lunes, 9 de julio de 2018

Cabeza Lijar


Empezamos cabreados, si, queríamos subir al Collado Tirobarra desde La Panera, a ver ¿porqué narices los ayuntamientos de la sierra tienen que prohibir todo para cobrar por cualquier paso?, mire Vd. yo voy a hacer montañismo y no tienen porqué ponerme a unas personas, sin acreditación alguna, a cobrarme 6€ por pasar, y cuando llamas a la Guardia Civil te dicen que eso es propiedad privada, no, miren Vds. privada no, municipal si y todas las tierras de este país son propiedad de algún municipio y si seguimos intentando cobrar por los pasos nos vamos a ir a los tiempos medievales de pagar derechos de paso, ya está bien ...

Decidimos no pagar ese, yo lo defino como ..., y marcharnos de allí totalmente defraudados, paramos en el Alto del León a 1511 metros de altitud, lugar desde donde he llevado a cabo múltiples actividades, Cueva Valiente, la Peñota, etc... y darnos un paseo que se convirtió en la subida a Cabeza Lijar que ya había hecho en más ocasiones.

Para ello tomamos el GR que sale rodeando el restaurante del Alto del León por su derecha, pista que lleva hasta Peguerinos, pasamos por delante de las antenas de la zona militar y seguimos por la pista, al principio con algo de asfalto y, enseguida de tierra.

Vistas hacia la izquierda del embalse de La Jarosa, del de Navalmedio o del tan denostado ahora, bellísimo monumento del Valle de los Caídos.

Llegamos al collado de La Gasca con una buena puerta a nuestra derecha, abrimos sin problema y pasamos y cerramos, paralelo a la pista comienza una senda, ascendente a través de zonas de pino silvestre, señalizada como GR que, gradualmente se va separando de la pista por donde íbamos, divertida, bonitas zonas y recovecos, hasta llegar al gran mirador circular que se ha construido en la cima (a 1823 metros de altura, sobre los restos de lo que era un observatorio en la Guerra Civil), que es refugio en su interior y que también es llamado como Mirador de las Tres Provincias (Madrid, Segovia y Ävila), buenas vistas hacia todos lados.

La distancia entre la subida y la bajada es de 8 Kms, con un desnivel total acumulado cercano a los 500 metros y que puede hacerse en tres horas largas.

La ruta se puede ampliar bajando por la parte contraria del refugio, por una senda que, por momentos, se convierte en varias veredas pero que siempre se juntan y que nos lleva hasta la pista que abandonamos en el Collado de La Mina pudiendo ir hasta el Refugio de Salamanca por la pista de la izquierda o subiendo, justo enfrente por una senda hasta el collado y, por una evidente senda, bajar hasta el refugio.



jueves, 21 de junio de 2018

Peña del Cuervo, por el valle del Río Moros




Una bonita ruta circular por el valle del río Moros, saliendo de la estación del Espinar y pasando por la Peña del Arcipreste, el Cerro de Matalafuente y llegada a la Peña del Cuervo, desde donde bajar, a trocha, hasta la zona de La Panera.

Una ruta de 20,14 kilómetros, con 682 metros de desnivel, saliendo de una altura mínima de 1186 metros para llegar hasta los 1693, en total cerca de 8 horas de actividad, aunque más de tres lo fueron de descansos y paradas, y bañito de pies junto al río Moros, al final.

El valle del río Moros es mi gran desconocido, he estado en él un par de veces y hace años Haciendo parte del macizo de la Mujer Muerta, así que este sábado me fui a El Espinar, con la intención de subir hasta el Collado de Tirobarra, me paré ante un grupete de personas para informarme y, al final, con su amabilidad, decidí quedarme con ellos y pasar un fenomenal día volviendo a ver el valle del Río Moros, unos parajes buenísimos para esta época del año, por sus extensos pinares, sombra, menos grados, refrescante bañito de pies al bajar y unas fenomenales cervezas para terminar el día

Me encontré con este grupo junto a la estación del tren de El Espinar, allí dejamos los coches y empezamos a callejear, buscando las zonas de pinares, por la zona del cerro de Las Asperillas, hasta llegar a una dura pedrera que hace de cortafuegos, muy empinada que nos lleva hasta la cota del cerro de las Asperillas, a 1459 metros de altura, como dice en el Wikiloc el compañero Ángel al que conocí en esta ruta, en 800 metros de longitud se superan 150 metros de desnivel, además suelo muy poco firme y muy desigual, a partir de aquí, ya más llano por pistas de los madereros para llegar al GR-10 que ya conocí en la subida a La Peñota desde elAlto del León y por el itinerario del GR-10 llegamos hasta el mirador del Arcipreste de Hita.

Desde aquí ya en fácil sube y baja hasta el Cerro de Matalafuente, trepaditas para ir recuperando el tono, un poco más de pateo y el Cerro de la Peña del Cuervo.

La bajada, empinada, por un nuevo cortafuegos entre pinos para llegar al cruce de pistas forestales de la Cañada Real Leonesa con el Cerro de las Campanillas para bajar hata el área recreativa de La Panera, refresquito en los caudales anteriores al área, con las piscinas aún cerradas pero repletos de gente.
Bajada hasta El Espinar, cervecitas y vuelta a casa.


jueves, 14 de junio de 2018

Etna


Un viaje de turismo a Sicilia, del que mi mayor ilusión era la subida al Etna, fácil técnicamente,  pero absurdamente complicada por la ¿organización? alrededor de la subida.


El volcán Etna se encuentra situado en el noreste de Sicilia, a más o menos una hora en coche desde Catania por el sur y lo mismo desde Taormina desde el norte, en el caso de hacerlo en autobús desde/hacia Catania hay que contar con dos horas. En la subida por la vertiente sur, el punto de arranque, por tanto, es la zona del refugio Sapienza (más parece un parque temático). Existen otras zonas de subida con menos turismo pero, también, espectaculares, como la ruta por el bosque Galvarina, por el oeste o, en caso de acceder por el norte, la subida a través del Monte Spagnolo desde el Plano Provenzale. Yo, no tenía otra opción, así que lo hice por la zona más común, desde el refugio Sapienza.

Subí desde Catania, en autobús, los de línea salen junto a la estación de tren de Catania y aquí está el principal problema, los horarios, el primero hacia el refugio sale a las 08:15 y el último (o único) de bajada sale de la zona del refugio Sapienza a las 16:30, con lo cual la posibilidad de subir y bajar a pie, en el día, desde la base del Sapienza es casi imposible, máxime teniendo en cuenta que el de subida tarda cerca de dos horas en llegar al Sapienza, no es caro, ida y vuelta 7€.

Es importante saber que esta ascensión se puede referenciar en cuatro puntos importantes:

1º) El refugio Sapienza se encuentra en una zona de restaurantes y tiendas en la altura de 1900 metros. Desde aquí dos opciones, tomar el Funivía que asciende hasta el segundo punto o subir andando por las pistas de esquí, dos horas largas. Ahora bien, si lo único que se pretende es ver el paisaje volcánico, podemos quedarnos en esta zona, se puede patear los alrededores con un par de cráteres inactivos, que se pueden ver y acceder a buenas vistas de Catania y de los cráteres.

2º) La terminal alta del Funivía, a 2500 metros de altura, donde también, justo detrás de la estación, hay otro cráter inactivo.

3º) La ya inexistente Torre del Filósofo, digo inexistente porqué ha sido totalmente tapada por las cenizas y lavas del volcán. Es el punto más alto al que se puede acceder sin guía ¿o no?, también aquí hay unas zonas donde se puede patear un poquito.

4º) De aquí sale la ruta, bien evidente hacia el cráter central, cota de los 3330 metros. Es el punto más alto del volcán y que, además, sigue activo. Te indican, no lo tengo tan claro, que, desde los 2920 metros hay que subir con guía y dicen que pueden multarte (lo dicen los guías), porqué es ilegal subir sólo y que te pueden multar, no quise investigar más, aunque no lo tengo nada claro.

