viernes, 22 de marzo de 2019

Peña del Águila desde Cercedilla


También hice esta primera parte de la subida cuando hice la Integral Circular al Valle de La Fuenfría , también aparqué junto a la estación de Cercanías, también se puede aparcar un poco más debajo de la estación (a unos dos minutos desde la estación), junto al paso de coches por debajo de la vía, adonde también he de llegar andando, en cualquier caso, si llegamos en tren, al final de la vía, antes del túnel hay una salida que enlaza con el primer zig-zag de la senda Ródenas, senda que comienza al fondo del aparcamiento (estoy a 1160 metros de altura), es una senda, en zig-zags de subida a la pista de los Campamentos, amplia y que debemos abandonar en unos tres minutos por una escalerita de piedra hacia la izquierda que nos deja en la pista, enseguida, en una curva, con un paso en barrera, tiene hacia la derecha la Senda Puricelli, que no tomo, sigo por la amplia pista.

En, más o menos quince minutos desde la estación se llega a un paso canadiense. En algo menos de tres cuartos de hora se llega a la casa de los bomberos forestales, detrás, a la derecha,  la zona del campamento de La Peñota o Raso del Hornillo, levantado en 1912 y sin uso a partir de los 80 y, en su día en uso por la OJE y más tarde por el Consejo de la Juventud y el Ayuntamiento de Madrid, aún se conserva hasta el altar donde se celebraba la misa diaria pocos minutos más adelante, a la izquierda, la zona del Campamento de Cristo Rey, aquí se deja la pista y comienza, señalizada con círculos rojos, la subida de la Vereda de Los Poyalejos hacia la Calle Alta

Por esta Vereda podemos llegar a La Calle Alta, mi objetivo de hoy y también es el camino válido para subir a LaPeñota desde Cercedilla o la Peña del Águila, subida empinada, corta, treinta y cinco minutos desde el Campamento de La Peñota, en zig-zags, muy evidente y con buena señalización.

Comienzo la subida por la segunda parte de la Vereda de los Pegalejos, más empinada por aquí, señalizada con hitos, hasta llegar al Collado de la Gargantilla o del Cerronolejo, a 1774 metros de altura, pedrera, pero con unas maravillosas vistas hacía atrás.

Llegamos, en poco más de un cuarto de hora desde La Calle Alta, a los 1774 metros de altura del Collado de la Gargantilla o del Cerronolejo, hacia la izquierda el GR-10 hacia La Peñota y hacia la derecha, también el GR-10 hacia la Peña del Águila

Estrecho pero evidente, el GR-10 hacia Peña del Águila junto al murete de separación entre Madrid y Segovia, una puerta peatonal, se puede pasar o no, el GR-10, en este trocito sigue por los dos lados, pronto se acaba el pinar y se ve la roma cima de Peña del Águila, se llega siguiendo las marcas de GR hasta el hito cimero a 2008 metros de altura, hemos tardado algo más de media hora desde el Collado, bonitas vistas hacia La Peñota, El Espinar, a La Mujer Muerta, Montón de Trigo, Siete Picos, Maliciosa, etc…

Por el GR se podría seguir hacia Peña Bercial y Cerro Minguete.

La bajada la hacemos por el mismo camino de subida, en hora y media larga, en total cuatro horas y cuarto de actividad y casi mil metros de desnivel acumulado positivo total



martes, 19 de marzo de 2019

Circular integral al Valle de La Fuenfría


He aparcado el coche, con suerte, en el aparcamiento de la estación de Cercanías, también se puede aparcar un poco más debajo de la estación (a unos dos minutos desde la estación), junto al paso de coches por debajo de la vía, adonde también he de llegar andando, en cualquier caso, si llegamos en tren, al final de la vía, antes del túnel hay una salida que enlaza con el primer zig-zag de la senda Ródenas, senda que comienza al fondo del aparcamiento (estoy a 1160 metros de altura), es una senda, en zig-zags de subida a la pista de los Campamentos, amplia y que debemos abandonar en unos tres minutos por una escalerita de piedra hacia la izquierda que nos deja en la pista, enseguida, en una curva, con un paso en barrera, tiene hacia la derecha la Senda Puricelli, que no tomo, sigo por la amplia pista.

