martes, 15 de diciembre de 2009

Una travesía por Noruega en esquís


Todo bien, todo bien, vuelo desde Madrid, retraso al salir, lo de Ryanair es especial, es lo aséptico por norma, los asientos no pueden echarse hacia atrás, quizá sea mejor así, no te dan ni un papel, todo hay que comprarlo y durante el viaje parece que estas en un mercadillo, constantemente intentando venderte cosas. Vale, es lo que hemos comprado, llegada a Moss Rysse (el segundo aeropuerto de Oslo) ya de noche, amanece mas allá de las nueve de la mañana y anochece a las tres de la tarde, frío intenso, mucho frío. Llego al Anker hostel en el centro, salgo a cenar a un turco, lo primero que encuentro, y a dormir, ya estoy cansado hoy.

Al final, al volver del trekking lo dedico al turismo por Oslo, destaca, desde luego el parque de esculturas Vigeland, impresionante, magnifico, sorprendente, es un excepcional parque basado en las esculturas de Gustav Vigeland, él diseñó también el conjunto arquitectónico del parque, más de 200 esculturas de bronce, granito y hierro forjado entre 1869 y1943, la obra de toda su vida al aire libre, es de lo mejor que he visto en Oslo, además de en mi album de fotos de turismo , se puede ver el parque en http://www.vigeland.museum.no/

Por lo demás, los precios en Oslo terribles, en un simple Friday´s, una cerveza pequeña, un plato de tallarines con salmón, SIN MAS .. treinta euros, manda eggssss ...., y aggghhh, un café tres euros en cualquier sitio.

Una ciudad tranquila, sin atascos, sin nervios, bonita en el centro, el Parlamento, la pista de hielo junto al Teatro Nacional, la Universidad, la Catedral, el Palacio Real, barrios elegantes como la zona del parque Vigeland, buenos transportes públicos, es conveniente obtener el Oslo Pass para usar el transporte público, si no es carísimo, y también permite acceder gratis a los museos. No hay tuneladoras ni superobras. Además la peninsula de Bigdoy donde están todos los museos y como colofón el bonito puerto de Oslo. Las zonas comerciales son buenas, pero muy caras, no merece la pena comprar nada.

En cuanto a la actividad en la nieve, el primer día de trekking desde Beitostolen, nevando todo el día, pero la ilusión puede con todo, al ser el primer día, tardamos en arrancar, que si este esqui no me vale, que si los bastones no hacen angulo de 90 grados, que si el pulka no sé engancharlo bien, pero bueno, al final salimos que es lo importante, el problema es que los días en Noruega en esta época del año son muy cortos, a las cuatro de la tarde ya es de noche.

Las caídas el primer día son constantes, no me hago con los esquíes con la ristra de piel de foca fija, en las bajadas sobre todo, ya que no se deslizan casi, además, al bajar, el pulka se me viene encima, caída tras caída, me obsesiono con ello y me desmoralizo un poco, pero milagro, en los días siguientes una o dos caídas a lo sumo, aprendes por intuición a llevarlo mejor. Pesado muy pesado ir tirando de un peso extra, bastante gordo además, durante cinco y seis horas, nos turnamos algo aunque alguno se escaquea, que le vamos a hacer, seguimos.

Parada cada mediodía para hacer un refrigerio, fotos constantemente aunque no del paisaje, no se ve nada y el primero y segundo dia se nos hace de noche antes de llegar, duro es el esquiar en la noche, nevandote en la cara y parando cada dos por tres para que el guia compruebe con el GPS.

Unos días se duerme en cabañas en las que los dueños dejan una pequeña zona libre, como sardinas en lata, pero bien, otros en tienda de campaña, montadas bajo la nevada, hundiéndote hasta la rodilla en cada paso en cuanto te quitas los esquíes y luego las cenas, el amigo Radhouan nos obsequia una de las noches con un fantástico cuscus de su cosecha particular y con una fenomenal explicación de la historia del cuscus y de como se prepara.

Iñaqui nos sorprende la primera noche sacando de su mochila UNA BOTELLA DE RIOJA, increíble, genial, buen ambiente.

Por las noches, a ver quien es el valiente que sale del saco si es necesario, nadie, todos aguantamos como jabatos y por las mañanas, a pesar de las ganas no se levanta nadie, que frío.
Atravesando lagos helados con los esquíes de travesía, pero sobre todo pasando por esas interminables zonas de nieve, la nieve que siempre soñé, no esas montañas nevadas de Gredos o de la Sierra de Guadarama, no esas subidas con nieve en Pirineo, no esos Alpes nevados en los que sales desde Chamonix por el asfalto y subes a un Mont Blanc perfecto de nieve, no, es ese interminable bosque de abedules nevado constantemente, o de abetos cubiertos por la nieve, praderas interminables de nieve, carreteras de nieve por las que los noruegos transitan como si tal cosa, espectacular.

Ultimo día, trekking con los trineos de perros de Lisa y Niclas que bonito, los perros son dóciles hasta la fantasía, cariñosos hasta la sorpresa, están deseando que quites el freno para empezar a correr de manera incansable, tanto si vas dentro del trineo abrigadito como si conduces el trineo es una experiencia a repetir, además fácil de llevar, te subes a los esquíes traseros del trineo, quitas el ancla, y sujetas bien, y en cuanto dejas de pisar el freno los perros dejan de ladrar, los seis al tiempo, es increíble empiezan a correr a un ritmo uniforme todos ellos, ¿como se puede educar así de bien a unos perros?. Lisa una española casada con un danés es la que lleva el tema, además cuida a sus preciosos tres niños y, para colmo nos prepara una excepcional cena de despedida el último día, queso marrón típico noruego, queso de roquefort español, un fantástico salmón noruego y de segundo, reno con pure, un postre de chocolates típico noruego y acompañado de unas fantásticas cervezas.

En suma un trekking con todos los ingredientes para ser fabuloso.

El resto de las fotos de la actividad.

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Tres Hermanitos y Casquerazo en Gredos


Como siempre quedamos prontito en Hoyo del Espino, en un coche hasta la Plataforma a sus 1780 metros y por el infumable camino de piedras, hacia arriba. Los hitos y la senda hasta el Morezón están perfectamente señalizados, no ofrece lugar a perdida, con el desvío a la izquierda en la senda que conduce hacia la Laguna Grande pocos metros después de pasar la desviación que, hacia la derecha, nos llevaría al Refugio Reguerro Llano.

Cerca de una hora y cuarto después ya estamos en el Morezón 2393 metros, en el camino fotos del Risco del Fraile y al fondo la comarca de la Vera, el embalse del Rosarito, que bonitas vistas, desde la cumbre del Morezón vemos lo que nos queda, todo el crestal hasta el Casquerazo, alguna foto y a continuar que el día es largo aún.

Empiezan los trepes y destrepes, hasta llegar al collado base del Risco de Hoyuelas por la parte inicial de la cresta que compone el Circo de Gredos por el S.E., sin abandonar el cordal con el camino perfectamente marcado, alguna mano a las piedras y ojito, mucho verglas en esta época, aún no ha nevado bien y hace frío.Debajo de nosotros, a nuestra derecha divisamos perfectamente el Refugio Elola, la Laguna Grande y el camino, así pasamos por debajo, dejándolos a nuestra izquierda de Campana, el Enano, el Perro que Fuma, pasamos por la sorprendente imagen de una piedra entre dos farallones que conforman el Risco Ventana, alcanzamos la base del primer Hermanito y el collado de separación entre el primero y el segundo, subiendo unos metros desde el camino, volvemos a bajar viendo las fantasmagóricas imágenes que nos dejan los picos rodeados de nubes bajas que no sólo amenazan con nieve, es que nos van acompañando con una muy débil nevadita todo el camino.

Subimos hacia el segundo Hermanito y entramos en un túnel natural fantástico que atraviesa el segundo Hermanito de una vertiente a otra y que viene muy bien para protegerse de una tormenta en la montaña, fotos, un tentempie y a seguir. Llegamos al collado de acceso al tercer Hermanito y duda, con el tiempo que hace ¿lo trepamos?, venga hacia arriba, es un IV, yo creo que algún paso es de IV+, pero además con botas y en muchas piedras el temido verglas, gasto los guantes bajeros en la trepada ya que usar las manos directamente es congelarse, desde la cumbre, que lástima las nubes bajas, pero podemos ver los otros dos Hermanitos, el Casquerazo, la Portilla de los Machos, bueno vertical rapel de 28 metros justos, o sea que hay que llevar una cuerda de 60 arriba hay una reunión.

Continuamos directamente a la Portilla de los Machos, pegados a su flanco izquierdo hacia nuestra final para hoy, el Casquerazo, no es complicado, unos trozos de laderas, y patios bien profundos, pero llegamos a la cumbre a 2437 metros donde arrecia algo la nevadita, hace viento y frío, en su base, al estar sólos en todo el Circo de Gredos, no vemos a nadie más, dejamos las mochilas en la base para trepar con menos peso. Esta subida desde la Portilla de los Machos a la cima del Casquerazo conviene hacerla encordados en ensamble, casi al final es un paso bastante aéreo, con una fácil y bonita cresta hasta llegar a un pequeño espolón.

