martes, 14 de diciembre de 2010

En el Collado del Cuco


Alguna actividad para este sábado, la semana pasada en Pirineos, Rafa y yo nos decidimos a practicar un poquito en la zona del Collado del Cuco.
Quedamos a las 9, subimos al aparcamiento de Navacerrada ¿es verdad ese rumor de que el Ayuntamiento de la Granja quiere cobrar por aparcar arriba?, si es así, ¡lo que faltaba!.
Esta cerca del aparcamiento, se llega desde el parking del puerto de Navacerrada, saliendo hacia la pista de esquí, dejamos a la derecha el albergue, seguimos por el sendero que nos lleva al collado de descenso marcado hasta llegar al collado existente en la cuerda de Las Cabrillas. Desde allí, bajamos hacia la famosa fuente, ahora con un nuevo cartel que la denomina como de la Caña, donde nace el tubo que da nombre a la senda que nos llevaría hasta el mirador de La Barranca y en poco más de media hora hemos llegado a su acceso.
También se puede subir desde el aparcamiento de La Barranca, la ruta nace en los aparcamientos frente al Hotel de La Barranca (podemos recordar que en él se concentró la selección española de futbol para el Mundial del 82, dejamos, siguiendo por la amplia pista, a nuestra derecha los dos pequeños embalses con los nombres de "Ejército del Aire" y de "Pueblo de Navacerrada", pasamos el área recreativa y seguimos hasta llegar a una desviación hacia nuestra izquierda, justo en la Fuente de Mingo, senda que irá marcada en blanco y amarillo y que nos llevará, en un total, desde el aparcamiento, de hora y media hasta la base misma del Collado del Cuco.
Tiene una zona inicial de fácil acceso junto al camino que nos lleva a una cresta, desde la que se puede rapelar bastante bien, una pequeña grieta y una cresta bastante bonita, aérea hacia la otra vertiente, un descenso al final de la arista, y por la parte de atrás, una zona de escalada con vías de todo tipo, malequipadas, semiequipadas y desequipadas, por tanto, un buen sitio para el cacharreo.
Sin una definición más o menos estructurada, por lo que he visto, las vías pueden ser unas 11 o 12 vías, algunas de grado alto ( 6º y 7º, altos para mi) y alguna otra de grado V+.
Y por todo el risco, aparte de estás, hacia la derecha hay bastante pared donde se pueden hacer más vías de cacharreo.

Un buen día de prácticas.

sábado, 11 de diciembre de 2010

La Vía de la Cruz en Olvena


Tenía ganas de hacer alguna vía ferrata y esta nos sirvió a Rafa y a mi para hacerla y además compenetrarnos un poco en el tema de hacer crestas y asegurarnos.

En un principio la idea era hacer la cresta de la Cruz de Olvena, una arista bastante aérea con pasos de V+, pero el mal tiempo, y sobre todo la lluvia, nos hizo desistir, bueno, no hay mal que por bien no venga, desde el mismo lugar sale esta vía ferrata.

Se deja el coche en la N-123, en un ensanchamiento de la carretera a mano derecha, antes de entrar en un túnel, viniendo desde Graus hacia Barbastro, en la zona donde se encuentra la indicación del Puente de la Sierra. Este puente está a más de 30 metros de altura del angosto cañón del Ésera, construido en el siglo XIII, aunque algunos lo datan de la época romana.

Para llegar al pie de la vía hay un camino de entre cinco y diez minutos cruzando el puente, la vía sale hacia la izquierda del camino y tiene un desnivel algo mayor de 200 metros, puede hacerse, calculo en poco más de una hora, nosotros, salvo en la travesía final, íbamos practicando encordamientos y aseguramientos de primero y de segundo, evitando el usar el pasamanos de cable.

Nos llovió durante la subida, lo cual con la piedra muy resbaladiza nos hizo tomar el máximo de precauciones, una vía no muy difícil se complicó un poquillo.

Desde el principio la vía transcurre por el centro de la canal, al principio más ancha y holgada y, en su zona final llegamos a una canaleta estrecha y cerrada por paredes donde parece que la vía se termina, no, no es así, giramos hacia la izquierda, destrepamos un par de metros, que enseguida volvimos a subir, flanqueamos por una fácil arista, una trepada de unos veinte metros, y al final de la misma, un pasito algo complicado por la lluvia para llegar a una travesía algo volada y equipada con grapas, algo separadas para los que somos de brazos pequeños, pero bueno, también hay cable y no se pasa mal.

Al final, el mirador de Olvena, precioso, la lluvia nos deja ver algo hacia el Santuario de Torreciudad, pero sobre todo, las vistas del río Ésera son únicas.

El descenso se hace caminando hasta el pueblo que está junto a la cima; desde el mismo, cerca de la ermita del Cristo, una calle hacia la derecha nos conduce a unas marcas GR que nos bajan hasta el puente de la Sierra en poco más de media hora.

Las fotos de la actividad.

jueves, 9 de diciembre de 2010

Siete Picos entre la niebla


Es una silueta única, es la montaña en si para los madrileños, es nuestra montaña. De antiguo, desde siempre, a pesar de los múltiples nombres que ha tenido, la Sierra del Dragón, La Peña Caballera, etc... Sigue siendo el faro de la Sierra del Guadarrama, de humilde altura, poco más de dos mil metros, pero reconocibles desde cualquier lugar.

¿Son Siete Picos?, si, en cuanto a su nombre, entonces ¿porqué siempre nos salen seis al contarlos? ¿será porqué el primero es el único de menos de dos mil metros o será que por sus 1935 metros, en lugar de denominarle con su nombre de pila, Primer Pico se le llama como su pradera cimera, es decir Majalasna.

Hoy me he sentido mal, como siempre al empezar su recorrido, la maldita y sin fututo ¿estación de esquí?, que arranca detrás de la Venta Arias, bloqueando el paso como siempre por todos lados, ¡pero bueno! ¿la montaña no es libre? ¿cómo permitimos que se nos bloquee de esa manera?, en fin.

Pensaba que había más nieve y no, no, la lluvia se la ha llevado casi toda, mi plan inicial de fotos ¿se ha ido al garete?, no, esta montaña es tan bella que, a pesar de la niebla y la lluvia o, mas bien, gracias a la niebla y la lluvia, me ha brindado unas posibilidades de fotos magníficas.

Detrás del Telégrafo, un camino ancho lleva entre piornales, enseguida, a la base de la primera de las cimas de la ruta, el Alto del Telégrafo, de 1,969 metros y en cuya peña más alta se descubre a la Virgen de Las Nieves.

Nada más bajar llegaremos al Cerro del Telégrafo con sus 1.978 metros, un pequeño descenso y ya estamos al pie de una amplia pradera donde, en tiempos, existió un refugio del Club Alpino Español.

Inmediatamente, una esforzada pendiente que, con varios caminos, que siempre nos llevan a la cima atravesando un bonito pinar hasta llegar al séptimo pico con sus 2138 metros de altura.

Hacia el norte, el camino se dirige al próximo, el Sexto con 2.117 metros, y enseguida, el camino que desciende por la ladera norte, alejándonos del Quinto Pico con sus 2.107 metros.

El Cuarto, de 2.090 metros, quizá el más complicado de los Siete para acceder a su cima.

Nos vamos hacia él, algo más alejado Tercer Pico, de 2.094 metros, con una oquedad entre sus rocas conocida como la Ventana del Diablo.

Al cercano Segundo Pico, de 2.089 metros, se sube por un camino rocoso que separa el cono final en dos cimas.

Al final, llegada al Collado Ventoso, desde donde puede continuarse para alcanzar la cima del Primer Pico, o de Majalasna y desde aquí regresamos a Navacerrada por el conocidísimo Camino Schmid.

No es la primera vez que hago esta zona, pero siempre disfruto en estos parajes.

Una colección de fotos en blanco y negro de los preciosos Siete Picos.

lunes, 6 de diciembre de 2010

Ardonés


Ya está hecho hielo en Ardonés, ya se puede escalar a pesar de estar en primeros de Diciembre, ha habido buenas nevadas y anoche, en Benasque, tuvimos catorce bajo cero, puuffff ...

Subimos en coche pasando Cerler en la carretera que nos lleva a Ampriu, y en una gran curva, a la izquierda veremos un aparcamiento, crampones, arnés y a andar un poquito, poco más de quince minutos, por una pista que, enseguida nos lleva a una granja que dejamos a mano derecha, el camino sigue en descenso suave hasta ver una pequeña presa para el agua del deshielo, y enseguida, hacia la derecha una buena subidita por un PR señalizado con palos, pequeña travesía y, enfrente de nosotros la cascada de Ardonés, la zona del Boom (unos dicen Boom, otros Bom, otros ...), me quedo con Boom. Preciosa, no hay nadie, estamos solos. Cruzamos el río bajo la cascada y ya estamos aquí.

La orientación es N-NO, lo que a una altura de 1800 metros lo convierten en una de las zonas más frías de la zona, además de la orientación, de la exposición al viento del norte y de que no le da el sol.

Aúnque oimos el ruido del agua en algunos puntos, detrás del hielo, metemos el primer tornillo y no sale agua, fantástico.

Para arriba, cuerdas desde una reunión ya equipada arriba y a darle, subidas, descuelques, cambiar tornillos de sitio, reuniones, buena practica, nos hace buen día, para mañana se anuncia peor.

Bajada a Benasque y cervecita antes de la cena.