En, más o menos quince minutos desde la estación se llega a un paso canadiense. En algo menos de tres cuartos de hora se llega a la casa de los bomberos forestales, detrás, a la derecha,  la zona del campamento de La Peñota o Raso del Hornillo, levantado en 1912 y sin uso a partir de los 80 y, en su día en uso por la OJE y más tarde por el Consejo de la Juventud y el Ayuntamiento de Madrid, aún se conserva hasta el altar donde se celebraba la misa diaria pocos minutos más adelante, a la izquierda, la zona del Campamento de Cristo Rey, aquí se deja la pista y comienza, señalizada con círculos rojos, la subida de la Vereda de Los Poyalejos hacia la Calle Alta

Por esta Vereda podemos llegar a la Calle Alta, mi objetivo de hoy y también es el camino válido para subir a LaPeñota  desde Cercedilla o la Peña del Águila, subida empinada, corta, treinta y cinco minutos desde el Campamento de La Peñota, en zig-zags, muy evidente y con buena señalización.

Ya estoy en La Calle Alta (que viene desde el Collaillo del Rey (1634 metros), giro hacia mi derecha, justo al otro lado de la Calle Alta continua la senda de los Poyalejos que no tomo y que, en pocos minutos, termina en el Collado de La Gargantilla o de Cerronalejo de 1775 metros de altura, donde se puede tomar el GR-10 que hacia un lado lleva a La Peñota y al otro hacia La Peña del Aguila.

Continuo por La Calle Alta, ya en dirección al Puerto de La Fuenfría, enseguida, a mi izquierda, la Fuente del Astillero, bonita pista, a mi izquierda (la llamada ladera del Infierno) voy dejando La Peña del Aguila y a mi derecha, abajo, dejo el Valle de la Fuenfría y al otro lado las vistas hacia Maliciosa, Bola, etc…

Pista muy cómoda, con pocos desniveles, señalizada con círculos rojos, se llega hasta el Collado de Marichiva a 1753 metros de altura, después de recorrer cerca de tres kilómetros y medio desde la Senda de los Poyalejos, aquí es  donde La Calle Alta pasa a ser también GR-10 y llamarse Vereda del Infante hasta el Puerto de la Fuenfría. En el mismo Collado de Marichiva, cruzando una puerta peatonal, sale el GR-10 hacia la cima de la Peña del Águila (2008 metros), el Collado de Cerronalejo (1775 metros), la cima de La Peñota (1945 metros), etc, en dirección contraria, también sale la senda que nos subiría a Peña Bercial (2002 metros) y Cerro Minguete (2025 metros), también se puede bajar desde aquí por la pedrera de la Vereda Poyal de La Garganta, una pedrera, hasta enlazar con la Vereda del Camino Viejo de Segovia  y hasta el Puente del Descalzo en la Calzada Romana.

Yo continuo por la pista, ahora llamada Vereda del Infante, hacia el Puerto de la Fuenfría, dejo la Fuente del Infante, en poco menos de dos horas, siempre por cómoda pista, con pequeños desniveles de subida y bajada, he llegado al Puerto de la Fuenfría (1795 metros), tres horas escasas desde la Estación de Cercanías de Cercedilla

Típico descanso en el Puerto de la Fuenfría, fotos hacia Siete Picos, hacia la bajada hacia La Granja, a pie oen bici o hacia el emblemático Montón de Trigo.

Comienzo la bajada por la Carretera de la República, en alguna medida, continuación de La Calle Alta y la Vereda del Infante. La Carretera de la República, parte de un agresivo proyecto de la república (menos mal que no se terminó, hubiese sido un desastre para la naturaleza), para construir cinco grandes pistas en la sierra, esta llega desde Cercedilla hasta el Puerto de la Fuenfria y se pensaba que bajase hasta Valsaín.

Por ella llego hasta el Mirador de la Reina o de La Calva, con sus preciosas vistas hacia todo el Valle de La Fuenfría, fotos de rigor y continúo la bajada.  Enseguida, a mi izquierda la subida a la Fuente de Antón Ruiz de Velasco, lugar donde comienza (o termina) el camino Schmidt, que nos lleva hasta el Puerto de Navacerrada (no voy a entrar a considerar las horrorosas escaleritas que, en una zona de naturaleza, nos han puesto),  sigo la suave bajada, hasta llegar a la Pradera de Navarrulaque, donde se unen los monumentos a Enrique Herreos, a Giner de los Ríos, el refugio de Aurrulaque, la fuente de Diaz Luque y, aquí dejo la Calle Alta, no sin antes bajar unos pocos metros para contemplar, una vez más, el reloj solar de Cela y el Refugio de Aurrulaque, vuelvo a la Pradera y salgo para tomar La Vereda de Las Encinillas.