La bajada, con mucho cuidado, dado el estado del suelo, por la Portilla de los Machos, sendero bien marcado con hitos, aunque el Refugio Elola se ve perfectamente desde cualquier punto hasta llegar a la Laguna Esmeralda, es viernes, son las cuatro y media de la tarde, Oscar aún no ha llegado para abrir el Refugio, lo vemos cerrado, nos paramos en la Laguna a tomar algo de fruta, llegamos al refugio y no hay nadie aún, nos metemos en la zona de vivac hasta que, ya hacia las siete de la tarde llegan los dos guardianes, entramos en el Congelador de Gredos (Refugio Elola), casi no le da nunca el sol, estamos sólos los cuatro y decidimos cenar en la cocina todos juntos, de repente sorpresa, cerca de las nueve de la noche dos granadinos que bajan del Almanzor, habían empezado tarde y han bajado con muchos problemas, que poco se planifican a veces las actividades de montaña.

domingo, 29 de noviembre de 2009

Ameal de Pablo


¡Pero donde vais con la que va a caer¡, bueno ya veremos, estoy un poco harto de las negras previsiones del tiempo, así que mucho caso no lo hacemos, eso sí, en lugar de irnos sábado y domingo nos vamos viernes y sábado que para eso estoy ya jubilado. Y el sábado la previsión es hacer la cresta de Cerro de los Huertos, Risco Moreno y Ameal de Pablo, pero bueno aunque el amanecer es precioso en el Congelador de Gredos (Refugio Elola) el frío es de aúpa, resultado nos hacemos sólo el Amael de Pablo y nos bajamos. Además al subir tropiezo con un hito y tiro parte de él y ya se sabe tirar un hito es mala suerte, con lo supersticioso que soy estuve todo el día acoj ...

Hago aquí el comentario y lo haré siempre que vaya a Gredos acerca del "caminito o senda" que las "mentes pensantes funcionariales" de la Junta de Castilla y León han hecho con el acceso desde la Plataforma hasta el Refugio Elola, vamos a ver, vale que en algunos tramos lo simplificaran un poquito a pesar de que tampoco era necesario, pero lo que no vale es el pedregal que han hecho en la senda, piedras incomodísimas para andar ¿han consultado con algún médico que les diga el daño que esas piedras producen en las rodillas?, no, me temo que no, ¿han pensado que en las heladas se forma verglas encima de esas piedras con el enorme riesgo que eso significa?, no, me temo que no, ¿han pensado que al encauzar el terreno, en lluvias todo el agua se va al camino provocando un barrizal escurridizo tremendo? no, me temo que no, eso si, si que han visto que junto al camino se ha formado un sendero y ¿han pensado en porqué la gente desprecia ese maravilloso camino en que se han gastado el dinero de los contribuyentes y que no sirva para nada?, no, lo que si han pensado es que no les obedecemos ooohhh y, entonces qué, pues esas maravillosas "mentes pensantes funcionariales" se han gastado más dinero y han llenado de piedras y cortes el sendero paralelo que la gente ha hecho, es decir en su falta de humildad y exceso de soberbia lo que piensan es en seguir prohibiendo en lugar de analizar el porqué la gente desprecia esa obra y se va por el lateral. Bien, bien, así nos va.

En suma dando caña, hora y media larga hasta el Elola, estamos sólos con los del refugio, cenamos en la cocina con ellos y a dormir, nubes y no muy buenas previsiones para mañana, pero eso si a dormir solito en una habitación para mi "sin ronquidos que maravilla". Amanece un día perfecto, frío pero soleado, a por ello.

Salimos por la senda que se inicia por detrás del Refugio con la indicación de La Galana, con mucho cuidado hasta que lleguemos al sol, a donde llegamos cuando ya vamos a iniciar la trepada al Ameal. Antes subimos por el canal de los Geógrafos con alguna patinadita a pesar del cuidado que llevamos y algún rodeo al pasar por zonas de río helado, la subida es empinadilla y en menos de hora y media llegamos a la zona de las primeras trepaditas hacia el collado que separa el Risco Moreno del Ameal de Pablo, siempre incluso en esta zona con bastantes hitos en el camino. En ocasiones hay que echar mano a la roca para superar algunos de los pasos.Unos metros antes de llegar al collado, hacia nuestra izquierda comenzamos la trepada, también muy señalizada con hitos. La secuencia de hitos, casi siempre en nuestra mano derecha, nos van remontando para poco a poco llevarnos hacia casi la cumbre. Antes de la trepada final, aproximadamente a unos quince metros del collado, dejamos detrás un patio hacia el collado entre Ameal y Risco Moreno y aparecemos de nuevo en la vertiente del Gargantón y de la Galana, seguimos estos pequeños metros ascendiendo hacia la antecima del Ameal, allí, a la derecha nos encontraremos con un bloque bastante liso pero con una par de grietecillas suficientes para poder encaramarnos hasta la cima. Arriba y ¡¡cima!!.

Un viento fuerte y la vista del mar de nubes que se divisa detrás del Circo de Gredos nos hace pensar como en un ejercito preparado para el asalto, es decir las tormentas están ahí, vienen ya, fotos a un lado Almanzor, Cuchillar de Ballesteros, mas a lo lejos en una primera fila Morezón, Ventana, Hermanitos, Casquerazo, etc... detrás y después del primer mar de nubes sobresalen La Mira y Galayos y mas atrás vemos el Pico Casillas, detrás La Galana, la Portilla del Rey y el Pluviómetro y a nuestro lado la cresta de bajada del Ameal, Risco Moreno y Cerro de los Huertos, ¿que más se puede pedir?, venga, abajo, que viene la nevada.

La vuelta se hace por el mismo sitio, prestando especial cuidado a la primera parte de la bajada por la piedra suelta que nos encontramos que además, donde no le ha dado el sol sigue con hielo.

Parada en el Elola y vuelta por los Barrerones, además de la obrita de marras siempre, al volver, se me hacen pesadísimos ¿será además por la carga que ya llevamos en las piernas?.

viernes, 20 de noviembre de 2009

Peña de Chilla en el espaldar del Circo de Gredos


Iniciamos la subida desde el Santuario de la Virgen de Chilla a donde se accede desde el centro de Candeleda por una carretera pintoresca (las indicaciones hacia el Santuario son constantes desde Candeleda), el sitio es bellísimo, fuentes con buena agua, exuberante vegetación, aparcamiento y buen acceso. Desde sus 680 metros de altitud iniciamos la subida hacia la Peña de Chilla a sus 2009 metros de altura, buen desnivel a subir, así fue qué, como además en la bajada nos desviamos por otro camino en nuestro afán de descubrir nuevos sitios, terminamos bajando a trocha por entre helechos durante mas de hora y media, por tanto de las siete horas iniciales previstas tardamos ocho y media, con el temor, a pesar de que llevamos frontales, de que se nos hiciese de noche.

Salimos del Santuario por una pista forestal que deja a la derecha la fuente de los cuatro caños y a la izquierda el Santuario, según empezamos a subir dejamos a nuestra izquierda unas preciosas gradas de piedra, la pista tiene muy a su principio, una desviación de buen cemento hacia su derecha que no debemos tomar, unos diez minutos mas adelante la pista se bifurca en dos y, en buena lógica, el famoso Murphy , elegimos la que no era, es decir la de la derecha que nos llevó hasta su finalización, y tuvimos que subir una loma a trocha y sin camino, simplemente por mera intuición. Si hubiésemos seguido la pista de la izquierda, mas o menos a los treinta minutos de la salida desde el Santuario hubieramos encontrado un sendero con buenos hitos a nuestra derecha que es con el que enlazamos nosotros después.

Seguimos en dirección norte entre helechos en dirección Norte y divisando desde un principio el espaldar del Circo de Gredos adentrándonos en la Garganta del Río Chilla entre robles y enebros poco a poco más escasos, pero entre un verdadero mar de helechos, pero con la vista al fondo de la Portilla de los Machos, el Casquerazo, el Cuchillar de las Navajas, el Sagrao, la Portilla Bermeja.

El camino es suave, algunos descensos y ascensiones suaves atravesando la llamada Vega de la Zarza entre las casetas de pastores unas ya convertidas en restos y otros en perfecto uso. Seguimos siempre por la margen izquierda (de bajada) del río hasta que, es evidente que tenemos que cruzarle, y así lo hacemos.

Comienza entonces una fuerte pendiente bien señalada con hitos y vemos muy evidente a nuestra izquierda el Collado del Sillao de la Peña de Chilla, nos olvidamos de los hitos, que nos llevarían hacia el Almanzor y nos dirigimos por las rampas hacia el collado desde el que vemos la Peña Asperón, la Garganta Tejea, etc.

Una vez en el collado vemos a nuestra derecha el Almanzor (norte) y a nuestra izquierda la subida a la Peña, cuando llegamos a lo que pensábamos que era la cumbre vemos que es la antecima, alguna foto en dirección al Almanzor y hacia las impresionantes laderas del otro lado de la Peña.

