miércoles, 27 de octubre de 2010

Torre Blanca


¿Cuál es el verdadero techo de Cantabria?, bueno, pues ahí está una de las discusiones que existen en algunas comunidades para decidir que pico es el más alto, en este caso la duda está creada entre Peña Vieja, se le atribuyen 2614 metros de altura y Torre Blanca a la que se le dan 2609 metros, sin embargo algunos trabajos, validados por el IGN, dan validez a estudios que indican que Torre Blanca es 2,17 metros más alto que Peña Vieja, o sea 2616 metros de altura, luego si quieres hacer el más alto de Cantabria, lo mejor para evitar discusiones, hazte los dos, y así lo hice.

Para hacer, en este caso, directamente Torre Blanca, me fui el día anterior hasta Espinama y dormí en el Hotel Remoña, siempre que vengo a esta zona duermo en éste, costumbres y un consejo, desde antes de Potes no hay ninguna gasolinera, ojo, ya me ocurrió una vez y gracias a Jesús del Hotel Remoña, que tiene una pequeña reserva para él y que me dió cinco litros, pude no tener una desagradable sorpresa.

El teleférico de Fuente Dé sube un desnivel de 753 metros, desde 1070 metros hasta los 1823 de la estación superior, llamada El Cable, en cinco minutos y ahora, (tampoco creamos que en verano tiene un horario amplio) el primer teleférico sube a las diez de la mañana y el último baja a las seis de la tarde, arriba la cafetería no funciona hasta bien entrada la mañana, abajo tampoco, me parece un horario excesivamente escueto, teniendo en cuenta que el refugio de Cabaña Verónica está cerrado, a pesar de que te deja un pequeño vivac, y el hotel refugio de Áliva también, solución, subí preparado y cargado por si tenía algún contratiempo y tenía que pernoctar allí, por otro lado la información de estado de nieve de la web del CANTUR cántabro no existe, así que, ale, por si acaso también crampones a la mochila. Además la subida por la Canal Jenjuda, (normalmente entre una hora y media y dos horas) solución para salir antes y ahorrarte un par de horitas, está mal, muy mal, debido a las últimas lluvias que arrastraron varios torrentes de piedra y que han dejado bastante impracticable esta opción.

No conocía la zona desde Cabaña Verónica, y como que algunos le dan un tiempo de cuatro horas para subir y no sabiendo si el estado de placas de hielo sería bueno o malo, salí un poco tenso, ocho horas de margen pudiendo tener algún error son muy pocas, primer teleférico, (caro incluso para federados, 13,15€ ida y vuelta) y rápidamente, desde la estación superior del cable a caminar, coincidiendo con Diego de Cabezón de la Sal, por una amplia pista hacia la Horcadina de Covarrobres, donde hay una desviación hacia la derecha que nos llevaría al refugio de Áliva y a la que nos asomamos para hacer algunas fotos rápidas, sin parar y a buen paso seguimos hasta la Vueltona a 1950 metros, donde se empina el camino hasta llegar al Collado de la Canalona, desde donde, hacia la derecha, parte el camino que sube hacia Peña Vieja y de frente, flanqueando la cara sur de la Torre de Horcados Rojos llegamos a otra bifurcación que, a la derecha, nos llevaría al collado de Horcados Rojos, desde donde la subida a Horcados Rojos es fácil, y a la izquierda nos lleva a Cabaña Verónica a 2345 metros, un trecho que desde El Cable se hace normalmente en una hora y tres cuartos nosotros lo hicimos en hora y cuarto.

Un tentempié rápido, un trago de agua y desde detrás de la Cabaña, en dirección oeste, siguiendo hitos y marcas rojas redondas sale el camino, en unos cien metros, hay que estar atentos, ya que veremos, fijándonos bien, dos sendas de hitos, una, que es la que pierde, al principio, menos altura, que es la que tomamos y otra, un poco a nuestra derecha que es le correcta y que nos llevaría a la Collada Blanca a 2370 metros, dejando a nuestra izquierda la depresión de Hoyos Sengrós y la que tomamos hacia la izquierda tiene también una collada, aunque mas estrecha, lo que nos hizo equivocarnos, que deja a la derecha Hoyos Sengrós, pero es que además, el camino erroneo tiene a su izquierda otro jou, resultado, la subida la hicimos por este camino erroneo a nuestra izquierda, no tiene mayor dificultad, es la senda que lleva a Tiro Llago, pero casi al final tiene un, poco señalado y mal visible, caminito por pedreras que te une, antes de la trepada a la cima de Torre Blanca, con el camino correcto.