Las fotos de la actividad.

sábado, 27 de noviembre de 2010

Otra vez por Peñalara


Se inicia la temporada, paquetón de nieve en Peñalara, ya en Noviembre, este año promete, y a la próxima semana se anuncian más nevadas, perfecto.

Aparcamos en Cotos y a las nueve menos cuarto ya estamos hacia arriba, llegamos a la Laguna de Peñalara ¿por donde subimos? por la Canal de la Ceja, no, mejor por la de la derecha, vale, hasta arriba, llegamos a Dos Hermanas, espectacular, subimos a la cima de Peñalara y un montón de gente, arista de Claveles, está preciosa, Pico de Claveles, bajada hacia la laguna de Los Pajaros y, oye mira, antes hay una pendiente bonita, por ahí que nos metemos.

Camino hacia el Zabala, las paredes de debajo de Claveles están espectaculares, mira esa pared para el próximo día, no mejor aquella canal, mejor mira aquel corredor, ... que increíble, está espectacular.

A disfrutarlo.

domingo, 21 de noviembre de 2010

Peña Golosa


Cuando decidí hacer el pico más alto de cada comunidad autónoma me encontré con que en algunas comunidades existía la discusión entre dos montañas por ser la más alta ya que la diferencia de altura es tan insignificante que conduce a la duda.

En el caso de la comunidad valenciana la discusión no es por la altura es por otros factores, unos indican que Peña Golosa, con sus 1814 metros de altura, está en pleno en la comunidad y que el alto de las Barracas al estar en el Rincón de Ademuz esta desgajada, otros que el Alto de Las Barracas es más una meseta que una montaña y que Peña Golosa si lo es, etc., en fin, que entre esta dualidad y la fama de Peña Golosa como montaña de escalada clásica, decidí hacer, también en este caso, las dos.

Viernes salida hacia Vistabella del Maestrazgo, antigua aldea musulmana, ya había oído de la belleza de este pueblo y no me ha defraudado, Vistabella está situada en el macizo de Peñagolosa muy cerca del límite con la provincia de Teruel. a 72 kilómetros de Castellón y es la ciudad más alta de la comunidad valenciana con 1.249 metros de altura.

Y para el sábado temprano, se anuncia mal tiempo a partir de media mañana, y así se cumplió, salí hacia la Ermita de San Juan de Peñagolosa, a diez kilómetros de Vistabella y dejé el coche en una zona de aparcamiento a unos diez metros de la ermita. Allí y por la pista forestal que sale hacia la izquierda, una subida muy cómoda, por pista de unos cuatro kilómetros, algunos pueden subir con coche por esta pista, el mío no, seguro que daría con los bajos en las piedras. Hay una opción de subir por otro sendero señalizado que después de cruzar un pequeño barranco y atravesar un pinar lleva al mismo punto, pero esta opción, más bonita, la conocí al bajar.

Al llegar a los cuatro kilómetros de pista, se cruza una cadena que, ya si definitivamente, impide el paso de los coches que lleguen hasta aquí, la senda de subida por un sendero, sin hitos pero muy evidente que empieza unos metros más allá de la cadena, cruzamos cerca de un desvío señalizado que nos llevaría a la cara oeste del Peña Golosa donde están las vías de escalada clásica. Siguiendo por el sendero se llega hasta un pequeño refugio vivac, y por detrás del mismo, sigue la senda hacia la cumbre, en otros cuarenta y cinco minutos pasados.

La cima se divide en dos, una, la primera y principal la norte donde hay un puesto de vigilancia y un centro meteorológico y la sur con una "bonita" colección de antenas, entre medias el barranco que, hacia el oeste nos enseña las vías de escalada, sobre todo la evidente llamada el Diedro de V+ y cinco largos, espectacular.

Fotos, mucho viento y pocas vistas, una lástima ya que esta cima tiene fama, entre otras cosas, por las vistas, hacia un lado el mar, llegándose a ver las costas de Tarragona, y hasta el pico de Aitana en Alicante y hacia el interior las cercanas sierras de Javalambre y Gudar en Teruel.

La bajada por el mismo sitio, pero la llovizna que ya empezó, hacia que las muy lavadas piedras se convirtieran en un peligro por lo muy deslizantes que se volvieron.

Al llegar abajo, ya si, con más tranquilidad y lluvia por fuera, visité la ermita de San Juan de Peñagolosa, hay también un restaurante y una hospedería convertida en albergue en donde se puede dormir, pero no está abierta todo el año.

martes, 16 de noviembre de 2010

Puig Major



Accedí desde Pollensa, por la carretera MA10 en dirección a Soller, preciosa vía; a veces plagada de ciclistas que tienes que ir sorteando; a veces, al ser muy estrecha, con autobuses que ocupan toda la vía, sobre todo en las curvas, y tienes que frenar para que no te saquen de la carretera; a veces con conductores acostumbrados a las autopistas y que no saben conducir por carreteras de montaña; a veces con conductores de rally, que en las curvas se creen que la carretera es suya y las recortan sin pensar que alguien puede venir de frente. Pero aun así, merece la pena, las vistas espectaculares a un lado y a otro, la vegetación, fantástica y al pasar el Coll de Femenia, a 515 metros de altura, la primera vista del Puig Major es sorprendente. Eso si, hay que echarle una hora desde Pollensa hasta el control militar del EVA 7 en el kilómetro 35.4, a 875 metros de altura, en dirección a Soller.

Bien salí desde Can Picafort, playa donde dormí, fui hasta Pollensa y desde allí, hacia arriba hasta el kilómetro 30 donde está el primer túnel, de unos doscientos metros, a la salida, el embalse de Gorg Blau y unos pocos kilómetros más, el embalse de Cúber, un kilómetro largo y llegué al complejo militar donde el Cabo 1º que me gestionó los permisos salió a atenderme, amabilísimo, ofreciéndome incluso el dejar el coche aparcado en el complejo, no lo hice así, ya que el segundo túnel, el de Monnáber tiene 400 metros, totalmente oscuros, además voy casi de negro, muy estrecho, el riesgo de que me atropellen es grande. Explicaciones de por dónde puedo y no puedo pasar, que puedo y que no puedo fotografiar, quién me esperará arriba y todo ello con una amabilidad exquisita, no puedo por menos que reflejarlo aquí, lo mismo que la persona que me esperaba en la cima, desde aquí, gracias a todos por vuestras atenciones.

Paso el túnel de Monnáber y, nada más salir, a izquierda y derecha, elegí el de la derecha, a 830 metros de altura, aparcamientos donde dejar los coches y contemplar el paisaje hacia el mar, hacia Sa Calobra. Bajo cerca de 500 metros lineales, descendiendo hasta el kilómetro 37.7, a 810 metros de altura, donde hay un puente y junto a él, a la derecha de la carretera, se inicia el camino de ascenso hacia la Coma de N´Arbona.

Suave pendiente al principio, por una zona boscosa y haciendo algunas revueltas. Enseguida se cruza un pequeño torrente, normalmente seco, y durante un tramo, se asciende paralelamente al torrente. Salgo a un terreno ya despejado y el camino se hace más empinado con dirección a un collado a 1190 metros de altura situado al N.E.

El desnivel se acentúa y la senda se sube en zig-zag, está reforzado en algunos tramos por bancales de piedra que lo sustentan. Se pasa junto a un nevero, conocido en Mallorca como "casas de neu" que se construían con muros de piedra, situado en la base de la muralla rocosa que forma la Sierra de Son Torrella, a mi derecha, a cuya pared hay que pegarse, continuo subiendo hasta otro nevero, algo más profundo y también bastante bien conservado. A la izquierda N.W. se ve la Peña del Migdía de 1355 metros de altura y, hacia el valle, el pueblo de Fornalutx.

Se llega ya a la parte alta de una especie de embudo invertido que hace la Coma de N´Arbona, ya cerca del collado al que se llega fácilmente a 1190 metros de altura, en unos 45 minutos desde que se deja el coche aparcado.

Los bancales y los neveros están hechos con la técnica de pared seca, así llamada debido a que sólo se usa la piedra para su construcción, esta antigua técnica es muy usada en Mallorca tanto en bancales de contención como en linderos de propiedades.

Al llegar al collado aparece el Puig Major con un radar de vigilancia aérea en su cima y varias antenas e instalaciones militares. Se ha llegado a la carretera que llega desde la base militar de Son Torrella y por ella se llega a la cumbre en hora y media.

Desde la cumbre, al Este el Puig Massanella de 1365 metros, al noreste el vértice geodésico del Puig Major que no está en la verdadera cumbre sino en otra secundaria a la que no está permitido acceder al norte el Morro d´en Pelut y la Mola de Tuent y, en la costa, Sa Calobra, hacia el Sur Oeste la Peña del Migdía de 1355 metros.

La bajada la hice por el mismo camino que en la subida.

Los permisos los gestioné en el EVA 7 del Ejercito del Aire, actualmente en el teléfono 971637017 a través del Cabo 1º encargado de gestionar estas autorizaciones y de quién no obtuve más que amabilidad y colaboración. En cuanto al permiso de Medio Ambiente se gestiona a través del Gobierno de Baleares, Consejería de Medio Ambiente y Mobilidad, Espais de Natura Balear. En ambos casos se debe iniciar la gestión con, al menos tres semanas de antelación.

jueves, 11 de noviembre de 2010

El Cañón del Guadalix


Una de las primeras experiencias en BTT del grupo y que me ha servido para aficionarme más aún, si puede, a la BTT.