Cumbre, fotos y para abajo que las nubes llegan muy espesas.

El descenso lo intentamos hacer por la cuerda del pico de Descargaderos, pero, o nos pasamos o no llegamos, el caso es que viendo que se nos puede caer la noche, anochece muy pronto ya, a las seis, decidimos tirar por la vía de enmedio y bajar entre helechos en unos momentos, piornales en otros, pero sin camino hacia el río Chilla, cruzarlo y volver al camino inicial de subida.

Resultado, en lugar de siete horas de actividad, cerca de ocho y media, pero han merecido la pena y si no veamos las fotos que nos dan una idea del excelente paisaje recorrido.

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Montgó, buen paseo cerca de la playa



El parque del Montgó, situado en la comarca de la Marina Alta, en Alicante, fue declarado como Parque Natural en el año 1987 y ocupa una superficie de 2500 Ha, entre los términos de Jávea y Dénia, es paralelo a la costa y tiene una altura máxima de 753 metros y puedo decir que las vistas hacia la costa (Dénia, Jáve, Cabo de San Antonio, Puig Campana y si el día está despejado podemos divisar Ibiza) o hacia el interior desde la cumbre son majestuosas.

Desde que vendí la casa de Dénia tenía la intención de recorrer el macizo del Montgó, nunca lo hice en mi estancia en Dénia, pero al final, este mes de Abril del 2009 decidí hacerlo.

Un día de paseitos por las bonitas calas de la Granadella y de Moraig y al siguiente al Montgó.

Tenía una habitación en un hotelito cercano al puerto de Dénia y arranqué desde allí andando hacia la avenida del Montgó y hacia las colonias, me perdí un par de veces por las callejuelas finales, pero al final conseguí dar con la Ermita del franciscano Pare Pere, construida hacia los 80 y donde se retiraba a rezar en el siglo XVII, merece la pena pararse a ver en cerámica su historia.

Un sendero, bien balizado, que tomo a la salida de la Ermita y que, enseguida me deja en un corte de la pista con una cadena, que trasvaso y que me lleva en sus primeros pasos por una pista que rodea el Montgó por la base de la montaña en dirección al mar, voy hacia la derecha, donde poco después se convierte en sendero ascendente, con zig-zags para facilitar la subida. A media altura (unos 330 metros sobre el nivel del mar) encuentro el desvío a la Cueva del Agua, aquí hay una indicación que marca a la derecha la cima del Montgó y, a la izquierda a la Cueva del Agua, las dos rutas son válidas para acceder a la cima, eso sí la de la derecha, la que indica como directa a la cima, más larga sin embargo, tienes unos pasos algo complicados para personas que tengan vértigo lateral. Sigo la opción de la Cueva del Agua durante un rato pero al final , hay una indicación hacia la cueva que se desvía del camino elegido, lo sigo y encuentro un cartel de las autoridades del Parque Natural del Montgó, en el que no permite el paso por peligro, ¿a qué?, bueno, al fin y al cabo una prohibición más, ¿qué se puede hacer?, la Cueva del Agua conserva una inscripción del 238 D.C. que recuerda el paso de la legión VII Gémina.

Resultado, vuelvo unos metros sobre mis pasos a la búsqueda del camino que me lleva hasta la meseta, enseguida sale por mi derecha un camino que es el que viene desde Jesús el Pobre y que se une aquí con el que yo estoy llevando. A unos 500 metros de altitud, desde allí un sendero entre los matorrales me lleva, pasando junto a una pequeña ascensión culminada con una cruz, la Cruz de Dénia, a 695 metros de altura, con posibilidad de subir a ella, hasta el punto más alto del parque, la cima del Montgó.

Bocadillito junto al punto geodésico. Poca gente, he subido muy pronto y decido comenzar la bajada por la vertiente sur-este, hacia Jávea, mirando al mar y, menos mal que he decidido bajar, ¡que cantidad de gente subiendo! bonitas vistas al mar, a Dénia, a Javea, incluso con buen día puede observarse el Peñón de Ifach y, hasta el Puig Campana dos horas largas para la subida y, para la bajada, que la hago hasta la Ermita del Pare Pere bordeando la base del Montgó, se hace más larga, dos horas y media.

Un pequeño destrepe que me deja en un sendero de innumerables zig-zags a cuyo final aparece la cueva del Camell, donde tomo el camino que rodea parte de la base del Montgó, (aquí existe la opción de bajar hasta el Campo de Tiro de Dénia, otra opción donde dejar el coche y hacer la ruta). A partir de aquí un largo camino por una fácil pista hasta llegar de nuevo a la ermita del Pare Pere y bajar hasta el puerto, paellita, paellita ...

Conviene no hacer la ruta en días de mucho calor, la parte superior es una solanera y, en una segunda ocasión en que subí, a una compañera le dió un golpe de calor y tuvieron que bajarla en helicóptero.


domingo, 1 de noviembre de 2009

Bisaurín desde Lizara y valle de Hecho


El Bisaurín no es un monte técnico, eso sí, es una pateada de subida impresionante, desde el refugio (magnífico, buenas habitaciones, servicio todo el año, amabilidad, buena comida, muy bien, muy bien) de Lizara a 1540 metros de altura hasta la cumbre a 2669, te metes un desnivel de 1150 metros para el cuerpo de mucho cuidado, pero pocas veces te encuentras con unos paisajes así, y para postre, el descenso por el valle hasta Jasa, es espectacular ahora en otoño, aunque en el refugio me decían que es tan espectacular o más en invierno. Bueno habrá que hacerlo en invierno, seguro que merecerá la pena.

El acceso, de lo mejor, por una pista forestal pero que está bien asfaltada hasta el pie del refugio, esto ya te da un plus de no tener que hacer una ascensión cargado con un mochilón, subes con lo justo que necesites y el resto lo dejas en el coche.

La subida se inicia desde el mismo refugio, tomando una pista de tierra que deja el refugio a su derecha y, en pocos minutos se llega a un collado desde el que se divisa el refugio, allí nace un sendero hacía la derecha que no hay que tomar, seguimos claramente por la pista forestal que, al igual que el resto del camino está señalizado con las franjas roja y blanca de GR y, al tiempo con las blanca y verde de PR, nos encontramos con un abrevadero, más adelante con un muro que proteje la pista y más adelante aún con otro abrevadero. Hemos dejado a nuestra izquierda el barranco de la Cueva y ahora ya vemos, frente a nosotros el collado del Foratón al que, por un camino que hace grandes zetas para facilitar la subida, llegaremos a sus 2030 metros de altura uniéndose con el camino que viene desde Gabardito, más o menos habremos tardado hasta aquí, sin paradas uno hora y media.

Divisamos la pared sur del Bisaurín y la pendiente que hay que subir, pendiente que, en su tramo medio y final se lleva a cabo por una pedrera muy gastada e incomoda, aunque puede hacerse varios tramos bordeándola, siempre y cuando que no perdamos de vista los hitos.

Llegamos, después de algo más de una hora de subida a un colladín, desde donde se ve la espectacular pared norte del Bisuarín y desde donde contemplamos el Castillo de Acher, imprescindible una foto aquí.

La subida a la cumbre por la cresta cimera, sin problemas, aunque se nos advierte que, con nieve no nos arrimemos mucho a la arista, ni tampoco en la cumbre, ya que pueden romperse las típicas aristas que caracterizan esta montaña con el consiguiente peligro de caída.

En la cumbre, quizá la de las vistas mas espectaculares, en un día como hoy, Aspe, Aguerri, hacia otro lado Anayet, Midi, hacía el Norte Castillo de Acher, Aguas Tortas y, sorprendente, ¡¡¡ hasta el Moncayo !!!, bajada al refugio, saludos y despedida y ¿se acabó el día?, no, no, increíble, cuando llegué ayer lo hice de noche, no pude, por tanto, admirar el bosque, desde el refugio hasta llegar a Jasa, pasando por Aragües del Puerto me paré más de diez veces cámara en mano, no paraba de hacer fotos de un lado a otro, que maravilla de valle. Insisto, volveré en invierno, no quiero perdermelo.

Esta actividad también ha sido realizada desde el refugio Gabardito al hacer la Senda Camille.

domingo, 18 de octubre de 2009

El Morezón en Gredos


No solo es una subida a una montaña suave pero emblemática en Gredos, es todo un camino lleno de historias, desde la Plataforma de Gredos, donde iniciamos la caminata, con sus 1760 metros de altitud, por la senda que se dirige hacia la Laguna Grande de Gredos, pero al poco tiempo, justo en el cruce que nos llevaría al refugio de Reguero Llano, nos desviamos a la izquierda en dirección sur por un camino que, aunque poco pisado en algunos tramos se hace inconfundible, primero nos encontramos un pluviómetro y a continuación una tablilla que nos indica la dirección hacia el Puerto de Candeleda, por una senda muy suave que nos lleva paralelamente al río Prao Puerto, este tramo, hasta el Puerto de Candeleda, fue históricamente, durante siglos, usado para el paso de mercancías y para la transhumancia.

