jueves, 31 de mayo de 2012

Pico Zapatero

Día caluroso de verano, pero tenía ganas de conocer la sierra de la Paramera, a las siete y media salimos Félix y yo hacia el pueblo de Navandrinal, algo más de una hora, aparcamos el coche en una presunta plaza donde termina la carretera, nos cambiamos y empezamos la subida hacia el pico Zapatero, con sus 2.160 metros. La subida se hace por el precioso valle del arroyo Zapatero, enclavado entre la sierra del Zapatero y la vertiente sur de la Paramera con sus múltiples picachos que convierten la zona en fenomenal enclave.

Las indicaciones que tenía son de que abunda el agua, pero aunque sé que hay fuentes, no encontré ninguna y el mucho agua de los arroyos no era de fiar por la gran cantidad de ganado vacuno en toda la subida.

Desde el pueblo, a 1310 metros de altura, hay que llegar al depósito de aguas, unos 80 metros más arriba, cualquiera de las calles que suben es válida y, cómo no, hay una que se llama también la calle Zapatero que es por donde subimos. 

El depósito se encuentra en un collado al que se llega al salir de las callejuelas y convertirse en una pequeña pista de tierra, inmediatamente un primer desvío a la izquierda que es el que tomamos, pasamos el collado, un rápido descenso en zigzag por la misma pista, hasta llegar al arroyo Zapatero, con un vado que cruzamos, nueva bifurcación inmediata hacia la izquierda, por una pista muy agradable que además no nos da posibilidad alguna de pérdida, pues en todo momento tenemos a ambos lados unos muros de piedra que delimitan fincas ys y pastizales. Al poco rato, el camino se estrecha considerablemente hasta convertirse en un sendero bien marcado a veces y otras poco marcado que remonta, por la margen izquierda, la garganta del  arroyo Zapatero. Si perdemos el camino no hay problema, seguimos próximos al arroyo, contemplando las pequeñas cascadas y pozas por toda la subida, algunas veces con la tentación de olvidarnos de seguir y darnos un buen chapuzón.

La subida al collado del Zapatero, a 1953 metros  es larga y empinada, casi al final hay una pequeña meseta, algo menos inclinada, nuevo repecho hasta casi llegar al collado y buena cantidad de hitos que nos señalan el desviarnos hacia nuestra derecha para tomar el cordal que nos dirige hacia el Risco Redondo, a 2070 metros, inconfundible. 

La subida nos hace bordear el Risco Redondo por detrás, hacia la vertiente norte de la sierra de la Paramera, bajamos unos 50 metros a una especie de collado, seguimos junto a una alambrada metálica, nunca la trspasamos, el camino a veces se difumina pero hay suficientes hitos.

En pocos minutos llegamos a la base del Zapatero, los hitos a nuestra izquierda nos señalan perfectamente el camino a seguir para la ascensión, subida muy empinada, a veces hay que echar algo las manos, pero sin problemas, en una ocasión hay que arrastrarse por un paso debajo de unas rocas y, en poco más de 20 minutos llegamos a su cima, algo más de tres horas en total. 

Buenas vistas desde el vértice geodésico la cercana sierra de Ávila,  el macizo central de Gredos aún nevado, el valle del Zapatero por donde hemos subido, el cordal de la sierra de la Paramera, los valles del Alberche y del Tormes, fotos y más fotos.

Seguimos, sin retroceder el camino, desde la cima, por una bajada más suave hacia la Peña Negrilla de 2125 metros, la bordeamos por su vertiente norte, y llegamos a la base del Risco del Sol de 2104 metros, ¿lo subimos, no lo subimos?, no encontramos una senda y se nos hace tarde dejamos el cordal delante del Collado del Cuchillo de 1850 metros. Enfrente dejamos el enorme bloque de piedras del Cuchillar. 

