lunes, 30 de mayo de 2011

Torreón de la Moneda en las Hoces del Cabriel



En los Cuchillares de Contreras, en las Hoces del Río Cabriel, el Torreón de la Moneda y la vía Espolón Oeste, un paraje de ensueño.

Para llegar aquí, en la A3, nos desviamos con dirección a Minglanilla, donde alcanzamos la antigua N3 de Madrid a Valencia, bajando hacia el pantano de Contreras, en el kilómetro 235 nos desviamos hacia la derecha por lo que era la antiquísima N3, hasta llegar a la venta de Contreras, unos metros más en el descenso y, hacia la derecha vemos la desviación hacia el rincón temático de multiaventura, por una estrecha carretera paralela al río Cabriel, con frecuentes escapes para dejar paso a los que vienen en dirección contraria, enseguida llegamos al centro, aparcamos los coches y por la pista del control del parque, no permitida a vehículos y, por donde a veces piden el carnet para poder acceder, llegamos, en unos veinticinco minutos largos, a un puente metálico que ya está en esqueleto, hay que atravesarlo y mejor tirar, ya aquí de cuerda, no es difícil, pero una caída al río es problemática.

Y así nos enfrentamos al último cuchillar, casi junto al alto de Contreras y separado de este por el Callejón de las Yedras, que es por donde bajaremos. Parece una prolongación del que forma la Torre Negra al otro lado del río.

La vía que haremos es la llamada Espolón Oeste, de algo más de 120 metros a lo que hay que sumar los 50 metros de arista cimera, con un muy elegante y bonito itinerario.

La aproximación la hacemos por una empinada pedrera, algo más de 30 minutos, que empieza inmediatamente a cruzar el puente metálico, hasta llegar al pie de la arista oeste del Torreón de la Moneda, en su parte izquierda y aquí comienza la vía con un primer largo de 25 metros , IV que arranca en una fisura muy marcada, que queda a la derecha del espolón, la fisura se supera a base de empotramiento hasta llegar a una pequeña repisa con la reunión equipada.

El segundo largo, también podríamos haber seguido y juntar estos dos ,largos en uno, pero teníamos dos cordadas delante y ya que no íbamos a adelantarles era mejor hacer trayectos más cortos, 20 metros, ya de grado V+, hasta llegar a un lomo donde hicimos la segunda reunión.

Para hacer el tercer largo, de 25 metros, quizá de IV-, continuamos por una plancha vertical con equipamiento para una nueva reunión.

De ella salimos hacia nuestra derecha, colgando un poquito sobre el patio, pero con buen agarre, para inmediatamente iniciar el cuarto largo, de unos 30 metros V, hasta llegar a otra reunión también equipada que es la salida hacia la preciosa arista cimera, de unos 50 metros IV+.

Al llegar a la cima, un equipamiento con parabolt en el suelo, fotos impresionantes hacia cualquier lado, pero el viento arrecia y amenaza tormenta.

Para bajar un destrepe, hacia la cara oeste, de unos 25 metros hasta ver una sabina en la misma roca, que, hacia nuestra izquierda nos facilita el rápel, hay cordinos fijos para organizar el rapel, muy vertical y de unos 30 metros justos, quizá con un pequeño saltito al final si no fuera por un buen pedrusco que nos evita ese metro que nos faltaría para una cuerda de 60, nosotros llevábamos de 70.

Continuamos la bajada por la empinada pedrera del Callejón de las Yedras, hay que seleccionar la vertiente que queda a nuestra derecha según rapelamos, es decir, si estamos mirando a la pared. Que preciosidad, hasta llegar al punto donde hicimos, en el final de la pared a nuestra izquierda la primera reunión, hay un maillón fijo que nos permite rapelar lo que sería el primer largo de subida (por ello no hay que guardar la cuerda después del rápel), hasta la pedrera de acceso, cinco minutos más de pedrera y ya estamos en el puente metálico y a casa.

Cervecita en el camino y, llegando a Madrid, tormentón de granizo, la autopista blanca y, por tanto, atasco.

Llevamos friends del 3 al 0.3, un juego de fisureros, 4 cintas de 1,20, 5 cintas expres largas y cuerda de 70 metros de 10.2.