Se ve que, a pesar de este error, le dimos fuerte ya que hicimos cumbre en tres horas, a mi me dió un desnivel de 840 metros desde la estación superior de El Cable hasta esta cima.

Que buen día en la cumbre, con sus dos buzones, que vistas, hacia el sur, por un lado Tiro Llago, Madejuno, el Llago Cimero y la vega de Liordes y más al fondo la sierra Palentina con el Curavacas, el Espigüete, por otro lado, hacia el oeste la arista que nos llevaría al Llambrión que se ve perfectamente detrás de Tiro Tirso ya, con sus 2640 metros, mas alto que Torre Blanca, pero está en Asturias y más atrás el precioso Llambrión y mirando hacia atrás de izquierda a derecha, hacia el Norte, en primer término el Tesorero que, desde aquí pierde su apariencia piramidal y detrás, de izquierda a derecha, Cabrones, Torre Cerredo, Horcados Rojos, Picos de Santa Ana y Peña Vieja y entre ambos, al fondo, la Morra de Lechugales y hoy, fantástico día, al fondo el Cantábrico, no da para más, tenemos que bajar no sea que, si tenemos algún problema, no lleguemos bien al teleférico, decidimos bajar por que hubiese sido el camino normal de subida por Collada Blanca y así lo hicimos, la secuencia de fotos de esta alternativa la he puesto al revés para simular la salida desde Cabaña Verónica hacia Collada Blanca, ya desde cien metros más allá de Cabaña Verónica se distingue perfectamente la arista previa a Collada Blanca, arista no dificil pero que se puede hacer además por su flanqueo izquierdo, todo el camino es evidente desde abajo y esta bien secuenciado de hitos.

Bueno, al final, en poco más de cinco horas estábamos en el teleférico, bajamos a Fuente Dé, cervecita y abajo.

domingo, 24 de octubre de 2010

Collado del Mosquito en BTT


Hoy hemos decidido darnos como oficial el nombre de Mataillos por la bici, se trata de hacer una circular que, saliendo desde Montejo de la Sierra a 1056 metros de altura, nos lleve hasta el Collado del Mosquito, en sus 1829 metros, y desde allí, bajar a HorcaJuelo de la Sierra para, en su salida hacia Montejo, tomar una pista forestal que nos llevaría de nuevo hasta un poco más arriba de Montejo, desde donde, tras una pequeña bajada, volver hasta los coches. Se trata de una pista en buen estado que da acceso a las zonass más altas de la Sierra del Rincón, al norte de la Comunidad de Madrid, pista para uso de ganaderos, agentes forestales, retenes de incendios, etc., esto explica que, al principio tuviesemos que sortear tres puertas.

Empezamos a las 09:30 y desde el inicio, cuestas hacia arriba, buena pista, en algunos sitios demasiado pedregosa.

La subida hasta el puerto de El Cardoso, a 1358 metros, se nos hace algo durilla, no hemos parado de subir desde Montejo de la Sierra, pero las subidas no han sido excesivamente pendientes, los últimos cien metros, más o menos, han sido por asfalto.

A partir de este momento dejamos el poco asfalto en el que hemos pedaleado, y nos internamos por una pista forestal, a la izquierda del indicador del puerto, enseguida la pista se bifurca hacia la derecha, la opción que sube todo recto tiene mucha pendiente, así que lo mejor será girar a la derecha y meternos en el pinar por la pista principal, por un tramo muy agradable y con una pendiente muy suave que se adentra en el valle.

Abajo a la derecha dejamos el famoso Hayedo de Montejo y por aquí, el jóven río Jarama.

A nuestra derecha los picos de Sangoy y más atrás el majestuoso Cerrón, con sus 2200 metros, algo más atrás, hacia la izquierda, la cuerda del Pico del Lobo.

Continuamos pedaleando y penando en la subida, sorteando piedra a piedra, grieta tras grieta, hasta llegar a una curva a la derecha partir de la cual se suaviza bastante la pendiente para acceder a un falso collado desde el que, al fondo, podemos ver la cuerda de la Cebollera. Un descanso para esperar a Peter, algo de fruta, un poco de bebida y de nuevo a la bici, ya de nuevo una buena empinada y no paramos de subir hasta el collado famoso.