Pasamos un muy bien indicado repecho hasta, pasando los 2080 metros de altura llegar al Puerto de Candeleda, puerto ya conocido de otras actividades por la zona, por ejemplo la ruta desde La Mira al Morezón, se trata de la línea divisoria de la sierra, con bellas vistas hacia Candeleda y el valle del Tietar y, hacia el norte, a nuestra mano derecha, ya divisamos el histórico Refugio del Rey construido en 1914 y que fue la base de caza del rey Alfonso XIII, además desde este refugio parte el famoso camino denominado la Trocha Real que, pasando por la parte baja de la Laguna Grande sube hasta la Portilla del Rey como paso a la zona de las Cinco Lagunas. Lamentablemente el refugio se encuentra en ruinas.

Junto al Refugio del Rey, una buena fuente y un camino mas plano que girando a través del mogote donde está la fuente y circulando en algunos tramos por la Trocha Real, hacia el Oeste nos lleva a una hondonada anterior, Navasomera donde nace el Río Pozas, y desde donde ya, tras una suave bajada, divisamos perfectamente el Morezón.

Un buen repecho, bien marcado de hitos nos lleva, en otros 150 metros de desnivel hasta la cima del Morezón con sus 2390 metros de altura.

Increíble, desde la cruz blanca que cumbrea el Morezón, da igual en la dirección que mires te sorprendes, a un lado La Mira, Galayos, El Raso ..., a otro el Circo de Gredos, que decir de ello, Los Tres Hermanitos, El Casquerazo, El Cuchillar de las Navajas, El Almanzor, el Cuchillar de Ballesteros, el collado del Venteadero, La Galana ..., mas allá La Portilla del Rey y el Pluviómetro, hacia abajo como si desde un balcón te asomases la Laguna Grande, el Refugio Elola.

Bueno, hay que bajar, ¿por donde?, en principio pensamos en bajar por la Cuerda del Cuento hacia la Fuente de los Cavadores en los Barrerones pero, al final deshacemos parte del camino andado y volviendo a la Trocha Real, vemos evidente el camino que baja hacia Prao Pozas y por allí nos vamos hacia la Plataforma.

jueves, 15 de octubre de 2009

La integral de Gredos


Buena pateada, preciosa, eso sí, acabé hecho unos zorros y menos mal que el día fue fantástico. El Refugio Elola ya estaba cerrado, así que al no llevar saco me paré a dormir en un hostal de Hoyos del Espino y a las seis de la mañana arranqué el coche hacia La Plataforma. Increíble dos coches más y el mio, bueno, mochila al hombro y hacia el refugio.

Por lo que se ve arranqué con fuerza y con el frontal  puesto,  con  llegada nocturna, en hora y media larga, hasta el refugio, descanso y partimos desde el Elola en dirección a la Portilla de los Machos pasando por la bellísima Laguna Esmeralda, y siguiendo por la ancha canal, fácil de encontrar y bien señalada al este del refugio. Seguimos los hitos y en los últimos metros nos ladeamos hacia la pared del Casquerazo y subimos pegados a ella, al final hay que tirar un poco de manos.

Para llegar aquí hay otra opción que hice en septiembre de 2011 y que consiste en subir desde La Plataforma, directamente hasta el Morezón, para seguir desde su cima por la pared interior del circo (con algunos destrepes en los que hay que poner atención) por la zona del Collado Ventana, dejar a nuestra izquierda los Hermanitos y el Perro que fuma, bajar una placa, pasar por debajo del Casquerazo y llegar a la canal que sube a la Portilla de los Machos, dos horas hasta la cima del Morezón y hora y media larga hasta la Portilla de los Machos, pero una alternativa disfrutona.

Desde la Portilla, fenomenales vistas del circo de Gredos y de la zona de Arenas de San Pedro al otro lado. Aquí hay dos opciones, hacer el Cuchillar de Las Navajas por la pedrera baja o subir pico a pico todo el Cuchillar, la primera opción buena, la segunda espectacular, pero eso si, hay que tirar de cuerda en algunos puntos de su recorrido y hay algunos pasos muy aéreos, lo primero que nos encontramos es la portillita de la llegada de la ascensión en invernal por la Canal Fácil.

Y al llegar al punto base del Cuchillar, El Sagrao, trepada y bajada por donde subimos en lugar de por la continuación, mas que nada porqué quería conocer el aéreo paso de la vertiente norte.

El siguiente paso es la Portilla Bermeja, viendo en su camino la Pala del Diablo, y por su izquierda, continuando por las Canales Oscuras, donde hay que tirar de manos en algunos pasos, y siguiendo los hitos llegamos a la base del Pico del Crampón, desde luego le subimos y sus vistas a ambos lados del circo de Gredos son espectaculares, bajamos y ¿porqué no? vamos a por el Cuerno del Almanzor, escalada y desde la cumbre del Cuerno del Almanzor, genial, vistas del Almanzor, del Collado del Crampón y del Pico del Crampón, al bajar decidimos que no subimos el Almanzor, ya lo conocemos, tanto en su vertiente normal como por la norte en invernal y se nos hace tarde, lo bordeamos por su izquierda y llegamos a la Portilla de Los Cobardes, también queremos bajarla, no la conocíamos, aérea pero factible y, en lugar de seguir el camino de hitos que nos llevaría al Collado del Venteadero, decidimos volver a subir hacia el Cuchillar de Ballesteros, nos perdemos su primera cumbre desde el Almanzor y tiramos trepando pico a pico hasta llegar, por la izquierda del último, al collado del Venteadero, reponemos fuerzas, o sea a comer algo, fotos de La Galana y del Ameal de Pablo a un lado y, enfrente el Cuchillar de las Navajas y el Almanzor.

Bajada por la canal de los Geógrafos hacia el Elola, un descansito, y lo más pesado, otra vez los Barrerones hasta la Plataforma, que bien se hace por la mañana y que pesado se hace al volver, ya cansado de todo el día en Gredos, bueno, es el precio.

viernes, 9 de octubre de 2009

En bici ...


Con Félix siempre me pasaba lo mismo, - Ángel ¿nos damos un paseo en bici? te va a gustar. - Que no Félix, que no, que la bici que yo tengo no me sirve. ¡Excusas!, - que ya soy mayor y si me caigo… ¡más excusas!, que además debería aprender, que no se moverme bien por la montaña ¡siguen las excusas! y podría poner más y más argumentos, no sirven, da igual, - Ángel toma mi bici de montaña que yo me he comprado otra y además con su reloj y todo.

Pues Félix me has hecho polvo, ya no tengo excusas, ale con la bici nueva, la otra la dejo para ir a comprar el pan por Pozuelo, que es en realidad para lo que vale, no para más.

Comienzo con la bici nueva. ¡Joder!, entre cambios de plato y de piñones me vuelvo loco, - Félix ya me lo explicarás mejor.

He quitado las ruedas y ahora ¡¡¡no consigo ponerlas!!!, ¡qué desastre!. Vale, no hay problema, voy a ver como funciona el reloj de marras y su pulsómetro, - pero bueno Félix ¿esto qué es? un manual más grande que el Quijote ¡¡¡y además en inglés!!!, pero que yo sólo hablo español y algo de espanglish.

No hay problema, no hay problema me voy a Decathlón a comprarme un casco ¿por qué no me sirve el de escalada?, no, ese no, que no es el adecuado por el look, ale a gastar más dinero y en Decathlón me vuelvo loco, hay guantes para bici, ropa especial para bici, luces para la bici, grasas para la bici, sillines de recambio para la bici, cuadros de herramientas para la bici, ...... para la bici.

Al final he claudicado y me he sacada la tarjeta de comprador compulsivo de Decathlón.

Ahh, y como siempre, ¿nos vamos hoy a la Casa de Campo a practicar?, vale y ¿qué ha ocurrido?, lo de siempre últimamente conmigo ¡¡¡¡ lluvia a mares !!!!

Bien, bien, esto promete.

miércoles, 7 de octubre de 2009

Un paseo por Uruguay


Lunes final de septiembre, ya estoy en Montevideo (por cierto el nombre procede de la definición de el Monte Sexto de Este a Oeste, más en detalle Monte VI de E.O.), lluvia a mares, últimamente allá donde voy me llevo la lluvia, hace dos semanas a Gredos, la semana pasada al Midi D´Ossau, ahora aquí, me van a terminar pagando para que vaya allí donde haya sequía, bueno a lo que vamos, vuelo perfecto, he venido en Bussines ya que, aunque tenia vuelo en turista, al haber overbooking y tener la tarjeta Iberia Plus, a algunos nos han pasado a Bussines para dejar hueco en turista, genial.

Montevideo, aeropuerto bastante pequeño, cercano a la ciudad, aun así, los taxis una pasada de caros, cerca de treinta euros, y me consta que no ha dado vueltas, porque iba siguiendo el plano que llevo, llego al hotel NH y la primera discusión, bueno esta ya es frecuente, al entrar, déjenos una tarjeta de crédito, pues mire no, no en absoluto, lo que gaste lo pagare al final, no es que las normas del hotel son estas, bien, me da igual, tengo un documento con la reserva confirmada y o me dan la habitación o tenemos problemas, venga adelante.