En cualquier caso, lo normal de una zona turística a la que se le quiere sacar el máximo de beneficio, no hay ninguna señal de prohibición y el camino tanto de subida como el de bajada no representan problema técnico alguno, quizá el de bajada más empinado y con mucha ceniza, pero bueno, bajas clavando tacones y no hay mayor problema.

Pero bueno, la subida desde el Sapienza hasta la terminal del Funivía, a 2500 metros, dos horas  largas andando, o veinte minutos en el funicular es fea, torretas del funicular, cables, pistas de esquí  feas, pista de vacas para subir, bastante empinada en algunos puntos, vale ... cuando llegas arriba empieza la parte más fea aún, varias pistas para autobuses, una polvareda insoportable de los horrendos 4x4 que suben hasta la cota de la Torre del Filosofo (el refugio ya no existe, está tapado por los restos de lava), a pesar de que hay una senda paralela a pocos metros de la pista de los autobuses, en total 4 horas largas más o menos, sin parar desde el Sapienza hasta la cota de 2920 metros.

Subir hasta aquí utilizando el Funivía y el 4x4 sale por 64€ ida y vuelta, carísimo, si contratas ir en un grupo de guías son 85€ con estos transportes incluidos excepto la bajada hasta el Funivía, la única ventaja es que si no llevas equipo te lo prestan los guías sin coste adicional.


Desde aquí hasta el cráter del Bocca Nuova, dos horas con paradas, hay que llevar botas y ropa de abrigo, la bajada es por un canchal de cenizas donde hay que bajar clavando tacones, arriba muchas fumarolas, mucho olor a azufre y el espectáculo de la Bocca Nuova impresiona.

Las fotos de la actividad ... 

Las fotos del viaje a Sicilia ... 


martes, 12 de junio de 2018

Sicilia


Unas fenomenales vacaciones en Sicilia, culturalmente inmejorable, la gastronomía italiana formidable, por supuesto en los restaurantes, porqué en los hoteles ... puff, que baja calidad tienen tanto en la restauración como en la parte de habitaciones y servicios, pero conociéndolo espero volver.

La subida al volcán Etna,  me hacía mucha ilusión.

Quizá el recorrido fue excesivo, pienso que debería haber recorrido menos sitios y los que visité haberlos conocido más a fondo, pero esto siempre ocurre en casi todos los viajes a sitios desconocidos, que una vez realizados los mejorarías en una segunda opción.

Catania, me encantó la ciudad, su plaza del Duomo o del Elefante, su Catedral a pesar de que en esta visita estaba repleta de colchones de unas familias que, al parecer, no se mueven de allí hasta que no les den casa gratis, el mercado del pescado, la plaza de la Universidad, la vía Vittorio Enmanuelle, la iglesia de Santa Agata con unas impresionantes vistas de toda la ciudad desde el exterior de su cúpula.

La Villa Romana del Casale en Piazza Armerina, recuperada después de haber sido tapada por tierras, visita un tanto angustiosa por la cantidad de gente que se acumula dentro, pero que es imprescindible.

Cefalú con su barrio pesquero, su bonita playa, su catedral normanda.

Palermo, la capital de Sicilia con su capilla Palatina, con buenos restaurantes en la zona de las Cuatro Esquinas, un paseo por las calles de Palermo hasta llegar a la zona del puerto, al lado Monreale con su espectacular catedral árabe-normanda.

La medieval Erice, al lado del mar, pero a 700 metros de altura, el templo de Segesta, el espectacular valle de los templos en Agrigente.

Noto, sólo una calle, pero espectacular.

Pero me quedo con Siracusa, sus restos arqueológicos, el impresionante Santuario cónico de la Madonna della Lacrime y la espectacular zona de la isla de Ortigia, donde me quedo con la fontana de Aretusa y, a su alrededor, los múltiples chiringuitos donde comer, aunque yo hice más comidas en el mercado pesquero, buenas ostras con un vinito espumante, en suma no es un sitio donde mantener un régimen de comidas.




jueves, 19 de abril de 2018

Burgos


Buen fin de semana por la zona de Burgos, el primer paso, en viernes el viaje a Lerma,  no la conocía, dormí en  el Palacio Ducal, ahora Parador, bueno, como todos los paradores, sensación de dejadez, siempre edificios espectaculares, en su día un emblema del  turismo en España y, ahora, parece como si se pretendiera abandonarlos poco a poco, en fin ...

La zona de la Colegiata de San Pedro, la Plaza de Santo Domingo, el monumento al Cura Merino y la zona del casco viejo de Lerma merece un buen paseo, buenas tapas. Por la mañana desayuno y asistir, junto al Parador, la misa de las ocho de la mañana en las Dominicas, cantada, viaje de treinta kilómetros a Santo Domingo de Silos.

En Santo Domingo de Silos, la visita al Monasterio y su espectacular Claustro, escuchar el canto gregoriano a las 13:45 cada día, espectacular, antes un paseo por el desfiladero de la Yecla, por la carretera de Santo Domingo de Silos hacia Aranda, dos kilómetros y medio de ida y otros tantos de vuelta, si se va en coche, una vez pasado el segundo túnel, cortitos, hay un pequeño aparcamiento a la derecha y unas escaleras de bajada al desfiladero.

El Desfiladero de la Yecla espectacular, quince minutos de paseo por un sendero perfectamente protegido con puentes y pasarelas. El parque natural de la Yecla se basa en una estrecha garganta, un angosto desfiladero hecho por las aguas del arroyo, paredes verticales de más de 100 metros, un paseo de algo más de 1000 metros, anchuras que, en algunos pun tos no llegan a los dos metros.

La comida a mediodía en el espectacular Covarrubias, en estos días con un tremendo caudal de agua en su día, en el río Arlanza, para bajar el asado burgalés un paseo por su casco viejo con la visita a la Colegiata, al Monasterio de San Pedro, a la Torre.

En coche hasta Burgos aunque ya conocía Burgos de anteriores visitas, la verdad es que cuando llegué  aquí, haciendo el Camino de Santiago  me encantaron los muchos cambios que, para bien, ha experimentado esta ciudad, está preciosa, tanto para visitarla como para vivir en ella. Así que, nueva visita, exprofeso para visitarla.

Sentía una gran curiosidad para visitar el Museo de la Evolución Humana, en el trayecto del Camino de Santiago ya había visitado la explotación de Atapuerca, así que me dirigí aquí, en primer lugar y como objetivo primordial, no me ha defraudado, me parece fenomenal como hacer un lugar atractivo en la ciudad, la entrada gratis, no en vano soy abuelete y jubiladete, buena política.

En la Catedral no hubo tanta suerte, un pequeño descuento por, pero merece la pena, lo mismo que la espectacular visita al Monasterio de Santa María de las Huelgas y la subida para visitar el Castillo.

Después pateo por la ciudad, dormir en uno de los hotelitos de la zona de la Universidad, ya vistos antes en la actividad del Camino de Santiago, baratos y buenos.

En suma, un buen fin de semana.


jueves, 5 de abril de 2018

La senda de La Loma en Cullera


Unos días en Cullera ya que en Valencia, en Fallas, no hay ni una habitación libre, y desde Cullera a Valencia hay buena  conexión por tren, así que aprovecho para dar unas caminatitas y bajar las paellitas.

Desde el hotel me subí al Santuario de Cullera, desde el centro del casco antiguo de la ciudad, una ruta en zig-zag que sale desde detrás del mercado de Cullera, subiendo la calle del Calvario hacia el Castillo, declarado bien de interés cultural, y continuando por la ruta del Vía Crucis, a la altura del paso 3º vemos una salida hacia la parte baja de la senda circular, no es este mi plan, sólo quiero hacer la parte alta de la senda, por sus increíbles vistas, así que llego hasta el Santuario, una preciosa capilla, por debajo de ella sale la ruta por las crestas de las montañas, aquí me paro para contemplar una maravillosa vista de la ciudad y de las playas, casi hasta Gandía, bahía, marjales, huertas, pinadas, una fenomenal vista.