Quedamos el sábado por la mañana en Guadalix en el Ayuntamiento, sin problemas para aparcar, era aún muy temprano y, poco a poco, nos juntamos los cuatro, Paco, Félix, Fer y yo.

Comenzamos la ruta justo en la plaza del Ayuntamiento, bajamos por la antigua carretera, donde tomamos, hacia la izquierda el inicio del camino, ya junto al río Guadalix, primeras subidas y bajadas hasta llegar a la pista del Canal de Isabel II, continuas subidas hasta llegar al embalse de Pedrezuela, desde aquí lo mejor.

Primero atravesamos una valla verde que estaba cerrada, bicis por encima de ella, cruzamos el dique del embalse.

Cojemos una zona asfaltada y en unos ochocientos metros tomamos un camino a la derecha que nos lleva hasta Pedrezuela, nos perdemos un poco en el pueblo, buscamos la calle Madrid hacia la izquierda, seguimos de frente y llegamos a un cruce de caminos, hacia la derecha y, ale, fuerte y pedregosa bajada que nos lleva hasta una caseta del Canal de Isabel II, Félix se acuerda de la grieta de Tres Cantos y no se lanza en plan kamikace.

El sendero junto al río y tomamos el precioso cañón, al final del mismo llegamos al sendero por el que iniciamos el camino y que nos lleva hasta las inmediaciones de San Agustín de Guadalix. En la parte final del sendero me doy una rozadura con unas zarzas.

Resultado una buena mañana con una distancia de más de 32 kilómetros, un desnivel acumulado de 650 metros en un tiempo algo más de tres horas y media.

Las fotos de la actividad

domingo, 7 de noviembre de 2010

Por el rio Moros en bici


El camino circular por la vertiente del río Moros desde Gudillos, con una distancia teórica a recorrer de 37,79 kilómetros que, por mor de los despistes de los magos del GPS se convirtió en poco más de 40. Salimos desde una altura de 1282 metros para llegar hasta los 1663 para hacer un desnivel total de 610 metrosen algo menos de 4 horas.

El grupo de los mataillosporlabici, cada vez me gusta más el nombrecito, se va ampliando, hoy se nos unió Carlos, que terminó hecho unos zorros el pobre, nada Carlos a comprar equipo, a gastarse el dinerillo.

Quedamos a las 9 en Gudillos, se llega fácil, bajando del puerto de los Leones, nada más llegar a San Rafael, primer giro a la derecha, nuevamente el primer giro y hasta llegar directo a las cuatro casas que componen Gudillos, rodeadas de las cocheras del mantenimiento de la autopista.

Una preciosidad de recorrido.

lunes, 1 de noviembre de 2010

Pico Revolcadores


Cada comunidad tiene su pico más alto y el de Murcia es el Pico del Obispo, más conocido como Revolcadores con sus 2014 metros de altura, situado en la Sierra Seca, una más del Sistema Bético, en el extremo occidental de la comunidad murciana. Se compone de una meseta que separa los dos picos Revolcadores, el Norte con 2014 metros y el Sur, con 1999 metros.

Llegué a Caravaca de la Cruz, una de las cinco ciudades santas con el privilegio de Año Santo en perpetuidad, ya tenía ganas de conocerla y no me defraudó en absoluto, desde el Castillo Santuario a donde llegan los peregrinos a conocer la reliquia de la Cruz de Caravaca, pasando por su bello Barrio Medieval o la Iglesia de El Salvador o el pasear en la noche por su Plaza Mayor.

Salí de Caravaca para subir el Pico Revolcadores, tomando para ello la carretera C330 que pasando por Barranda llega hasta El Entredicho donde se desvía hacia Cañada de la Cruz a una altura de 1273 metros, al pasar la Iglesia de Cañada la carretera se bifurca en dos, a la derecha, sin indicar, la desviación a Los Odres y a la izquierda la que debemos tomar, en realidad una pista asfaltada que, nada más salir del pueblo tiene a la izquierda una pista, también asfaltada, que nos llevaría a la Sierra de la Taibilla. No la tomamos y seguimos de frente, durante unos ocho kilómetros hasta llegar al Puerto Alto, a 1505 metros de altura, aquí, al menos en el 2010 no se más adelante, se acaba el asfalto y la pista continúa sin asfaltar, coincide con un pequeño aparcamiento a la derecha, donde vemos perfectamente los dos picos Revolcadores a nuestra derecha y a nuestra izquierda la Peña de Moratalla.

Unos veinte metros antes de donde dejamos el coche sale, también hacia la derecha, este, una pista forestal que, más o menos, en un kilómetro tiene a su derecha el inicio de una senda, bien indicada con dos hitos grandes. Este sendero se interna por un pinar que no abandonaremos hasta cerca de la cima. El camino, bastante pedregoso, pero evidente y con bastantes hitos, hasta llevarnos a una cresta entre dos barrancos. Pasamos algunos resaltes, hasta ver a nuestra izquierda el vértice geodésico del Pico Norte de Revolcadores, desde el aparcamiento hasta aquí tardé alrededor de una hora y quince minutos, con un desnivel de 508 metros.

En la cima una foto y nada más, viento, empieza a nevar alternándose con la lluvia y abandono mi proyecto de caminar por la meseta que une los dos picos para llegar al Sur, es un paseo sin mayor dificultad, pero el tiempo lo hace desapetecible.

La bajada por el mismo camino y al ver que la lluvia arrecia lo bajo corriendo, tal es el bajísimo grado de dificultad, y llego de nuevo al coche en otros treinta y cinco minutos Bueno como montañismo tiene poco que resaltar, como paisajes, en lo poco que vi, merece la pena.

Las fotos de la actividad

miércoles, 27 de octubre de 2010

Torre Blanca


¿Cuál es el verdadero techo de Cantabria?, bueno, pues ahí está una de las discusiones que existen en algunas comunidades para decidir que pico es el más alto, en este caso la duda está creada entre Peña Vieja, se le atribuyen 2614 metros de altura y Torre Blanca a la que se le dan 2609 metros, sin embargo algunos trabajos, validados por el IGN, dan validez a estudios que indican que Torre Blanca es 2,17 metros más alto que Peña Vieja, o sea 2616 metros de altura, luego si quieres hacer el más alto de Cantabria, lo mejor para evitar discusiones, hazte los dos, y así lo hice.

Para hacer, en este caso, directamente Torre Blanca, me fui el día anterior hasta Espinama y dormí en el Hotel Remoña, siempre que vengo a esta zona duermo en éste, costumbres y un consejo, desde antes de Potes no hay ninguna gasolinera, ojo, ya me ocurrió una vez y gracias a Jesús del Hotel Remoña, que tiene una pequeña reserva para él y que me dió cinco litros, pude no tener una desagradable sorpresa.

El teleférico de Fuente Dé sube un desnivel de 753 metros, desde 1070 metros hasta los 1823 de la estación superior, llamada El Cable, en cinco minutos y ahora, (tampoco creamos que en verano tiene un horario amplio) el primer teleférico sube a las diez de la mañana y el último baja a las seis de la tarde, arriba la cafetería no funciona hasta bien entrada la mañana, abajo tampoco, me parece un horario excesivamente escueto, teniendo en cuenta que el refugio de Cabaña Verónica está cerrado, a pesar de que te deja un pequeño vivac, y el hotel refugio de Áliva también, solución, subí preparado y cargado por si tenía algún contratiempo y tenía que pernoctar allí, por otro lado la información de estado de nieve de la web del CANTUR cántabro no existe, así que, ale, por si acaso también crampones a la mochila. Además la subida por la Canal Jenjuda, (normalmente entre una hora y media y dos horas) solución para salir antes y ahorrarte un par de horitas, está mal, muy mal, debido a las últimas lluvias que arrastraron varios torrentes de piedra y que han dejado bastante impracticable esta opción.

No conocía la zona desde Cabaña Verónica, y como que algunos le dan un tiempo de cuatro horas para subir y no sabiendo si el estado de placas de hielo sería bueno o malo, salí un poco tenso, ocho horas de margen pudiendo tener algún error son muy pocas, primer teleférico, (caro incluso para federados, 13,15€ ida y vuelta) y rápidamente, desde la estación superior del cable a caminar, coincidiendo con Diego de Cabezón de la Sal, por una amplia pista hacia la Horcadina de Covarrobres, donde hay una desviación hacia la derecha que nos llevaría al refugio de Áliva y a la que nos asomamos para hacer algunas fotos rápidas, sin parar y a buen paso seguimos hasta la Vueltona a 1950 metros, donde se empina el camino hasta llegar al Collado de la Canalona, desde donde, hacia la derecha, parte el camino que sube hacia Peña Vieja y de frente, flanqueando la cara sur de la Torre de Horcados Rojos llegamos a otra bifurcación que, a la derecha, nos llevaría al collado de Horcados Rojos, desde donde la subida a Horcados Rojos es fácil, y a la izquierda nos lleva a Cabaña Verónica a 2345 metros, un trecho que desde El Cable se hace normalmente en una hora y tres cuartos nosotros lo hicimos en hora y cuarto.

