domingo, 22 de septiembre de 2013

Canal de Castilla.

El Canal de Castilla en bici es un proyecto que me ilusionó desde que comencé con la bicicleta, y decidí acometerlo con José Manuel, con quién hice la cima del Elbrus.
Con una longitud total de 150,54 kilómetros, un desnivel acumulado positivo de 722 metros y negativo de 819, siempre a una altura que parte de 860 metros para llegar a los 686 finales y que como logística indicativa puede dividirse en tramos que coinciden con los ramales, el primero desde Alar del Rey hasta Herrera de Pisuerga, el segundo desde Herrera hasta Osorno, el tercero de Osorno a Frómista, siguiendo el cuarto de Frómista a Calahorra, el quinto de Calahorra a El Serrón, siendo el sexto desde el Serrón a Dueñas y el séptimo y último de Dueñas a Valladolid, salvo en el principio y el final la senda no pasa por las localidades en si, siempre si se quieren conocer hay que desviarse de la ruta para acceder a ellos, por ello la longitud indicada se verá incrementada con las salidas a comprar alimentos, conocer las ciudades o encontrar algún hotel.
La idea, desde Madrid a Valladolid en coche, aparcar en la estación, más o menos 12€ al día, subir en tren hasta Alar del Rey y allí comenzar la ruta, el tren de Valladolid a Alar del Rey, con tres frecuencias al día que admitan bicicletas, nosotros tomamos el que salía por la noche a las 19:44, otros 11€ (los horarios y precios cambian constantemente), y llega en algo menos de 2 horas a Alar del Rey, allí nos fuimos a dormir al único sitio que localizamos y que tuvieran  donde guardar las bicis, una cena,  paseíto y a dormir, hace frío, es 21 de diciembre y hay que madrugar, el proyecto es hacerlo en dos días, el primero unos 90 kms. más o menos y el domingo el resto, no podemos atrasarlo más porqué el 24 es Nochebuena y hay que estar en casa.
Nos levantamos pronto y salimos aún de noche con los frontales, el Canal de Castilla arranca desde los alrededores del mismo pueblo de Alar del Rey, frío por la mañana y empezamos a pedalear desde la primera esclusa, la verdad es que la ruta es llana, salvo pequeñas ascensiones a puentes que sobrevuelan el Canal de Castilla, pero desde el principio empezamos a notar la dureza del terreno embarrado por las lluvias, las bicis se llenan enseguida de barro, lo que aumenta su peso, pero el principal problema es que nos quedamos atascados más de una vez  en el barro, además, donde no hay barro hay zonas de cantos rodados que no te permiten coger bien el ritmo, nuestro objetivo es llegar a la media de 15 Kms. hora, pero no lo conseguimos.
El camino transcurre siempre paralelo al Canal de Castilla, por cualquiera de las dos márgenes, enseguida, en kilómetro y medio llegamos a la segunda esclusa, la de San Quirce del Río Pisuerga, seguimos con un sólo punto que nos lleva a confusión en los alrededores de Herrera de Pisuerga, allí se ve que es imposible seguir por los cultivos que hay y, la presa que existe no puede cruzarse, por ello en el kilómetro 8.600 hay que meterse por la margen derecha, se ve el camino hecho por las bicis, hasta llegar a la vía del tren, hay que subir a la vía y cruzar por el puente del tren, hay espacio suficiente aunque algo justo, bajar y volver a la ruta por el otro lado del río Pisuerga, salvo esta salida no encontramos más incidencias.
Cada vez es más pesado pedalear, me paro a ver si es que la bici va frenada, nada, es el terreno lo que la frena, un descansito en el hotel Carrecalzada, en plena Canal de Castilla, para tomar un cafetito no nos viene nada mal.
Llegamos a Frómista agotados, por donde también paso al hacer el Camino de Santiago, los últimos kilómetros coinciden con el Camino de Santiago, nos paramos a comer y, al terminar, yo estoy convencido de que es imposible hacerlo en dos días, la próxima parada desde Frómista a un hotel está a casi 30 Kms., hoy es el día más corto del año, anochecerá antes de las seis, no me veo con fuerzas de hacerlo todo entre esta tarde y mañana, decisión, José Manuel decide intentarlo y yo me voy a la estación a por el primer tren a Valladolid, a las 17:05, puntual, y después de haber hecho hoy 60 Kms agotadores, en una próxima intentona me haré los 95 restantes desde Frómista hasta Valladolid.
He comenzado el segundo tramo, desde Frómista a Valladolid con Juanjo y Paco, no es invierno y el terreno está seco, salimos de un hostal rural en donde hemos pasado la noche, Frómista, por la riqueza de su románico es una ciudad que tiene en el turismo del Camino de Santiago una de sus principales fuentes de ingresos, merece la pena darse un recorrido por la ciudad y así lo hice la tarde anterior.
Desayuno y comenzamos a pedalear, el camino tiene muchas zonas de piedras donde la tracción es importante, yo no lo pensé y llevo la rueda trasera algo gastada, un pequeño esfuerzo adicional, además en la primera parte hay unos fasos llanos que te hacen pensar que te ocurre en las piernas; algún error en alguna esclusa, en que nos cruzamos al lado equivocado y hay que volver; alguna salida al pueblo cercano a tomar un café y rellenar agua; una salida a una gasolinera que se ve desde el Canal para revisar la presión de las ruedas; desde Dueñas a Valladolid, quizá la parte menos agradable de la travesía; al llegar a Valladolid vemos un carril bici que te invita a seguirlo, error, nooooo, hay que seguir el Canal; y por fin, la última esclusa, ya dentro de Valladolid; fotos el abrazo de rigor y a la estación, otra buena tiradita, pero bueno, ya sin prisas, y ojo, en Valladolid, por las experiencias que tuvimos parece que a algunos automovilistas o autobuseros no les agradan mucho las bicis.
Paliza pero me ha merecido la pena, muy recomendable.
Las fotos de la actividad.