Por delante y hacia detrás de la Iglesia sale el camino, muy bien señalizado como PR (franjas amarillas y blancas), hacia el Alto del Fort (un recuerdo de anteriores culturas, a 235 metros), el punto más alto de la ruta.

Después el alto del rádar atmosférico y siguiendo ... esta senda es un sube y baja, fácil, pero con unas constantes fenomenales  vistas hacia Cullera, en algún momento llegamos al denominado Volcán, una zona de yacimientos arqueológicos.

El final de la ruta, para bajar hacia el Faro es lo más feo de la ruta, entre urbanizaciones, o mejor dicho, lo que se pretendía como posibles urbanizaciones y, en muchos casos, construcciones abandonadas a medias, desde el faro hasta el pueblo de Cullera por el borde del agua.

Cerca de siete kilómetros por las lomas y el campo y una vuelta por la playa, bonita actividad.



sábado, 31 de marzo de 2018

Las Fallas valencianas


Aprovechando que las fallas son en lunes este año, pues fin de semana largo en Levante, mal tiempo, mucha lluvia, bueno, según los expertos en fallas es algo normal, lo que no es tan normal es tanto viento y el frío, la temperatura anunciada era más cálida, por ello la ropa que llevaba no ha sido la adecuada, pero bueno me he aguantado como he podido.

Problemas para encontrar habitación en Valencia, así que he dormido en Cullera, ¿y porqué?, pues por tener una muy buena y frecuente (cada medía hora) comunicación con el mismísimo centro de Valencia, aunque en Cullera la estación está un poco alejada. El hotel casi en el Faro, en esta zona poco ambiente, pero bueno, hasta el centro de Cullera es un paseo, poco menos de una hora.

Cullera merece la pena, buen senderismo desde la zona del Castillo y El Santuario, muy bonitos, con la subida por el Vía Crucis, dese el pueblo, por la calle Calvario detrás del Mercado, con la Torre de la Reina Mora, sorprendente el Refugio de la Guerra Civil y las playas inmejorables, la laguna salada.

Otro día el recorrido en barca por La Albufera y el buen arroz.

Pero Valencia, llena, hasta arriba, 999.999 visitantes y yo, o sea un millón, la "mascletá" espectacular, el recorrido por el barrio antiguo casi imposible con la tremenda aglomeración, y las comidas, pues eso ... bocadillos ... la "quemá" un espectáculo, sobre todo en la del Ayuntamiento con el espectáculo de luces.
Buen fin de semana, si algún pero es que a los valencianos parece que les molesta el turista, bueno pues son ellos los que han promocionado esta fiesta pidiendo su declaración como de Interés Turístico, es la moda de la turismofobia  ...



jueves, 8 de febrero de 2018

El epílogo del Camino hasta Finisterre


Tenía mucha ilusión en hacer esta parte del  Camino, la época es mala, sin duda, lo he hecho en Febrero ya
que unos familiares me invitaron a la fiesta de San Blas en Pontevedra, así que terminada la fiesta me fui a Santiago de Compostela y comencé la ruta.

Mal tiempo, si, me ha pillado una de esas tormentas superanunciadas, bueno, pues nada, chubasqueros y a aguantar, el problema, sin duda es que este tramo me parece un añadido, pues porqué hay que seguir, vaya por delante que no hice ya el tramo hasta Muxía, porque eso si que ya me sonaba mal, pero desde luego la señalización aunque no mala, si menor que en la parte principal, en algún tramo cerca de Olveiroa, muy mal, me perdí, pero sobre todo la escasez de zonas de servicios y en este mes de febrero parece ser que es de vacaciones de todos los establecimientos, por ejemplo, desde el Alto Da Pena, hasta Olveiroa, sólo un bar que tenía bocadillos fríos, así más de 25 kms. en Olveiroa todo cerrado, salvo el albergue municipal, pero sin ningún sitio donde, al menos cenar caliente, en Fisterra, más del 50% de los sitios cerrados.

En fin, por parte de los hosteleros del Camino hay que pensar, no sólo en el negocio, sino en que los peregrinos, pocos o muchos, necesitan un servicio y las vacaciones de los locales pueden turnarse algo más. En fin, una solución podría ser un cartel que rece "EN FEBRERO EL CAMINO SE CIERRA POR VACACIONES".

La primera etapa hasta Negreira, no es larga, 21 kilómetros, la catedral está abierta pronto, visita al Apóstol y a comenzar el camino por la Rua Hortas, justo enfrente de la Catedral, en bajada, pocas indicaciones al principio y, como siempre, alguna indicación hecha para llevarte a algún local que, además, está cerrado, pero bueno, vuelta y a seguir. Etapa un poco rompepierna, algunas subidas y bajadas hasta llegar al Alto do Vento, bajada y vuelta a subir hasta el Alto do Mar, tampoco es tanto, pero no me deja de llover y se me hace algo más pesado por eso, a partir de aquí todo suave bajada hasta llegar al Ponte Maceira sobre el río Tambre que baja hasta arriba de agua, otra pequeña subida y hasta Negreira, todo cerrado, me cuesta encontrar alojamiento y cena, en fin ... merece la pena el paseo por la zona vieja de Negreira.

El decepcionante segundo día empieza por la noche en Negreira, desvío para pasar por delante del albergue municipal y todo en suave subida hasta llegar al Alto da Pena, menos mal que me paré a tomar algo, a partir de aquí todo cerrado hasta llegar a Olveiroa, las señalizaciones a partir del parque eólico en la zona de Bon Xesús bastante parcas, de hecho me perdí  y tuve que recuperar el camino a base de GPS, aconsejable llevar palos, alguna que otra sorpresa de perros que salen de fincas abiertas y a los que tuve que enfrentarme, una prueba más de que desde Santiago hasta Cee tienen aún una parca cultura del Camino, al llegar a Olveiroa nueva decepción, todo cerrado salvo el albergue municipal, que bien.

La tercera etapa un poco sasaina hasta llegar a Cee, aquí bien, el paso por Corcubión esta muy bien y las playas que te vas encontrando en el Camino, Estorde, Sardiñeiro, Talón, te alegran la vista, al final, en la primera vista hacia Finisterre, sales de la carretera, bajada por la Rua de Camilo José Cela hasta llegar a una plazuela con su monumento en la entrada a la playa de Finisterre, el recorrido hasta el pueblo, más lluvia y, desde el pueblo hasta el Faro, otros tres kilómetros largos, muy bien, fotos en el kilómetro 0, menos mal con esto de febrero, algo bueno, no hay aglomeraciones, bajada, cocidito gallego y vuelta a casa.



sábado, 9 de diciembre de 2017

Vía Verde Litoral en Huelva

Por la Vía Verde del litoral onubense.

Ya había leído acerca de ella, algo de lo que esperaba más, que me gustó al principio (desde la zona de Ayamonte) y que me decepcionó al llegar a la mitad de la misma, en La Redondela, una vía paralela a la costa entre Ayamonte y Huelva, por donde circulaba el tren pescadero, hasta 1987.

En Isla Cristina, me subí a un barquito que atraviesa la bahía para llegar al barrio ayamontino de Punta del Moral, en realidad te deja en la margen de Isla Canela, zona muy bonita, muy llena en verano, ciudad fantasma en invierno, lo típico de todas estas megaurbanizaciones costeras, aún así, comencé mi andadura (pedaleadura) hacia Punta del Moral, me gusta más que Isla Canela, a pesar de ser ya, únicamente una zona de restaurantes de verano y, desde allí, siguiendo un fenomenal carril bici llegué pedaleando hasta Ayamonte, siempre por carril bici.