Un tentempié rápido, un trago de agua y desde detrás de la Cabaña, en dirección oeste, siguiendo hitos y marcas rojas redondas sale el camino, en unos cien metros, hay que estar atentos, ya que veremos, fijándonos bien, dos sendas de hitos, una, que es la que pierde, al principio, menos altura, que es la que tomamos y otra, un poco a nuestra derecha que es le correcta y que nos llevaría a la Collada Blanca a 2370 metros, dejando a nuestra izquierda la depresión de Hoyos Sengrós y la que tomamos hacia la izquierda tiene también una collada, aunque mas estrecha, lo que nos hizo equivocarnos, que deja a la derecha Hoyos Sengrós, pero es que además, el camino erroneo tiene a su izquierda otro jou, resultado, la subida la hicimos por este camino erroneo a nuestra izquierda, no tiene mayor dificultad, es la senda que lleva a Tiro Llago, pero casi al final tiene un, poco señalado y mal visible, caminito por pedreras que te une, antes de la trepada a la cima de Torre Blanca, con el camino correcto.

Se ve que, a pesar de este error, le dimos fuerte ya que hicimos cumbre en tres horas, a mi me dió un desnivel de 840 metros desde la estación superior de El Cable hasta esta cima.

Que buen día en la cumbre, con sus dos buzones, que vistas, hacia el sur, por un lado Tiro Llago, Madejuno, el Llago Cimero y la vega de Liordes y más al fondo la sierra Palentina con el Curavacas, el Espigüete, por otro lado, hacia el oeste la arista que nos llevaría al Llambrión que se ve perfectamente detrás de Tiro Tirso ya, con sus 2640 metros, mas alto que Torre Blanca, pero está en Asturias y más atrás el precioso Llambrión y mirando hacia atrás de izquierda a derecha, hacia el Norte, en primer término el Tesorero que, desde aquí pierde su apariencia piramidal y detrás, de izquierda a derecha, Cabrones, Torre Cerredo, Horcados Rojos, Picos de Santa Ana y Peña Vieja y entre ambos, al fondo, la Morra de Lechugales y hoy, fantástico día, al fondo el Cantábrico, no da para más, tenemos que bajar no sea que, si tenemos algún problema, no lleguemos bien al teleférico, decidimos bajar por que hubiese sido el camino normal de subida por Collada Blanca y así lo hicimos, la secuencia de fotos de esta alternativa la he puesto al revés para simular la salida desde Cabaña Verónica hacia Collada Blanca, ya desde cien metros más allá de Cabaña Verónica se distingue perfectamente la arista previa a Collada Blanca, arista no dificil pero que se puede hacer además por su flanqueo izquierdo, todo el camino es evidente desde abajo y esta bien secuenciado de hitos.

Bueno, al final, en poco más de cinco horas estábamos en el teleférico, bajamos a Fuente Dé, cervecita y abajo.

domingo, 24 de octubre de 2010

Collado del Mosquito en BTT


Hoy hemos decidido darnos como oficial el nombre de Mataillos por la bici, se trata de hacer una circular que, saliendo desde Montejo de la Sierra a 1056 metros de altura, nos lleve hasta el Collado del Mosquito, en sus 1829 metros, y desde allí, bajar a HorcaJuelo de la Sierra para, en su salida hacia Montejo, tomar una pista forestal que nos llevaría de nuevo hasta un poco más arriba de Montejo, desde donde, tras una pequeña bajada, volver hasta los coches. Se trata de una pista en buen estado que da acceso a las zonass más altas de la Sierra del Rincón, al norte de la Comunidad de Madrid, pista para uso de ganaderos, agentes forestales, retenes de incendios, etc., esto explica que, al principio tuviesemos que sortear tres puertas.

Empezamos a las 09:30 y desde el inicio, cuestas hacia arriba, buena pista, en algunos sitios demasiado pedregosa.

La subida hasta el puerto de El Cardoso, a 1358 metros, se nos hace algo durilla, no hemos parado de subir desde Montejo de la Sierra, pero las subidas no han sido excesivamente pendientes, los últimos cien metros, más o menos, han sido por asfalto.

A partir de este momento dejamos el poco asfalto en el que hemos pedaleado, y nos internamos por una pista forestal, a la izquierda del indicador del puerto, enseguida la pista se bifurca hacia la derecha, la opción que sube todo recto tiene mucha pendiente, así que lo mejor será girar a la derecha y meternos en el pinar por la pista principal, por un tramo muy agradable y con una pendiente muy suave que se adentra en el valle.

Abajo a la derecha dejamos el famoso Hayedo de Montejo y por aquí, el jóven río Jarama.

A nuestra derecha los picos de Sangoy y más atrás el majestuoso Cerrón, con sus 2200 metros, algo más atrás, hacia la izquierda, la cuerda del Pico del Lobo.

Continuamos pedaleando y penando en la subida, sorteando piedra a piedra, grieta tras grieta, hasta llegar a una curva a la derecha partir de la cual se suaviza bastante la pendiente para acceder a un falso collado desde el que, al fondo, podemos ver la cuerda de la Cebollera. Un descanso para esperar a Peter, algo de fruta, un poco de bebida y de nuevo a la bici, ya de nuevo una buena empinada y no paramos de subir hasta el collado famoso.

Al llegar al Collado del Mosquito, a nuestra derecha sale la pista que nos llevaría hasta la cima del Tres Provincias, en lo más alto de la sierra de la Cebollera, no, mira no, ya llevamos una buena paliza hoy, además no llevamos la ruta en el GPS, así que,tras abrigarnos un poco, hacia abajo.

La bajada espectacular, peligrosilla debido a la cantidad de piedras sueltas, algunas, por cierto, bastante grandes. Dos subidas entre medias, una larga y otra más corta, pero una bajada larga, al no llevar frenos de disco ya me dolían las manos y las muñecas de apoyar en el manillar, ¡cuanto me falta aún por aprender!.

Al poco, junto al río Madarquillos, aparece una bifurcación que obliga a que Fer, que es quien lleva el GPS, nos espere a los “lentos”, después de reagruparnos seguimos la bajada hasta llegar a una nueva cancela, al pasarla elegimos el camino a su izquierda que nos llevará al bonito pueblo de Horcajuelo de la Sierra, al salir de allí por una pista que sale hacia la izquierda de la carretera, enseguida una subida a su derecha ¡que subidón! donde todos, bicis a la mano y a empujar, hasta llegar a la primera verja que nos encontramos al subir, en la salida de Montejo, una pequeña bajada y, por fin, en los coches, nos cambiamos, Peter y Fer salieron rápido a Madrid, Paco y yo nos quedamos a tomar una cervecita.

Vamos, que empezamos a las 09:30 y terminamos a las 13:30 para hacer un recorrido de 32,69 kilómetros con un desnivel total acumulado de 888 metros, o sea cinco horas en total, según el GPD, de pedaleo cuatro horas y trece minutos, casi todo de subidas y poco tiempo aunque intenso, de bajadas.

Las fotos de la actividad.

domingo, 17 de octubre de 2010

San Lorenzo


Quería subir el Pico de San Lorenzo en la Rioja y conocer la sierra de la Demanda, fin de semana por tanto en la Rioja, en la zona inmediata a la sierra de la Demanda.

Santo Domingo de la Calzada debe su nombre a la calzada que el eremita Domingo, educado en el cercano Monasterio de Valvanera y después ayudante del legado papal Gregorio de Ostia, se encargó de mantener, mejorando la vieja calzada romana en el siglo XI, para así, facilitar la ruta de los peregrinos que se dirigían, a través del Camino Francés, hacia Santiago de Compostela. En memoria de aquel monje se alzó la preciosa catedral de Santo Domingo de la Calzada. Y todo en esta ciudad, los restaurantes, los dos paradores nacionales (el de Bernardo de Fresneda y el de Santo Domingo, que en principio fue el albergue de peregrinos), el actual albergue de peregrinos, el Centro de Interpretación del Camino, la Hospedería Cisterciense, etc., todo parece estar dedicado al Camino, no en vano es la parada más importante de la ruta jacobea entre Puente la Reina y León.

Visita obligada en la zona es la villa de San Millán de la Cogolla, donde los Monasterios de Yuso y Suso, cuna de la lengua española, han conseguido que la zona sea declarada Patrimonio de la Humanidad.

En el Monasterio de Yuso, además de una maravillosa hostería se encuentra ubicado el Centro Internacional de Investigación de la Lengua Española, no podemos obviar que fue aquí, en los Monasterios de Yuso y Suso donde nació la lengua española, como lo demuestra el descubrimiento en Yuso de las Glosas Emilianenses del siglo X, así como, según la tradición, Gonzalo de Berceo, en Suso, escribió los primeros poemas de la lengua española.

Y ya Ezcaray, pueblo típico de estación de esquí, pero bonito, desde donde salen innumerables senderos para recorrer la sierra de la Demanda, una larga cadena montañosa, al noroeste del sistema Ibérico, con varias cimas que superan los 2000 metros, San Millán en Burgos con 2131 metros y el objetivo de hoy, el San Lorenzo de 2271 metros.

Desde Ezcaray, saliendo por uno de los puentes que cruzan el río Oja (se dice que el nombre Rioja nace de río Oja, bueno es una frase mas), en dirección a Posadas hasta que a tres kilómetros nos encontramos una desviación que hacia la izquierda nos subirá al amplio aparcamiento de la estación de Valdezcaray en otros trece kilómetros de buena carretera.

Aparcamos aquí el coche y Jesús y yo, comenzamos a andar, solos, la temporada de esquí aún no ha comenzado y la niebla hace desestimar a la gente hacer actividad alguna por la zona, así que desde los 1530 metros de altura del parking de la estación empezamos a caminar.