Algunas referencias del Canal de Castilla:

jueves, 19 de septiembre de 2013

Circular al lago de La Larri


La subida inicial coincide con la Transpirenaica por el GR-11, desde los 1280 metros de altura de la Ermita del valle de Pineta junto al Parador, hasta los 1580 metros de los llanos de la Larri, aquí, a nuestra derecha la caseta del refugio-vivac de La Larri, a donde bajaremos al volver de esta actividad, de frente, al final de las praderas de los Llanos de la Larri, Punta Alta de las Blancas y sus 2906 metros de altura impidiéndonos la visión del pico de La Munia, delante de ella el Barranco del río de La Larri, en el fondo, a la izquierda, la cascada que trae las aguas del Barranco de la Larri, aquí empieza la senda con fuerte desnivel, donde, en algún tramito hay que echar las manos y con algunos puntos no aptos para gente con vértigo, hasta alcanzar la canal de Tomarcal.
Alcanzamos el barranco de la Fuen Santa y, antes, un magnifico balcón nos da unas excelentes vistas hacia el macizo del Perdido ya recorrido en el Tour del Perdido y en la Transpirenaica.
Ahora subimos suavemente por la margen izquierda del Barranco de La Larri, teniendo frente a nosotros el pico de Rubiñera con sus 3005 metros de altura
Llegamos, siguiendo la margen izquierda del Barranco de la Larri y  al objetivo de hoy, el lago de La Larri o lago bajo a 2500 metros de altura, detrás de él se encuentra el Lago de la Munia o lago alto.
Fotos e iniciamos la bajada bordeando la Punta de las Puertas de 2741 metros de altura, para enseguida encontrar, hacia nuestra izquierda la senda que nos llevaría por entre el lago de La Larri y el pico Rubiñera hacia el pico de La Munia (3134 metros), seguimos un poco más y, también hacia nuestra izquierda, vemos la senda que, desde el collado de las Puertas,  sube hacia el Rubiñera y hacia La Munia, por detrás del Rubiñera.
La bajada, siguiendo el Barranco de los Gabachos desde el collado de las Puertas nos lleva hacia el collado de Pietramula, después de cruzar el barranco de Sobrestibo, no hay camino por esta zona, es un poco a trocha, salvo que decidamos bajar hasta el aparcamiento de la Fuente de Pietramula, tampoco es excesiva la diferencia.
En cualquiera de las dos opciones, la subida hasta los 2530 metros del collado de Pietramula es algo empinadilla, desde aquí, la bajada nos lleva a los llanos de la Plana Fonda, donde, a su final, vemos el inicio de una especie de pista forestal, aunque, inmediatamente, hacia su izquierda vemos el sendero marcado como GR-11 que nos baja hacia los, ya visibles, llanos de la Estiva, al final de los llanos, empieza una bajada, al principio por pedrera para, poco después, adentrarse en el bosque y, al final del mismo, ver el refugio-vivac de La Larri, en los llanos de La Larri, a su izquierda la pista forestal al principio, hasta ver a nuestra izquierda el indicador del sendero que nos baja hasta Pineta, justo junto a la Ermita al lado del Parador.
En resumen, una actividad de seis horas, sin contar paradas, con un desnivel acumulado de 1530 metros tanto de subida como de bajada y una distancia cercana a los 16 kilómetros en total.