Desde Ayamonte, no se entra en la ciudad, al llegar a la estación de autobuses se abandona la única pequeña zona de carretera por la que circulo y, hacia la derecha, comienza una buena pista, llana y recta que atraviesa una maravilla que es el Paraje Natural de las Marismas de Isla Cristina, aunque sólo sea por este tramo, la actividad ya merece la pena, no intento hacer tiempos ni mucho menos, a cada momento me paro a contemplar y hacer fotos, además el día me acompaña, una maravilla.

Llego a la Laguna del Prado.

Cruzo la carretera que lleva a Isla Cristina y sigo por la "pista forestal", por aquí ya peor cuidada y poco indicada en algunos cruces o desvíos, menos mal que acierto en todos.

Llego a un cruce que me llevaría a Huerta Noble, un antiguo complejo agro-industrial del siglo XVIII, con un columbario que merece la pena conocer, según dicen el mayor de toda Europa.

Llego a La Redondela, a su apeadero que actualmente es un buen centro deportivo, mi intención es seguir, al menos hasta Lepe, pero las gentes a las que pregunto me desaniman por completo por el abandono de la vía.

Cambio el plan y me bajo hasta Isla Antilla que, al igual que Isla Canela es una ciudad superpoblada en verano y ciudad fantasmal en invierno, llego a la playa y después de un descansito, las playas en esta zona son maravillosas, sin duda para mi, de lo mejor de España, vuelvo a la carretera y pedaleando hasta entrar en Isla Cristina, una ciudad con mucha vida y con fenomenales carriles bici.

Una bonita mañana de pedaleo a pesar de la decepción de no poder pasar de La Redondela.


.

domingo, 8 de octubre de 2017

La Pinareja

 Dejé el coche el parking de las Dehesas, ahora fresquito tirando a frío, pero sé que después hará calo, así que me tocará cargar con ropa al volver, empiezo la subida por la conocida Calzada Romana , puente del Descalzo, la fuente y subida hasta el puerto de la Fuenfría, bueno ahora voy a otro ritmo, pero sin parar, así que en el puerto en hora y cuarto, bueno antes lo hacía en una hora, no está mal, han sido 400 metros de desnivel.

Un trago de agua y hacia el Cerro Minguete, camino evidente y, antes de llegar a la cima del Cerro (unos 200 metros de desnivel), giro a la derecha, hacia el Montón de Trigo, paso el collado y, enseguida una Y griega, a la derecha la subida hacia elMontón de Trigo y, hacia la izquierda, el camino que bordea el Montón de Trigo, dejándolo a mi derecha, también por aquí hay, más adelante, otra subida al Montón de Trigo, llevo dos horas de caminata.

Estoy en plena ruta de la MujerMuerta, ahora el camino tiene algo de desnivel de bajada hasta llegar al collado de Tirobarra, estoy en la base de la Pinareja, otros 200 metros largos de desnivel para alcanzar los 2197 metros de altura de La Pinareja, total tres horas de subida, la última parte en pedrera, cima, fotos espectaculares, un día fantástico, un poco de fruta, agua y bajada.

La bajada por el mismo camino, pero oh, siempre me pasa igual si bajo del Montón de Trigo por este camino, me pierdo en la pedrera del Montón de Trigo, al final siempre vuelvo al camino pero después de sufrir el monte a través

Una ruta corta, 6,7 kilómetros de ida (y otros tantos de vuelta), con un desnivel total acumulado de 990 metros de subidas, 870 en la ida y 120 en la vuelta, con una altura máxima de 2197 metros y 1405 la mínima en las Dehesas, a mi nuevo ritmo, sin parar eso sí, en total cinco horas y media.

jueves, 6 de julio de 2017

Pico de La Almenara

Un  recorrido total, entre ida y vuelta, 15,6 kms., con un desnivel total acumulado positivo, 455 metros, desde una altitud mínima en Robledo de Chavela de 885 metros hasta la máxima en la cima de 1258 del Al-Menara que quiere decir lugar de luz.

El inicio desde una fuente de piedra, en una rotonda, en la Avenida de Navahonda, donde hay un cartel que indica "Camino de Navahonda", camino que, al principio transcurre por la típica calle de viviendas adosadas para, a pocos metros, convertirse en pista de tierra señalizada como GR, pista que, en muchos tramos tiene muretes de piedra a izquierda y derecha, y que transcurre entre encinares y robledales

Cerca de dos primeros kilómetros de suave subida y, a continuación, otros dos kilómetros escasos de subida, también suave, pero algo más empinada, bonita pista con algunos ciclistas en ida y vuelta, eso si ni un sólo senderista.

A mi izquierda voy dejando el Pico Almojón con sus 1179 metros de altura para llegar hasta el collado de Navahonda, estoy ya a 1025 metros de altura, a mi derecha veo, a un par de metros del collado, una puerta giratoria que atravieso y, hacia mi izquierda y pegado a la cerca sigo, en subida, una senda que, a veces no está muy clara, con algunos, aunque escasos, hitos, me creo que esta es la cima y me parece muy cercana, en efecto, llego a una planicie, pinos, alguna encina, atravieso la planicie y, ahora si, al fondo está muy clara la cima del Almenara, una pequeña bajada y, bordeando por la izquierda, según mi camino empiezo la subida, a mi izquierda, abajo las instalaciones de la estación de la NASA de Robledo de Chavela, giro hacia la derecha, ya por detrás de la cima (visto desde Robledo) y en las últimas trepaditas hay que tirar algo de manos, pero sin mayor dificultad, al menos en esta época veraniega.

Parada en la cima, tiene una torre de piedras y, al lado, el hito cimero, para contemplar las llanuras hasta Madrid, con vistas a Guadarrama y a Gredos, no es un pico alto pero merece la pena por las vistas especiales que tiene.

El regreso lo hago por el mismo camino.

Podría hacerse el camino a la Ermita de Navahonda, desde el collado es algo menos de  un kilómetro y medio, pero ya es mediodía y hace un calor de mucho cuidado, me queda agua justa para volver y, en el camino las dos fuentes que he visto están secas.



lunes, 12 de junio de 2017

La Peñota desde el Alto del León

Una de las subidas que no conocía de la Sierra de Guadarrama, pues hoy, a por ella, domingo, mucho calor, procuro llegar pronto al Alto del León, quiero terminar antes de las dos para evitar este tremendo calor, además no conozco la ruta y no he traído el GPS, un café y una tosta con tomate en el Asador del puerto el León y a empezar.

Empiezo en los 1511 metros de altura del Puerto, en el Km.56,7 de la carretera de La Coruña, justo enfrente se ve la senda de inicio, en el límite de las Comunidades de Madrid y Castilla-León, la altura a que llegaré será de 1945 metros, haciendo un desnivel total acumulado de 735 metros y una distancia de 13,4 Kms.

El camino, en pequeña subida y que, enseguida gira a la derecha y que me lleva a una puerta  metálica de la valla, la subida sigue entre pinos, todo el camino está perfectamente señalizado con las franjas rojas y blanca de GR y con numerosos hitos

Enseguida me toparé con los restos de un antiguo refugiete, ya en desuso y veré varios restos de bunkers de la Guerra Civil

Paso por el Cerro de Matalafuente y su torreta, bueno, algunas subidas y bajadas hasta llegar a la base de La Peñota, engaña, empieza una fácil trepada y te puedes creer que estás bordeando la cima, no, enseguida ves que sigue, que es la siguiente, ya todo en pedreras y fáciles trepadas hasta llegar a la base de la cima, tres o cuatro metros de trepada y ya estás arriba.

Muy buenas vistas, abajo Cercedilla, girando la vista hacia la derecha, El Escorial, Valle de los Caídos, Puerto de Los Leones, El Espinar.

Dos horas y media para venir y poco más de dos horas para volver.

Me ha gustado.










sábado, 3 de junio de 2017

Camino de Santiago francés a pie

Parte del Camino ya lo hice en bicicleta hace poco, vi cumplidos mis deseos en aquella ocasión y ahora toca volver, esta vez a pie.