Hay varias rutas que pueden hacerse, andando directamente desde Ezcaray atravesando el hayedo de Bonicaparra hacia la llamada campa de Sagastia a 1200 metros, desde aquí hasta el collado de Beneguerria a 1730 metros para llegar al collado de Ormazal y seguir al Portillo de Nestaza, encima de las pistas de esquí enlazando con la cuesta a la cima en unas cuatro horas y media en total. Otra opción es, desde el Monasterio de Valvanera, donde nace una ruta que nos lleva hasta el collado del Bierzo a 1520 metros de altura, y por la arista de los Pancrudo hasta el Cabeza Parda de 2119 metros y descender hasta la Portilla de Nestaza uniéndose con la opción anterior.

Nosotros, debido a la espesa niebla, decidimos tomar la pista que sale junto al parking y que inmediatamente deja el asfalto, y paso a paso (aunque nosotros, a pesar de la niebla nos salimos en diferentes ocasiones para acortar), alcanzaremos el final de los telesillas superiores, después de recorrer algo más de dos kilómetros y medio en menos de una hora hasta la cota de 1950 metros, detrás de la cabina final, en dirección sureste sale una senda que zigzaguenado nos llevará hasta la cima en cerca de dos horas.

La espesa niebla no nos permite casi ni distinguir los hitos cimeros, la placa a San Lorenzo, el vértice geodésico, el monumento de la Hermandad de Donantes de Sangre, por lo que intentar ver las cercanas sierras de Urbión y Moncayo se hace imposible, gracias a que Jesús se conoce al dedillo la zona bajamos en dirección sureste para faldear el pico hacia las puntas finales de los remontes de la estación de esquí y bajar siguiendo las pistas.

Es una visión dantesca observar, cuando no hay nieve, el deterioro que hacen estas instalaciones a la montaña.

Llegamos a los coches, no ha subido nadie mas y las instalaciones están cerradas a cal y canto, así que nos bajamos a tomar algo en Ezcaray.

sábado, 9 de octubre de 2010

Pica d´Estats


La Pica d´Estats es la cumbre más elevada de Cataluña, uno de mis objetivos en el proyecto del pico más alto de cada Comunidad, al norte del maravilloso valle de Vallferrera, es el centro de un macizo que aúna tres cimas, el Pico Verdaguer de 3131 metros de altura, el más occidental, el oriental pico Gabarró de 3115 metros y el central, nuestro objetivo de hoy, la Pica d´Estats de 3143 metros de altura. Por el eje del macizo pasa la frontera entre Francia, por su comarca de l´Ariège, al norte, y España, por la comarca de Pallars Sobirá. El macizo se encuentra entre el Parque Nacional de Aguas Tuertas y Andorra.

Subimos desde Llavorsí, donde dejamos el valle de Cardós para adentrarnos en el valle de Vallferrara, para seguir hasta Alins y continuar hasta Areu. Aquí una decisión, la pista de más de 12 kilómetros de largo hasta al aparcamiento final, es bastante mala, coches que como el mio tienen el suelo muy bajo no podrán subir, como máximo unos cuatro kilómetros hasta llegar a un aparcamiento a la izquierda de la pista, pero lo aconsejable en esta situación es dejar el vehículo en Areu a 1220 metros y subir los 650 metros de desnivel, bordeando el rio Boet, hasta la valla de Pla de Boet a 1870 metros, y desde aquí, en cualquier caso, seguir hasta el refugio de Vallferrera, situado a la salida hacia el barranco de Areste, al costado izquierdo del torrente, a 1940 metros de altura, en otros veinte minutos.

En cualquier caso la subida al refugio andando es espectacular, máxime en este inicio del otoño cuando ya empieza a darse el espectáculo del contraste de colores en su exuberante vegetación, abajo álamos, abedules, robles y, poco a poco, pinos y abetos. Se nos hizo de noche en el transcurso de las tres horas largas que tardamos en subir, y eso nos hizo aún mayor la sensación de frondosidad del bosque, además, y a pesar de la oscuridad, ni siquiera un poco de luna, decidimos irnos por los atajos que ofrece el GR-11, bien indicado con las típicas franjas rojas y blancas, en lugar de por la pista de vehículos, pista por otro lado vacía, ya que al principio de la misma estaban haciendo las labores de poda que impedían absolutamente el tránsito de vehículos.

Llegamos a las nueve de la noche al refugio, cerrado ya en diario, pero abierto en su zona de vivac, apreciablemente cuidado, con una buena fuente a su entrada, con mantas y colchonetas y, sorpresa, con luz. Cenamos, y poco antes de las once, a dormir.

Nos levantamos a las seis y media de la mañana, se anunciaba lluvia por la tarde, así que a las siete empezamos a andar, con los frontales encendidos.

La senda parte, señalizada con franjas rojas y blancas, desde el mismo refugio. Fuerte subida desde el inicio, zigzagueando en dirección noreste, en unos treinta minutos escasos, llegamos a una confluencia de caminos, a 2080 metros de altura que nos desvía hacia la izquierda, la de la derecha nos llevaría al valle de Areste, poco después alcanzamos un pequeño collado para emprender un prolongado flanqueo con mucho sube-baja y con algún destrepe, que de noche y con los frontales es un poco delicado, así, pronto, en una hora larga, llegamos al barranco del Sotllo, un puente de madera nos facilita el cruce para, por su margen derecha, subir hasta el Pla de Canalbona a 2190 metros en otros treinta minutos, las cascadas de la zona y las vistas ya hacen que merezca la pena la subida, el camino, además en todo momento se adereza con pequeñas trepadas que lo hacen más divertido.

Un escalón más y llegamos a la laguna del Sotllo a 2350 metros, espectacular, el camino nos hace pasar por zonas de cascadas hasta llegar al segundo y aún más espectacular lago d´Estats a 2470 metros, hasta aquí hemos tardado dos horas largas desde el refugio, al fondo queda a nuestra vista el macizo de la Pica d´Estats y sus picos adyacentes.

Ya divisamos la pedrera que nos llevará hasta el Puerto del Sotllo a 2885 metros, por una senda de cerca de 400 metros de desnivel, que algunas veces llega hasta el 40 ó 45%, al llegar aquí, dejamos a nuestra izquierda, al este, el pico del Sotllo de 3072 metros. Decisión a tomar, subir por la arista que hay a nuestra derecha (cara oeste) o seguir por el camino que nos han indicado en todas las referencias ¿que hacemos?, no conocemos la arista, no traemos algún cordino por si fuese necesario y no hay nadie, estamos solos, decisión, seguimos por el camino normal, que desciende por detrás del Puerto del Sotllo, por la vertiente francesa, un ventisquero algo grandecito y helado, no llevamos crampones, nos hace descender hasta su final, donde nos encontramos con un grupo de bomberos valencianos, con los que poco a poco nos unimos hacia la cumbre.

Bien, por ello bajamos 150 metros de desnivel, vemos abajo la laguna de la Cometa d´Estats. Vemos perfectamente el sendero que, hacia la derecha, al este, nos lleva hasta el collado de Riufred a 2990 metros situado entre los picos de Montcalm de 3077 metros y la Pica, dura subida, un pequeño descanso y por la pedrera, hacia el suroeste, llegamos a la horcada contigua al pico Verdaguer y ya nos elevamos por la cresta hasta la cima de la Pica a 3143 metros en cinco horas, allí nos unimos para las fotos, ante la cruz cimera, con los valencianos, pensamos en bajar por la arista, pero es lo mismo de antes, no la conocemos, no vamos equipados para cualquier sorpresa o enmarronamiento, vale, los seis valencianos y nosotros, media vuelta por el mismo camino. Los 150 metros de desnivel a volver a subir para llegar al puerto del Sotllo se hacen interminables, la bajada por la pedrera hacia la laguna d´Estats pone a prueba los cuadriceps y las rodillas, hace fresquete, estamos en octubre, pero al llegar al lago, baño espectacular, cortito, el agua está helada, pero nos deja nuevos.

Llegamos, después de cuatro horas, sin contar el tiempo del baño, a donde los bomberos valencianos habían dejado sus vehículos, y ya nos habían invitado, gente genial, a bajar en sus coches, gracias, gracias, mil gracias. Una hora larga para bajar los trece kilómetros de la pista, en varias ocasiones nos tenemos que bajar de los coches para quitarles peso, pero al final llegamos a Areu, donde las cervezas caen con ganas.

Preciosa actividad, dura y larga, pero merece la pena, un desnivel de 11195 metros, más otros trescientos de la bajada en la ida y en la vuelta por la vertiente francesa, detrás del puerto del Sotllo. El recorrido, ida y vuelta desde el refugio es de 21 kilómetros.

Ah, y un comentario final, Félix quiso buscar un archivo GPS y lo encontró en una web llamada entremontañas que, ¡increíble!, cobra 1,50€ por bajarlo, espero que no se siga ese ejemplo, menos mal, que para colmo, Félix se dejó el GPS en su casa.

Ver las fotos de la actividad.

domingo, 3 de octubre de 2010

Vía Hermosilla en el Yelmo


Llegamos con los coches, aún de noche, al aparcamiento del Tranco, preparación de mochilas, y un poco antes de las ocho de la mañana hacia arriba, es sábado, se anuncia buen tiempo y puede ser que haya mucha gente, mejor madrugar y luego veremos.

La ruta para llegar a la pradera del Yelmo se hace por un camino marcado como PR, que nace detrás del merendero casa Julián en el Tranco, girando, por detrás de él, hacia la izquierda, donde veremos unos indicadores, si saliéramos hacia la derecha, iríamos hacia las placas del Halcón, del Emilio, etc.