He salido a conocer Montevideo, y coincide que hoy es el día del Patrimonio, esto quiere decir que a todos los edificios públicos se puede entrar sin pagar nada y además acceder a sitios que en días normales no puede hacerse, fantástico.

Varios paseos por Montevideo, Centro, La Ciudad Vieja, la Avenida 18 de Julio, el Barrio Sur, sensación, abandono del centro, muchos edificios en ruinas, o simplemente abandonados, mucho indigente durmiendo en las calles, mas de lo que yo me esperaba y además, elecciones políticas, por tanto mítines, manifestaciones, en fin, toda la parafernalia que acompaña a estos temas.

Al final me fui a comer al. Mercado del Puerto, precioso, lleno de restaurantes, todos con su parrilla y ¿cual elegir?, de repente lo veo "Cabaña Verónica", no me lo puedo creer, acabo de venir de Asturias, bueno pues son cántabros, de Potes, entablo charla con los dueños, amabilísimos, la carne fenomenal, en suma, un sitio recomendable.

La tarde, la tarde en la Rambla del Parque Rodo, por supuesto a cubierto a tomar un mate con churros (rellenos de dulce de leche) y después quiero cenar una parrillada de marisco, cuando vuelva voy a tener que hacer un par de maratones seguidas para quitarme el sobrepeso, pero merece la pena.

Y así como el primer día el resto, no voy a detallarlos pero he recorrido toda la zona sureste de Uruguay desde Montevideo hasta Chuy, frontera con Brasil, adonde he pasado unas horas y desde luego todas las ciudades, Aiguá, San Carlos, Rocha, La Paloma, La Pedrera, Chuy, están bastante más limpias y cuidadas que Montevideo.

He visitado los campos agrarios, que era mi verdadero objetivo del viaje, pero las zonas de playa son increíbles, cuidadas, limpias, ordenadas, sin aglomeración de construcciones, relajantes en suma, Piriápolis, Punta del Este, La Paloma, etc.., son preciosas, no muy caras, y sorprendente las casas no tienen ni verjas ni rejas, libres, tránquilidad absoluta.

Las lagunas limpias, cuidadas, bonitas Los Sauces, Los Castillos, Rocha, etc...

domingo, 20 de septiembre de 2009

Tour del Midi D´Ossau


Nuestro objetivo era, y no está abandonado en absoluto, hacer el Midi d´Ossau y el Petit Pic, para ello, planificación y salida hacia Pirineos, Félix, Miguel Angel y yo, Fer nos abandona, no puede venir esta vez.

Hacía tiempo que lo estábamos planificando, y a pesar de las poco buenas previsiones meteorológicas tiramos para adelante.

Jueves llegamos al Portalet, aparcamos el coche en el parking de Anéou y andando, en una hora y cuarto al refugio de Pombie, a 2032 metros de altura, el camino desde el aparcamiento comienza por una pequeña bajada al barranco de Brousset hasta cruzar un puente, pasando junto a la cabaña Sénescau, refugio de pastores, en ese momento seguimos la senda dirección norte, muy visible y con la pendiente bastante más pronunciada hasta llegar al collado del Soum de Pombie a 2130 metros de altura, ya en la subida todo nublado y empieza a llover, llegamos tarde al refugio, y primera sorpresa, en septiembre sólo otras cinco personas hospedadas, además de los guardas, por supuesto, entre ellos Karina y su preciosa y simpatiquísima hija Balú, con su añito y dos semanas es encantadora y nos alegra las tediosas horas en el refugio, además la amabilidad y magníficos guisos de su madre nos hacen terminar llenos en cada cena.

Viernes y primera decepción, nos levantamos y vemos el tiempo, horrible, cielo totalmente encapotado, nubes bajas que impiden la visibilidad y lluvia, lluvia constante y abundante. Decisión, no se puede subir al Midi, vámonos a hacer el trekking del tour del Midi D´Ossau, dicho y a por ello, que maravilla, no me arrepiento, salimos después de desayunar del Pombie siguiendo el camino que nos lleva, al principio por una pedrera y después por buen camino hasta el collado de Suzón a 2127 metros, desde allí, a la izquierda se intuye el Midi, no se ve nada en absoluto, hacía abajo el camino para seguir el Tour es evidente, incomodo por el barrizal que la lluvia está haciendo y no sólo incomodo, mas de una escurrida nos depara.

Bajamos hacia el Col Long de Magnabaitg, sin bajar al refugio de Gabas, que queda a nuestra derecha, la bajada por el bosque de Bious-Artigues es increíble, llegamos hasta los 1422 metros del lago de Bious-Artigues, donde consultamos los mapas y comenzamos el recorrido por el GR-10, una subida que sigue el curso ascendente de la Gave de Bious y que nos lleva hasta el puente Bious, donde dejamos el GR-10 y nos adentramos por una pradera que nos lleva por la pista del mismo nombre hasta el cruce cercano a la cabaña de Cap de Po donde empieza la dura subida al Peyreget atravesando primero el bosque de los Arazures y después un tupido hayedo, a los 1.940 metros el camino se suaviza en dirección al lago de Peygeret donde nos desviamos hacia la derecha, hacia el Col de L´Iou, mas seguro que seguir por la cresta del Peyreget debido a la lluvia y a las nubes bajas que nos impiden la visibilidad, que lastima, las vistas desde el Col de L´Iou, con sus 2194 metros, del Balaitous, el Anayet y el macizo del Aspe deben ser espectaculares, pero nos conformamos, que no es poco, con lo que la cercanía nos ofrece en cada momento.

Desde el Col de L´Iou, continuación hasta el soum del Pombie y bajada al refugio, cinco horas de caminata sin parar, y en el refugio después de unas partiditas, otra vez una fenomenal cena.

Sábado, el tiempo sigue igual, no, peor, hasta nos nieva, desistimos de hacer el Midi d´Ossau, para otra ocasión, la montaña siempre sigue ahí.

sábado, 12 de septiembre de 2009

Portillas del Rey y del Pluviómetro


Esta visto que no consigo hacer la Portilla del Rey, primera vez en Febrero del 2008, con Félix y algunos más de Haciendo Camino, ya nos vale, fuimos directamente desde La Plataforma y antes de llegar a la Laguna Grande nos desviamos hacia la Majada del Gargatón, zona donde se une este camino con el que, en la segunda intentona viene desde el refugio Elola, y allí que si risas que si gaitas, resultado nos dimos la vuelta y nos fuimos al refugio, mas que un día de montaña fue un día de pasarlo bien.

Segunda vez, más seriamente lo intentamos y llegamos a la cumbre ¡¡¡ noooo !!!, al final nos dimos cuenta de que nos habíamos equivocado y subimos a la Portilla del Pluviómetro a 2320 metros, o sea 58 metros menos que la Portilla del Rey, pero lo constatamos al volver y ver las fotos.

Este camino lo hicimos llendo el día anterior al refugio Elola y saliendo por la mañana desde la parte trasera del mismo, dirigiéndonos hacia el llamado Cerro de Los huertos por la parte norte de la Laguna hasta llegar a la Majada del Gargatón. A partir de aquí, "el camino no tiene pérdida", es decir, seguir el camino principal hacia el Arroyo del Gargatón que tiene el agua de La Galana y del Risco Moreno y subir por la ladera sur del Mogote del Cervunal, pues bien nosotros nos equivocamos, y como ya dije antes, terminamos en el la Portilla del Pluviómetro.

Y hoy he vuelto a intentarlo, mi idea era llegar a Elola y vivaquear fuera del refugio, las tormentas antes de llegar, ya en el coche, han sido como hacía años que no las veía y en Hoyos del Espino la previsión es que mañana será igual o peor, pues venga media vuelta y a Madrid.Antes paso por Arenas de San Pedro a buscar a mi amigo Ricardo y cenar con él, nada, no es mi día de suerte, además de haberme dejado el teléfono en mi casa, Ricardo no está en la suya, vuelta a Madrid a través de la tormenta.

Espero que a la cuarta vaya la vencida y el intento pueda culminarlo bordeando el Mogote del Cervunal para bajar a Cinco Lagunas y pernoctar allí.

miércoles, 2 de septiembre de 2009

Elbrus en el Cáucaso una gran experiencia


Hay una relación de cumbres denominadas los siete continentes, es decir la cumbre mas alta de cada uno de los siete continentes definidos en montañismo, el Aconcagua en América del Sur, MacKinley en América del Norte, Vinson en la Antartida, Pirámide de Carstenz en Oceanía, Kilimanjaro en Africa, Everest en Asia y Elbrus en Europa, este, con sus 5642 metros de altitud, puede parecer el menos exigente.

Pero la región del Elbrus es una de las más atractivas entre todas las del Caucaso. Del valle principal, por el cual fluye el río Baksán, salen numerosos valles laterales, los cuales llevan hasta los más famosos picos del Caucaso. Donguz-Orun 4492 metros, Shkhelda 4300 metros, Tchatyn 4368 metros con su cara norte vertical de unos 500 metros, la legendaria Ushba 4710 metros, y claro, el Elbrus, el punto más alto del Cáucaso y de Europa, que supera el orgullo de Los Alpes, el Mont Blanc, en más de 800 metros. En suma, la bellísima región rusa de Kabardino Balkaria y su frontera con Georgia.