De la PRIMERA ETAPA, desde Saint Jean de Pied de Port a Roncesvalles dicen que es una de las más duras, si, quizá, tiene 25,9 kms. un desnivel lineal positivo de 1265 metros que se convierten en 1500 por los repechos de subida y bajada, una bajada final a Roncesvalles de 480 metros  que, si no vas bien preparado te va a cargar los cuádriceps y las rodillas y, algo menos de siete horas, los problemas ... que te pilla en frío y que la noche a pasar en Saint Jean te recuerda lo mala, sucia  y cara que es la hostelería francesa

Hice el viaje en tren a Pamplona y desde Pamplona a Saint Jean en autobús, 23€  y dos horas.

A la llegada a Roncesvalles, una posada, un albergue y el Hotel Roncesvalles, caro para lo que da, no me acordé y recomiendo planificar unos minutos más de caminata y seguir hasta Burguete, a dos kilómetros por una fácil senda.

La SEGUNDA ETAPA, de 21,5 kms., la comencé en Roncesvalles, etapa que te hace descansar del día anterior, algunos repechitos suaves y cortos, y al final una bajada empinada hasta Zubiri, cinco horas y me empezó a llover, si no y si hubiese empezado en Burguete, hubiese seguido hasta Larrasoaña.

La TERCERA ETAPA, ya desde Zubiri, 20,4 Kms., me dejó en Pamplona, siempre una maravilla de ciudad, podría, merece la pena pasear por Pamplona, encantadora ciudad, no es larga, llegué a Pamplona antes de mediodía, comida y, en lugar de dar por finalizada la etapa aquí, ya, de buena tarde, me hice el agradable paseo, a través de la zona Universitaria hasta la bonita Cizur Menor (muy recomendable su albergue M.Roncal), otros 4,9 Kms.

La CUARTA ETAPA, 24 Kms con un desnivel hasta el Puerto del Perdón de 300 metros, mientras se pasa por Zariquiegui, bajada a Uterga y Muruzábal, aquí intenté ver la capilla templaria de Eunate, no llegué, me lié y seguí hacia Obanos y Puente la Reina, muy lleno y decidí no terminar la etapa aquí, seguí hasta Cirauqui, pasando por Mañeru.

Empecé la QUINTA ETAPA, por tanto , en Cirauqui la comencé hasta Los Arcos, un calor tremendo entre Villamayor de Monjardín y Los Arcos, 12 kms. sin nada, bueno sí, una fuente a escasos dos kilómetros de la salida de Villamayor de Monjardín un pequeño coche con un toldo que vende refrescos y frutas a la mitad del camino a Los Arcos, hay que hacerlos bien preparados por el calor.

Y l SEXTA ETAPA, desde Los Arcos hasta Logroño, desde Viana a Logroño, 10,6 Kms. sin nada. parar en Logroño es  innegociable, no sigo, me paro en Logroño, hay que disfrutar de ese paraíso de las tapas, comí y cené en base a tapas y no desayune con tapas, al salir al día siguiente porqué estaban cerrados los bares a las seis de la mañana, que si noooo ... Bien, hasta aquí todas las guías te dan SIETE etapas, he reducido una.

Para lo que es mi SÉPTIMA ETAPA, de Logroño a Nájera, 28,3 Kms barajé la idea de hacer etapas más largas de lo recomendado, pero el hecho de que los finales de etapa, en algunas opciones fuesen de cerca de los 12 Kms.,  a mediodía, me hizo desistir en parte, así que en esta ocasión hice lo previsto y terminé en Nájera, me encantó Navarrete y me gustó muchísimo el estar una tarde en Nájera, aunque me quedé con las ganas de hacer una escapada hasta el cercano monasterio de Valvanera, muy recomendable.

En esta mi OCTAVA ETAPA, fui desde Nájera a Grañón en lugar de Santo Domingo de la Calzada, bien es cierto que ya conocía Santo Domingo y que merece la pena, si no se conoce pararse una tarde a visitarlo, Grañón nada, y hago un inciso, algunos propietarios de servicios en el Camino deberían empezar a pensarse si están actuando de cara al futuro, cosas como intentan pegarte el palo en cualquier cosa (vi un caso en que en un supermercado querían cobrar a un inglés CINCO euros por una naranja), no admitir el pago con tarjeta de crédito, en casas rurales, en pensiones y otros hospedajes, menús denominados como "del peregrino", a 14€, no entregar ni un sólo recibo de lo que tienes que pagar por adelantado, en fin ...

NOVENA ETAPA desde Grañón a Villafranca de Montes de Oca. Hasta Belorado, etapa llana, pequeños pueblos con todo cerrado a primera hora, ninguna posibilidad de tomar algún café si el día anterior no te habías organizado algo. Merece la pena hacer un breve recorrido por Belorado, más o menos todo se ve en el paso por la ruta del Camino, salvo las ruinas del castillo, hay que salirse un poco y subir hasta ellas y, para ver la Plaza Mayor, también hay que salirse unos pocos metros del Camino, Tosantos, Villambistia y Espinosa del Camino, tres pueblecitos a pasar, hasta llegar a Villafranca de Montes de Oca, albergues, hotelitos y restaurantes.

La DÉCIMA ETAPA comienza con una tenaz subida desde Villafranca de Montes de Oca, una agradable área de descanso a pocos kilómetros llamada de Mojapán, hasta San Juan de Ortega es largo, casi doce kilómetros por una zona de bonitos bosques, siguiendo un amplio cortafuegos, la subida se acaba en el Puerto de La Pedraja, donde hay un Monumento a los Caídos, estos, por lo que se ve, del bando opuesto a los del Valle de los Caídos. En San Juan de Ortega, el bonito Monasterio y buena parada, bajo hasta Agés y sigo hasta Atapuerca, puedo seguir más, pero me apetece dedicar la tarde a conocer las excavaciones, he reservado entrar en un tour, muy cómodo, te vienen a buscar en autobús y te vuelven a traer, muy interesante.

La UNDÉCIMA ETAPA, desde Atapuerca hasta Burgos, poco de relevante, salvo indicar que, al llegar a Burgos, puedes acceder por la N120, la nacional de Logroño o por la zona industrial , bien hay indicaciones del camino para ambas y yo, me equivoqué y elegí la más fea, la de la zona industrial, donde se ve el desastre de la crisis, que cantidad de naves abandonadas y empresas cerradas, Burgos una maravilla, desde mediodía, todo el día, de visita por Burgos. Para dormir decidí ir a las afueras de Burgos, hacia la zona universitaria, así me quité algo más de un par de kilómetros para el día siguiente y, además, hay en la zona varios hotelitos asequibles y hostel, sin olvidar piscina y polideportivo universitario, bueno con este calor.

Fue la DUODÉCIMA ETAPA, la que recomiendan hacer desde Burgos hasta Hontanas, 31 kms, yo seguí hasta Castrojeriz, 9,3 kms. más, bueno ya había hecho la mitad del camino hasta Villalbilla, la salida de Burgos, bordeando el río Arlanzón. No se pasa por Villalbilla, queda a nuestra derecha y lejos, eso sí, en la indicación de Villalbilla hay una buena y agradecible fuente, el camino continúa feo, al lado de la autopista y de la carretera, hasta Tardajos, enseguida Rabé de las Calzadas, pequeño y bonito pueblo, Hornillos del Camino y, 10 kims. más para llegar a Hontanas, pueblo muy de albergues y hoteles del Camino, bueno, ya aquí me he acostumbrado a pedir precio de todo antes de pedir, demasiadas sorpresas, a la entrada de Hontanas una buena fuente al lado de la pequeña Ermita de Santa Brigida, ¿me paro aquí o sigo?, venga, un poco más, el Convento de San Antón, en ruinas, en medio de la carretera y, enseguida Castrojeriz, una buena piscina y una sensación de moribundez de este pueblo, poco espíritu, poca chispa, poco de todo ... Bueno, 37 kms. de etapa, no está nada mal.