A la izquierda de la Carretera de la República, según bajamos, hacia la izquierda, hacia arriba, la Senda de los Alevines, que no tomo, la perpendicular a la Carretera de la República, una evidente senda que, al fondo, gira como Senda Herreros hacia Siete Picos y que, antes, a la derecha y con marcas de GR, hay que ir atentos, comienza la bajada por la Vereda de las Encinillas, vereda empinada en bajada, entre un frondoso pinar y jaral, en menos de media hora llego a Camorritos, una barrera a pasar, hacia la izquierda una senda que nos lleva a Siete Picos, siguiendo por las calles de Camorritos, con señales de GR, hasta llegar en media hora desde la Pradera de Navarrulaque a la zona de la Estación de Camorritos.

La vereda de las Encinillas, termina unos pocos metros más debajo del, ahora sin uso, apeadero de Camorritos, en el llamado Camino de Siete Picos, por donde también sube, o baja, el tren de Cotos, también en este punto, hacia la derecha, sale una vereda que indica hacia La Fuenfría, no la he tomado, pero he visto en el plano que lleva a la parte baja del Valle de La Fuenfría.

Bajo hacia Cercedilla, bajada incomoda y fea, por la carretera, al principio sin aceras, pasando la Residencia de tercera edad Monte Hermoso y, más adelante una desviación, a la izquierda según bajo que lleva al centro hípico. Poco más adelante ya hay acera, paso el, también abandonado, apeadero de Cercedilla Pueblo y, en poco rato, llego a la vía principal de Cercedilla, giro hacia la derecha, incomodo, hay muchos tramos sin acera y con mucha circulación, pero, bueno, enseguida llego a la estación, desde Camorritos son tres kilómetros y medio y cerca de cuarenta minutos.

Bien, 590 metros de desnivel positivo.




domingo, 17 de marzo de 2019

Senda de Majalasna


Actividad larga, algo más de 17.500 kilómetros y durilla hasta los 1856 metros de altura del Collado Ventoso, cuatro horas de andar, sin descanso, con varias subidas y bajadas, con necesidad de echar manos en algún pasito, en fin, una actividad movidita.

Ruta marcada en los planos de la Fuenfría como una sola, siempre con circulitos amarillos de señalización, pero que se compone de varios tramos, Carretera de la República, Camino Agromán, Senda Schmidt, Senda de Los Alevines, Carretera de la República de nuevo, Vereda del Ángel.

Dejo el coche en el parking que hay en Las Dehesas junto a Casa Cirilo y comienzo la típica subida hacia el aparcamiento de Majavilán, cruzo junto a su barrera y siguiendo por la amplia pista marcada tanto como Calzada Borbónica como Calzada Romana que se mezclan y se confunden en todo su recorrido y, en menos de un cuarto de hora, llego al puente romano del Descalzo, inmediatamente, sobre la Calzada Romana, una barrera y un paso peatonal, y justo antes, hacia mi derecha, la desviación al Camino Agromán, con puerta peatonal, por aquí coinciden el Camino Agromán, la Vereda de Enemedio y la senda marcada con círculos amarillos que me llevará al Camino Schmidt,

La pista es de ascenso suave, llego hasta el puente sobre el Arroyo de los Acebos, en unos veinte minutos desde el aparcamiento, en una curva donde abandono el Camino Agromán y la Vereda de En medio, para seguir la senda de puntos amarillos denominada como Senda al Pico Majalasna, que sube por la margen derecha del arroyo, coincidente en unos metros con el Camino de Santiago, senda muy agradable, en un momento una pasarela para pasar a la margen izquierda del arroyo de los Acebos.