El camino va haciendo varios zig-zag hasta llegar a unas praderas para después continuar entre zonas de grandes rocas. El camino, bien marcado, va subiendo varios escalonamientos rocosos, es la zona de las llamadas Placas del Tranco.

Poco más adelante entraremos en zona de jaras, y arriba aparecerá un gran bloque que bordearemos por su izquierda y así llegaremos al mirador del Tranco, desde aquí las vistas de Manzanares el Real, del pantano, de los lejanos Montón de Trigo, Maliciosa, etc, son excepcionales.


Seguimos ascendiendo y al poco llegaremos a una evidente pradera, conocida con el nombre de Gran Cañada, la cruzamos desviándonos algo hacia la izquierda para subir por un sendero algo empinado en dirección N, seguimos por una zona de bajo y llegamos a

l Collado de la Encina después de una buena subidita. Ahora ya, por un camino que ha sido enlosado a modo de escalera, con la vista ya en el Yelmo hasta llegar a la preciosa pradera del Yelmo. En total, una hora, pero porqué le hemos dado caña, tenemos ganas de empezar, lo normal es hacerlo en una hora y tres cuartos.


Al final llegamos a una repisa, algo inclinada, localizada entre los dos gendarmes de la cara sur del Yelmo, allí veremos una laja grande que nos permite dejar las mochilas en su interior.

Comenzamos el primer largo (IV+) por el diedro que forma el llamado gendarme de los Higinios, por su lado izquierdo, antes una pequeña trepada y seguidamente el diedro, hay chapas y enseguida la primera reunión.

El segundo largo (Vº) se hace llegando inmediatamente hasta el diedro, ya vencido a la izquierda que se sube en bavaresa y metiendo bien la cadera, además de las chapas que se encuentran enseguida, pueden meterse también un par de friends al empezar el diedro a la izquierda para evitar péndulos en una posible caída, la reunión está a un par de metros del diedro.

Para el tercer largo (Vº) subimos directamente en adherencia hasta un diedro que tira hacia la derecha y, enseguida nos metemos en la famosa chimenea, que no es tal, sino una grieta que hay que negociar mirando siempre hacia la pared de la izquierda, estrechita, por lo que hay que ir de lado, al final de la misma nos salimos hacia la derecha y tenemos la tercera reunión.

El cuarto largo es más fácil (III+) y se hace yendo hacia la derecha siguiendo por el promontorio donde se encontraba la tercera reunión, seguimos hacia la derecha hasta encontrar una guía que sube hacia la izquierda, donde encontramos, a buena distancia de la reunión, la primera y única chapa de éste largo, seguimos hacia la izquierda y, en plena placa, se ve perfectamente la cuarta reunión.

La quinta parte sube en recto, viéndose siempre las chapas, hasta una panza que nos deja en una repisa donde está la reunión, detrás del bloque hay un camino que nos lleva a la antecima, desde la que sin perdida se ve el vértice geodésico.

Fotos, buen día y bajada en destrepe por la vía Valentina, nos pareció mejor opción que bajar por la chimenea típica.

domingo, 26 de septiembre de 2010

Soto de Viñuelas en bici



Planificamos el recorrido circular del Soto de Viñuelas hace dos semanas, lo planificamos y lo iniciamos, en el kilómetro 12.5, bajada, grieta y Félix I el Grietas, se la dio y fuerte, vuelta en coche a Félix al hospital, revisión y no le pasa nada grave, afortunadamente.

Fer y yo deshicimos el recorrido y casi ya en el Deportivo de la Dehesa en San Sebastian de los Reyes, donde habíamos dejado los coches, zas, Angel el Grietas II, se despista y va el suelo por culpa de otra grieta, chapa y pintura en el polideportivo, por hoy se acabó.

Dos semanas después lo decidimos de nuevo y esta si, esta vez no nos metimos en grieta alguna, Félix alguna caidilla sin importancia,¡que tío!, le da igual, vuelve a lanzarse a tope en las bajadas, no ha tomado miedo no, menos mal, y Fer quiso ver a que sabía una pequeña alambrada, también afortunadamente sin consecuencia alguna, salvo eso si, recrear el sitio y forma de la caída de Félix para pasarla a la inmortalidad.

El Soto de Viñuelas es una finca particular localizada entre Alcobendas y Tres Cantos.

Está delimitada, en todo su entorno, por una valla de piedra, y se puede rodear con la bici yendo aproximadamente en un 90% por caminos de tierra y el 10% restante por alguna urbanización que hay que cruzar y unos metros por la lateral de la autovía de Colmenar Viejo.

Es un recorrido en el que se puede disfrutar de muy buenas vistas de la sierra está y muy cerca de Madrid.

La ruta tiene varias alternativas de inicio y final en el mismo sitio, unos la hacen desde/hasta la estación de cercanías de tren de Valdelasfuentes (Alcobendas), otra alternativa es desde el Decathlon de San.Sebastian de los Reyes, nosotros la hicimos desde el polideportivo de la Dehesa Boyal de San Sebastian de los Reyes.

El circuito de 32,21 kilómetros, altura mínima 607 y máxima de 752, varias subiditas y bajadas rompepiernas, en total 337 metros acumulados y que hicimos despacito, dos horas y media, el respeto a las grietas de la anterior experiencia nos llevó a tomarnoslo con calma e inclusive, en el colmo de la precaución, a bajar alguna empinada cuesta con grietas a patita.

Salimos de la Dehesa Boyal y para incorporarnos al circuito nos topamos, aún fríos, con una subidita que te calienta bien, hasta llegar a la tapia del Soto de Viñuelas que, durante todo el recorrido, tendremos a nuestra derecha, allí una puerta peatonal de piedra que debemos a pie. Al otro lado hay un cruce de caminos. Giramos hacia la derecha y empezamos un bonito descenso (que bien le viene a nuestras piernas).

Finalizado el descenso, a la derecha nos aparece una de las entradas a la finca del Soto de Viñuelas. Pasado este cruce comienza un largo, pero no duro, ascenso que se suaviza algo más al llegar a una pista en la quejamos a nuestra izquierda el Cementerio de la Paz, esta pista, asfaltada, nos conduce hasta la autovía de Colmenar.

Aquí, con cuidadín, vamos en dirección al Castillo de Viñuelas, ya que en un centenar de metros abandonamos la autovía y nos metemos en una zona de pista asfaltada que deja paso a un estrecho y divertido camino que discurre entre la tapia y la actual carretera del Soto de Viñuelas. Una gasolinera sirve de referencia de que vamos por el camino correcto.

Aquí, enseguida, una bajada y zas el lugar de la caída de Félix, kilómetro 12.500 del recorrido, recreamos la situación, foto y seguimos recto en dirección a las instalaciones del Canal de Isabel II, situadas valle abajo en las inmediaciones del arroyo de la Moraleja. La tapia se mantiene a nuestra derecha. Accedemos amontonamiento a la carretera. y rebasamos a la derecha la entrada al Monte de Viñuelas. Pasado el arroyo comienza de nuevo el camino, que afronta un fuerte repecho.

En este tramo tendremos a la izquierda (norte) excelentes vistas de la Sierra de Guadarrama y del Cerro de San Pedro. La tapia, a la derecha, será nuestra referencia, Cruzamos el arroyo e iniciamos una duro repecho por una pista empedrada, para evitarla hay caminitos a su izquierda como alternativa.

Culminada la subidita, a la izquierda veremos el vértice geodésico de Valdelagua. Seguiremos a la derecha por la pista principal, por un tramo que discurre sobre la loma del Salto del Lobo. A nuestra izquierda se abre en toda su amplitud el valle del Jarama, donde comienza un tramo estrecho pero muy bonito entre la tapia del Monte de Viñuelas a nuestra derecha y una alambrada metálica a nuestra izquierda.

No queda más remedio que callejear entre los chalets de la urbanización del RACE junto al circuito del Jarama, hasta ver a nuestra derecha una salida empinada por unos cinco metros con una escalera peatonal, una rampa de cemento y la ram pa de tierra salimos por aquí y vuelta a tomar la valla.


Atravesamos la zona de la Real Sociedad Hípica Española hasta llegar a la Urbanización Fuente del Fresno, larga y aasfaltada bajada, giro a la izquierda y en un puente de madera, giro a la derecha cruzando el río, seguimos pegados a la valla, unas subiditas más y sus correspondientes bajaditas para llegar a la puerta peatonal por la que iniciamos el recorrido, bajada de la primera cuesta hasta llegar al polideportivo y fin de la ruta, todos para casa, es viernes y tememos el atasco de la A1, pero, hoy suerte, no hay casi atasco, que bien.

Fer llevó su GPS y subió al Wikiloc el trazado http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=1197034

sábado, 25 de septiembre de 2010

Aitxuri


Una subida fácil pero bellísima, que lástima que el día no me acompañase, las vistas desde el cresterio de la Sierra de Aizkorri hacia los valles donostiarras y navarros tendría que ser espectacular, pero aún así me marcho satisfecho.

Una propuesta de fin de semana puede ser el bonito recorrido que hice, aún por otro motivo diferente, primero por Vitoria, que bonita ciudad, que precioso casco antiguo, que maravilla de pintxos con su "crianza" por todos lados, después subida al Santuario de la Virgen de Arantzazu, y desde aquí la visita a esta preciosa Sierra de Aizkorri.