Y si mi undécima ha sido larga, la DUODÉCIMA no se queda atrás, cerca de 46 kms. me he metido con este calor, nada aconsejable, por supuesto, pero en cada pueblo después de pasar Frómista, me he ido diciendo, ale, al siguiente que es corta la distancia.

DECIMOTERCERA ETAPA, desde Castrojeriz hasta Itero de la Vega, un páramo de cerca de 11 kms. con la subida a la planicie de Mostelares, 140 metros de ascensión, menos mal que lo hago amaneciendo, sino sería durillo. Itero de la Vega y, después, el canal del Pisuerga, Boadilla del Camino donde se cruza con el Camino Lebaniego y, enseguida, el espectacular Canal de Castilla, que ya me hice en bici en su día. Espectacular Frómista, merece la pena pararse allí a dar un paseo, a partir de aquí una sucesión de pueblos, Población de Campos, Revenga de Campos, Villarmentero y Villarcazar, para llegar a Carrión de los Condes, donde si decido quedarme

La DECIMOCUARTA ETAPA, desde Carrión de los Condes hasta Calzadilla de la Cueza, 17,2 kms. de la más absoluta nada, sol implacable, hay que hacerlo antes del mediodía en verano, nada salvo un pequeño chiringuito a pocos kilómetros de Carrión, el camino a la salida de Carrión, pegado a la carretera N120 y parte de la carretera en muchas ocasiones, poco después se convierte en los restos de la Vía Aquitania y, enseguida, en la Cañada Real Leonesa, así, atravesando pueblecitos Lédigos, Terradillos de los templarios, Moratinos, San Nicolás, hasta el límite con Palencia donde, una vez más junto a la carretera, se distingue ya Sahagún, a donde llego después de 39,5 kms de etapa, otra ciudad en total decadencia ¿envejecimiento?, ¿falta de ilusiones?, ¿acomodaticio? ...

Empiezo temprano la DECIMOQUINTA ETAPA desde Sahagún hasta Mansilla de las Mulas, 36,6 kilómetros de más paramo, dejando a nuestra derecha, al otro lado de la autopista Calzada del Coto y atravesando por Bercianos, el Burgo Ranero y Reliegos, entre medias la anécdota de rompérseme una de las zapatillas y tener que ponerme las chanclas para poder llegar, no hay zapatero para reparar en Mansilla de las Mulas, sólo una tienda de deportes con un surtido bastante limitado, en fin a apañarme con lo que hay.

DECIMOSEXTA ETAPA, desde Mansilla de las Mulas hasta Virgen del Camino, se podría hacer más en esta etapa, yo hice 30,1 kms., hasta León muy cerca de la carretera, pero merece la pena quedarse en León y darse una vuelta, así que fui hasta León, lo visité (Catedral, San Isidoro, Gaudí, San Marcos, etc.), comí en el Barrio Húmedo, dejé pasar un poco las horas de sol y salí hacia Virgen del Camino, por detrás de San Marcos, hasta Trobajo, en realidad un barrio de León y llegando a Virgen del Camino a través de una fea zona industrial, sitio que recuerdo hace años con restaurantes con unas excelentes marisquerías, hoy en día ya no.

DECIMOSÉPTIMA ETAPA desde Virgen del Camino hasta Astorga, 40,4 Kms. sol a placer, salgo a las seis de la mañana, fenomenal Hospital de Órbigo, fenomenal final de etapa sino me hubiese quedado en León, buenos albergues, bellísimo sitio en suma, el resto sol, sol y más sol, sobre todo los últimos ocho kilómetros. Astorga, una maravilla a visitar y bien.

La DECIMOOCTAVA ETAPA ya es una paliza en si  por el sol de mediodía y por el desnivel acumulado de más de 700 metros de subida, 36,1 kilómetros desde Astorga hasta llegar a El Acebo, al principio tres pueblecitos pequeños, típicos del Camino (Murias, Santa Catalina, El Ganso), hasta llegar a Rabanal del Camino, es sólo una calle, pero es una calle larga y totalmente dedicada al Camino, es una buena elección para hacer el final de etapa, después la subida hasta la Cruz del Ferro pasando por Foncebadón y bajando por algo que se llama Manjarín que no deja de ser más que unas ruinas abandonadas, el Acebo, otro típico pueblo del Camino, calle larga, con muchos y buenos albergues y hostales y a su salida un enorme y moderno albergue con piscina y un servicio que a mí no me gustó, me quedé, usé la piscina

DECIMONOVENA ETAPA, desde El Acebo, salí muy prontito, la primera parte, de 15,8 kilómetros hasta Ponferrada, en bajada, cometí el error de, al salir de Riego de Ambrós tomar la indicación del Camino que va por el interior, mucha vuelta, mejor seguir un rato por la carretera, Riego de Ambrós, bonito, turístico, pequeño, Molinaseca, una preciosidad y Ponferrada, obligatorio, sin duda la visita al Castillo y el barrio viejo a mediodía, parada a comer y a seguir ya, a partir de las cinco hasta Villafranca del Bierzo, 25,1 kilómetros, que me llevan a una etapa de 40,9 kilómetros en total, pasando por pueblos como Columbrianos, Fuentes Nuevas, Camponaraya y Cacabelos, el único con más servicios.

Etapa VIGÉSIMA, desde Villafranca hasta O'Cebreiro, que mal, lo peor del Camino, todos los sitios van a ver como te la juegan, mala comida, malos sitios para dormir, precios altos, la típica mentalidad de que, "bueno el que viene hoy es de paso", ya, pero luego lo decimos, te paras porque acabas de hacerte un desnivel positivo de más de 800 metros y llevas 30 kilómetros y los siguientes serán una bajada y otra subida, muy bonita la subida desde Vega de Valcarce y muy bonita la noche en Villafranca del Bierzo.

VIGÉSIMOPRIMERA ETAPA desde O'Cebreiro, de donde salgo pronto, al principio bajada, Liñares, Hospital, un cafetito y tiene, aunque lo vi desde fuera un aparente buen refugio, la subida a Poio y bajada hasta Samos, pasando por vatios pueblecitos, el único que tiene mejores servicios es Triacastela, en Samos el Monasterio es una preciosidad (365 ventanas), comí en la salida de Samos y continué hasta Sarria después de hacerme 37,4 kilómetros.

Aquí, en la VIGÉSIMOSEGUNDA ETAPA ya empezó el caos, coincidente con el puente de Agosto, mellares de caminantes (peregrinos pocos) buscando hacerse el Camino desde Sarria hasta Santiago y así conseguir la Compostelana, en fin. Yo seguí hasta Portomarín, 23,7 kilómetros, a su salida un cuestón,  largo y con desnivel, paciencia  hasta llegar a Eirexe, otros 15,2 kilómetros, pero me decidí después de un breve descanso y me tiré otros 7,5 kilómetros hasta Palas de Rei, en su entrada un buen sitio, habitación para mi solito, ya la necesitaba, buena cena y a dormir.

Salí pronto para hacer la VIGÉSIMOTERCERA ETAPA hasta PEDROUSO, 46,6 kilómetros, muy duros, mucha subida y bajada rompepiernas, sobre todo desde ARZÚA y muy cabreante que tengas que cruzar constantemente la carretera nacional por desviaciones absurdas para pasar por delante de un albergue, en lugar de que te lo señalicen. En Pedrouzo el caos, ni una habitación, ni una cama, afortunadamente encontré, en una llamada Pensión Maribel, una gran amabilidad y la solución al tema de la pernocta.


La última y VIGÉSIMOCUARTA ETAPA, desde Pedrouzo hasta Santiago, 20,9 kilómetros hasta la catedral, hasta arriba de gente, todos los sitios del Camino llenos y, la sorpresa final, al llegar a la Catedral, la cola para la compostelana de más de tres horas, sin tren para volver en varios días, sin autobuses, sin sitios donde dormir, un poco más de previsión no vendría mal, encontré unos jovenes de Requena, encantadores, me ofrecieron volver con ellos en su coche hasta Madrid, les estaré eternamente agradecido, pero no pude ir a dar el abrazo al Apóstol, mi principal objetivo de este viaje por la cola que había, en fin volveré un fin de semana simplemente para cumplir con ese propósito.

