metros de altura.

Impresionante, te enamoras de Picos a pesar de un paisaje casi lunar en verano, a un lado Palánca, los picos de Palencia, Espigüete, Peña Ubiña, Curavacas, los anteriores Peña Vieja, Horcados Rojos, Tesorero, hacia otro lado Campanarios, la Párdida, por detrás Peña Santa, giras y el Pico de Cabrones, el Mar Cantábrico se ve, pero otro día, hoy estaba nublado sobre el mar. Fotos y fotos sin parar.

La bajada en destrepe, rapelando al principio, mucho patio, fácil, pero con cuidadín, llegada al refugio, ¡que calor! el camino hasta Pandebano se hace eterno y, al llegar en un arrollito los pies en el agua del deshielo, ¡que relax!

Ver las fotos de la actividad

sábado, 17 de julio de 2010

Mont Maudit


Pues la verdad es que no intentaba hacer el Mont Maudit, sino el Mont Blanc por la vertiente de los cuatromiles, ya, anteriormente lo hice por el Gouter, y me apetecía esta opción, quería subir desde Chamonix, a patita hasta Montenvers, bajar a la Mer de Glace, subir por el glaciar hasta bordear el refugio de Renquins, y desde allí, subir hasta el refugio de Cósmiques, pero la persona con la que ibamos a subir empezó diciéndonos que no, que subir por el glaciar con este calor era peligroso porque podía caerse algún serac, que si esto, que si lo otro, en fin que subimos a Cósmiques en el telecabina y desde allí comenzamos la ruta de los cuatromiles, y cuando nos faltaban doscientos metros de desnivel para coronar el Mont Blanc, que si viene una tormenta ya anunciada y que se está adelantando, que si...., bueno mira va, para abajo y, al bajar de rebote hicimos el Maudit, pero bueno, no era el plan inicial.

La ascensión al Mont Maudit (la montaña Maldita) de 4.465 metros de altura, se considera como una subida menor ya que suele ser un paso hacia la cúpula del Mont Blanc, pero la verdad es que en realidad se bordea esta cima, no se sube a ella en el camino al Mont Blanc, pero si se considera en si como un objetivo, se convierte en una ascensión considerable, si se hace desde la terminación del teleférico a la Aiguille de Midi a 3775 metros de altura, se descienden cerca de 300 metros hacia la Vellée Blanche por una vertiginosa arista que, sobre todo en los primeros pasos, impresiona, descenso que a la vuelta hay que volver a subir, y después nos espera una ascensión de algo más de 1000 metros acumulados que nos lleva de seis a ocho horas según nuestro estado de forma. Si el día anterior hemos hecho una pernocta, o poscena más bien, en el refugio de Cósmiques, nos esperará un descenso de unos cien metros y la misma ascensión.

Considerando la ascensión desde el refugio de Cósmiques a sus 3613 metros de altura, salimos a medianoche, descendimos, después de un café cargado en el refugio, los metros de desnivel que nos llevan hasta el Col de Midí a 3530 metros, al atravesarlo hacia el Mont Blanc de Tacul, poco a poco vamos ascendiendo hasta que las rampas del Mont Blanc de Tacul se hacen evidentes, la primera rimaya a 3650 metros de altura hace que la huella se bifurque hacia la derecha para seguir encarando el ascenso hasta el Col del Midí.

Las empinadas pendientes del Mont Blanc de Tacul hasta llegar al denominado hombro a 4120 metros de altura, se suceden entre grietas y seracs que, con huella bienm marcada, no tienen mayor problema y en noches despejadas nos permiten ir viendo las luces de Chamonix durante toda la ascensión.

Del Hombro del Tacul se desciende, que descanso, de manera suave hacia el valle del Col del Maudit a 4030 metros de altura. Un llaneo y normalmente aquí, el frío se hace más evidente, de repente la muralla del Maudit, empinada pero más o menos fácil hasta llegar, en más o menos 4180 metros de altura, a una rimaya que nos da acceso a un pequeño muro y después una segunda rimaya donde vemos cuatro cuerdas fijas que nos dan la subida más técnica de la ascensión. Suele haber esperas si hemos salido tarde, la trepada es empinada y requiere ayudas de piolets de trepada y aseguramientos a pesar de ayudarnos con las cuerdas fijas existentes, mas o menos una subida de unos cuarenta o cincuenta metros.