miércoles, 18 de septiembre de 2013

Transpirenaica GR-11 grupo 2 etapa 6 de Pineta a Viadós


Una larga etapa que puede fraccionarse en dos, si se hace en una hay que salir prontito y con pocos descansos.
PRIMERA PARTE DE PINETA A PARZAN:
Comienza la etapa en la parte trasera de la ermita que, a 1280 metros, está justo delante del parador, pegada al final de la carretera que accede al mismo, veremos un indicador hacia La Larrri, si dormimos en el refugio de Pineta a 1240 metros de altura, son dos kilómetros por la carretera hasta la ermita.
La senda es bastante empinada, con algunos puntos en los que se ve aún los restos de una avalancha del año 97, pero muy evidente durante todo su trayecto, toda ella por un impresionante hayedo, hasta que casi al final atravesamos los restos de una puerta y, enseguida, nos unimos con la pista forestal que vendría desde la zona de esquí nórdico de Pineta, más o menos llevaremos unos tres cuartos de hora y estamos a una altura, por encima de los 1500 metros, seguimos por la pista forestal en zetas, veremos algunos caminos que las recortan y que nos hacen ganar camino, hasta llegar a la zona de los llanos de La Larri, algunos paneles informativos  nos permiten contemplar el macizo del Monte Perdido y la subida hacia el Balcón de Pineta que ya conocí en el Tour del Monte Perdido, de frente a nuestra marcha vemos los prados de los llanos de La Larri que terminan en la subida hacia la circular al lago de la Larri y el de La Munia.
Estamos un poco por encima de los 1600 metros, y a nuestra derecha, vemos una caseta-refugio, por delante de ella, de manera bastante dispersa, hay algún indicador de GR-11 para comenzar la subida, en esta primera parte hay que estar atentos y buscar la senda, algo confusa al principio, también al final del bosque, la senda se convierte en un desparrame de caminitos, hasta atravesar los restos de una verja ganadera, aquí también conviene no perder la senda y, en caso de dudas retroceder un poco hasta volver a retomarla.
Se acaba el bosque, estamos a unos 2090 metros de altura, en la zona de La Estiva, y la vista, de derecha a izquierda hacia el Balcón de Pineta, hacia el Cilindro de Marboré, hacia el glaciar de la Cara Norte del Perdido, hacia el pico de las Olas, hacia el Collado de Añisclo, por donde se baja hacia Pineta viniendo de Goriz, es impresionante, estamos en una verde pradera donde, a estas alturas, vemos bastantes vacas pastando tan tranquilas.
Una estrecha senda cruza estas praderas de La Estiva para llegar a algo que parece una pista forestal y que, en ligera subida, nos lleva a unas nuevas praderas de una fenomenal belleza, no hay nadie más, merece la pena pararse un rato y disfrutar de la soledad y del silencio de esta zona llamada la Plana Fonda, después la subida hacia los 2150 metros de altura del Collado de Pietramula, por la parte izquierda, al fondo, de estas praderas, donde llegamos en algo menos de tres horas desde la Ermita de salida.
La bajada hacia el río Real es pronunciada y rápida, llegamos a un puente sobre el río, que cruzamos para entrar en aparcamiento al que, con buenas condiciones de tiempo, se puede llegar con los 4x4, seguimos bajando por la margen izquierda del río Real, por la pista forestal, un camino largo y tedioso hacia Chisagües, pasando  por un antiguo caserío desde donde se divisa Peña Suelza, en la segunda parte de la actividad de hoy, seguimos por esta pista, antiguamente usada para acceder a las minas de Parzán, en Chisagües la pista se asfalta para hacer una bajada por ella que puede evitarse en algunos cortos tramos por caminos que la atraviesan, marcados como GR-11, pero algo complicados de detectar, de todas formas la bajada de Chisagües a la carretera de Bielsa a Francia lleva poco más de media hora, no merece la pena complicarse, unos metros antes de llegar a la carretera hay una indicación hacia nuestra izquierda para seguir el GR-11, donde también llega la ruta HRP francesa, no me mereció la pena, preferí más bajar hasta la carretera y llegar a la gasolinera a comprar agua y darnos una buena comida antes de continuar.