En unos cuarenta minutos he llegado a la Pradera de la Fuenfría, antes he cruzado de nuevo por dos tablones a la margen derecha del arroyo, cruzo la pradera y llego a la Carretera de la República, por la que sigo, curva a la izquierda y una cerrada curva a la derecha y a la izquierda sale la continuación de la Senda de Majalasna, (como no la tontuna de los escaloncitos en un sitio de naturaleza) en subida hasta coincidir con la Calzada Romana y empezar como Camino Schmidt, llevo, más o menos, una hora de senda, ahora se empina más. A mi izquierda veo, un poco más arriba, el Mirador de La Reina, de frente ya veo el Pico Majalasna.

Llego a la Carretera de la República, que cruzo, llevo hora y cuarto y unos siete kilómetros y medio. Las insufribles escaleritas para subir a la fuente de Antón Ruiz, en el Camino Schmidt, la subida sigue empinadita, hay un momento que parece que hay una desviación a la derecha, da igual es un trozo de camino paralelo que, ya casi arriba, se vuelve a unir.

Llego a Collado Ventoso en algo menos de una hora y tres cuartos, fotos y a buscar la bajada por la zona llamada Senda de los Alevines, me cuesta, pero hay que encontrarla. La senda, hasta llegar a la pradera de Majalasna es enrevesadilla, hay que echar manos en más de una ocasión, muy divertida pero no hay que perder las señales de círculos amarillos o de PR.

Llego a la Pradera de Majalasna, que cruzo para seguir el descenso por la izquierda de la misma, según llego, bajada constante, evidente y bien indicada hasta llegar a la Carretera de la República, de nuevo, en la zona de la pradera de Navarrulaque, llevo cerca de tres horas de camino.

Por la Carretera de la República hasta los miradores de los Poetas, fotos de rigor.

Justo al pasar el Mirador de los Poetas, la Carretera gira hacia la derecha, yo sigo de frente por una senda y, enseguida, nueva desviación hacia la derecha, más angosta y en pronunciada bajada, hasta llegar a una zona con una enorme piedra, giro a la derecha hasta enlazar y cruzar la Vereda del Agua y llegar al punto de partida.

Cuatro horas por una preciosa senda.





miércoles, 13 de marzo de 2019

Ducha de los Alemanes


Bonito paseo circular desde Las Dehesas, Puente del Descalzo, Camino Agromán, Vereda de En medio, Senda Victory y Carretera de la República.

Un sitio donde se bañaban los primeros montañeros de Guadarrama, varios de origen alemán, de ahí su nombre, en este salto del arroyo de la Navazuela en la Senda Victory de La Fuenfría.

Dejé el coche en el parking que hay en Las Dehesas junto a Casa Cirilo y comencé la típica subida hacia el aparcamiento de Majavilán, cruzando junto a su barrera y siguiendo por la amplia pista marcada tanto como Calzada Borbónica como Calzada Romana, se mezclan y se confunden en todo su recorrido y, en menos de un cuarto de hora llego al puente romano del Descalzo, inmediatamente, sobre la Calzada Romana, una barrera y un paso peatonal y, justo antes, hacia mi derecha, la desviación al Camino Agromán, con puerta peatonal, por aquí coinciden el Camino Agromán, la Vereda de Enemedio y la senda marcada con círculos amarillos que me llevaría al Camino Schmidt,

La pista es de ascenso suave, cruzo por encima del Arroyo de los Acebos, en unos veinte minutos desde el aparcamiento, en una curva donde se abandona la senda de puntos amarillos denominada como Senda al Pico Majalasna. En diez minutos más llego al final del Camino Agromán, bruscamente se acaba, a la derecha sale una senda que bajaría a la Vereda Alta junto a la ladera de Berceas y, hacia la izquierda continúa, pero ya sólo como Vereda de Enemedio que es la que sigo, por aquí subí con la bici al hombro una vez que fui desde la Estación de Cercedilla a Segovia con la bici  y me equivoqué y seguí por aquí.

Subida estrecha, que a partir de aquí también se denomina como Podal del Rubio, con buenas vistas hacia la otra ladera de La Fuenfría, La Peñota, Peña del Águila, Bercial, Minguete, etc…, siempre bien señalizada con puntos rojos, en algo menos de veinte minutos, poco después de cruzar la Carretera de la República, por mi derecha se une la Senda Victory que proviene de la Pradera de Navarrulaque, señalizada con puntos azules y marcas de PR hasta una enorme piedra característica que me indica que, hacia la derecha, muy cerca, me uniría con la Carretera de La República, sigo por la Senda Victory y abandono lo poco que queda de la Vereda de En medio, ahora en bajada, angosta y bonita, hasta llegar al Arroyo de La Navazu3ela, una pasarela sobre el arroyo, que no cruzo y, justo debajo de ella, la famosa cascada de la Ducha de Los Alemanes.