Divisamos el pueblo de Navandrinal e iniciamos el descenso intentando seguir el curso del recién nacido arroyo del Cuchillar, para en seguida tomar un sendero hacia la izquierda unos pocos metros más abajo. Volvemos a cruzar el arroyo a la derecha, se encuentra el sendero, con pocos hitos, unas veces lo perdemos, otras lo encontramos, a veces medio escondido entre el piornal, pero siempre con el objetivo de llegar a las pistas de tierra que se ven abajo. El descenso, en cualquier caso se realiza en diagonal, pareciendo que nos alejamos en parte de nuestro punto final, pero ya vemos, abajo, el arroyo Zapatero. Hacia él nos dirigimos y, enseguida estamos en la pista de subida.

Total, con paradas, algo más de seis horas, una bellísima zona desconocida para nosotros y que ha merecido la pena. 

jueves, 24 de mayo de 2012

Tres Provincias en Somosierra

Dejé el coche aparcado en el puerto de Somosierra, a 1440 metros de altura, junto a la gasolinera del puerto, en dirección de Madrid a Burgos, sale una pista ya, desde su inicio en subida, a unos cuarenta metros de la salida una puerta enrejada, normalmente siempre abierta, tras ella, dos pistas, tomo la de la derecha, como referencia, a la izquierda hay un deposito de agua, poco más adelante, a mi derecha queda un pequeño pinar y, al terminarse el pinarcillo, una pista a la derecha y otra a la izquierda, que es la que tomo, de frente un camino poco marcado que puede ser un atajo, pero al no conocer el camino prefiero seguir por la pista.
Como referencia, a poco más de diez minutos desde la salida, a mi derecha queda una buena arqueta de hormigón, sigo por la pista manteniendo sus zig-zags hacia un nuevo pinar, enfrente de mí, parece que la pista me hará dejar el pinar a mi derecha, pero no es así, en su último zig-zag me enfrenta al pinar, antes hay una nueva alternativa de otra pista hacia la izquierda  que no tomaré.
Ya enfrente del pinar, la pista se empina un poco y entro al pinar, a 1615 metros según mi altímetro, llevo andando unos veinticinco minutos, ya dentro del pinar una nueva alternativa de la pista, una bifurcación a la derecha, pero tomo la de la izquierda que es la correcta, esta pista hace unas pocas zetas más, y antes de salir del pinar me ofrece una nueva pista a la izquierda que no tomo, sigo por la bifurcación hacia la derecha, ya fuera del pinar, a 1745 metros de altura, la pista gira hacia la derecha y allí mismo, con uno de los muy pocos hitos que me encontraré en todo el día, veo una nueva pista, que nace allí mismo y se dirige hacia la izquierda para bordear y dejar a mi derecha toda la cadena de la sierra Cebollera, más o menos, llevo unos cincuenta minutos de camino.
Aquí la pista se suaviza, casi voy llaneando, llego a otra pista que sale hacia mi izquierda y que no debo tomar, aquí veo un senderito que sale hacia mi derecha, hacia el cordal de la sierra  Cebollera, bien esto es lo que luego, al bajar, vi que era, quizá lo más correcto, subir hasta la cima de Cuchar Quemado (2045 metros) y, desde allí, por una pista muy evidente que luego veré desde la cima, seguir cómodamente hasta el Tres Provincias (Peña Cebollera Vieja), pero la guía que llevé me indicaba segur adelante por la pista, bien aún, unos doscientos metros más adelante, poco antes de llegar al arroyo de las Pedrizas, vuelvo a ver otra desviación a la derecha que me subiría al Cuchar Quemado, tampoco lo tomé y llegué al arroyo del Chorro, en una buena curva de la pista hacia la izquierda, ya en la misma base del Tres Provincias, a donde llego en una hora media pasada.
A partir de aquí por la margen izquierda del arroyo del Chorro, o sea dejándolo a mi izquierda según subo, hay ratitos de pequeño sendero, ratitos que hay que ir a trocha, pesado, pero bueno lo subo hasta llegar a casi el collado entre Cabeza del Tempraniego (2069 metros) y el tres Provincias, aquí, dejando unos bloques de piedra a mi izquierda, cruzo el nacimiento del arroyo del Chorro y sigo hacia la evidente cima, dejo a mi izquierda un gran hito, no veo ninguno más, no veo camino alguno y me guio por la intuición de la cima evidente, no hay pérdida, bueno en último caso se puede ir hacia la derecha, hacia arriba, hacia la pista del cordal de la sierra que, al tomarlo y girando hacia nuestra izquierda nos llevará hasta la cima, en cualquier caso sigo hacia arriba, y pocos metro antes de la misma, cruzo la pista, llevo cerca de dos horas y media y ya veo el hito cimero, cima a la que llego en otros cinco minutos pasados, a 2129 metros de altura.
Cerca del vértice geodésico, un monolito marca la separación entre las tres provincias, Madrid, Segovia y Guadalajara, buenas vistas hacia la meseta segoviana, hacia la sierra de Guadarrama o hacia sierra de Ayllón.
La bajada la hago por el mismo sitio de subida, en menos de dos horas y me sirve para cerciorarme de que hubiera subido mejor tomando la desviación hacia el cordal de la sierra Cebollera.