Al llegar al Collado del Mosquito, a nuestra derecha sale la pista que nos llevaría hasta la cima del Tres Provincias, en lo más alto de la sierra de la Cebollera, no, mira no, ya llevamos una buena paliza hoy, además no llevamos la ruta en el GPS, así que,tras abrigarnos un poco, hacia abajo.

La bajada espectacular, peligrosilla debido a la cantidad de piedras sueltas, algunas, por cierto, bastante grandes. Dos subidas entre medias, una larga y otra más corta, pero una bajada larga, al no llevar frenos de disco ya me dolían las manos y las muñecas de apoyar en el manillar, ¡cuanto me falta aún por aprender!.

Al poco, junto al río Madarquillos, aparece una bifurcación que obliga a que Fer, que es quien lleva el GPS, nos espere a los “lentos”, después de reagruparnos seguimos la bajada hasta llegar a una nueva cancela, al pasarla elegimos el camino a su izquierda que nos llevará al bonito pueblo de Horcajuelo de la Sierra, al salir de allí por una pista que sale hacia la izquierda de la carretera, enseguida una subida a su derecha ¡que subidón! donde todos, bicis a la mano y a empujar, hasta llegar a la primera verja que nos encontramos al subir, en la salida de Montejo, una pequeña bajada y, por fin, en los coches, nos cambiamos, Peter y Fer salieron rápido a Madrid, Paco y yo nos quedamos a tomar una cervecita.

Vamos, que empezamos a las 09:30 y terminamos a las 13:30 para hacer un recorrido de 32,69 kilómetros con un desnivel total acumulado de 888 metros, o sea cinco horas en total, según el GPD, de pedaleo cuatro horas y trece minutos, casi todo de subidas y poco tiempo aunque intenso, de bajadas.

Las fotos de la actividad.

domingo, 17 de octubre de 2010

San Lorenzo


Quería subir el Pico de San Lorenzo en la Rioja y conocer la sierra de la Demanda, fin de semana por tanto en la Rioja, en la zona inmediata a la sierra de la Demanda.

Santo Domingo de la Calzada debe su nombre a la calzada que el eremita Domingo, educado en el cercano Monasterio de Valvanera y después ayudante del legado papal Gregorio de Ostia, se encargó de mantener, mejorando la vieja calzada romana en el siglo XI, para así, facilitar la ruta de los peregrinos que se dirigían, a través del Camino Francés, hacia Santiago de Compostela. En memoria de aquel monje se alzó la preciosa catedral de Santo Domingo de la Calzada. Y todo en esta ciudad, los restaurantes, los dos paradores nacionales (el de Bernardo de Fresneda y el de Santo Domingo, que en principio fue el albergue de peregrinos), el actual albergue de peregrinos, el Centro de Interpretación del Camino, la Hospedería Cisterciense, etc., todo parece estar dedicado al Camino, no en vano es la parada más importante de la ruta jacobea entre Puente la Reina y León.

Visita obligada en la zona es la villa de San Millán de la Cogolla, donde los Monasterios de Yuso y Suso, cuna de la lengua española, han conseguido que la zona sea declarada Patrimonio de la Humanidad.

En el Monasterio de Yuso, además de una maravillosa hostería se encuentra ubicado el Centro Internacional de Investigación de la Lengua Española, no podemos obviar que fue aquí, en los Monasterios de Yuso y Suso donde nació la lengua española, como lo demuestra el descubrimiento en Yuso de las Glosas Emilianenses del siglo X, así como, según la tradición, Gonzalo de Berceo, en Suso, escribió los primeros poemas de la lengua española.

Y ya Ezcaray, pueblo típico de estación de esquí, pero bonito, desde donde salen innumerables senderos para recorrer la sierra de la Demanda, una larga cadena montañosa, al noroeste del sistema Ibérico, con varias cimas que superan los 2000 metros, San Millán en Burgos con 2131 metros y el objetivo de hoy, el San Lorenzo de 2271 metros.

Desde Ezcaray, saliendo por uno de los puentes que cruzan el río Oja (se dice que el nombre Rioja nace de río Oja, bueno es una frase mas), en dirección a Posadas hasta que a tres kilómetros nos encontramos una desviación que hacia la izquierda nos subirá al amplio aparcamiento de la estación de Valdezcaray en otros trece kilómetros de buena carretera.