El gigante helado de dos cabezas corona el panorma del Cáucaso Central, siendo unos 1000 metros más alto que sus vecinos. Sus dos crateres del antiguo volcán cubiertos de hielo y nieve, tienen en sus cimas unas mesetas de unos 300 metros de diámetro. El Pico Oriental es un poco más bajo que su hermano occidental , 5621 metros y 5642 metros. Todo el macizo está cubierto con un gigantesco casco de hielo.

Su ascensión, a pesar de no requerir excesivos conocimientos técnicos, es bellísima, salvo en el tema del refugio base. El "Bochki" en ruso, su tradución es "Barricas", presenta una docena de grandes cilindros metálicos instalados horizontalemente, cada uno puede alojar seis personas, pero están en un total y absoluto abandono, así como sus elementos adicionales tales como comedor y baños, mi opinión, mientras no construyan el nuevo refugio, es que merece la pena subir con tiendas de campaña. Además esta el tema de la ubicación, desde el refugio hasta la cumbre hay unos dos mil metros de desnivel, a una altura inicial de 3650 metros hacen que la acometida del día final de cumbre sea larguísima por lo que mucha gente opta por subir los primeros ochocientos metros, apróximadamente, en las orugas de la estación, máxime cuando además esos ochocientos metros hasta cerca de las Rocas Pasukhova se han hecho en los días anteriores para aclimatar.

Antes existía en la pendiente del sur del Elbrus el refugio "Priyut 11" (la palabra rusa "priyut" significa "refugio"), los rusos dicen que posiblemente el más elevado hotel de montaña en el mundo (no estoy de acuerdo Cabaña Margarita en el Monte Rosa de Alpes está mas alto), construido justo antes de la II Guerra Mundial a la altura de 4020 m. Este edifício de forma aerodinámica podía simultaneamente dar asilo a unos 150 montañeros y esquiadores. A veces su comedor parecía un repleto Club de Montaña Internacional. Pero un incendio el 16 de agosto del 1998 lo destruyó.

Bueno, dos días previos en Terskol para la aclimatación previa, haciendo el Cheget con sus 3600 metros y a por el objetivo.

El teleférico nos sube desde la Pradora de Azau a 2250 metros, cerca de Terskol hasta la estación de "El Glaciar de Garabashi" a 3720 metros. Las dos primeras cadenas del teleférico están equipadas con cabinas y la última con unos penosos y antiquísimos telesillas que le dan un cierto tono nostálgico.

Dos días y sus dos noches de aclimatación, la primera jornada subiendo hasta el lugar del antiguo Priyut y la segunda hasta las Rocas Pasukhova a 4500 metros nos permiten una aclimatación un poco básica, pero bueno, vale, el tercer día no podemos acometer la cumbre por las previsiones del tiempo y nos quedamos a descansar haciendo alguna actividad mas suave, y al cuarto día arrriba.

La subida es larga y penosa, por el desnivel, por la altura, por la persistencia, no hay ninguna zona de descanso, hasta llegar al collado existente entre los dos Elbrus a unos 5300 metros de altura apróximadamente, donde reponemos fuerzas y desde donde acometemos la subida final, mas pendiente aún, mas aérea en sus primeros ciento cincuenta o doscientos metros y donde a algunos compañeros les pasa factura por el mal de altura la falta de una correcta y mas larga aclimatación, pero, a base de mucho merito y esfuerzo, al tiempo que de más riesgo del necesario según mi opinión, conseguimos llegar a la cumbre, fotos, increibles e inmensos los paisajes que se nos presentan del Cáucaso, tanto del área rusa como del área georgiana.

Bajamos rápido para que los que tienen los síntomas del mal de altura se recuperen, pero la bajada es penosa, larguísima dos mil metros de desnivel agotan todos los cuadriceps. Doce horas de actividad sin casi pausas pasan mella, y al llegar al refugio, buena comida y una cerveza para cada uno, nos las hemos ganado.

lunes, 17 de agosto de 2009

Una ruta de seis cuatromiles por los Alpes


He estado varias veces en Alpes, y siempre con base en Chamonix y muy centrado en el macizo del Mont Blanc, bueno es el objetivo principal y no me arrepiento en absoluto de haberlo hecho, todo lo contrario me siento orgulloso de ello y no descarto volver a repetirlo, pero las sensaciones de este último recorrido han sido diferentes, desde la no masificación, salvo en el primer Breithorn, pasando por el tipo de montañeros que te encuentras, siguiendo por los espectaculares paisajes, todo ello te proporciona un retorno a tu país con una tremenda satisfacción montañera.

El primer día vuelo, llegada a Zermatt, tan atractivo como Chamonix pero diferente desde el momento en que es una ciudad peatonal, eso sí al igual que a Chamonix le domina la impresionante imagen del Mont Blanc, la del Cervino no lo es menos con Zermatt, y el albergue Tanenhof, fenomenal por sus atenciones, por su limpieza y por su buen trato.

El segundo día iniciamos la actividad subiendo desde Zermatt en telecabina hasta los 3883 metros de Klein Matterhorn, viendo la maravillosa estampa del Cervino y su arista Horni a tu derecha pero aaagggg, viendo zonas llenas de remontes, de telesillas, de ..., en fin, ruptura del paisaje en muchos puntos, arriba iniciamos la actividad, crampones, güetres y a andar hacia el Breithorn Occidental, mucha, muchísima gente en esta primera parte y en la subida a su cumbre a 4165 metros, fácil y con unas vistas impresionantes, el Pollus, el Liskamm, el Castor, te encuentras con los que vas adelantando en las rampas de subida como con los que bajan, pequeña arista de acceso a la cumbre que ya algunos no hacen y desde la cumbre ves la impresionante y larga arista que recorre los Breithorn, arista que ya casi nadie intenta, bajamos sólos por esa arista hasta llegar al collado que une el Breithorn Occidental con el Central y al volver la vista atrás y ves la arista de bajada, enorme, subida, de nuevo en arista hasta el Breithorn Central con 4159 metros y después de las fotos de rigor bajada directa hasta el Breithorn Pass a través del collado de los Breithorn, seguimos por la ladera del Roccianera viendo su refugio vivac Cesare e Giorgio a 4075 metros y llegamos hasta la base del Pollus dando un fenomenal rodeo para evitar las grietas de la bajada directa al refugio de Ayas a 3394 metros, que buena la cerveza en estos refugios, cara si, pero buena, cena y a dormir prontito.

El tercer día nos levantamos, como todos los días a partir de aquí a las 04:30 para así poder andar por nieve mas dura evitando la nieve blanda el mayor tiempo posible. Retroceso de parte del camino andado el día anterior hasta llegar a la base del Pollux que tiene 4084 metros de altura ¡¡que trepada!!, fácil hasta la última parte con grado IV y con botas rígidas a a 4000 metros de altura, eso si con una maroma de ayuda, pero muy ancha, luego te sirve como ayuda a las manos pero no para autoasegurarte, perdí un mosquetón, ale para abajo, se hizo añicos, fotos con la Madonna arista mas fácil que la del Breithorn y ves la panza del Castor ¿y ahora eso?, bueno pues vamos para allá, desacer lo andado, bajada en destrepe y el trozo mas complicado en descuelgue (manual) por la maroma y hasta el collado que une Pollux con Castor, el Paso di Verra, de nuevo los crampones y vamos a intentarlo. La subida al Castor se hace interminable, un cuestón en zig zag que cada vez que miras es mas duro y en el que no puedes hacer muchas paradas, es muy vertical, antes de llegar a la arista de acceso, un grietón con un paso muy delicado, nos aseguramos y a pasarlo a ver si alguno cae, ojito que las caídas en una grieta como esa tienen que ser jodidas para sacar a alguien, menos mal que había mas cordadas por allí y en caso de necesidad nos ayudaríamos, pero bueno pasamos, después un paso horizontal que me recordaba al famoso Paso Horizontal de Peña Telera, ale a clavar el crampón en las paredes para sujetarte y llegada a la arista de acceso a la cima, también impresionante, llegada a la cumbre ¡¡se ven todos los Alpes, desde el Mont Blanc hasta el Grand Paradiso!! ¡increíble! y ahora ves la arista de bajada ¡pero bueno!, dos kilómetros de arista ¡pero esto que es!, bueno pues despacito y a por ella, bajas y al final hay una subida al Felek de 4176 metros y seguimos bajando, duro día, hasta llegar al refugio Quintino Sella, ya en Italia, como siempre las cervezas (eso si, sólo una) fenomenales.

