martes, 14 de diciembre de 2010

En el Collado del Cuco

Alguna actividad para este sábado, mañana se anuncia lluvia, bien, después de estar la semana pasada en Pirineos, Rafa y yo nos decidimos a practicar un poquito en la zona del Collado del Cuco, o de Los Emburriaderos, como también es conocida esta zona.

Quedamos a las 9, subimos al aparcamiento de Navacerrada ¿es verdad ese rumor de que el Ayuntamiento de la Granja quiere cobrar por aparcar arriba?, si es así, ¡lo que faltaba!.

Esta cerca del aparcamiento, se llega desde el parking del puerto de Navacerrada, saliendo hacia la pista de esquí, dejamos a la derecha el albergue, seguimos por el sendero que nos lleva al collado de descenso marcado hasta llegar al collado existente en la cuerda de Las Cabrillas. Desde allí, bajamos hacia la famosa fuente donde nace el tubo que da nombre a la senda que nos llevaría hasta el mirador de La Barranca y en poco más de media hora hemos llegado a su acceso.

Tiene una zona inicial de fácil acceso junto al camino que nos lleva a una cresta, desde la que se puede rapelar bastante bien, una pequeña grieta y una cresta bastante bonita, aérea hacia la otra vertiente, un descenso al final de la arista, y por la parte de atrás, una zona de escalada con vías de todo tipo, equipadas, semiequipadas y desequipadas, por tanto, un buen sitio para el cacharreo.

Sin una definición más o menos estructurada, por lo que he visto, las vías pueden ser unas 11 o 12 vías, algunas de grado alto ( 6º y 7º, altos para mi) y alguna otra de grado V+.

Y por todo el risco, aparte de estás, hacia la derecha hay bastante pared donde se pueden hacer más vías de cacharreo.

Un buen día de prácticas.

sábado, 11 de diciembre de 2010

La Vía de la Cruz en Olvena


Tenía ganas de hacer alguna vía ferrata y esta nos sirvió a Rafa y a mi para hacerla y además compenetrarnos un poco en el tema de hacer crestas y asegurarnos.

En un principio la idea era hacer la cresta de la Cruz de Olvena, una arista bastante aérea con pasos de V+, pero el mal tiempo, y sobre todo la lluvia, nos hizo desistir, bueno, no hay mal que por bien no venga, desde el mismo lugar sale esta vía ferrata.

Se deja el coche en la N-123, en un ensanchamiento de la carretera a mano derecha, antes de entrar en un túnel, viniendo desde Graus hacia Barbastro, en la zona donde se encuentra la indicación del Puente de la Sierra. Este puente está a más de 30 metros de altura del angosto cañón del Ésera, construido en el siglo XIII, aunque algunos lo datan de la época romana.

Para llegar al pie de la vía hay un camino de entre cinco y diez minutos cruzando el puente, la vía sale hacia la izquierda del camino y tiene un desnivel algo mayor de 200 metros, puede hacerse, calculo en poco más de una hora, nosotros, salvo en la travesía final, íbamos practicando encordamientos y aseguramientos de primero y de segundo, evitando el usar el pasamanos de cable.

Nos llovió durante la subida, lo cual con la piedra muy resbaladiza nos hizo tomar el máximo de precauciones, una vía no muy difícil se complicó un poquillo.

Desde el principio la vía transcurre por el centro de la canal, al principio más ancha y holgada y, en su zona final llegamos a una canaleta estrecha y cerrada por paredes donde parece que la vía se termina, no, no es así, giramos hacia la izquierda, destrepamos un par de metros, que enseguida volvimos a subir, flanqueamos por una fácil arista, una trepada de unos veinte metros, y al final de la misma, un pasito algo complicado por la lluvia para llegar a una travesía algo volada y equipada con grapas, algo separadas para los que somos de brazos pequeños, pero bueno, también hay cable y no se pasa mal.

Al final, el mirador de Olvena, precioso, la lluvia nos deja ver algo hacia el Santuario de Torreciudad, pero sobre todo, las vistas del río Ésera son únicas.

El descenso se hace caminando hasta el pueblo que está junto a la cima; desde el mismo, cerca de la ermita del Cristo, una calle hacia la derecha nos conduce a unas marcas GR que nos bajan hasta el puente de la Sierra en poco más de media hora.