Unos metros más abajo hay otra segunda cascada también merecedora de ver.

He tardado más o menos  hora y media desde el aparcamiento.

Sigo la Senda Victory en bajada y, enseguida me deja en la Carretera de la República, hacia mi derecha, para llegar a la zona de la Pradera de La Fuenfría, hoy, sigo por la Carretera de la República hasta llegar al aparcamiento donde dejé el coche.

Suave actividad, algo menos de tres horas.



jueves, 28 de febrero de 2019

Circular, corta, al Valle de la Fuenfría


La denomino como la Circular Corta, porqué hay otra más cañera, que, saliendo desde la estación de Cercanías de Cercedilla nos lleva hasta la Calle Alta y que se termina bajando por la Estación de Camorritos.

Aparcamos en la zona de aparcamiento enfrente de Casa Cirilo, por la parte final del parque sale una senda que, enseguida está señalada con círculos rojos, es el llamado Camino Viejo de Segovia. Cruzamos una puerta peatonal que nos deja en la zona de la carretera de vuelta de las Dehesas que, enseguida nos deja siguiendo la senda por los pinares. Hay un momento en que esta senda se bifurca para subir, convertida en la Vereda Poyal de la Garganta a enlazar con la Calle Alta en el Collado de Marichiva a 1750 metros, nosotros seguimos por la misma senda, ahora algo más estrecha, hasta llegar, en la zona del Puente de Enmedio, a enlazar con la Calzada Romana, o Borbónica, si hubiésemos seguido hasta la Calle Alta, es igual, hubiésemos llegado lasta el Collado de Marichiva por donde también llegaríamos al Puerto de la Fuenfría.

En el Puerto de la Fuenfría, a 1796 metros, lugar cien veces recorrido, a pie o en bici.

Bajamos por la Carretera de la República, construida en 1931, parada obligatoria en el Mirador de la Reina  o del Lanchazo y, un poco más allá, en la fuente de Antón Ruiz, por donde sale la vereda, continuación del Camino Schmidt, que nos llevaría hasta el Collado Ventoso, una de esas acciones que, desde que se ha declarado el Parque Nacional de Guadarrama, obras, sin ton ni son, que desvirtúan la condición de naturaleza que estas organizaciones reivindican, una absurda escalerita para subir hasta esta fuente, con unos arbolitos de adorno, dentro de unos maravillosos pinares que no necesitan, para nada este tipo de absurdos dispendios.

Y, continuando la bajada, la desviación a la Senda de los Alevines que, también llevan al Collado Ventoso, coincidente con la salida de la Vereda de las Encinillas que llevan a la Estación de Camorritos.

A unos pocos metros, la praderita con el Reloj Solar de Cela que existe desde 1995 cuando a Cela se le declaró Caminante de la Sierra de Guadarrama y unas fenomenales vistas de Siete Picos, hasta llegar  a la zona de los Miradores de los Poetas Vicente Aleixandre y Luis Rosales.

Curva hacia nuestra derecha y, en unos diez minutos, hacia nuestra izquierda, también con unas barandillitas muy de la Gran Vía y no de un parque de la naturaleza, la bajada de la vereda de los Encuentros, marcada con círculos rojos.

Abajo casi coincide con las marcas circulares azules de la Vereda o Camino del Agua que une la estación  de cercanías apeadero del pueblo con el Centro de Interpretación del Valle de la Fuenfría evitando la carretera de Las Dehesas, la abandonamos en una pasarela que nos hace seguir por las indicaciones de círculos rojos hasta un poquito más debajo de Casa Cirilo donde dejamos los coches.