Cinco horas largas de actividad, lo más pesado quizá, la bajada desde Pietramula.
SEGUNDA PARTE, DE PARZÁN A VIADÓS:
Después de la buena comida, subimos algo menos de kilómetro y medio, en dirección a Francia, hasta llegar a la central eléctrica de Barrosa, a 1950 metros, donde hacia la derecha sale una desviación que, inmediatamente cruza el río Bielsa, para empezar a subir por una pista forestal, en no muy buen estado que, primero a través del bosque, hasta que llegamos a la zona de la central eléctrica de Urdiceto, aquí dejamos la pista durante unos momentos, para subir por el sendero que nos lleva hacia la misma central y que la sortea para volver a llevarnos a la pista forestal evitándonos un buen trecho, seguimos por la pista forestal en algunas ocasiones y en otras por senderos que la recortan, bien marcados como GR-11, llegamos a un punto en que unos indicadores nos indican las rutas francesas hacia el Puerto de Urdiceto, hacia la izquierda, y otro nos indica que sigamos hacia Viadós, hacia nuestra derecha, que es el correcto, nos metemos en unas zetas sobre una pedrera y, en pocos minutos, llegamos al  Paso de los Caballos o Collado de Urdiceto, a 2325 metros de altura, llevamos unas tres horas desde Parzán, aquí, hacia nuestra derecha, nos indica la cruz de que no es el sendero GR-11, pero si es la senda que, en un kilómetro, nos lleva al lago de Urdiceto, en la base de Punta Suelza, no lo hago ya que estoy intentando hacer dos etapas en una y debo aprovechar el tiempo.
Hacia mi izquierda veo una casa-vivac, hacia donde me dirijo, dejando más a mi izquierda el Pico Tres Bogas, al fondo las siluetas de los Eristes y del Posets, descendemos por el valle de Sallena, dejando a nuestra derecha el barranco que lleva su nombre, a 2180 metros llegamos a una planicie de hierba con una cabaña de pastores al fondo, de nuevo por el bosque y vemos unas fuentes que sacan un agua con color ferruginoso, un poco más abajo, a 2000 metros encontramos un puentecito de madera que nos pasa a la margen izquierda del río, tomamos en algún momento la pista forestal y llegamos a los 1850 metros del collado de las Collas en cuatro horas y media largas desde Parzán.
Hemos tomado una nueva y fea pista forestal que nos baja junto a las Bordas de Lizierte, a 1750 metros, hasta llegar al cruce que, a 1550 metros, se une con la pista forestal que sube desde Plan recorriendo todo el valle de Chistau, desde aquí, sin pérdida alguna comenzamos la subida hacia Viadós pasando por el albergue juvenil  de la Virgen Blanca, hasta llegar al camping del Forcallo, a 1585 metros de altura, aquí dejamos la pista forestal para irla recortando por la senda indicada como GR-11.
Llegamos así a Plan de Tabernés, a 1740 metros, a la izquierda, con una subidita de poco más de una decena de metros, nuestro objetivo de hoy, el refugio Viadós, otras cinco horas largas, cerca de once en total en el día de hoy, con poquitos descansos. cerca de 2500 metros de ascensión total, con cerca de 37 kilómetros de pateada.
Hoy estoy ya muy cansado.