Aquí hemos llegado al collado del Maudit, más bien un hombro de la montaña, a unos 4330 metros de altura, seguimos unos metros y, una decisión, si seguimos hacia la derecha bajaremos hacia el Col de la Brenva para seguir hacia la cima del Mont Blanc (así lo hicimos hasta las antes mentadas perspectivas de tormenta) y a nuestra izquierda se encuentra la ladera de ascenso al Maudit, empinada, sus 50% de rampas lisas pero buen porcentaje, fotos y bajada, al principio cara a la pared y vuelta por el mismo camino, directamente hasta la Aiguille de Midí para bajar hasta Chamonix, ¡que dura se me hizo la última rampa hasta el teleférico!.

Bueno, el Mont Blanc ya lo subí antes por la ruta del Gouter.

Ver las fotos de la subida al Mont Maudit.

viernes, 16 de julio de 2010

Pico del Alba


Plan rápìdo, el miércoles ¿subimos el Pico del Alba?.

Fenomenal, vale, carretera "sin manta que hace mucho calor" y a Benasque, llego a la noche, cena y a dormir, hemos quedado a las cuatro y cuarto, hora del primer autobús que subiendo por la carretera el valle de Benasque y pasando por el Plan del Hospital sigue por Plan de Estan hasta llegar a La Besurta a 1.900 metros.

Allí, mochilas al hombro, poco peso, y a pesar de que estamos en julio hace fresco, bien abrigados y arriba.

El pico del Alba es el más occidental de los tresmiles de la zona del macizo de la Maladeta. Una bonita cima que se ramifica en el Diente del Alba y la Muela del Alba, constituyendo en su abrupta cresta oeste un buen itinerario de escalada de grado V.

Arrancamos con los frontales, aunque, en breve, los apagaremos por una amplia senda que nos eleva por los últimos restos del bosque al ya vetusto refugio de la Renclusa a 2.140 metros, a donde llegamos en tres cuartos de hora. En la misma puerta del refugio, una senda nos llevaría hacía Aneto y Maladeta y a su oeste se inicia el llamado sendero del torrente del Alba por una bonita ladera sembrada de rododendros hasta alcanzar la laguna de Padierna a 2.240 metros en unos quince o veinte minutos. Una subida más suave en cuanto a desnivel aunque caminando por pedreras, siempre al borde del arroyo, y por orilla la derecha con algunos cortos pases a la otra orilla, así, viéndose ya el pico de Padierna, seguimos por un estrecho barranco hasta el fondo de un circo a 2.400 metros, lo que nos llevará cerca de otra media hora.

Aquí ya hemos divisado el pico del Alba y a 2530 metros dejamos la ruta del collado de Padierna, y subimos por una suave cresta que nos llevará al pico del Alba. El camino está marcado con muchos hitos y asciende mezclando pequeñas praderas con grandes pedreras hasta llegar a un promontorio situado al pie de la cresta principal.

Llegado este momento hacemos un vadeo por una pedrera hasta alcanzar la base de la cresta de la Tuca Blanca. Dos opciones, subir por la primera cresta, más abrupta o por la segunda horcada, con piedras algo más descompuestas, subimos por la primera para bajar por la segunda, hasta aquí hemos tardado algo más de tres horas, trepadas que no llegan a grado III, un destrepillo hacia una corta canal nevada y llegada a la precumbre, desde allí una corta y aérea arista cimera y llegamos a la cima a 3.118 metros en tres horas y tres cuartos.

Vistas de todos los picos del macizo de la Maladeta y del de Posets, comida y bajamos, en constantes destrepes, por la otra vía que, aunque algo descompuesta es más cómoda, además por los constantes neveros perennes de esta vertiente, se evitan largos tramos de pedreras.