El cuarto día intentamos hacer el Paso Naso, pero al llegar dos grietazas imposibles de pasar, intentamos hacerlo desde mas abajo evitando las grietas pero entonces la pared de subida es demasiado grande, con hielo y no tenemos material para equipar la vía, sólo dos tornillos de hielo por seguridad, media vuelta y de nuevo palizón de retroceso hasta el Quintino Sella, meditación y decisión, para abajo, hacia Italia, hacia Cervinia, la arista de salida del refugio impresionante, algunos puntos con maromas de ayuda y hasta con un puentecito de madera para evitar un paso delicado, llegamos hasta la parte cercana al glaciar del Breithorn hacia Italia, a los telesillas (otros 31€), dos enlaces de bajada y dos telecabinas de subida hasta los 2930 metros y a subir hasta el refugio Gnifetti a 3585 metros, primero pedrera (con botas rígidas) y luego laderas por los glaciares y al final, sorpresa, clavijas y ferratas para acceder al refugio (fenomenal refugio, buena cena, eso sí las habitaciones con literas de tres alturas, para llegar a la última por la noche descalzo, casi grado IV), eso sí en todos los refugios seguimos sin encontrar una maldita ducha, el edor (que no olor) empieza a ser insoportable y los precios, ¡como se pasan, 6€ te piden por una cerveza!, ¡¡¡1000 pesetas!!!!, han llegado a pedirnos 7€ por una botella de agua.

El quinto día salimos del Gnifetti y nos vamos a la Pirámide Vincent a 4245 metros, fácil en la subida y en la bajada, y para mí, las mejores vistas de todo el recorrido a un lado y a otro, fotos, bajada hacia el collado y en el camino hacia la próxima subida otro cuatro mil, El Balmenhorn o pico del Fraile a 4165 metros, con su caseta vivac y la estatua del fraile, unos diez metros de clavijas fáciles, yo no lo subo, ya lo veo y no me apetece quitarme los crampones, llevo los nuevos semiatomáticos de aluminio y el aluminio se puede romper en las piedras. Un poco de bajada y subida hacia el Ludwigshöhe con 4341 metros dejando a un lado el Corno Nero y las vistas ¡únicas! del macizo del Monte Rosa, el ParrotSpize el Dufour Spice y el refugio de Cabaña Margarita, el mas alto de los Alpes, teníamos plazas reservadas, pero es imposible, por el tiempo de mañana para bajar así que bajamos hasta el collado de Lis y tomamos el glaciar del Monte Rosa hasta llegar al refugio de Monte Rosa ya a 2700 metros y no me arrepiento, el glaciar es impresionante, todas las fotos son de auténtica postal a la izquierda las partes traseras del Liskamm, del Castor, del Pollux, de los Breithorn, a la derecha todo el macizo del Monte Rosa y de fondo el Cervino, eso sin contar con la belleza en sí del glaciar, en el refugio del Monte Rosa, una cena de TRES PLATOS impresionante, eso sí, sin servilletas ni pan, cada refugio es un mundo.

El sexto día bajada a Zermatt tomando en su última parte el cremallera, ducha en el albergue ¡que gente más encantadora! tren y avión hasta Madrid.

Seis cuatromiles en cuatro días de actividad y la sensación de haber hecho un precioso recorrido.

Ver las fotos de la actividad

viernes, 31 de julio de 2009

El Naranjo de Bulnes


Fer describió su primera (digo primera porque estoy seguro de que haremos más por otras vías) ascensión al Naranjo como LA MAS BESTIA y sí, es cierto, subir la cumbre del Naranjo es bestial, para mí también ha sido la primera vez y las sensaciones que te produce es de un paso adelante en montañismo, es un deseo culminado, es un sueño conseguido, es un hito. En fin, espero volver más veces, repetir la vía Sur, la Directa de Los Martínez y hacer otras vías. Otras webs la describen como una variante de la vía Víctor, el padre de los guías de picos Alfonso y Tomás Martínez, quién realizó la tercera ascensión al Picu, posteriormente a las de Pidal-Cainejo (que espero sea nuestro próximo intento) y Schulze, se le conoce como el primer guía del Naranjo de Bulnes.

Es una preciosa vía, con buenos agarres en una pared que además es muy adherente y el trazado hace honor a su nombre, es muy directo, tan es así que si en la subida usamos cinco reuniones, en la bajada hicimos tres rápeles, saltándonos dos reuniones, la tercera y la primera.

Subimos al refugio de Urriellu desde Sotres la noche anterior.

El acceso desde el refugio de Urriellu es de, más o menos, una hora por la canal Celada. Nos encontramos ¡¡a finales de julio!! con un par de neveros que atravesamos con cuidadín, no llevábamos ni tan siquiera bastones para evitar peso, ya que empezamos a caminar muy pronto y fuimos abriendo vía, a eso sumarle que salimos con niebla y orbayando (hay que hablar un poco en asturianín).

Hay buenas reuniones y además, buen detalle, en cada una de ellas hay la posibilidad de meter rápidamente un reenvío.

El quinto tramo ya es más fácil y en el anfiteatro, hasta la pequeña arista cimera, las vistas son espectaculares pero nada comparado con la cumbre desde donde divisas todo el circo de Picos y, hasta el Curavacas. Me dijeron que podías ver el mar desde la cima pero no pudimos por las nubes, hacía fresquete en la cumbre y algo de viento, pero daba igual, habría estado horas contemplando los alrededores y sintiendo el placer de haber culminado un sueño.

Y en la cima la pequeña y preciosa imagen de Covadonga, ¿a quién molesta?, ¿porqué la han tirado ya tres veces?.

Después de la bajada rapelando, otra hora casi hasta el refugio, recoger el resto de cosas y, a Pandebano, Sotres y vuelta, con una sensación de relax, de haber alcanzado algo mas que una cima.

Pensaba poner una descripción de la subida, pero hay muchas en la web, prefiero poner sólo estos sentimientos y dejar como la mejor descripción la que hace Fer en su blog y que aquí copio:

Hace trillones de años el universo estaba vacío, silencioso y oscuro. Y quiso Dios crear la materia y la energía, y las puso en un recóndito lugar. Pasaron millones de años y quiso Dios que la materia se expandiera por el universo, creó las leyes físicas, y toda la materia explotó produciendo un estruendo casi infinito. Las partículas más simples, los quarks, empezaron a unirse para formar protones y neutrones. En su viaje, las partículas formaron los átomos más simples -hidrógeno, helio- después otros más grandes y por último moléculas. La materia siguió expandiéndose siglos y siglos.

Pasaron millones de años y la temperatura fue bajando. Los trozos de materia que desprendían energía formaron las estrellas y las que no lo hacía quedaron girando alrededor, formando planetas. Todo regido por las leyes físicas elementales creadas desde el principio. Pasaron millones de años y quiso Dios que uno de los planetas quedara a la distancia justa de su estrella para que el agua, un compuesto de hidrógeno y oxígeno, estuviera en estado líquido. En este planeta se formó una atmosfera y se dieron las condiciones para que se formaran los aminoácidos y más tarde seres elementales capaces de crecer y reproducirse. La vida nació en el planeta azul.

Pasaron millones de años y las especies fueron diversificándose. Unos -los animales- tenían un cerebro que controlaba los movimientos. Otros -las plantas- sin cerebro no podían moverse. Miles de mutaciones crearon diferencias haciendo que los seres mejor adaptados sobrevivieran mientras que los más débiles acababan por sucumbir. Todo crecía y evolucionaba según un plan bien escrito. Pasaron millones de años.

El planeta azul estaba casi acabado y Dios diseñó sus dos últimos proyectos. Por un lado faltaba un animal que dominara todo gracias a su inteligencia. Para este proyecto hizo Dios que una de las especies evolucionara más rápidamente, se hicieran cazadores, comieran más proteínas y su cerebro creciera muchísimo. Sus neuronas fueron interconectándose apareciendo la capacidad de pensar y rudimentos de lenguaje.

El otro proyecto sería un regalo para ese animal superior. Pasó Dios varios miles de años pensando qué regalarle a modo de bienvenida. ¿Otros bosques? ¿Otros mares? ¿Otras energías? No, ya había muchos. ¿Otros aromas? ¿Otros átomos? No, ya había demasiados.

Entonces se le ocurrió regalarle una piedra, una piedra distinta, la piedra más grande y bella, la piedra más bestia de la Tierra. Y creó Dios el Naranjo de Bulnes, también conocido comoPico Urriellu.

Había un problema: dónde colocarlo. ¿En una isla? ¿En un desierto? ¿Cerca del polo? Pasaron varios siglos hasta que Dios se decidió: lo pondría en un lugar escondido, que no se viera fácilmente, en lo que mucho después se llamaría Vega de Urriellu, en una región que mucho después se llamaría Asturias.

Y una vez todo estaba preparado, finalizó también el primer proyecto: el evolucionado animal era ya lo suficientemente inteligente así que Dios le dio el espíritu, que lo diferenciaría de todos los demás. Este animal -el hombre- sería desde ese momento el amo del planeta, capaz de amar y odiar, capaz de reír y llorar, capar de sorprenderse y sorprender, de hacer cosas buenas y también capaz de destrozar, herir, matar y hacer el mal.

Pasaron miles de años y ningún hombre había visto el Naranjo de Bulnes. Un día, un pastor de la zona -Homus Urriellus- fue con su rebaño a un valle nuevo para él y de repente lo vio: vio la gran mole caliza de color naranja y gris y quedó impresionado, casi aturdido. ¿Qué era aquello? Se acercó con miedo hasta la base, tocó con sus dos manos la pared y pensó: "Mis hijos o los hijos de mis hijos subirán a lo alto de esta piedra, la piedra más bestia de la Tierra".

