domingo, 29 de julio de 2018

Los Asientos


En el fondo esta actividad es una parte de una de las muchas rutas de ascensión a La Maliciosa, en este caso desde La Barranca y que, más adelante, se uniría con la ruta deascensión desde Mataelpino, en este caso por su parte meridional .

Una ruta atractiva y algo exigente por la zona quizá más desconocida  de la sierra de Guadar4rama .

En las vistas que yo recuerdo, desde la cumbre de La Maliciosa hacia este cordal de Los Asientos, mi impresión es de unos peñascos sin más, pero sorprende y muy gratamente, la cara meridional de la peña final de Los Asientos tiene paredes de grado IV+ como nos indicaron una cordada que la estaba subiendo, cuando leí acerca de esta subida me pareció que estaría poco accesible, poco transitada eso sí, sin duda, la subida por la cuerda de Los Almorchones, la paralela a esta y que sube directamente al Peñotillo y separada de esta por el arroyo de Peña Jardera, tiene más tránsito, seguro.

Dejamos los coches en los aparcamientos de La Barranca, cruzamos por delante del embalse del Puerto de Navacerrada, junto al aparcamiento y, al pasar la puerta  giramos a la derecha, tomando un sendero, hacia la derecha, dejando a nuestra izquierda el bosque, pero procurando no meternos nunca dentro del bosque.

Cruzamos el arroyo de Peña Jardera, dejamos a nuestra derecha, abajo, hacia atrás el embalse de La Maliciosa dejando a nuestra derecha el arrojo de La Gargantilla y ya estamos en la parte meridional de la cuerda de Los Asientos que, poco a poco, vamos ascendiendo, senderillo bien hitado, enseguida formas rocosas a las que nos apetece ir trepando, fotos y llegada a la base de la última cima de Los Asientos, la bordeamos por debajo siguiendo la senda que nos llevaría hasta La Maliciosa por su parte meridional y, antes de llegar a la loma de la cuerda, hacia la izquierda sale una senda que es evidente que nos llevara a Los Asientos.

Trepada no difícil pero que hay que recordar muy bien su camino para no enriscarnos en la bajada, a nosotros nos ocurrió, y llegada a la cima donde estaba llegando una cordada por la parte meridional, fotos, fruta y agua y hacia abajo.

Dos horas y media de subida en total, incluyendo paradas y fotos,  y una hora y media larga de bajada hasta La Barranca, muy bonita actividad, bonito sitio.




jueves, 26 de julio de 2018

Trujillo y Guadalupe


Un buen fin de semana por Extremadura, calor si, pero es lo que tiene Extremadura en su zona cacereña, viernes a Trujillo cuna de los descubridores del Nuevo Mundo, buen ambiente nocturno de tapas y terrazas con ambiente trujillano y no turístico, merece la pena, 255 kilómetros por la carretera de Extremadura, hoteles bastantes y muy buenos, tapas por el casco viejo, cenas en plan de tapas, por la mañana del sábado pateo de la ciudad, el castillo medieval, en una colina (cerro de Cabeza del Zorro) desde donde admirar el centro de Trujillo, el Museo de Pizarro, el museo de Cori y sus murallas, la Plaza Mayor, la Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor, San Martín de Tours, la Torre del Alfiler, pateo por el casco viejo y carretera a Guadalupe.

En los 80 kilómetros, más o menos, hasta Guadalupe, pasamos por Zurita, Cañamero y merece la pena conocer el Geoparque de  las Villuercas y los Ibores, zona de media montaña (su mayor altura es el Risco de la Villuerca de 1601 metros de altura) de más de 2500 kilómetros cuadrados de superficie, muy espectacular, entre las cuencas del Tajo y del Guadiana