lunes, 14 de mayo de 2012

Cerro de los Machos

Una fácil, dura y preciosa montaña en el corazón de la sierra granadina, en el centro del cordal que une los dos picos más emblemáticos de la misma, entre el Veleta y el Mulhacen, fácil por lo suave de la última rampa, dura por la longitud de la ascensión (aunque una vez que lo conoces ves alguno recortes que lo suavizan) y preciosa por el maravilloso paisaje que te acompaña una vez que abandonas los restos de guerra que dejan las pistas de esquí.

Dormí en Sierra Nevada, lo más parecido a una ciudad fantasma en esta época, sólo encontré un hotel abierto y en algunas calles y plazas no había ni luz nocturna, me desperté prontito, buen desayuno y subida en el coche hasta el aparcamiento de la Hoya de la Mora, a 2520 metros de altura, junto al Albergue Juvenil de Sierra Nevada y la residencia del Albergue Militar.
En la misma zona del aparcamiento ya hay una barrera que limita el acceso de vehículos y tomamos una senda, marcada por el constante pisar de los que suben y bajan con dirección al monumento, visible desde el aparcamiento, de la Virgen de las Nieves, a 2590 metros de altura donde no se tardan quince minutos en llegar y eso que a mí me gusta empezar despacito, no hay perdida, la senda sube recortando los zig-zag que deja la carretera de servicio de la pista, que llega hasta cerca de la cima del Veleta.
En otros quince minutos, a 2650 metros de altura llegamos al llamado cruce de Borreguiles, donde la carretera se dirige hacia la zona de las pistas de esquí, denominada de Borreguiles, hay unas sendas, tanto antes como después de otra nueva barrera de paso de vehículos que normalmente está levantada, ya que abajo está siempre cerrada. Todas estas sendas se unen en una en dirección evidente hacia la cima del Veleta y siempre cruzando las zetas que hace la carretera que sigue hacia cerca de la cima del Veleta.
Llegamos al Balcón del Veleta, en cerca de dos horas, a 3120 metros de altura, nada más pasar un pequeño núcleo rocoso junto al borde del circo glaciar del Veleta o el Corral del Veleta, desde donde, en sus verticales paredes rocosas, nacen varios preciosos corredores hacia el propio Veleta, hacia el pico Zacatín, hacia el pico Campanillas, o al propio Cerro de los Machos, así continuamos hasta que en unos quince minutos más, a 3200 metros de altura, hay una bifurcación de pistas, una hacia la izquierda que es la que se debe seguir para llegar hasta el Veleta y otra, a la derecha que nos lleva hacia el Collado de la Carihuela, a 3230 metros de altura, en un tiempo de dos horas y cuarenta minutos en donde, a nuestra izquierda, un par de metros más arriba se encuentra el refugio vivac de la Carihuela, aquí en días despejados es aconsejable subir hasta el refugio y contemplar el paisaje.
Bajamos por las zetas que hace ahora la pista, pasando cerca aunque no visible por la nieve de la Laguna de las Aguas Verdes, hemos bajado cerca de unos doscientos metros, a la vuelta, coincidimos con algunos que conocían bien la zona y evitamos el perder estos doscientos metros de desnivel usando un pequeño atajo con alguna pequeña trepadita, pero hay que conocerlo, hay otro paso también, el llamado paso de los guías que evita esa bajada, pero muy aéreo y con cadenas que hoy, por la nieve, estaban ocultas. En veinte minutos, más o menos, abandonamos hacia nuestra izquierda la pista forestal después de una amplia curva delante de la loma y empezamos la subida hacia el Cerro de los Machos a veces más suave y a veces más empinada, pero siempre sin dificultad técnica alguna hasta llegar a un rellano y, bueno un pequeño error , tiro hacia el pico que veo algo a mi izquierda, resulta que es el Pico Campanillas, un precioso y muy aéreo picacho entre el Zacatín a la izquierda (más a su izquierda el Veleta) y el de la derecha que es verdaderamente el Cerro de los Machos, ya me extrañaba, esto no es un cerro, es un picacho, pero ha merecido la pena, buenas vistas.
Bajada del picacho y tirada por una suave loma hasta llegar al verdadero Cerro de los Machos, en total, contando el error del pico de las Campanillas, unas tres horas y media largas.
Sus vistas espectaculares,  sobre todo del cordal que une Veleta, Mulhacén y Alcazaba y del valle del Veleta que queda a nuestros pies.
Bajada por el mismo camino, salvo el recorte ya indicado hasta el Collado de la Carihuela.
Al llegar a la Hoya de la Mora, exhausto por el tremendo calor, cambio de ropa y un par de cervecitas fresquitas en los chiringuitos que hay en la zona y que en fin de semana continúan abiertos y vuelta a Madrid.