sábado, 7 de septiembre de 2013

Ludwigshöhe


El Ludwigshöhe está situado en el macizo del Monte Rosa, con una altura de 4341 metros, se encuentra a lo largo de la frontera entre Italia y Suiza, es una ascensión sin grandes complicaciones, salvo en la corta y aérea arista final.

Esta montaña, normalmente suele ascenderse como una más, al hacer la Pirámide Vincent  de 4215 metros, o el Corno Nero de 4322 metros, tiene dos accesos, bien desde el Refugio Gnifetti, que es como yo la subí o desde el refugio del Monte Rosa, que es hacia donde yo bajé.
La ascensión al refugio Gnifetti se hace desde Italia, desde Alagna, normalmente usando el teleférico que parte desde la parte superior del pueblo y que nos llevará hasta Punta Indrén a 3260 metros de altura, para desde aquí seguir a pie, en unas seis horas, hasta el refugio, que fealdad de estación de esquí, que destrozo a dejado en la montaña.
El camino, al principio por una pedrera hasta la morrena del glaciar, que nos llevará hasta el refugio Citá di Mantova a 3498 metros, después seguimos hacia arriba, por la ladera de la morrena, hasta llegar a un bien visible cruce del glaciar Garstelet , hasta llegar a una ladera pedregosa, donde veremos una subida al refugio ayudados por cuerdas y escalones de hierro en la roca, a modo de vía ferrata.
Cena y, al día siguiente, partimos desde el refugio Gnifetti, en dirección NorEste, cruzando ya, el glaciar Ghiacciao del Lis Oriental, el refugio se encuentra entre los dos glaciares, pasamos por delante de la Pirámide de Vincent, dejándola a nuestra derecha, a nuestra izquierda dejamos el roquedal que compone el Balmenhorn o pico del Fraile, inconfundible con su refugio vivac y la imagen del Fraile arriba, hasta llegar a un collado plano con el Ludwig a nuestra derecha, la ascensión es directa hacia la cima, haciéndose  cada vez más, según se sube, aérea la arista que nos lleva a su cima.
Tuvimos la suerte de ascender en un día claro y las vistas hacia el Linskam, hacia el Monte Rosa, hacia el refugio Margarita, el más alto de Europa o, hacia el glaciar del Monte Rosa, son impresionantes.
La bajada la hicimos hacia el refugio Monte Rosa.
 

jueves, 5 de septiembre de 2013

Petit Vignemale


Se trata de un tres mil del Pirineo que, normalmente no se marca como un objetivo en sí, ahora bien, como una actividad complementaria en algún trekking o tour, o bien como una pequeña preparación para hacer al día siguiente el Pique Longue (Vignemale) es bastante interesante,
Lo normal es acometerlo desde el pueblo francés de Gavarnie,  llegando hasta el refugio de Baysellance, bien andando como hicimos nosotros como una etapa más del Tour del Monte Perdido, o bien en coche desde Gavarnie hasta el pie de la presa de la Barrage d' Ossoué, por una carretera que, después se convierte en una pista que está en un estado bastante aceptable, al menos en época estival.
La actividad, en esta segunda opción, comienza andando desde el parking de la presa, subiendo por la margen izquierda de la misma, valle arriba, sendero ya marcado como GR-11.
En unos veinte minutos, al terminar la zona de la presa y llegar al río, hay algunas pasarelas, unas ya derruidas, otras no, que cruzan el río hacia su margen derecha, aquí  mismo el camino se une con la senda que proviene del Tour del Monte Perdido, también señalado como GR, y comenzando ya en fuerte subida, en zig-zag, a veces alejándose del río para volver al mismo, cruzando torrentes, que según la época, vendrán más o menos cargados, tales como el del Tapou o el de Montferrat, hasta llegar a la zona desde la que se ven las cascadas del Ossoué, en algo menos de hora y media de camino.
Seguimos con los zig-zags en ascensión, hasta que, en un cuarto de hora más, vemos como ya nos alejamos definitivamente del río, hacia nuestra izquierda.
Casi a las dos horas de camino llegamos a la zona de las tres Grutas Bellevue, construidas también por el Conde Russell, excavándolas en la piedra.
Cinco minutos después, poniendo atención hay una curva hacia nuestra derecha que indica el camino hacia el Refugio Baysellance, yo aquí me pasé y llegué hasta el glaciar del Vignemale y tuve que dar la vuelta, bueno la distancia hasta el Baysellance es de unos treinta minutos, la senda bien marcada, aunque con desviaciones hacia la izquierda que pueden hacer que volvamos a cometer el mismo error que yo cometí.
En cualquier caso, desde el parking hasta el refugio Baysellance el tiempo normal suele ser de dos horas y media.
El refugio Baysellance es el más alto del Pirineo, no es excesivamente grande y conviene reservar plaza, no olvidemos que es el refugio normal para hacer el Vignemale.
Saliendo del refugio hacia su derecha, hacia el collado que se marca perfectamente, la Hourquette d' Ossoué, además siguen las marcas de GR ya que por este collado se va hacia el refugio de Oulettes de Gaube,
Al collado se llega en unos veinte minutos, del mismo collado, a nuestra izquierda sale la senda que de manera fácil, con bastantes bifurcaciones pero con hitos y viento siempre nuestro objetivo, nos lleva, en una hora desde el refugio a la cima.
Qué lástima que como en todos estos últimos días nos acompañen las nubes, pero entre huecos de las mismas vemos las crestas de todo el circo del Vignemale, ha merecido la pena.
La bajada hasta el refugio de Baysellance se hace en menos de una hora desde la cima.