Guadalupe, más turística que Trujillo,  dormí en la Hospedería del Monasterio, para mi gusto un poco anticuado, también está el Parador, visita al barrio judío, cena en alguna de sus terrazas, por la mañana visita al Real Monasterio de Santa María de Guadalupe, patrona de Extremadura y Reina de la Hispanidad, una impresionante mezcla de estilos, gótico, mudejar, renacentista, barroco y neoclásico hay que visitar la sacristía, el claustro mudejar, el templete, declarado patrimonio de la Humanidad en 1993. Y, después, carretera hacia Navalmoral de la Mata, en el camino en Castañar de Ibor, a la entrada aparqué el coche y me hice un pateo hacia el Castañar de las Calabazas, con castaños centenarios, cinco kilómetros y medio que merecen la pena y hay que ver la Chorrera del Arroyo Calabazas.

De nuevo la carretera y, antes de cruzar el embalse de Valdecañas, (que inundó la antigua Talaverilla), del Tajo, a la derecha las columnas de Los Mármoles, Augustóbriga.

Y bueno, vuelta a Madrid.



lunes, 9 de julio de 2018

Cabeza Lijar


Empezamos cabreados, si, queríamos subir al Collado Tirobarra desde La Panera, a ver ¿porqué narices los ayuntamientos de la sierra tienen que prohibir todo para cobrar por cualquier paso?, mire Vd. yo voy a hacer montañismo y no tienen porqué ponerme a unas personas, sin acreditación alguna, a cobrarme 6€ por pasar, y cuando llamas a la Guardia Civil te dicen que eso es propiedad privada, no, miren Vds. privada no, municipal si y todas las tierras de este país son propiedad de algún municipio y si seguimos intentando cobrar por los pasos nos vamos a ir a los tiempos medievales de pagar derechos de paso, ya está bien ...

Decidimos no pagar ese, yo lo defino como ..., y marcharnos de allí totalmente defraudados, paramos en el Alto del León a 1511 metros de altitud, lugar desde donde he llevado a cabo múltiples actividades, Cueva Valiente, la Peñota, etc... y darnos un paseo que se convirtió en la subida a Cabeza Lijar que ya había hecho en más ocasiones.

Para ello tomamos el GR que sale rodeando el restaurante del Alto del León por su derecha, pista que lleva hasta Peguerinos, o hasta Cuelgamuros en El Escorial (ruta algo más dura que exije tener otro medio de transporte en El Escorial para poder volver hasta el alto del León), pasamos por delante de las antenas de la zona militar y seguimos por la pista, al principio con algo de asfalto y, enseguida de tierra.

Vistas hacia la izquierda del embalse de La Jarosa, del de Navalmedio o del tan denostado ahora, bellísimo monumento del Valle de los Caídos, pasamos, en dos kilómetros, el Cerro Piñonero, a 1544 metros de altitud,.

Llegamos al collado de La Gasca con una buena puerta a nuestra derecha, abrimos sin problema y pasamos y cerramos, paralelo a la pista comienza una senda, ascendente a través de zonas de pino silvestre, señalizada como GR que, gradualmente se va separando de la pista por donde íbamos, divertida, bonitas zonas y recovecos, hasta llegar al gran mirador circular que se ha construido en la cima (a 1823 metros de altura, sobre los restos de lo que era un observatorio en la Guerra Civil), que es refugio en su interior y que también es llamado como Mirador de las Tres Provincias (Madrid, Segovia y Ävila), buenas vistas hacia todos lados, parece ser que, en tiempos, esta cima era llamada como de los orígenes del senderismo ..

La distancia entre la subida y la bajada es de 8 Kms, con un desnivel total acumulado cercano a los 500 metros y que puede hacerse en tres horas largas.

La ruta se puede ampliar bajando por la parte contraria del refugio, por una senda que, por momentos, se convierte en varias veredas pero que siempre se juntan y que nos lleva hasta la pista que abandonamos en el Collado de La Mina pudiendo ir hasta el Refugio de Salamanca por la pista de la izquierda o subiendo, justo enfrente por una senda hasta el collado y, por una evidente senda, bajar hasta el refugio.