Aparcamos aquí el coche y Jesús y yo, comenzamos a andar, solos, la temporada de esquí aún no ha comenzado y la niebla hace desestimar a la gente hacer actividad alguna por la zona, así que desde los 1530 metros de altura del parking de la estación empezamos a caminar.

Hay varias rutas que pueden hacerse, andando directamente desde Ezcaray atravesando el hayedo de Bonicaparra hacia la llamada campa de Sagastia a 1200 metros, desde aquí hasta el collado de Beneguerria a 1730 metros para llegar al collado de Ormazal y seguir al Portillo de Nestaza, encima de las pistas de esquí enlazando con la cuesta a la cima en unas cuatro horas y media en total. Otra opción es, desde el Monasterio de Valvanera, donde nace una ruta que nos lleva hasta el collado del Bierzo a 1520 metros de altura, y por la arista de los Pancrudo hasta el Cabeza Parda de 2119 metros y descender hasta la Portilla de Nestaza uniéndose con la opción anterior.

Nosotros, debido a la espesa niebla, decidimos tomar la pista que sale junto al parking y que inmediatamente deja el asfalto, y paso a paso (aunque nosotros, a pesar de la niebla nos salimos en diferentes ocasiones para acortar), alcanzaremos el final de los telesillas superiores, después de recorrer algo más de dos kilómetros y medio en menos de una hora hasta la cota de 1950 metros, detrás de la cabina final, en dirección sureste sale una senda que zigzaguenado nos llevará hasta la cima en cerca de dos horas.

La espesa niebla no nos permite casi ni distinguir los hitos cimeros, la placa a San Lorenzo, el vértice geodésico, el monumento de la Hermandad de Donantes de Sangre, por lo que intentar ver las cercanas sierras de Urbión y Moncayo se hace imposible, gracias a que Jesús se conoce al dedillo la zona bajamos en dirección sureste para faldear el pico hacia las puntas finales de los remontes de la estación de esquí y bajar siguiendo las pistas.

Es una visión dantesca observar, cuando no hay nieve, el deterioro que hacen estas instalaciones a la montaña.

Llegamos a los coches, no ha subido nadie mas y las instalaciones están cerradas a cal y canto, así que nos bajamos a tomar algo en Ezcaray.

sábado, 9 de octubre de 2010

Pica d´Estats


La Pica d´Estats es la cumbre más elevada de Cataluña, uno de mis objetivos en el proyecto del pico más alto de cada Comunidad, al norte del maravilloso valle de Vallferrera, es el centro de un macizo que aúna tres cimas, el Pico Verdaguer de 3131 metros de altura, el más occidental, el oriental pico Gabarró de 3115 metros y el central, nuestro objetivo de hoy, la Pica d´Estats de 3143 metros de altura. Por el eje del macizo pasa la frontera entre Francia, por su comarca de l´Ariège, al norte, y España, por la comarca de Pallars Sobirá. El macizo se encuentra entre el Parque Nacional de Aguas Tuertas y Andorra.

Subimos desde Llavorsí, donde dejamos el valle de Cardós para adentrarnos en el valle de Vallferrara, para seguir hasta Alins y continuar hasta Areu. Aquí una decisión, la pista de más de 12 kilómetros de largo hasta al aparcamiento final, es bastante mala, coches que como el mio tienen el suelo muy bajo no podrán subir, como máximo unos cuatro kilómetros hasta llegar a un aparcamiento a la izquierda de la pista, pero lo aconsejable en esta situación es dejar el vehículo en Areu a 1220 metros y subir los 650 metros de desnivel, bordeando el rio Boet, hasta la valla de Pla de Boet a 1870 metros, y desde aquí, en cualquier caso, seguir hasta el refugio de Vallferrera, situado a la salida hacia el barranco de Areste, al costado izquierdo del torrente, a 1940 metros de altura, en otros veinte minutos.

En cualquier caso la subida al refugio andando es espectacular, máxime en este inicio del otoño cuando ya empieza a darse el espectáculo del contraste de colores en su exuberante vegetación, abajo álamos, abedules, robles y, poco a poco, pinos y abetos. Se nos hizo de noche en el transcurso de las tres horas largas que tardamos en subir, y eso nos hizo aún mayor la sensación de frondosidad del bosque, además, y a pesar de la oscuridad, ni siquiera un poco de luna, decidimos irnos por los atajos que ofrece el GR-11, bien indicado con las típicas franjas rojas y blancas, en lugar de por la pista de vehículos, pista por otro lado vacía, ya que al principio de la misma estaban haciendo las labores de poda que impedían absolutamente el tránsito de vehículos.