Ver las fotos de la actividad

miércoles, 14 de julio de 2010

Allalinhorn desde el refugio Britannia


La ascensión al Allalinhorn puede hacerse desde la estación Mitelallain a 3455 metros de altura, a donde se llega con el llamado Metro Alpín, se convierte entonces en una rampa muy fácil de algo menos 600 metros de desnivel. Nosotros hicimos la ascensión del Allalinhorn, a sus 4027 metros, por la ruta del refugio Britannia. Este pico está situado en la zona del Valais, en los Alpes Suizos.

Subimos al refugio Britannia, a 3035 metros desde Saas Fee a 1790 metros de altura, a través del telecabina que nos deja en Felskinn.

El recorrido desde la estación de Felskinn a 2990 metros, donde hay unas buenas indicaciones, al refugio se hace sin problemas en unos 45 minutos aproximadamente.

Después de que en el día anterior nos hicimos la subida al Strahlhorn, nos levantamos hoy a las cuatro de la mañana, con las quemaduras en la cara, por la falta de cuidado del día anterior, que mala noche hemos pasado por ello.

Al final salimos cuatro juntos, Félix y yo y se nos unen los dos "alemanes": Manuel y Kurt.

El inicio de la ruta coincide con la de ayer hacia el Strahlhorn en su primera parte, es decir una bajada por un sendero de unos 100 metros de desnivel desde el refugio, en dirección suroeste, hasta el glaciar del Hohlaub, puesta de crampones y encordamiento y, allí mismo las dos rutas se separan.

En principio seguimos hacia nuestra derecha, dirección noroeste, rodeando una zona de grietas, y un poco más adelante giramos ya, a la izquierda, dirección sur, por una suave subida hasta una arista de bloques.

Andá, si hay dinero en el suelo, en pleno glaciar me encuentro un billete de 10 €, miro y miro pero no me encuentro mas, después nos damos cuenta de que Félix llevaba abierto un bolsillo, bueno que le vamos a hacer.

Enseguida llegamos a ponernos paralelos y cercanos a los precipicios del sureste, una pendiente muy empinada de nieve, con hielo por debajo nos acerca a la arista cimera, toda esta parte la hemos subido ya desencordados y haciendo pronunciadas zetas, la pendiente es superior al 40% en todo el tramo.

Llegamos a unos 3600 metros de altura, hacemos un corto descenso hasta un collado, descanso, reponemos fuerzas y acometemos las últimas rampas, duras, con un alto desnivel, cercano al 50%, y para colmo, con un viento racheado bastante fuerte.

Llegamos a una pared de unos treinta metros de altura, de grado III, que se me complica un poco, sobre todo en el primer paso, por los crampones. Afortunadamente un guía de una cordada anterior me indica los puntos mejores de apoyo. Voy metiendo tres mosquetones en otros tantos seguros ya instalados, al final un seguro en dinámico y suben, primero Félix, después Kurt, y el último Manuel. En diez minutos en la cima, primero una pequeña revuelta a una zona de rocas, y enseguida la arista suave hasta la cima. Pero bueno ¿que es esto?, toda esta gente no subía con nosotros, ¿de donde han salido?, ah, claro, han subido por la otra vertiente, desde el metro alpino.

Vale, fotos, como siempre fenomenales, barrita energética y bajada por la vertiente fácil ya que Kurt y Manuel se irán hacia el Dom y nosotros preferimos acompañarles.

Cerveza juntos, intercambio de e_mails y teléfonos y ¡que gane el mejor! pero que el mejor sea España, haremos nuevas montañitas en Alpes con ellos, seguro.

Y la sorpresa, los suizos nos clavan 36 francos suizos a cada uno por bajar en el metro alpino, cuatro minutos de trayecto, hasta Felskinn, ¡que pasada!.

Fotos de la subida al Allalinhorn
Fotos de la estancia en el Refugio Britannia

domingo, 11 de julio de 2010

Strahlhorn


Con sus 4190 metros de altura, situado en la zona del Valais, en los Alpes Suizos, la ascensión se lleva a cabo desde el refugio Britannia, a 3035 metros, y al que se llega desde Saas Fee a 1790 metros de altura, a través del telecabina que nos deja en Felskinn a 2990 metros de altura.