Mis conclusiones del Camino a pie,  pueblos medianamente grandes en franca decadencia, sobre todo en la zona desde Burgos hasta León, que viven pensando en que nadie invierte allí ¿y sus habitantes por qué no lo hacen ellos?, pueblos que malviven del Camino, un Camino que se está convirtiendo en una estafa de algunos comerciantes, raro que te den un ticket, en algunos casos ni aunque lo pidas, tremenda cantidad de sitios donde no admiten el pago con tarjetas, precios exorbitados en muchos puntos, 2017 en Burgos con menús del peregrino a 15 euros, la cena típica del peregrino en casi todos los sitios, pasta, pollo y flan o natillas, mínimo 9,50€. En el fondo subyace una mentalidad de que el que viene hoy no vendrá mañana y no piensan en que no va a venir, pero va a hablar a su vuelta y lo peor, sin duda, bajo mi opinión O'Cebreiro. Pero eso sí, después de la experiencia volveré a hacerlo, lo que significa el Camino, lo que ves en el Camino, las gentes que conoces y lo que sientes en el Camino compensa con creces esos otros sinsabores.




domingo, 21 de mayo de 2017

Cascadas del Purgatorio

Actividad muy fácil. Empieza la caminata en el Puente del Perdón, justo enfrente del Monasterio de El Paular, a veces es problemático aparcar por aquí, yo dejé el coche en Rascafría, media hora más de ida y otra media a la vuelta, por una senda asfaltada justo colindante con la carretera M-604, se indica como RV-1 (ruta verde 1).

La senda, al principio está asfaltada, hasta llegar al área recreativa de Las Presillas del río de La Angostura (una bonita actividad es bajar este río desde cerca de Cotos, río que, más abajo, se llama ya río Lozoya), en unos diez minutos, medio kilómetro más o menos, una valla de piedras, nos deja a nuestra derecha las piscinas naturales. Continúo por la pista forestal, bien indicado en cada desviación, hasta llegar a un arroyo que desciende desde el Puerto de La Morcuera por nuestra izquierda (llevamos menos de media hora), es el arroyo Aguilón, cruzamos el puentecito de madera, hasta llegar a una bifurcación hacia la izquierda para entrar en la zona del Monte de los Robledos, la pista que hemos dejado es la que nos traería desde Cotos.

Seguimos por el robledal hasta llegar a una bifurcación hacia la izquierda, está a tres kilómetros y medio del Puente del Perdón, más o menos llevamos una hora, empieza un descenso hasta el arroyo, cruzamos un puentecito para subir el río por la margen derecha del mismo, bonitas pozas, llegamos al valle de las dos cascadas del Purgatorio, son cerca de seis kilómetros, hemos pasado algo de las dos horas por las paradas para hacer fotos, un pequeño trepecito por unas piedras, siguiendo por la margen derecha para ver los siguientes saltos de agua.

Al regreso, por la margen del río Aguilón, esta vez por la contraria a la de la subida, simplemente para variar y, al llegar a las Presillas, no, no me baño, increíble, una tremenda masificación, es sábado y estamos en julio.

Decido seguir hasta Rascafría y comer en uno de sus buenos restaurantes, muy recomendable el Conchi.

Coche y regreso a Madrid, esta vez por Cotos.


sábado, 7 de mayo de 2016

Edimburgo

Ya he llevado a cabo varios viajes a ciudades europeas basándome en una colección de guías de turismo de como conocer una determinada ciudad en 48 horas, Edimburgo es una de ellas y a por ello.

La verdad es que este tipo de viajes de hoy para mañana, además de conseguir unos precios de vuelos sorprendentemente baratos tienen el encanto de ser un poco a la aventura con la mochila, así que, a por ello.

En realidad han sido 4 días de viaje, uno para ir, hospedarme, salir a cenar, dos para patear Edimburgo y uno más para volver pronto, vuelta que podía haberla hecho en el tercer día, pero bueno.

El primer día como he dicho, salí de Madrid después de comer, llegada a Edimburgo en tres horas, más o menos, la vuelta la hice con escala en Londres, transporte a la ciudad, para mí, lo mejor Airlink, línea con una buena frecuencia, no es cara, sobre todo si obtienes la vuelta al llegar, salen desde la misma puerta del aeropuerto, muy bien indicado, muchas paradas en la ciudad, y muy bien indicadas desde el autobús, muy bien (http://masedimburgo.com/guias-de-edimburgo/como-llegar-a-edimburgo-desde-el-aeropuerto/), hotel céntrico y a cenar ¿dónde?, directo, ya lo llevaba pensado a los nuevos chiringuitos del antiguo puerto, un recorrido por el barrio portuario de Leith del que dicen que ha pasado de ser un barrio siniestro a ser el paraíso gourmet, al final di con una y, suerte, media docena de ostras, muy buenas, a buen precio y un buen vino blanco, difícil de encontrar en Edimburgo, paseíto, de nuevo hasta el centro, al ser viernes, algo de ambiento nocturno y una copilla en uno de los pubs de la elegante George Street.

Sinceramente en Edimburgo hay buen transporte público y hay bonos que, en la mayoría de hoteles, puedes gestionar, yo me he pateado los cuatro días todo a pie, me ha gustado más.

He dividido el recorrido en cuatro recorridos, el primero por la ciudad vieja, con la visita al Castillo, merece la pena aunque no es barato, la Sala de la Corona, la explanada del Castillo, la capilla de Saint Margaret, Royal Mille, St. Mary's street, comida en uno de los chiringuitos de Grassmarket (mejor para cenar, sobre todo en fin de semana) y, para bajar la comida (no me gustan nada las comidas británicas) paseo hasta una montañita (350 metros de desnivel, mucho viento arriba, unas fenomenales vistas de toda la ciudad, llamada  Arthur's Seat, en el grande y céntrico Holyrood Park.

El segundo es por la Ciudad Vieja, junto al paseo de la mañana, tiendas de anticuarios a visitar, antiguas librerías, cementerios con buena carga morbosa, museos diferentes como el del bisturí, y al final, cena en otro chiringuito de Grassmarket, definitivamente mañana le daré a la comida italiana, la británica no me gusta nada, de nuevo un whisky en George Street.

Ya el segundo día, mi tercer paseo fue el centro, centro, los jardines de Princes Street, la Galería Nacional, todas las tiendas de Princes Street, el Fruit Market , la zona monumental de Calton Hill y sus miradores, el Parlamento escocés, comida en un italiano, los jardines botánicos, Stockbridge, hotel, ducha y a cenar, no quiero repetir italianos y recuerdo haber pasado por delante de un sitio llamada Café Andaluz, allá que me voy a cenar, camareros españoles, me recomiendan una tapa de patatas con una salsa, una ración de adobo y unos chopitos rebozados, vino y adelante, al terminar llamo a la camarera y se lo digo, mira, el mejor sitio de Edimburgo, sin duda, ahora bien, si en España ponéis este adobo y estos chopitos os detiene la Guardia Civil, por favor ...

En resumen, una bonita ciudad a visitar, algo triste con lluvia, no muy buena comida, pero bueno esto es así en toda Inglaterra, que le vamos a hacer.

Todos los días algo de lluvia, bueno esto es Escocia, este viaje puede ampliarse con un recorrido por las tierras altas, el lago Ness, etc., pero sólo planee ver la ciudad y objetivo conseguido.



viernes, 2 de octubre de 2015

Jultayu

Esta ruta no presenta ninguna dificultad técnica, salvo por la distancia y el desnivel acumulado, el sendero está muy bien definido, hay numerosos hitos y salvo por el roquedal hacia la base del Jultayu, que está muy bien marcado con círculos amarillos, donde hay que tener cuidado, no vale el GPS, una desviación de cinco metros te puede meter en un problemilla. Aquí, como siempre hay que tener precaución en días de niebla, yo, constantemente, miraba hacia atrás para prevenirme de la entrada de nubes desde el mar.