Pasó mucho tiempo hasta que por fin el deseo de Homus Urriellus se cumplió y descendientes suyos subieron a la gran piedra. Desde entonces otros muchos lo han hecho también. Y lo mismo hace unos días en que otros tres descendientes del Urriellus -Miguel Ángel, Diego, Fer- subimos a la piedra más bestia de toda la Tierra.

martes, 28 de julio de 2009

Tesorero por la cara sur


Pues, la verdad, no, no era nuestra principal intención subir al Tesorero esta vez, si por Félix que no lo había subido aún, el objetivo principal era el Torre Cerredo, pero, como siempre las planificaciones se cambian por si mismas.

El primer problema lo representó el teleférico de Fuente De, en pleno verano, con la afición montañera con ganas de hacer cosas y el teleférico que no empieza hasta las nueve de la mañana ¿por qué tan tarde?, ¿por qué?, y no olvidemos que en otras fechas aún es peor, empiezan a las diez,  bueno, la cafetería, abajo, también está cerrada hasta las nueve, sorprendente que no la abran un poco antes para poder tomar un cafetito o comprar un bocadillo, pero bueno, la subida en el teleférico, como siempre espectacular por los paisajes que divisas en todo el circo de Fuente De, La Canal de la Jenjuda, El Butrón, el Pico de Valdecoro, y al llegar arriba, también la cafetería esta sin servicio, no hay café aún, no hay pan del día para hacer bocadillos, en fin olvidémonos del tema de las cafeterías y empecemos el día pensando en alimentarnos con barritas energéticas.

El camino hasta Cabaña Verónica, muy transitado, sobre todo al principio, fácil, y antes de llegar allí dejamos a nuestra derecha la Colladina, las Peñas del Hachero, Peña Olvidada, Peña Vieja, la Aguja Bustamante y al final el collado de Horcados Rojos, desde donde se toma el camino tradicional a la cumbre del Tesorero, pero nuestro objetivo era hablar con Quique en Cabaña Verónica para que nos explicase bien el camino hacia el TorreCerredo (el pico mas alto de los Picos de Europa con sus 2648 metros) desde el Tesorero, no lo hay, hay que bajar desde el Tesorero hasta un poco antes del collado de Horcados Rojos y desde allí por los Urrielles, la collada Labrada, bordeando el Pico Arenizas, la Horcada de Caín, el Pico del Oso y la Horcada de Don Carlos, dejando a un lado Torre Bermeja.

Bien pues decidimos seguir con el plan y subir primero el Tesorero, pero ya que estamos allí lo intentamos por la cara sur, para ello nos vamos previamente por Hoyos Sengros hasta la collada Blanca, el camino que lleva a Torre Blanca y Llambrión y allí, en la collada, nos desviamos hacía la cumbre del Tesorero, sorpresa, subida mas lenta de lo que esperábamos pero espectacular, una constante trepada de algo mas de doscientos metros hasta llegar a la cumbre del Tesorero, a sus 2568 metros, los que han llegado a la cumbre por la cara tradicional nos miran sorprendidos ¿por donde venís?, bueno, agua, barrita energética y a bajar por la senda tradicional, empinada pero fácil, hasta el collado de Horcados Rojos.

Comenzamos el camino antes indicado hacia el Torre Cerredo, pero antes de llegar vemos que es imposible, no tenemos tiempo de hacer cumbre y bajar hasta el refugio del Urriellu a tiempo, así que al llegar a la Horcada de Don Carlos, bajamos por el Jou Sin Tierre al refugio, cena, dormir y el domingo desde el refugio hasta el teleférico por los Boches, ascendiendo ayudados por el cable hasta el collado de Horcados Rojos.

No hicimos el objetivo principal pero nos hemos divertido bastante, otra vez será.


jueves, 16 de julio de 2009

Las Forquetas


Precioso fin de semana en Pirineos, después de hacernos la Tuca del Forau de la Neu y el Pavots, duda ¿que hacemos?, el Posets, no ya lo hemos hecho dos veces cada uno ¿Las Forquetas?, pues vale, a por ello.

Dicho y a por ello, desde nuestro lugar de acampada junto al Ibón de Llardaneta a algo mas de 2600 metros, tomamos el, bien marcado, GR-11.2 hacia el collado de Eriste y, la sorpresa del día, un pequeño perrillo que creíamos podría ser de dos chavales que acamparon al lado nuestro, nos sigue, en momento alguno se acerca a nosotros mas allá de un par de metros, no se da la vuelta por mucho que lo intentamos, parece como si nos indicase el camino ¡¡¡ y llega hasta la cumbre con nosotros !!!, baja delante hasta devolvernos a nuestro punto de acampada y nos abandona, fue como si hubiese querido señalarnos el camino.

Bueno, el camino por el GR-11.2 se endurece en la subida al collado de Eriste con 2820 metros, pero sobre todo es una pedrera con arenilla insufrible ya al subir, pero muy fastidiosa y resbaladiza al volver.

En el collado dejamos las mochilas y se nos une un grupete de gente muy amable que venían haciendo el GR-11 en sentido contrario, en la subida hay algunos hitos que indican la vía más sencilla para ir subiendo, los hitos nos separan un poco de la arista y nos acaban dejando en la arista-cresta que hay entre los dos cimas de las Forquetas. Entre las dos Forquetas hay una cresta con una par de pasos complicadillos y algo expuestos. Son, desde el collado de Eriste cerca de doscientos metros de desnivel con trepaditas, destrepes y aristas muy bonitas hasta la cumbre, desde donde hay unas vistas de nuestra tienda que dejamos en el Ibón de Llardaneta y los que creíamos propietarios del perrillo que nos acompaña, no están, luego no era suyo y el perro ¡¡¡ en la cumbre !!!, genial.

Fotos del día.

martes, 14 de julio de 2009

Pavots y Tuca del Forau de la Neu



Desde Eriste en coche hasta el aparcamiento de la Espigantosa y allí, bien, no hay donde aparcar, vale vamos a bajar las mochilas y a prepararlas para luego bajar el coche a aparcarlo donde se pueda, eso nos dio un margen de buena suerte, justo donde estábamos aparecen los propietarios de un coche aparcado que van a bajar un poco mas tarde, muy amables arrancan su coche y nos dejan su plaza, gracias, gracias.

Mochilas bien cargadas y comenzamos la subida, menos mal que el bosque en la subida, es bastante tupido y se hace bastante trecho a la sombra, porque el sol es de justicia. Llega un momento en que la subida se suaviza. Durante unos maravillosos minutos disfrutamos de un relajado paseo por un camino por el que no se gana casi altura para poco después empezar una durilla subida en zig-zag que nos lleva hasta el refugio Ángel Orús a 2100 metros, paradita en su terraza y a seguir hacia el valle de la Llardaneta por el conocido sendero que asciende hacia el Posets, a su derecha se accede a la canal Fonda para llegar al Posets y a la izquierda, un poco antes de la base del Diente, subida hacia el Ibón de Llardaneta, a 2650 metros después de mojarnos un poco al cruzar el torrente del Llardaneta que baja con mucho caudal y allí a pasar las dos noches siguientes.

Desde el Ibón de Llardaneta, unas vistas fastuosas, sobre todo al fondo las imágenes de las Forquetas, estamos casi solos en un sábado de pleno julio, sólo dos tiendas más y eso que estamos junto al GR-11.2, que bien.

Al día siguiente, bien temprano, preparamos el desayuno y comenzamos la subida hacia Pavots, subida sin problemas aunque al principio nos equivocamos, pero enseguida vemos un grupito que está cerca de la cumbre por lo que nos hacemos una idea de por dónde va el camino y, enseguida lo encontramos, bien señalizado con hitos.

En el collado que separa el Pavots de la arista que va de Pavots a Posets, el viento pega muy fuerte, así que no perdemos tiempo y seguimos avanzando hacia la cima del Pavots, de la cual solo nos separan algo más de veinte metros de desnivel.

En la cima viento, pero las vistas de Bachimala, del valle de Ordesa, Forquetas y sobre todo de la arista hacia Espadas y Posets es grandiosa y, sorpresa, una grata vista del Aneto.

Tal y como teníamos pensado, decidimos seguir a la Tuca de la Forau de la Neu, para ello bajamos al collado y después otra bajada de unos cien metros hasta la base de la Tuca, desde abajo nos parece una mole redonda pero para llegar a la cima hay que tirar un poquito de manos lo que nos hace gratamente sorprendente la subida.

Hacemos una primera pala por la nieve hacia la izquierda y, enseguida viramos a la derecha y subimos por otra pala, que nos deja al pie de la cresta cimera, más estrecha de lo que esperábamos. Buenas fotos del Diente de la Llardana, del Pavots y otra visión diferente de la arista Pavots Posets.

Bajada hacia unirnos con la ruta de subida al Pavots para llegar a la acampada junto al Ibón de Llardaneta, y después nos hicimos Las Forquetas, pero eso se merece otra explicación aparte.