El recorrido desde la estación de Felskinn, donde hay unas buenas indicaciones, al refugio, se hace sin dificultad alguna en 45 minutos aproximadamente.

En cuanto al refugio, bueno, pues se ve que es un refugio remodelado, los baños escasos pero limpios, caro, 60 francos suizos para federados la media pensión y el resto, cualquier cosa que pidas, a precios de oro, las habitaciones para una docena de montañeros cada una, por tanto no muy aglomeradas, pero las comidas escasas, sin pan, sin servilletas tan siquiera de papel, en fin, un refugio simplemente soportable. Eso si, tras lo malo hay que hablar también de lo bueno, tienen el detalle de anotar la actividad que cada uno tiene pensado hacer y están al corriente del regreso.

La terraza, eso si, ofrece unas vistas fantásticas del Strahlhorn, del Rimpfischhorn, del Allalinhorn, de los glaciares tanto el Hohlaub como el Allalin incluso las vistas del lago Staussee.

La ascensión se lleva a cabo en una ruta de largo recorrido a través de glaciar, atravesando amplias zonas de grietas, por lo que es muy recomendable salir muy al amanecer, en el refugio tienen marcado el despertarse a las tres de la mañana, hora a la que las chicas del refugio te despiertan, desayuno, recogemos las literas, nos aseamos un poco y más o menos a las cuatro de la mañana ya estás andando. En esta ocasión en una noche de julio, cálida y despejada, frontales a tope

El desnivel a ascender es de 1160 metros, pero al tener que descender hasta el glaciar del Hohlaub, nada mas salir del refugio, con un desnivel negativo cercano a los 100 metros en total, la ascensión acumulada es de unos 1250 metros.

Puede considerarse como una ascensión poco difícil técnicamente con alguna rampa del 40%, pero dura en cuanto al tiempo, de cinco horas y media a seis para ascender, y unas cuatro horas para el descenso, tiempo al que hay que añadir las paradas que se hagan.

El recorrido se lleva a cabo saliendo del Britannia Hut hacia su derecha e inmediatamente hay un sendero de descenso al glaciar del Hohlaub, ahí ya hay que encordarse y atravesarlo por una altura ligeramente inferior de los tres mil metros hasta llegar al pie de la arista Hohlaub, a partir de este momento nos acercamos a la pared este del Rimpfischhorn, donde hay grietas, pero no tantas como en el centro del glaciar del Allalinhorn, a partir de aquí una pesada y larga subida hasta el Adlerpass a 3790 metros de altura, paso que lleva a la vertiente que baja hacia Zermatt, en las últimas rampas de subida atravesamos algunas zonas de aludes recientes. Esto nos da la verdadera situación, una subida pesada, pero fácil, pero peligrosilla entre las grietas ocultas, a veces, y los posibles aludes con días de tanto calor como estos.

Pasado el Adlerpass, la subida a la cima del Strahlhorn se convierte en una constante ascensión, larga y pesada. Además el viento empieza a ponerse un poco más serio

Poco antes de la cima, una pequeña ladera más pendiente, tres metros de arista aérea pero fácil y ya estamos en la pequeña cima, una cruz anclada a la misma y unas vistas espectaculares, tanto hacia el vecino Cervino y detrás de él el Mont Blanc como a la zona del Dom o a los cercanos como el Allalinhorn.

Se preparan nubes, y por tanto, posibles tormentas, así que, abajo, hacia el refugio, nuevamernte encordados y andando por nieve muy blanda ya, a veces nos hundimos hasta mas allá de las rodillas y el peligro de las grietas se hace mas que evidente.

Nos hemos quemado la cara tanto Félix como yo de una manera brutal, la brisilla del día, el salir a las tres y pico de la mañana y el no parar nos han hecho olvidarnos de la crema, a partir de ahora a sufrirlo.

Fotos de Saas Fee y el Refugio Britannia
Fotos de la ascensión al Strahlhorn