Dejé aparcado el coche en el buen parking que existe al antes de acceder al Santuario, que visité antes de empezar a andar atravesando las zonas de restaurantes que hay tras el Santuario y nada más terminar, una puerta canadiense y una pista forestal en la que empezamos la subida, por ella en cinco minutos, llegamos a un cruza de caminos y, bien marcado por una puerta de la pista seguimos hacia las praderas de Urbia. Para ello atravesamos un frondoso hayedo y seguimos por la pista dentro del hayedo, hayedo que, al terminar en el Collado Elorrola (o Elola), a 1160 metros de altura, después de andar otros cuarenta y cinco minutos, nos presenta, de golpe, un paisaje espectacular con la Sierra de Aizkorri al fondo, descendemos unos metros, hasta la cota de los 1130 en otros cinco minutos, por la pradera y bordeamos la Ermita del Santo Cristo de Urbia, inmediatamente un precioso y bucólico hotel-refugio, un pequeño descanso y unas fotos.

Desde el refugio el camino a seguir se distingue perfectamente, bajamos un poco más, cruzamos un arroyo seco y la ancha pista nos acerca en otros cincuenta minutos hasta Arbelarko, a 1180 metros, un grupo de txabolas o cabañas de pastores a las faldas de la sierra. Desde aquí arranca una senda por las rocas calizas, bien cubierta de marcas amarillas que nos llevará a un collado desde el que se distingue la cruz existente sobre el Aizkorri, faldeando un poco más se ve el desvío que nos llevará a los dos picos más altos de la comunidad autónoma vasca, el Aketegi de 1548 metros y el Aitxuri de 1551, con una fácil trepada llegaremos a ellos.

Pero yo decidí, en este momento hacerlo al volver, seguí la senda que me llevaría al Aizkorri de 1524 metros, pico que da el nombre a esta Sierra y el último de la misma, las vistas desde su cima son espectaculares, con una preciosa ermita en la misma. Hasta aquí desde Arantzazu, dos horas y media.

Fotos y vuelta atrás, esta vez siguiendo una senda marcada con circulitos amarillos, por toda la cresta de la sierra, sin dejar de ver los espectaculares valles donostiarras, así pasé por la cima del Aitzabal de 1474 metros y llegué, primero a la del Aketegi y finalmente a la del Aitxuri en otros veinte minutos, mi objetivo final, fotos, y entre que el tiempo amenaza lluvia y que anochecerá pronto y no llevo frontal, bajada directa por la pedrera hasta reencontrarme con el camino que me llevará al valle de Urbia y bajada hasta el Santuario de Arantzazu en otras dos horas.

Total cuatro horas y tres cuartos de una hermosa y sorprendente actividad.

Ver más fotos de la actividad.

viernes, 24 de septiembre de 2010

Vía Rivas Acuña en La Cabrera


La propuesta inicial era subir el Yelmo en la Pedriza, pero llovió el sábado y, aunque el domingo hacía buen tiempo, sabíamos que en la Pedriza, pura adherencia, la piedra estaría mojada. Cambio de planes y nos fuimos a La Cabrera. Dudas iniciales en que vía hacer y al final nos decidimos por la Rivas Acuña, buena decisión, no la conocía y me gustó.

El primer largo, mi amigo Fer, en su blog, desde rocas y montañas, lo da como de IV+, en nuestra guía figuraba como V-, aún así, para mi, que llevaba ya algunos meses sin darle a los gatos me pareció, como yo digo, de grado XVIII como poco, como se pierde cuando lo dejas un tiempo.

Empieza en una especie de placa con una fisurita un poco en diagonal, un pasito tontorrón, además mojado, dejando a la derecha una zona de musgo, un friend, una chapa y ya, pasado el pasito una fisura para dar algunos pasitos en bavaresa y donde entran bien los friends de mediano tamaño, una zona más estrecha para un fisurero y la reunión con dos parabolts.

En el segundo largo, también discrepo en la graduación que se le da, IV+ y si, en su primera parte, con buena adherencia si, es IV+, nosotros tuvimos que hacer unos metros por terreno algo mojado, pero la segunda parte es de algo más, yo creo que un grado V sería más apropiado, es sólo un paso horizontal, pero un paso bastante inclinado y donde no hay sitio alguno en el que agarrarte con las manos, resultado, en el primer intento, resbalón y caída con péndulo incluido, un par de rasguños y a seguir hasta la reunión con parabolts en la pared y buena plataforma.

El tercer largo si, es algo más fácil, aquí el grado IV+ está bastante mejor aplicado, una canal vertical, donde tuve una pequeña pelea con la piedra ya que, ni yo cabía en la canal ni mis cortitas piernas llegaban al apoyo necesario, al final tiré con una pierna por dentro del canal y la otra por fuera, la reunión, con parabolts, está a su derecha, con una salida complicadilla de la canal.

Para el cuarto largo, sucio al igual que el tercero y además con agua de ayer, lo hicimos ya sin problemas y llegando a la reunión hay un quinto tramo de grado IV o quizá de III+, que en realidad se puede hacer directamente sin más hasta la cima.

Fotos en el vértice geodésico final, bajada andando, mucho senderista arriba que ha subido por la parte de atrás, hace buen día, comida y dirección a Vitoria a pasar la semana.

Fotos de la escalada.

viernes, 17 de septiembre de 2010

Un recorrido por los Picos de Europa, primera parte del Anillo de Picos


Bonito recorrido, si señor, duro pero muy bonito, un trekking por los Picos de Europa que repetiré, sin duda, modificando recorridos, no porqué este estuviese mal y fuera necesario rectificarlo, al contrario, porqué ha sido tan intenso y bueno que otras alternativas, que por la lógica de falta de tiempo de cada día (sólo tienen 24 horas) no pueden plantearse, y entre las opciones pensadas, tengo inmente recorrer la llamada ruta del cinc y manganeso que presenta los vestigios de una actividad minera e industrial que llegó a modificar el aspecto natural de estas montañas. Imaginarme las condiciones laborales, humanas y sociales en que tuvieron que llevar a cabo su actividad en aquellos tiempos me mueve a intentar llevar a cabo ese recorrido.

El primer día subimos en los coches hasta el Jito de Escarandi, a 1300 metros de altura, a donde se llega atravesando Sotres, y por la carretera que llegaría hasta Tresviso, encontramos este aparcamiento, área que sirve además como linde entre Cantábria y Asturias, y de donde parten numerosos caminos.

Una vez preparado todo el petate tiramos por la senda que nos llevará al refugio del Casetón de Ándara a 1725 metros de altura, pensé en hacer una subida fácil y tranquila, son sólo algo más de 450 metros de desnivel y un recorrido planificado en muy poco más de una hora. Error mayúsculo, primer día y algunos del grupo estaban lanzados, parecía que se nos iba la vida en la subida que hicimos en cerca de 45 minutos, claro, confiado salí con una camisetita de algodón y llegué empapado de sudor, que le vamos a hacer.

La zona de la Caseta de Ándara, en el Macizo Oriental, también llamado Macizo de Ándara es un fiel reflejo de lo que es un refugio atendido de forma amable, refugio ya vetusto, pequeño, sólo para 20 personas, pero la amabilidad de los guardas te compensa y hace que te sientas a gusto, buena cena y buen desayuno, en la zona restos y bocaminas de la antigua actividad minera.

Al subir, un paisaje espectacular, hacia nuestra izquierda Cantábria, y arriba, el Muro de Mancondíu, a nuestra derecha las Picas del Jou Sin Tierre, ya conocí el Jou en otra ocasión anterior.

El segundo día ya empezaba lo duro, con un recorrido largo hasta el Hotel-Refugio de Áliva y con el objetivo de hacer en el camino el pico de la Morra de Lechugales de 2444 metros de altura, además lo fuimos aderezando con varias subidas en la zona a cual más espectacular como el Grajal de Arriba con sus 2348 metros, pequeña bajada y subida a la Pica del Jierru de 2425 metros, y seguidamente, a la Silla del Caballo Cimero de 2434, cima con unas magníficas vistas del objetivo del día, la Morra de Lechugales, resultado un desnivel acumulado de 1263 metros positivos y de algo mas de 1305 negativos hasta llegar al Refugio de Aliva, que por cierto, tiene esa subidita final que ya te da la puntilla.

Después de salir de la Caseta de Ándara, desde el primer paso subiendo, hasta llegar al Collado de la Aldea, desde allí hasta el Collado del Mojón con sus 2204 metros, que deja a nuestra izquierda el pico de La Rasa del Inagotable con 2281 metros y a nuestra derecha el pico del Grajal de Abajo de 2248 metros, habiendo pasado antes por entre las antiguas minas de Mazarrasa y los pozos de Ándara, poco mas allá subimos los tres picos ya indicados, subidas y bajadas contínuas, los dos primeros el Grajal de Arriba y el Pico del Jierru, en plan pateada y la Silla del Caballo Cimero, dejando las mochilas en la base, con bonitas trepaditas donde, a veces, hay que tirar algo con las manos, y al final la subida a la mole de la Morra de Lechugales, con las primeras trepadas de manos, sobre todo en su paso final de grado III.

La bajada, por el Cueto de las Encinas hasta llegar a los 1440 metros de altura para, desde allí, por un camino interminable subir hasta el Hotel refugio de Áliva (o de Odriozola) ya, a cerca de 1600 metros de altura, propiedad de la Sociedad Regional Cántabra de Promoción Turística.