Entre subida y bajada, travesía del puente metálico incluida, cerca de seis horas, puede hacerse en algo menos.

Ah, y de paso a ver si alguien me explica porqué en la zona valenciana de las hoces se permite escalar y en la zona castellano-manchega, de las mismas hoces no se permite.

Las fotos de la actividad.

domingo, 22 de mayo de 2011

El pico más alto de cada comunidad

Coleccionando cumbres, sin darme cuenta, ese empezó a ser mi objetivo.

Un día leí que alguien había subido la cima más alta de cada comunidad autónoma, me puse a repasar mis notas y vi que de las 17 ya había subido más de la mitad, bueno ¿y porqué no?, pues a hacer las otras ocho que me faltan, pensaba eso si, que seguramente alguna sería aburrida o falta de interés, nada de eso, la que no es interesante por la ascensión en sí, lo es por los paisajes, o por los pueblos cercanos, o por la ruta, o por la gastronomía, en suma me ha divertido.

Más aún, cuando empecé a informarme del techo de cada una de las comunidades, vi que en algunas había discusión entre dos cimas por unos pocos metros, pues nada, a por los dos, que no haya discusión y así me hice esta lista.

Andalucía, el Mulhacén con sus 3480 metros de altura, el más alto de la península.

Aragón, con el Aneto, emblemático, con su paso de Mahoma y sus 3404 metros de altura.

Asturias, el Torrecerredo, de 2650 metros y que, al tiempo, y al ser confluencia de tres comunidades, se puede asignar a Cantabria y a Castilla León, bueno, en el caso de Cantabria, además hay más discusión aún, porqué también se le asignan o Peña Vieja con sus 2614 metros o Torre Blanca con sus 2609, cima a la que recientes estudios le dan ahora cerca de 2616 metros, bueno, pues subí los tres, y para que no quedase ninguna duda, asigné a Castilla León el bellísimo Llambrión de 2645 metros.

Baleares, con el Puig Major, el último de la serie y con el que más dificultades tuve por las licencias a solicitar tanto a Medio Ambiente de Baleares como al EVA 7, ya que está ubicado dentro de un complejo militar del Ejercito del Aire.

Canarias, con el Teide de 3718 metros, el más alto de España y que hice desde el agua (playa del Socorro) hasta la cima, pasando por el refugio Altavista.

Cantabria, donde asigno el compartido TorreCerredo, pero donde insisto en la discusión entre Peña Vieja y Torre Blanca.

Y ya, en Vascongadas, el Aitxuri de 1551 metros, en la bonita sierra de Aizkorri.

Castilla La Mancha, el Pico del Lobo de 2274 metros con ese feísimo edificio en ruinas que hay en su cima.

Castilla León, como ya indiqué en Asturias, tiene el TorreCerredo con sus 2650 metros compartido con Asturias, aunque también le puede asignar el Llambrión de 2645 metros y, sin duda, por ser tan emblemático para los montañeros madrileños el Almanzor con sus 2591 metros.

Cataluña, la Pica d´Estats y sus 3145 metros, una preciosidad de ascensión, larga pero recompensa.

Levante, con el Pico Calderón o Alto de las Barracas de 1838 metros, lo hice a pie pero puede hacerse perfectamente en BTT, y al que uní la Peña Golosa de Castellón con sus 1815 metros para darle un poco de pimienta.

Extremadura, esa preciosidad de ascensión a El Torreón de 2400 metros, subiendo por esa maravilla que es el Arroyo Malillo y bajando por las bellísimas lagunas del Trampal y la Ceja.

Galicia, Peña Trevínca 2127 metros, en cuya cima sufrí un tremendo ataque de mosquitos que no sabía por dónde me venían.

La Rioja, el San Lorenzo de 2271 metros, o como destrozar una montaña con una estación de esquí.

Madrid, Peñalara, 2428 metros, escenario de tantas y tantas subidas que he tenido la suerte de poder hacer.

Murcia y su Pico del Obispo o de Revolcadores, de 2014 metros, sin poder dejar de visitar Caravaca de la Cruz.