Llegamos a las nueve de la noche al refugio, cerrado ya en diario, pero abierto en su zona de vivac, apreciablemente cuidado, con una buena fuente a su entrada, con mantas y colchonetas y, sorpresa, con luz. Cenamos, y poco antes de las once, a dormir.

Nos levantamos a las seis y media de la mañana, se anunciaba lluvia por la tarde, así que a las siete empezamos a andar, con los frontales encendidos.

La senda parte, señalizada con franjas rojas y blancas, desde el mismo refugio. Fuerte subida desde el inicio, zigzagueando en dirección noreste, en unos treinta minutos escasos, llegamos a una confluencia de caminos, a 2080 metros de altura que nos desvía hacia la izquierda, la de la derecha nos llevaría al valle de Areste, poco después alcanzamos un pequeño collado para emprender un prolongado flanqueo con mucho sube-baja y con algún destrepe, que de noche y con los frontales es un poco delicado, así, pronto, en una hora larga, llegamos al barranco del Sotllo, un puente de madera nos facilita el cruce para, por su margen derecha, subir hasta el Pla de Canalbona a 2190 metros en otros treinta minutos, las cascadas de la zona y las vistas ya hacen que merezca la pena la subida, el camino, además en todo momento se adereza con pequeñas trepadas que lo hacen más divertido.

Un escalón más y llegamos a la laguna del Sotllo a 2350 metros, espectacular, el camino nos hace pasar por zonas de cascadas hasta llegar al segundo y aún más espectacular lago d´Estats a 2470 metros, hasta aquí hemos tardado dos horas largas desde el refugio, al fondo queda a nuestra vista el macizo de la Pica d´Estats y sus picos adyacentes.

Ya divisamos la pedrera que nos llevará hasta el Puerto del Sotllo a 2885 metros, por una senda de cerca de 400 metros de desnivel, que algunas veces llega hasta el 40 ó 45%, al llegar aquí, dejamos a nuestra izquierda, al este, el pico del Sotllo de 3072 metros. Decisión a tomar, subir por la arista que hay a nuestra derecha (cara oeste) o seguir por el camino que nos han indicado en todas las referencias ¿que hacemos?, no conocemos la arista, no traemos algún cordino por si fuese necesario y no hay nadie, estamos solos, decisión, seguimos por el camino normal, que desciende por detrás del Puerto del Sotllo, por la vertiente francesa, un ventisquero algo grandecito y helado, no llevamos crampones, nos hace descender hasta su final, donde nos encontramos con un grupo de bomberos valencianos, con los que poco a poco nos unimos hacia la cumbre.

Bien, por ello bajamos 150 metros de desnivel, vemos abajo la laguna de la Cometa d´Estats. Vemos perfectamente el sendero que, hacia la derecha, al este, nos lleva hasta el collado de Riufred a 2990 metros situado entre los picos de Montcalm de 3077 metros y la Pica, dura subida, un pequeño descanso y por la pedrera, hacia el suroeste, llegamos a la horcada contigua al pico Verdaguer y ya nos elevamos por la cresta hasta la cima de la Pica a 3143 metros en cinco horas, allí nos unimos para las fotos, ante la cruz cimera, con los valencianos, pensamos en bajar por la arista, pero es lo mismo de antes, no la conocemos, no vamos equipados para cualquier sorpresa o enmarronamiento, vale, los seis valencianos y nosotros, media vuelta por el mismo camino. Los 150 metros de desnivel a volver a subir para llegar al puerto del Sotllo se hacen interminables, la bajada por la pedrera hacia la laguna d´Estats pone a prueba los cuadriceps y las rodillas, hace fresquete, estamos en octubre, pero al llegar al lago, baño espectacular, cortito, el agua está helada, pero nos deja nuevos.

Llegamos, después de cuatro horas, sin contar el tiempo del baño, a donde los bomberos valencianos habían dejado sus vehículos, y ya nos habían invitado, gente genial, a bajar en sus coches, gracias, gracias, mil gracias. Una hora larga para bajar los trece kilómetros de la pista, en varias ocasiones nos tenemos que bajar de los coches para quitarles peso, pero al final llegamos a Areu, donde las cervezas caen con ganas.