lunes, 2 de septiembre de 2013

El Tour del Monte Perdido


Nuestro punto de salida es el refugio de Bujaruelo, llegamos anoche, buena cena, cómodo, hemos contratado todos los refugios a través de este, nos dan los mapas, ya habíamos recibido las coordenadas para el GPS a través de ellos.
Hoy salimos prontito, desayuno a las siete y salida, nos espera una dura jornada, más o menos 12 kilómetros de distancia, con un desnivel de subida de 1515 metros, desde los 1338 metros del refugio de Bujaruelo, hasta los 2807 de la Brecha de Rolando, la máxima altura de esta ruta de hoy, y de bajada 598 metros hasta los 2160 metros del hacinado refugio de Goriz. Todo ello en cerca de 12 horas debido a las intensas tormentas que nos pillaron, puede hacerse un unas diez horas.
Cruzamos en primer lugar el puente medieval de Bujaruelo sobre el río Ara y tomamos el camino que sube inmediatamente después del puente con dirección al Puerto de Bujaruelo, en realidad por aquí pasa el GR-10, el GR-11 deberíamos haberlo hecho girando hacia el sur nada más cruzar el puente, para llegar hacia el Puente de los Navarros y subir por el valle de Ordesa hasta el refugio de Goriz, bien por las Gradas de Soaso, o bien por la Senda de los Cazadores y la Faja Pelay, pero preferimos este pequeño cambio, coincidente sin embargo con el HRP francés, para pasar por la Brecha de Rolando.
La empinada subida, desde el principio nos deja hacia atrás bonitas vistas hacia el Valle de Otal y la sierra Tendenera, salimos de la zona boscosa para llegar a los llanos de Lapazosa o Lacoma, donde a 1680 metros de altura se encuentra el refugio vivac de Plana de Sandaruelo, que es donde a donde llegaríamos si viniésemos desde la Cabaña de Lourdes acortando etapas. Aquí la primera tormenta del día, primero lluvia, después granizo, mucha electricidad, afortunadamente vemos unas tiendas donde nos dejan guarecernos, gracias, yo ya estaba a punto de dejar los hierros tirados, alejarme y volver después a por ellos, casi una hora perdida que no incluyo en los tiempos de caminata.
En unas tres horas de caminata, llegamos al Puerto de Bujaruelo o de Gavarnie, con sus 2273 metros de altura,  vemos una desviación hacia nuestra izquierda que nos llevaría al cercano parking francés del Col de Tentes, hacia la derecha  y retrocediendo un poco hasta su primer zig-zag, un camino que nos llevaría hacia el Taillón y los Gabietos y, hacia la derecha y de frente, nuestro camino de hoy hacia el Refugio de Serradets
Una hora larga más atravesando neveros por la zona de los restos glaciares del Taillón, hasta llegar a una desviación hacia el sureste, por una zona de antiguo  glaciar que nos llevará hasta el refugio de Serradets por una empinada subida, aquí nos hemos puesto los crampones, está muy nevado, tanto que se cubre la zona de cadenas que hay que usar en verano para cruzar el arroyo, seguimos dejando a nuestras espaldas el macizo del Vignemale.
En Serradets, a 2587 metros de altura, un tentempie y a seguir, nueva tormenta, aquí los truenos retumban en el circo de Gavarnie y los rayos, a pesar de ser de día, nos iluminan más, ganas nos dan de bajar de nuevo al refugio, aunque ¿qué más da?, vamos a tardar lo mismo en subir lo que nos quedaría en bajar.
Llegamos a la Brecha, y a pesar de la tormenta, fotos, merece la pena, por el lado español la tormenta amaina, dejamos a nuestra izquierda el Corral Ziego, desde aquí, perdiendo poca altura y pegados a sus paredes y, seguidamente, a las paredes del Casco de Marboré bajamos buscando el paso de los Sarrios, equipado con cadenas, para llegar al Collado de los Sarrios, a 2760 metros de altura, aquí hay que seguir hacia abajo.
La bajada hasta el collado del Descargador donde nos quitamos los crampones y seguimos la bajada hacia Goriz por la Plana y el Collado de Millaris, vaya, otra tormenta más, bueno, queda poco hasta Goriz y parece que es suave, craso error, es la peor de todo el día, por el creer que llegaré en breve al refugio, en lugar de cubrirme bien me empapo hasta los huesos, y encima llegamos al río que hace el Barranco de Goriz y que está justo antes del refugio de Goriz, ya me pasó otra vez ¿por dónde lo cruzamos?, viene hasta arriba de agua y la corriente es muy fuerte, años hace que mucha gente les ha pedido a los de Goriz que pidan hacer una pasarela, nada, no hay forma, nos la jugamos por un paso que descubrimos, con una trepada al otro lado por la piedra mojada, pero bueno llegamos empapados al refugio, como siempre en obras sin acabar, como siempre hacinado, como siempre con la poca amabilidad de los refugieros, como siempre ... ¡no me gusta nada!.