sábado, 12 de mayo de 2012

Peña del Aguila


Creo haber subido a esta cima en más de una ocasión, pero siempre como una parte más de alguna otra ruta, es la primera vez que se me ocurrió hacerlo de por si, los amigos KomoKabras me animaron al planificar esta subida para este próximo día 15 en que, probablemente, yo no esté en Madrid, así que decidí hacerlo directamente desde Cercedilla, aparcando el coche en las Dehesas, junto al Restaurante Cirilo en vez de subir a los aparcamientos de Majavilán, algo más arriba, ya que pensé en hacer una ruta casi circular, subiendo al Puerto de la Fuenfría y, después, bajando desde el Collado de Marichiva.
La subida, por tanto empieza en la cota de los 1350 metros y, subiendo suavemente por el fondo de valle, por el empedrado de la Calzada Romana. Siempre disfruto en esta bonita subida. Alcanzamos enseguida, en poco más de una hora, el Puerto de la Fuenfría, a 1795 metros, con mi constante cabreo, tanto por los que dejan plásticos y otras porquerías tiradas en este bonito entorno, como por esos talibanes del "orden funcionarial", que nos dejan "caminos maravillosamente hechos" ¿porqué no dejan tranquila a la naturaleza?, o nos dejan "maravillosas cercas metálicas" para ¿proteger? cuatro pinos mal plantados.
Desde aquí, por la Calle Alta, la continuación, hacia mano izquierda al llegar a la Fuendría, de la pista forestal que viene desde Navarrulaque, en otra media hora, más o menos, descendemos unos pocos metros (45)  para llegar al Collado de Marichiva, cruzamos la valla de piedras de separación entre Cercedilla y El Espinar y vemos la amplia senda que, en dirección sur, nos subirá hasta la cima de la Peña del Aguila, a 2013 metros, en otra hora y cuarto, total dos horas y tres cuartos de subida, algunas rampas un poco más pronunciadas, otras más suaves, pero con unas vistas hacia nuestra izquierda (arrimándonos al murete de separación que nos acompaña), hacia Cercedilla y Madrid, o hacia atrás con el cordal del Montón de Trigo, Siete Picos, la Bola, Peñalara, La Maliciosa o, hacia nuestra derecha con la Garganta del Río Moros el macizo de la Mujer Muerta.
En la pelada y mesetaria cima, viento, pero despejado, estamos en un mirador privilegiado del alto Guadarrama, así que fotos y bajamos un poco y, a resguardo del viento junto al murete de separación, un tentempie, algo de beber y bajada de nuevo hasta el Collado de Marichiva y descendemos directamente por el Poyal de la Garganta, muy evidente y bien señalizado con círculos rojos, para llegar al aparcamiento de Casa Cirilo.