Preciosa actividad, dura y larga, pero merece la pena, un desnivel de 11195 metros, más otros trescientos de la bajada en la ida y en la vuelta por la vertiente francesa, detrás del puerto del Sotllo. El recorrido, ida y vuelta desde el refugio es de 21 kilómetros.

Ah, y un comentario final, Félix quiso buscar un archivo GPS y lo encontró en una web llamada entremontañas que, ¡increíble!, cobra 1,50€ por bajarlo, espero que no se siga ese ejemplo, menos mal, que para colmo, Félix se dejó el GPS en su casa.

Ver las fotos de la actividad.

domingo, 3 de octubre de 2010

Vía Hermosilla en el Yelmo


Llegamos con los coches, aún de noche, al aparcamiento del Tranco, preparación de mochilas, y un poco antes de las ocho de la mañana hacia arriba, es sábado, se anuncia buen tiempo y puede ser que haya mucha gente, mejor madrugar y luego veremos.

La ruta para llegar a la pradera del Yelmo se hace por un camino marcado como PR, que nace detrás del merendero casa Julián en el Tranco, girando, por detrás de él, hacia la izquierda, donde veremos unos indicadores, si saliéramos hacia la derecha, iríamos hacia las placas del Halcón, del Emilio, etc.

El camino va haciendo varios zig-zag hasta llegar a unas praderas para después continuar entre zonas de grandes rocas. El camino, bien marcado, va subiendo varios escalonamientos rocosos, es la zona de las llamadas Placas del Tranco.

Poco más adelante entraremos en zona de jaras, y arriba aparecerá un gran bloque que bordearemos por su izquierda y así llegaremos al mirador del Tranco, desde aquí las vistas de Manzanares el Real, del pantano, de los lejanos Montón de Trigo, Maliciosa, etc, son excepcionales.


Seguimos ascendiendo y al poco llegaremos a una evidente pradera, conocida con el nombre de Gran Cañada, la cruzamos desviándonos algo hacia la izquierda para subir por un sendero algo empinado en dirección N, seguimos por una zona de bajo y llegamos a

l Collado de la Encina después de una buena subidita. Ahora ya, por un camino que ha sido enlosado a modo de escalera, con la vista ya en el Yelmo hasta llegar a la preciosa pradera del Yelmo. En total, una hora, pero porqué le hemos dado caña, tenemos ganas de empezar, lo normal es hacerlo en una hora y tres cuartos.


Al final llegamos a una repisa, algo inclinada, localizada entre los dos gendarmes de la cara sur del Yelmo, allí veremos una laja grande que nos permite dejar las mochilas en su interior.

Comenzamos el primer largo (IV+) por el diedro que forma el llamado gendarme de los Higinios, por su lado izquierdo, antes una pequeña trepada y seguidamente el diedro, hay chapas y enseguida la primera reunión.

El segundo largo (Vº) se hace llegando inmediatamente hasta el diedro, ya vencido a la izquierda que se sube en bavaresa y metiendo bien la cadera, además de las chapas que se encuentran enseguida, pueden meterse también un par de friends al empezar el diedro a la izquierda para evitar péndulos en una posible caída, la reunión está a un par de metros del diedro.

Para el tercer largo (Vº) subimos directamente en adherencia hasta un diedro que tira hacia la derecha y, enseguida nos metemos en la famosa chimenea, que no es tal, sino una grieta que hay que negociar mirando siempre hacia la pared de la izquierda, estrechita, por lo que hay que ir de lado, al final de la misma nos salimos hacia la derecha y tenemos la tercera reunión.

El cuarto largo es más fácil (III+) y se hace yendo hacia la derecha siguiendo por el promontorio donde se encontraba la tercera reunión, seguimos hacia la derecha hasta encontrar una guía que sube hacia la izquierda, donde encontramos, a buena distancia de la reunión, la primera y única chapa de éste largo, seguimos hacia la izquierda y, en plena placa, se ve perfectamente la cuarta reunión.

La quinta parte sube en recto, viéndose siempre las chapas, hasta una panza que nos deja en una repisa donde está la reunión, detrás del bloque hay un camino que nos lleva a la antecima, desde la que sin perdida se ve el vértice geodésico.

Fotos, buen día y bajada en destrepe por la vía Valentina, nos pareció mejor opción que bajar por la chimenea típica.