sábado, 27 de noviembre de 2010

Otra vez por Peñalara


Se inicia la temporada, paquetón de nieve en Peñalara, ya en Noviembre, este año promete, y a la próxima semana se anuncian más nevadas, perfecto.

Aparcamos en Cotos y a las nueve menos cuarto ya estamos hacia arriba, llegamos a la Laguna de Peñalara ¿por donde subimos? por la Canal de la Ceja, no, mejor por la de la derecha, vale, hasta arriba, llegamos a Dos Hermanas, espectacular, subimos a la cima de Peñalara y un montón de gente, arista de Claveles, está preciosa, Pico de Claveles, bajada hacia la laguna de Los Pajaros y, oye mira, antes hay una pendiente bonita, por ahí que nos metemos.

Camino hacia el Zabala, las paredes de debajo de Claveles están espectaculares, mira esa pared para el próximo día, no mejor aquella canal, mejor mira aquel corredor, ... que increíble, está espectacular.

A disfrutarlo.

domingo, 21 de noviembre de 2010

Peña Golosa


Cuando decidí hacer el pico más alto de cada comunidad autónoma me encontré con que en algunas comunidades existía la discusión entre dos montañas por ser la más alta ya que la diferencia de altura es tan insignificante que conduce a la duda.

En el caso de la comunidad valenciana la discusión no es por la altura es por otros factores, unos indican que Peña Golosa, con sus 1814 metros de altura, está en pleno en la comunidad y que el alto de las Barracas al estar en el Rincón de Ademuz esta desgajada, otros que el Alto de Las Barracas es más una meseta que una montaña y que Peña Golosa si lo es, etc., en fin, que entre esta dualidad y la fama de Peña Golosa como montaña de escalada clásica, decidí hacer, también en este caso, las dos.

Viernes salida hacia Vistabella del Maestrazgo, antigua aldea musulmana, ya había oído de la belleza de este pueblo y no me ha defraudado, Vistabella está situada en el macizo de Peñagolosa muy cerca del límite con la provincia de Teruel. a 72 kilómetros de Castellón y es la ciudad más alta de la comunidad valenciana con 1.249 metros de altura.

Y para el sábado temprano, se anuncia mal tiempo a partir de media mañana, y así se cumplió, salí hacia la Ermita de San Juan de Peñagolosa, a diez kilómetros de Vistabella y dejé el coche en una zona de aparcamiento a unos diez metros de la ermita. Allí y por la pista forestal que sale hacia la izquierda, una subida muy cómoda, por pista de unos cuatro kilómetros, algunos pueden subir con coche por esta pista, el mío no, seguro que daría con los bajos en las piedras. Hay una opción de subir por otro sendero señalizado que después de cruzar un pequeño barranco y atravesar un pinar lleva al mismo punto, pero esta opción, más bonita, la conocí al bajar.

Al llegar a los cuatro kilómetros de pista, se cruza una cadena que, ya si definitivamente, impide el paso de los coches que lleguen hasta aquí, la senda de subida por un sendero, sin hitos pero muy evidente que empieza unos metros más allá de la cadena, cruzamos cerca de un desvío señalizado que nos llevaría a la cara oeste del Peña Golosa donde están las vías de escalada clásica. Siguiendo por el sendero se llega hasta un pequeño refugio vivac, y por detrás del mismo, sigue la senda hacia la cumbre, en otros cuarenta y cinco minutos pasados.

La cima se divide en dos, una, la primera y principal la norte donde hay un puesto de vigilancia y un centro meteorológico y la sur con una "bonita" colección de antenas, entre medias el barranco que, hacia el oeste nos enseña las vías de escalada, sobre todo la evidente llamada el Diedro de V+ y cinco largos, espectacular.

Fotos, mucho viento y pocas vistas, una lástima ya que esta cima tiene fama, entre otras cosas, por las vistas, hacia un lado el mar, llegándose a ver las costas de Tarragona, y hasta el pico de Aitana en Alicante y hacia el interior las cercanas sierras de Javalambre y Gudar en Teruel.

La bajada por el mismo sitio, pero la llovizna que ya empezó, hacia que las muy lavadas piedras se convirtieran en un peligro por lo muy deslizantes que se volvieron.

Al llegar abajo, ya si, con más tranquilidad y lluvia por fuera, visité la ermita de San Juan de Peñagolosa, hay también un restaurante y una hospedería convertida en albergue en donde se puede dormir, pero no está abierta todo el año.

martes, 16 de noviembre de 2010

Puig Major



Accedí desde Pollensa, por la carretera MA10 en dirección a Soller, preciosa vía; a veces plagada de ciclistas que tienes que ir sorteando; a veces, al ser muy estrecha, con autobuses que ocupan toda la vía, sobre todo en las curvas, y tienes que frenar para que no te saquen de la carretera; a veces con conductores acostumbrados a las autopistas y que no saben conducir por carreteras de montaña; a veces con conductores de rally, que en las curvas se creen que la carretera es suya y las recortan sin pensar que alguien puede venir de frente. Pero aun así, merece la pena, las vistas espectaculares a un lado y a otro, la vegetación, fantástica y al pasar el Coll de Femenia, a 515 metros de altura, la primera vista del Puig Major es sorprendente. Eso si, hay que echarle una hora desde Pollensa hasta el control militar del EVA 7 en el kilómetro 35.4, a 875 metros de altura, en dirección a Soller.