La cena buena, pero de hotel, no de montaña, y el desayuno algo tarde, pero la ducha y el dormir en cama fue reparador, salimos por el sendero marcado como PR-PNPE-24 para abandonarlo enseguida por una senda más estrecha y pasar junto a la Caseta Real, refugio de caza del rey Alfonso XIII, pasamos y dejamos a nuestra derecha una laguna de desechos de las minas de blenda de las Mánforas, seguimos hacia la Canal del Vidrio, así llamada porqué los montañeses buscaban aquí trozos de galena que quedaban al aire después de las lluvias y que vendían a los alfareros de Palencia, quienes los usaban para fabricar sus barnices . Una canal espectacular a través de las antiguas zonas mineras de blenda (de donde se extrae el cinc), hasta llegar al collado de Santa Ana, una pequeña bajadita y dejamos las mochilas a unos 2350 metros, giramos hacia la izquierda y encontramos la senda que sube a Peña Vieja desde la Vueltona, quizá la ruta más conocida. Subida andando hasta la cima, mucho aire, fotos y bajada por el mismo camino a recoger las mochilas, bordeamos el Pico de Santa Ana, pasamos debajo del Tiros Navarro a nuestra izquierda de 2602 metros, del Tiros Santiago a nuestra derecha de 2445 metros, donde comemos algo a unos 2200 metros. Después de reponer fuerzas arrancamos hacia el cercano Hoyacón de Villa Sobrada a 2167 metros, dejamos a nuestra derecha el Cuchallón de Villa Sobrada y subimos por las las Colladetas a Collada Bonita, a 2382 metros, con una bonita trepada final, dejando a nuestra derecha la espectacular Aguja de los Martinez. La bajada hacia el Urriellu es tremenda, muy vertical, muy aérea, una pedrera de tierrecilla que te hace patinar constantemente, el tiempo es malo y amenaza lluvia, las vistas del Naranjo se pierden entre las nubes, la última bajada dejando a nuestra izquierda el Naranjo y a nuestra derecha la Morra del Caraizoso, una pequeña subidita y ya estamos en el refugio del Urriellu.

Allí, sorpresa, me encuentro con Paco, uno de mis compañeros en el viaje a Leh, que acaba de subir el Naranjo por la Sur de los Martínez, recuerdos y se bajan ya, según comienza la lluvia, hasta pronto.

Cena en el refugio y a dormir, ha sido una buena y dura jornada con un desnivel acumulado positivo de 1347 metros y negativo de 1066, cerca de 11 horas andando.

No puedo dejar de mencionar mi experiencia en el Urriellu, quizá el refugio mejor equipado de todo Picos de Europa, pero nunca me siento cómodo allí, un trato adusto, seco, a veces hasta un tanto grosero, nada comparable a refugios con menos posibilidades como en el que dormiremos esta noche (Cabrones), el de Collado Jermoso o la misma Caseta de Ándara, donde simplemente un trato cordial hace que te sientas confortable.

Por la mañana del día siguiente, desayuno, salida rápida, aún con niebla o nubes bajas, despeja, se vuelve a nublar, así hasta mediodía, en que en la cima de Cabrones nos granizó, nevó, llovió y tuvimos un viento fortísimo. Iniciamos el camino hacia Corona del Raso, a través de una pedrera y una diagonal que nos lleva a la chimenea de la Brecha de los Cazadores, todo ello justo enfrente de la puerta del Urriellu, por el evidente camino dejamos a nuestra izquierda el Neverón del Urriellu con sus 2548 metros de altura, la Horcada del Neverón de 2475, la Torre de la Párdida de 2596 hasta llegar a la base de Torre Labrouche donde nos separamos, unos compañeros suben al Torre Cerredo, el pico más alto de Picos de Europa y otros, tomando inicialmente el sendero que nos llevaría al Refugio de Cabrones, pero girando hacia el Jou Negro, donde está el glaciar del Torre Cerredo, el último que queda en Picos, nos subiremos a los 2553 metros del Pico Cabrones, al bajar del pico, nuevamente tomamos la senda hacia el refugio por el collado a 2320 metros de altura, dejando a nuestra izquierda las agujas de Cabrones, bajando hasta el Jou de Cabrones a 2034, teniendo siempre a nuestra izquierda los Picos de Dobresengros y subiendo algo hasta el refugio a 2144 metros de altura, secado de ropa, cena y partidilla al mentiroso, no es momento de salir, todo está nublado, un día con poco desnivel positivo, 930 metros y 789 negativos, pero duros en sus once horas de caminata y ascensiones.

Hoy nos espera un día duro, salimos a las 08:00 del refugio de Cabrones, aún nublado, desaciendo parte del camino de ayer, bajamos al Jou de Cabrones y subimos al Collado, vemos de nuevo, algo mejor que ayer, los Picos de Cabrones y de Torre Cerredo, pero las cimas siguen ocultas con las nubes, seguimos hasta la collada de Don Carlos. Enseguida dejamos a nuestra izquierda el sendero por el que vinimos ayer y veo el camino por el que, con mi amigo Félix vinimos desde el Tesorero para intentar el Torre Cerredo, bordeamos Arenizas Altas de 2413 metros y aquí, un panorama espectacular, el día se está despejando, vemos el Urriellu y el mar, llegamos al Collado de Caín o de Arenizas Bajas a 2337 metros y bajamos al Jou Grande Cimero a los 2021 metros, seguimos hacia el Picón, lo bordeamos dejándolo a nuestra derecha y teniendo a nuestra izquierda el Tesorero, ganamos altura, ya con alguna que otra trepadita, teniendo frente a nosotros el cordal que forman Torre Blanca de 2617 metros (otra la vez la discusión de cual es el más alto de Cantábria si Torre Blanca o Peña Vieja) Tiro Callejo y el Llambrión y a nuestra derecha, la Torre de las Llastrias. Esta subida es espectacular, llambrias, trepaditas, saltos para evitar simas, neveros y hasta zonas de antiguos fósiles, de cuando Picos estaba cubierto por el mar.

El tiempo vuelve a complicarse, cuando de repente llegamos a un collado y la vista se hace espectacular, abajo el refugio de Collado Jermoso, como visto desde un balcón y la bellísima zona leonesa del valle de Valdeón. ¿Que hacemos, bajamos por aquí directos o hacemos cumbre?, ni pensarlo, hacemos cumbre, trepada hasta la antecima, su gradito III en la trepada, descuelgue por un murete de unos tres metros y arista cómoda hasta llegar a la cima del Llambrión con sus 2642 metros, en ese momento despejado. Hemos acertado, fotos, vistas fabulosas y bajada hacia el refugio de Collado Jermoso, dejando a nuestra derecha la Torre de Peñalba de 2424 metros y a nuestra izquierda el Hoyo del Llambrión, siempre teniendo a nuestra vista el Refugio Diego Mella o de Collado Jermoso a 2045 metros. Nos habían indicado que los atardeceres desde este refugio son espectaculares, mala suerte, vuelve a nublarse, buena cena, buena partida al mentiroso y a dormir.

Pero eso si, si hay un lugar idílico e impresionante en los Picos de Europa, lo es, sin duda, Collado Jermoso. Situado en la zona de Valdeón, en el corazón del Macizo Central, aparece colgado como un nido de águilas a poco más de 2000 metros de altura sobre el valle del Cares en Corona y enfrentado a la majestuosidad de la Torre Santa, se encuentra arropado por la mole caliza del macizo del Llambrión. Cuando bajamos, visto desde el valle, su acceso parece imposible.

Otra vez el mismo ritual, desayuno y a salir, objetivo hoy, el Friero con sus 2445 metros y dormir en Caín. Salimos del refugio bajando hacia las Traviesas de Congosto, un descenso de más de 200 metros, a nuestra izquierda vamos dejando el Llambrión, una trepadita nos hace recuperar cerca de 100 metros hasta llegar a la espectacular Torre de Toribio, otros cien metros de subidita, siempre dejando a nuestra izquierda el Llambrión, cruzamos la vega de Asotín dejando debajo nuestra el lago Bajero y llegamos a la base del Friero, con alguna que otra trepadita, dejamos las mochilas y tiramos hacia el hombro de la antecima, con unas vistas espectaculares hacia Cordiñanes, aquí dejamos los bastones y trepada tras trepada, alguna de grado III, tiramos hacia la espectacular cima, que genial sorpresa, mentalmente despreciaba esta cima y me parece una de las más espectaculares de Picos.

Bajada por el camino de subida hasta recoger las mochilas, allí comemos y descenso por la Vega de Asotín, antes el camino se pierde varias veces, cuidadín de no enriscarse, es mejor tirar siempre hacia el inicio de la Vega y luego bajar que intentar destrepes.

Pedreras hasta llegar al sorprendente y precioso Hayedo de Asotín, bajada por la Canal hasta Cordiñanes en donde parece que a nuestra derecha hay algún precipicio ¡¡¡queeeee !!!, al llegar abajo y mirar atras vemos que hemos bajado por una especie de faja excavada en la roca, espectacular.

En Cordiñanes empieza la primera parte del descenso del Cares y por ahí vamos, pasamos por el Mirador del Tombo, la ermita hasta llegar a Caín donde dormimos en el fenomenal albergue del Diablo de la Peña, total de hoy una bajada acumulada superior a los 2496 metros después de una subida acumulada de 920, error, me puse unos calcetines duros por las "coladas" de los últimos días, mis pies no tienen ampollas, ¡son una ampolla en si!, al día siguiente me voy al cercano Riaño, autobús a León, tren a Villalba y cercanías a Pozuelo, ya estoy en casa.

Que fenomenal semana, que, en sí, constituye la primera parte del Anillo de Picos, la segunda parte la recorrimos en una ruta que denominamos por las Vegas.

Ver las fotos del trekking.