Cerca de diez horas de caminata.
Hemos dormido en el siempre hacinado e incomodo refugio de Goriz, a 2160 metros de altura, parece mentira que siendo quizá uno de los refugios más usados de Pirineos siga teniendo las enormes carencias de estructura y trato que presenta, bueno, nos hemos levantado prontito, un desayuno básico, y a hacer la segunda etapa, son las siete de la mañana.
En un cuarto de hora, aproximadamente, siguiendo las marcas rojas y blancas típicas del GR-11, llegamos, dejando a nuestra izquierda la Punta Escaleras, al Collado Superior de Goriz (Collata Arrablo), a 2345 metros de altura, este collado tiene la peculiaridad de ser la zona de más alcances fulminantes de rayos existe en toda España, buen ánimo en unos días de tormentas como los que tenemos, aquí tenemos dos opciones, seguir por la ruta por la Faja de las Olas, más corta,  pero las advertencias que tenemos son del gran peligro que tenemos con las tormentas por lo resbaladizo del camino sobre todo en los dos pasos con cadenas, la otra alternativa, más larga y cansada es bajar por las márgenes del río Bellós hasta la cascada de la Fuenblanca, lo que añade unos desniveles negativos y positivos cercanos a los ochocientos metros, pero con la ventaja de que hace coincidir todo el camino por el GR-11, elijo la primera opción
En cerca de cinco horas, paradas incluidas hemos llegado al Collado de Añisclo, La bajada desde sus 2450 metros hasta el refugio de Pineta es espectacular, ya desde el propio collado de Añisclo, al asomarte desde el collado con sus espectaculares vistas hacia los llanos de La Larri (http://afgrun.blogspot.com.es/2013/01/los-llanos-de-la-larri-en-el-valle-de.html),  hacia Pineta ves una bajada de 1200 metros en una distancia que no llega a los dos kilómetros,  o sea un desnivel superior al 50%, al principio camino en zetas muy desgastado, después ya entre los hayedos.
Antes de llegar al refugio de Pineta (1240 metros), tenemos que cruzar el crecido río Cinca ¿nos descalzamos?, para qué, estamos empapados, el agua nos llega hasta cerca de la cintura, cruzamos apoyándonos bien en los bastones, la corriente es bastante fuerte y no me apetece caerme.
Ya en el refugio, cervezas, estamos agotados sobre todo de la bajada desde el Collado de Añisclo, una bajada que no se debe llevar más de dos horas nos ha llevado cerca de tres, lluvias, granizo, truenos, terreno resbaladizo por las hojas caídas, por las piedras empapadas, por las ramas mojadas, por los ríos de agua en todas partes, que ganas de llegar al refugio, se acabó por hoy.
La tercera etapa es la más dura del recorrido, la etapa reina, desde Pineta hasta La Grange de Holle, la opción más apetecible es la que hacemos, subir hasta el lago de Marboré para pasar por la Brecha de Tucarroya, a 2700 metros de altura con total orientación hacia el Norte.
Arrancamos aún de noche, siguiendo las indicaciones de GR-11, al principio por las zonas de esquí de fondo de Pineta, siempre junto al río Cinca, podemos seguir por la pista que circula por su margen derecha hasta cruzarlo por un puente o por la senda de GR-11 por su margen izquierda, en ambos casos terminamos en un cruce sobre la pista que nos llevaría hacia La Larri () donde vemos unos indicadores hacia el Lago de Marboré y Tucarroya, que seguimos.
Aquí la subida se endurece y se estrecha por una zona boscosa siempre con el circo de Pineta al fondo y las cascadas del Cinca y, cada vez que vuelvo la vista atrás, viendo el progresivo amanecer sobre el valle de Pineta, así llegaremos, pasada la fuen de Esquinarasnos, a unas indicaciones que nos marcan una dirección hacia el collado de Añisclo, una opción que podría tenerse en cuenta si hubiésemos deseado no bajar hasta Pineta y así acortar una etapa en el recorrido, la subida es dura, en constantes zig-zags hasta llegar al Balcón de Pineta, obligatorio me pareció el retroceder unos metros para contemplar el valle una vez más, después de algo menos de cuatro horas hasta llegar aquí.