Bien salí desde Can Picafort, playa donde dormí, fui hasta Pollensa y desde allí, hacia arriba hasta el kilómetro 30 donde está el primer túnel, de unos doscientos metros, a la salida, el embalse de Gorg Blau y unos pocos kilómetros más, el embalse de Cúber, un kilómetro largo y llegué al complejo militar donde el Cabo 1º que me gestionó los permisos salió a atenderme, amabilísimo, ofreciéndome incluso el dejar el coche aparcado en el complejo, no lo hice así, ya que el segundo túnel, el de Monnáber tiene 400 metros, totalmente oscuros, además voy casi de negro, muy estrecho, el riesgo de que me atropellen es grande. Explicaciones de por dónde puedo y no puedo pasar, que puedo y que no puedo fotografiar, quién me esperará arriba y todo ello con una amabilidad exquisita, no puedo por menos que reflejarlo aquí, lo mismo que la persona que me esperaba en la cima, desde aquí, gracias a todos por vuestras atenciones.

Paso el túnel de Monnáber y, nada más salir, a izquierda y derecha, elegí el de la derecha, a 830 metros de altura, aparcamientos donde dejar los coches y contemplar el paisaje hacia el mar, hacia Sa Calobra. Bajo cerca de 500 metros lineales, descendiendo hasta el kilómetro 37.7, a 810 metros de altura, donde hay un puente y junto a él, a la derecha de la carretera, se inicia el camino de ascenso hacia la Coma de N´Arbona.

Suave pendiente al principio, por una zona boscosa y haciendo algunas revueltas. Enseguida se cruza un pequeño torrente, normalmente seco, y durante un tramo, se asciende paralelamente al torrente. Salgo a un terreno ya despejado y el camino se hace más empinado con dirección a un collado a 1190 metros de altura situado al N.E.

El desnivel se acentúa y la senda se sube en zig-zag, está reforzado en algunos tramos por bancales de piedra que lo sustentan. Se pasa junto a un nevero, conocido en Mallorca como "casas de neu" que se construían con muros de piedra, situado en la base de la muralla rocosa que forma la Sierra de Son Torrella, a mi derecha, a cuya pared hay que pegarse, continuo subiendo hasta otro nevero, algo más profundo y también bastante bien conservado. A la izquierda N.W. se ve la Peña del Migdía de 1355 metros de altura y, hacia el valle, el pueblo de Fornalutx.

Se llega ya a la parte alta de una especie de embudo invertido que hace la Coma de N´Arbona, ya cerca del collado al que se llega fácilmente a 1190 metros de altura, en unos 45 minutos desde que se deja el coche aparcado.

Los bancales y los neveros están hechos con la técnica de pared seca, así llamada debido a que sólo se usa la piedra para su construcción, esta antigua técnica es muy usada en Mallorca tanto en bancales de contención como en linderos de propiedades.

Al llegar al collado aparece el Puig Major con un radar de vigilancia aérea en su cima y varias antenas e instalaciones militares. Se ha llegado a la carretera que llega desde la base militar de Son Torrella y por ella se llega a la cumbre en hora y media.

Desde la cumbre, al Este el Puig Massanella de 1365 metros, al noreste el vértice geodésico del Puig Major que no está en la verdadera cumbre sino en otra secundaria a la que no está permitido acceder al norte el Morro d´en Pelut y la Mola de Tuent y, en la costa, Sa Calobra, hacia el Sur Oeste la Peña del Migdía de 1355 metros.

La bajada la hice por el mismo camino que en la subida.

Los permisos los gestioné en el EVA 7 del Ejercito del Aire, actualmente en el teléfono 971637017 a través del Cabo 1º encargado de gestionar estas autorizaciones y de quién no obtuve más que amabilidad y colaboración. En cuanto al permiso de Medio Ambiente se gestiona a través del Gobierno de Baleares, Consejería de Medio Ambiente y Mobilidad, Espais de Natura Balear. En ambos casos se debe iniciar la gestión con, al menos tres semanas de antelación.

jueves, 11 de noviembre de 2010

El Cañón del Guadalix


Una de las primeras experiencias en BTT del grupo y que me ha servido para aficionarme más aún, si puede, a la BTT.

Quedamos el sábado por la mañana en Guadalix en el Ayuntamiento, sin problemas para aparcar, era aún muy temprano y, poco a poco, nos juntamos los cuatro, Paco, Félix, Fer y yo.

Comenzamos la ruta justo en la plaza del Ayuntamiento, bajamos por la antigua carretera, donde tomamos, hacia la izquierda el inicio del camino, ya junto al río Guadalix, primeras subidas y bajadas hasta llegar a la pista del Canal de Isabel II, continuas subidas hasta llegar al embalse de Pedrezuela, desde aquí lo mejor.