Navarra con la Mesa de los Tres Reyes de 2450 metros, una belleza de aproximación y de ascensión.

Todas las ascensiones están detalladas en mi blog, y bueno, ahora a por nuevos proyectos.

Las fotos están en:

Mulhacén por el alto del Chorrillo:
Mulhacén por el Poqueira:
Aneto:
TorreCerredo:
Peña Vieja:
Torre Blanca:
Llambrión:
Puig Major:
Teide:
Pico del Lobo:
Almanzor, vía normal. Por su cara norte.
Pica d´Estats:
Calderón:
Peña Golosa:
Torreón
Peña Trevinca:
San Lorenzo:
Peñalara:
Revolcadores:
Mesa de los Tres Reyes:
Aitxuri:

miércoles, 4 de mayo de 2011

Vía Ezequiel en La Cabrera



Mi primera vía de escalada clásica, cursillo incluido, con Fer, en Junio de 2007. Y allá que nos fuimos, quedamos a primera hora, en el restaurante que hay fuera de la autovía.

La aproximación es empinadita, muchos caminos, pero en tres cuartos de hora estábamos a pie de vía.

Esta vía debe su nombre a quién la inauguró, Ezequiel Conde, junto a J. Domingo en Mayo del 69.

Una vía de trazado lógico y con una dificultad moderada, que la hace, quizá la vía más atractiva del Pico de La Miel.

Es una vía semiequipada, es decir sólo las reuniones, (con parabolts y argollas. Por ello hay que llevar un juego completo de friends, de fisureros y varias cintas planas.

El primer largo, de grado III+, en la zona sureste del pico, se inicia a la derecha de una gran laja adosada a la pared, laja que se protege bien con un camalot del 4 y otro del 3, una vez superada, se sigue por fácil travesía hacia la izquierda y llegamos a la primera reunión, puede hacerse reunión o bien obviarla y seguir hasta la segunda directamente.

El segundo largo (o la continuación del primero), de grado IV- y de unos 35 metros se inicia por un muro que se supera por la izquierda utilizando unos cantos algo picados. Nos encontramos frente a un dique vertical de un tipo de granito más duro y blanquecino que está fracturado a modo de escalones y que va ascendiendo según pierde verticalidad hacia la derecha hasta desembocar en una amplia repisa donde encontramos la segunda reunión.

Y vamos ahora a por el tercer largo, el clave, de unos 20 metros y de grado IV+, se acomete saliendo en placa hacia la cueva que se encuentra encima de nuestras cabezas. Es una chimenea ciega, oscura y algo resbaladiza al principio, se coloca, como primera protección, una cinta plana alrededor de un bloque sobre el que nos ponemos de pié. Se protege el siguiente paso y nos metemos en la chimenea propiamente dicha, mi mochila no cabía, tuve que desprenderme de ella y empujarla con la cabeza hasta que se ensancha la chimenea estos pasos son de IV+, al salir de la chimenea nos encontramos en una amplia terraza donde está la siguiente reunión.

Si hay claustrofobia o no ve que pueda hacer la chimenea, se puede reemplazar este largo por la fisura de la vía Emilio, situada en el muro de la derecha de la cueva, un poco aérea, pero factible y también de IV+.

Iniciamos el cuarto largo, también de IV+ y de unos 40 metros ascendiendo por la evidente fisura que se encuentra a la izquierda de la terraza. Puede hacerse empotrando manos y llevando los pies por fuera. Poco a poco la fisura se va estrechando. Nosotros seguimos por ella hasta una repisa desde la que seguimos por la derecha, por una canal muy evidente que nos lleva a otra gran terraza, a la altura de unas encinas, donde se está montada la reunión.

El quinto largo es fácil, de grado IV- y de algo más de 30 metros, que empieza recorriendo unos metros en horizontal, para ascender por una canal que está a nuestra derecha y ya, viendo la cima, seguimos por un fácil terreno de grado III.

Fotos y el descenso andando por la canal que hay a la izquierda (según hemos subido) del Pico de la Miel, y en menos de media hora llegamos al pié de la vía. Por ello es conveniente subir las zapatillas.

Las fotos de la actividad.