La subida se acaba, bueno es una suave ascensión por falsos llanos, al principio una espectacular pedrera, con buenos hitos, siempre con la cara Norte del Perdido y el Cilindro de Marboré a nuestra izquierda, hasta que, a los 2600 metros y cerca de cuatro horas y media, llegamos al Lago de Marboré, espectacular con la brecha de Tucarroya al fondo, bordeamos el lago por nuestra derecha y ascendemos hasta el refugio vivac de Tucarroya, a 2669 metros de altura.
Comenzamos la empinadísima bajada por la parte posterior de la brecha de Tucarroya hacia el valle de Estaubé, faldeando hasta la altura de 2270 metros, donde estamos atentos a unos hitos que, hacia nuestra izquierda nos llevan a la Hourquette de Alans a 2430 metros, dejamos a nuestra izquierda los Astazou, cruzamos la Hourquette y comenzamos el descenso hacia el espectacular, por su enclave, refugio de Espuguetes, un descansito con unas espectaculares vistas del circo de Gavarnie.  Reposición de fuerzas, aún nos queda hora y media para llegar al refugio de la Grange de Holle, bajando hasta el turístico pueblecito de Gavarnie, al llegar, cruzamos el río a su margen izquierda, llegamos al pueblo y, dejándolo a nuestra derecha, en otra media hora más llegamos a la Granje de Holle a 1495 metros de altura, puff... un día duro hoy.
La cuarta etapa la iniciamos saliendo de la Grange de Holle, a 1495 metros de altura, dejando a nuestra derecha el valle de Ossoué una vez que subimos hasta la cota de 1980 metros por la que, con pequeñas bajaditas y subiditas iremos faldeando hasta llegar a la cabaña de Saussé Dessus, un descanso dejando a nuestras espaldas la zona de esquí de Gavarnie, Especiéres, y continuamos faldeando hasta llegar a la Cabaña Vivac de Lourdes, aquí, hacia nuestra izquierda, sale un sendero que, subiendo por el valle de la Canau, nos llevaría hasta el Puerto de Bernatuara, a 2338 metros, y pasando por el Lago de Bernatuara nos llevaría hasta Plana de Santaruelo para bajar a Bujaruelo, ese camino es parte del Tour del Vignemale, nosotros seguimos bajando hacia los 1835 metros de la Barrage de Ossoué donde haremos un descansito y tomaremos un tentempie.
Ahora comienza la parte dura de esta etapa, la ascensión hacia Baysellance, por la margen derecha del Ossoué, dejando a nuestra izquierda las bajadas de los arroyos del Tapou y del Montferrat, atravesando varios neveros hasta llegar a las grutas de Bellevue, donde cometí el error de no mirar el GPS y, en lugar de girar hacia el refugio de Baysellance, seguí subiendo hasta pisar el glaciar del Vignemale, paliza y vuelta atrás, casi una hora perdida hasta llegar a los 2651 metros del refugio de Baysellance, el más alto del Pirineo, un trago de agua y a recuperar el tiempo perdido, sigo el sendero hasta la visible Hourquette de Ossoué, a 2734 metros de altura, desde donde, para endurecer un poquito más el día, subimos a los 3032 metros del Petit Vignemale.
Desde aquí, siempre teniendo a nuestra izquierda el Glaciar del Ossoué y las Oulettes del Gaube, descendemos en hora y media, a veces por pedreras, a veces por sendero, hasta los 2151 metros del refugio de Oulettes de Gaube, día durillo más por el error y la ascensión adicional al Petit Vignemale, que por la etapa en sí.
La quinta y última etapa nos lleva de nuevo hasta el refugio de Bujaruelo, aunque larga, es quizá la jornada más suave de todo el recorrido, subimos desde los 2151 metros del refugio de Oulettes de Gaube hasta los 2581 del Puerto de los Mulos en algo menos de hora y media, para ello, al salir del refugio bajamos hacia nuestra derecha hasta llegar a un puentecito que cruzamos, dejando los arroyos de las Oulettes a nuestra izquierda llegamos, en unos doscientos metros a una desviación hacia la derecha que nos asciende entre pedreras hasta llegar al paso.
Desde aquí, siempre por la margen izquierda del, al principio arroyito, y poco a poco río Ara, llegar, pasando los vivacs de Labaza y de Ordiso, en unas seis horas totales hasta el refugio de Bujaruelo, antiguo Hospital de Bujaruelo, en unas siete horas.
Esta bajada coincide con parte de la etapa de la Transpirenaica desde Wallón a Bujaruelo y con la ascensión al Vignemale por la vía Moskowa.