Inicié la ruta desde los 1105 metros de altura del lago de la Ercina, en el aparcamiento que se encuentra junto al lago en la campa del Tiese, bien indicado desde la llegada a los lagos, hasta los 1940 metros de altura de la cima del pico Jultayu, con un desnivel total acumulado tanto de subida como de bajada de 1200 metros ya que hay numerosas subiditas y bajadas, con algo más de 18 kilómetros entre la subida y la vuelta, casi siete horas con pocas paradas.

Nada más empezar a andar, amaneciendo, dejo el lago de La Ercina a mi derecha y tomo una senda que, hacia la izquierda me indica a Vega de Ario en tres horas, la senda está marcada como PR-PNPE-4.

Paso entre las cabañas de la Veguina, superando seguidamente la cuenca  de la Riega del Brazo hasta salir al collado de Vegavieja, a 1295 metros de altura, una bajadita para llegar a la majada de las Bobias, donde  hay una fuente con buen agua, hay que fijarse para encontrarla, puede pasar desapercibida, me interno en un corto hayedo para seguir el sendero que, ahora, me llevará hasta la majada de la Rondiella, otro nuevo descenso hasta los 1245 metros de altura de la siempre encharcada praderilla del Llaquiellu.

Llego al collado del Jitu, a 1650 metros de altura, donde se llega en la ruta de los Vegas, parte del anillo de Picos, al venir desde Vegarredonda.

Una vez que se llega a Vega de Ario, casi llegando al refugio, el cual dejo totalmente a mi izquierda, sigo hasta la majada y las casitas de pastores que están al final de la senda, aquí , juntándose con la senda de la Canal del Trea que sube desde Caín es la senda que lleva hasta la base del Jultayu, aquí empieza el roquedal que hay que seguir por las marcas amarillas, sin salirse ya que a cada lado hay pasos complicados, enseguida se acaba el roquedal y estoy ya en la base del Jultayu, hay hitos que señalan la subida, algo caótica en algunos puntos, pero, simplemente con no pasar la cerca de alambrada que aparece a nuestra izquierda, no perderemos la dirección, no obstante el objetivo del pico es evidente en todo momento.

Desde la cima vistas hacia el macizo de Picos de Europa con, entre otros, el Friero, Llambrión, el macizo del Torrecerredo, hacia abajo las vistas hacia Caín a 460 metros de altura y Cordiñanes, es decir a 1500 metros más abajo, por una pared cortada  tremenda, más allá de la arista del Jultayu al Cuvicente las cimas de Peña Santa, Peña Blanca, Cuvicente, etc ...

Al final me quedé con las ganas de llegar al Cuvicente (2014 metros) por la arista que lleva desde el Jultayu, no tiene mayor problema, salvo una trepada final de unos 5 metros, pero aún no quiero forzar mucho la rodilla que se está portando de cine, la actividad de hoy ha sido de casi siete horas, para otra vez, así que inicié la bajada, esta vez yendo por el camino hitado que da más vuelta,  ya que pasa por el refugio de Ario  y conectando con la subida del Trea, directa desde Caín, con bonitas vistas hacia la ruta del Cares,




domingo, 20 de septiembre de 2015

Pinajarro desde la plataforma de El Travieso

Subo, tempranito, a la Plataforma de El Travieso (1900 metros de altura) en el coche, buena carretera hasta los 1700 metros de altura del Albergue de la Plataforma y, algo más estrecha, pero también muy buena hasta este aparcamiento, estoy solo, aún no ha salido el sol del todo, me preparo y, cuando voy a empezar a andar, aparecen tres coches con un grupo de senderismo de un pueblo cercano a Plasencia, ya vienen preparados, no tienen ni que calzarse, arrancan como motos, me pasan todos, está bien, ya os esperaré en la cima, y así fue, como dice aquel, si como un joven quieres cumbrear, como un viejo tienes que empezar.

Del centro mismo de la zona de aparcamiento, hacia la izquierda, sale una senda bien marcada que, desde el principio empieza en fuerte cuesta, hace frío, no llega a los 10 grados, salgo abrigado y empiezo a subir en dirección SurEste, zetas y atajos sobre ellas, producto de las subidas hacia el cordal de la Sierra de Béjar, las vistas hacia atrás, hacia el amanecer sobre Béjar y Candelario, me sirven de justificación para hacer alguna que otra foto y tomar un respiro, casi ya en la loma de la Sierra de Béjar, pasando en algo  los 2300 metros de altura, la senda gira hacia el Sur, hacia mi derecha y diviso un enorme hito, denominado el Hito del Pepinillo, hay que significar que, en esta Sierra de Béjar las señalizaciones con hitos son fenomenales, hitos grandes para que se vean bien en momentos de nevadas, veo ya, la muy cercana cima delCalvitero, a donde llego con el grupo que me adelantó en la subida, fotos en el destrozado Monolito a la Virgen, a 2405 metros de altura, aquí ya estuve un par de veces más, recuerdo una en invernal  en el que no se podía ver el Monolito por el hielo acumulado con las ventiscas, han sido una hora y tres cuartos hasta aquí, fotos de rigor y a seguir el camino, ahora en dirección Sur, siguiendo la loma de la Sierra de Béjar, en suave bajada, a mi izquierda la caída de la Ceja, una empinada cuesta que en invernal tiene una buena pendiente de nieve, abajo las lagunas del Trampal y de La Ceja, por donde ya bajé en otra ocasión en que subí desde la Laguna del Duque hasta el Torreón, para volver aquí pasando la cima de La Ceja con su buzón en forma de cohete, fotos de recuerdo y bordeo la cima de la  loma de  La Ceja, de 2436 metros de altura, que subiré al volver, otra vez en bajada y durante la misma, espectaculares fotos hacia Hoya Moros y los Dos Hermanitos, unos 200 metros para enlazar con subida al Torreón por el Arroyo Malillo, también desde la Laguna del Duque, desde aquí una subida con alguna trepadita fácil, me he salido del sendero unos metros, precisamente para hacer mejores fotos de la Laguna del Duque desde aquí, enlazo con el camino y ya se e perfectamente la torre de piedra del Torreón, una pequeña bajada y el destrepe del Paso del  Diablo, ayudado por cadenas, otras veces he bajado mejor, ahora pongo un poco de precaución al doblar la rodilla, espero que se pase pronto esta, llamémosla precaución, abajo del paso, fenomenales vistas hacia el valle del Jerte, unos minutos más y ya, en unas dos horas y media largas sin paradas, en la cima del Torreón del Calvitero, 2401 metros de altura, hacia el Este el cordal del Talamanca, más o menos por donde hemos venido, hacia el Oeste Dos Hermanitos y el camino a seguir hacia el Pinajarro, en descenso hacia Hervás , esta ruta, Candelario Hervás es bonita con dos coches, uno en cada pueblo.

Esta bajada por la Majada de la Reina, al principio cómoda y, enseguida con los correspondientes e incómodos piornales, con hitos entre los piornos que te hacen perder el camino, un poco más despejado, que también tiene sus hitos. La Nijarra, con sus 2214 metros, un montecito de rocas de granito en su cima.
Desde la Nijarra hay dos senderos, uno más hacia la izquierda que desciende hacia la Portilla del Río Sequillo, por donde nace el río Ambroz, hay otro sendero hacia la derecha que baja hasta el Pico del Canchal del Pinajarro, de 2104 metros, este sendero se mete entre las retamas en ocasiones, da igual, el objetivo es claro, desde su cima buenas vistas del Valle del Ambroz y de Hervás, he tardado cinco horas, sobre todo en el último tramo debido a los despistes y tener que volver a subir para retomar bien el camino, y por el problema de las retamas.

La vuelta la hago siguiendo el mismo camino, pero eso si, ahora  paso por el Talamanca y por el Canchal de la Ceja.