Las fotos de la actividad.

jueves, 9 de diciembre de 2010

Siete Picos entre la niebla


Es una silueta única, es la montaña en si para los madrileños, es nuestra montaña. De antiguo, desde siempre, a pesar de los múltiples nombres que ha tenido, la Sierra del Dragón, La Peña Caballera, etc... Sigue siendo el faro de la Sierra del Guadarrama, de humilde altura, poco más de dos mil metros, pero reconocibles desde cualquier lugar.

¿Son Siete Picos?, si, en cuanto a su nombre, entonces ¿porqué siempre nos salen seis al contarlos? ¿será porqué el primero es el único de menos de dos mil metros o será que por sus 1935 metros, en lugar de denominarle con su nombre de pila, Primer Pico se le llama como su pradera cimera, es decir Majalasna.

Hoy me he sentido mal, como siempre al empezar su recorrido, la maldita y sin fututo ¿estación de esquí?, que arranca detrás de la Venta Arias, bloqueando el paso como siempre por todos lados, ¡pero bueno! ¿la montaña no es libre? ¿cómo permitimos que se nos bloquee de esa manera?, en fin.

Pensaba que había más nieve y no, no, la lluvia se la ha llevado casi toda, mi plan inicial de fotos ¿se ha ido al garete?, no, esta montaña es tan bella que, a pesar de la niebla y la lluvia o, mas bien, gracias a la niebla y la lluvia, me ha brindado unas posibilidades de fotos magníficas.

Detrás del Telégrafo, un camino ancho lleva entre piornales, enseguida, a la base de la primera de las cimas de la ruta, el Alto del Telégrafo, de 1,969 metros y en cuya peña más alta se descubre a la Virgen de Las Nieves.

Nada más bajar llegaremos al Cerro del Telégrafo con sus 1.978 metros, un pequeño descenso y ya estamos al pie de una amplia pradera donde, en tiempos, existió un refugio del Club Alpino Español.

Inmediatamente, una esforzada pendiente que, con varios caminos, que siempre nos llevan a la cima atravesando un bonito pinar hasta llegar al séptimo pico con sus 2138 metros de altura.

Hacia el norte, el camino se dirige al próximo, el Sexto con 2.117 metros, y enseguida, el camino que desciende por la ladera norte, alejándonos del Quinto Pico con sus 2.107 metros.

El Cuarto, de 2.090 metros, quizá el más complicado de los Siete para acceder a su cima.

Nos vamos hacia él, algo más alejado Tercer Pico, de 2.094 metros, con una oquedad entre sus rocas conocida como la Ventana del Diablo.

Al cercano Segundo Pico, de 2.089 metros, se sube por un camino rocoso que separa el cono final en dos cimas.

Al final, llegada al Collado Ventoso, desde donde puede continuarse para alcanzar la cima del Primer Pico, o de Majalasna y desde aquí regresamos a Navacerrada por el conocidísimo Camino Schmid.

No es la primera vez que hago esta zona, pero siempre disfruto en estos parajes.

Una colección de fotos en blanco y negro de los preciosos Siete Picos.

lunes, 6 de diciembre de 2010

Ardonés


Ya está hecho hielo en Ardonés, ya se puede escalar a pesar de estar en primeros de Diciembre, ha habido buenas nevadas y anoche, en Benasque, tuvimos catorce bajo cero, puuffff ...

Subimos en coche pasando Cerler en la carretera que nos lleva a Ampriu, y en una gran curva, a la izquierda veremos un aparcamiento, crampones, arnés y a andar un poquito, poco más de quince minutos, por una pista que, enseguida nos lleva a una granja que dejamos a mano derecha, el camino sigue en descenso suave hasta ver una pequeña presa para el agua del deshielo, y enseguida, hacia la derecha una buena subidita por un PR señalizado con palos, pequeña travesía y, enfrente de nosotros la cascada de Ardonés, la zona del Boom (unos dicen Boom, otros Bom, otros ...), me quedo con Boom. Preciosa, no hay nadie, estamos solos. Cruzamos el río bajo la cascada y ya estamos aquí.

La orientación es N-NO, lo que a una altura de 1800 metros lo convierten en una de las zonas más frías de la zona, además de la orientación, de la exposición al viento del norte y de que no le da el sol.

Aúnque oimos el ruido del agua en algunos puntos, detrás del hielo, metemos el primer tornillo y no sale agua, fantástico.

Para arriba, cuerdas desde una reunión ya equipada arriba y a darle, subidas, descuelques, cambiar tornillos de sitio, reuniones, buena practica, nos hace buen día, para mañana se anuncia peor.

Bajada a Benasque y cervecita antes de la cena.

Las fotos de la actividad.