Primero atravesamos una valla verde que estaba cerrada, bicis por encima de ella, cruzamos el dique del embalse.

Cojemos una zona asfaltada y en unos ochocientos metros tomamos un camino a la derecha que nos lleva hasta Pedrezuela, nos perdemos un poco en el pueblo, buscamos la calle Madrid hacia la izquierda, seguimos de frente y llegamos a un cruce de caminos, hacia la derecha y, ale, fuerte y pedregosa bajada que nos lleva hasta una caseta del Canal de Isabel II, Félix se acuerda de la grieta de Tres Cantos y no se lanza en plan kamikace.

El sendero junto al río y tomamos el precioso cañón, al final del mismo llegamos al sendero por el que iniciamos el camino y que nos lleva hasta las inmediaciones de San Agustín de Guadalix. En la parte final del sendero me doy una rozadura con unas zarzas.

Resultado una buena mañana con una distancia de más de 32 kilómetros, un desnivel acumulado de 650 metros en un tiempo algo más de tres horas y media.

Las fotos de la actividad

domingo, 7 de noviembre de 2010

Por el rio Moros en bici


El camino circular por la vertiente del río Moros desde Gudillos, con una distancia teórica a recorrer de 37,79 kilómetros que, por mor de los despistes de los magos del GPS se convirtió en poco más de 40. Salimos desde una altura de 1282 metros para llegar hasta los 1663 para hacer un desnivel total de 610 metrosen algo menos de 4 horas.

El grupo de los mataillosporlabici, cada vez me gusta más el nombrecito, se va ampliando, hoy se nos unió Carlos, que terminó hecho unos zorros el pobre, nada Carlos a comprar equipo, a gastarse el dinerillo.

Quedamos a las 9 en Gudillos, se llega fácil, bajando del puerto de los Leones, nada más llegar a San Rafael, primer giro a la derecha, nuevamente el primer giro y hasta llegar directo a las cuatro casas que componen Gudillos, rodeadas de las cocheras del mantenimiento de la autopista.

Una preciosidad de recorrido.

lunes, 1 de noviembre de 2010

Pico Revolcadores


Cada comunidad tiene su pico más alto y el de Murcia es el Pico del Obispo, más conocido como Revolcadores con sus 2014 metros de altura, situado en la Sierra Seca, una más del Sistema Bético, en el extremo occidental de la comunidad murciana. Se compone de una meseta que separa los dos picos Revolcadores, el Norte con 2014 metros y el Sur, con 1999 metros.

Llegué a Caravaca de la Cruz, una de las cinco ciudades santas con el privilegio de Año Santo en perpetuidad, ya tenía ganas de conocerla y no me defraudó en absoluto, desde el Castillo Santuario a donde llegan los peregrinos a conocer la reliquia de la Cruz de Caravaca, pasando por su bello Barrio Medieval o la Iglesia de El Salvador o el pasear en la noche por su Plaza Mayor.

Salí de Caravaca para subir el Pico Revolcadores, tomando para ello la carretera C330 que pasando por Barranda llega hasta El Entredicho donde se desvía hacia Cañada de la Cruz a una altura de 1273 metros, al pasar la Iglesia de Cañada la carretera se bifurca en dos, a la derecha, sin indicar, la desviación a Los Odres y a la izquierda la que debemos tomar, en realidad una pista asfaltada que, nada más salir del pueblo tiene a la izquierda una pista, también asfaltada, que nos llevaría a la Sierra de la Taibilla. No la tomamos y seguimos de frente, durante unos ocho kilómetros hasta llegar al Puerto Alto, a 1505 metros de altura, aquí, al menos en el 2010 no se más adelante, se acaba el asfalto y la pista continúa sin asfaltar, coincide con un pequeño aparcamiento a la derecha, donde vemos perfectamente los dos picos Revolcadores a nuestra derecha y a nuestra izquierda la Peña de Moratalla.

Unos veinte metros antes de donde dejamos el coche sale, también hacia la derecha, este, una pista forestal que, más o menos, en un kilómetro tiene a su derecha el inicio de una senda, bien indicada con dos hitos grandes. Este sendero se interna por un pinar que no abandonaremos hasta cerca de la cima. El camino, bastante pedregoso, pero evidente y con bastantes hitos, hasta llevarnos a una cresta entre dos barrancos. Pasamos algunos resaltes, hasta ver a nuestra izquierda el vértice geodésico del Pico Norte de Revolcadores, desde el aparcamiento hasta aquí tardé alrededor de una hora y quince minutos, con un desnivel de 508 metros.

En la cima una foto y nada más, viento, empieza a nevar alternándose con la lluvia y abandono mi proyecto de caminar por la meseta que une los dos picos para llegar al Sur, es un paseo sin mayor dificultad, pero el tiempo lo hace desapetecible.

La bajada por el mismo camino y al ver que la lluvia arrecia lo bajo corriendo, tal es el bajísimo grado de dificultad, y llego de nuevo al coche en otros treinta y cinco minutos Bueno como montañismo tiene poco que resaltar, como paisajes, en lo poco que vi, merece la pena.

Las fotos de la actividad