Cuatro horas incluyendo paraditas y a un ritmo tranquilo




lunes, 18 de febrero de 2019

Circular de Manzanares el Real al Collado de La Dehesilla


Bueno, nosotros nos hicimos una ruta desde Manzanares el Real, (salimos de los 908 metros de altitud) tomando la carretera hacia Soto del Real, enseguida, a nuestra derecha, el Cuartel de La Guardia Civil, la gasolinera, una especie de helipuerto y vemos la pista forestal que, paralela a la carretera dejándola a nuestra izquierda y teniendo a nuestra derecha el embalse de Santillana.

Pasando la depuradora, entre los kilómetros 21 y 20, después de recorrer, más o menos, tres kilómetros y medio desde Manzanares el Real, se cruza la carretera para tomar el ancho y bien marcado GR-10, pasamos el restaurante el Recuenco, dejándolo a nuestra derecha y, antes de llegar al inconfundible Berrueco (o La Muela).

Seguimos por la pista forestal, siempre tomando la izquierda en los cruces, hasta llegar a un punto en el que parece que la pista se acaba, de frente una verja peatonal, error, hacia la izquierda, siguiendo la pista forestal que nos llevaría a las canteras de donde, en tiempos, salieron muchos de los adoquines y bordillos de Madrid.

Hay un punto en el que la pista forestal hace un completo giro hacia atrás, con el collado de la Dehesilla en el frontal y una senda que nos invita a abandonar la pista forestal, subida suave, pero continua, llega un momento en el que la senda se estrecha, cruzamos el arroyo de Coberteros hacia su margen izquierda, a veces algún hito, a veces alguna señal de GR-10 ya casi borrada, pero siempre el collado de la Dehesilla (1453 metros de altura) en el frente, parece que no vamos a llegar, tres horas y media largas, sin paradas, ahora sí, una pequeña parada, buenas vistas en cualquier dirección, un tentempié, ya estuvimos aquí en muchas ocasiones, recuerdo especialmente cuando hicimos La Integral de La Pedriza pasando por este collado que es la separación entre la Pedriza anterior y la posterior.

¿Por dónde bajamos? ¿Por La Rinconada y el collado e la Cueva hacia Manzanares?. No, El Tolmo (1255 metros), Refugio Giner de los Ríos, cruzamos el Arroyo de la Majadilla, PR-M2, dejamos a nuestra derecha la pasarela de subida a Canto Cochino (1027 metros), cruzamos el río Manzanares hacia la izquierda por la pasarela, seguimos a Cancho Losillo, y por la margen izquierda del río Manzanares, el barecillo y el Tranco (960 metros) y ya, en otros dos kilómetros y medio, por las calles hacia el punto de partida, con las vistas al otro lado del río de la Ermita de Peña Sacra.

Seis horas de pateada, 27,5 kilómetros y cerca de 600 metros de desnivel positivo, una buena pateada circular por La Pedriza.




viernes, 8 de febrero de 2019

La Raja de La Pedriza


La Raja, también llamada la Grieta de La Pedriza, una antigua cantera a la que casi se puede llegar en coche, dejándolo aparcado en el llamado parking de La Raja.

Bueno, nosotros nos hicimos una ruta desde Manzanares el Real, (salimos de los 908 metros de altitud) tomando la carretera hacia Soto del Real, enseguida, a nuestra derecha, el Cuartel de La Guardia Civil, la gasolinera, una especie de helipuerto y vemos la pista forestal que, paralela a la carretera dejándola a nuestra izquierda y teniendo a nuestra derecha el embalse de Santillana.

Pasando la depuradora, entre los kilómetros 21 y 20, después de recorrer, más o menos, tres kilómetros y medio desde Manzanares el Real, se cruza la carretera para tomar el ancho y bien marcado GR-10, pasamos el restaurante el Recuenco, dejándolo a nuestra derecha y, antes de llegar al inconfundible Berrueco (o La Muela), giramos a la izquierda por una pista, también señalizada con franjas rojas y blancas, en peor estado que, enseguida nos lleva al llamado parking de La Raja, (estamos a 978 metros de altitud) bueno, un pequeño claro a la izquierda con capacidad para unos pocos coches, seguimos, cruzamos el arroyo de Santillana y a unos pocos pasos, hacia nuestra derecha, sale un estrecho sendero que deja una bonita pradera a nuestra izquierda, seguimos unos pocos minutos el sendero y vemos a nuestra derecha el principio de la hendidura de La Raja, enseguida vemos una zona con unas cuerdas fijas para ayudarse a bajar un par de escalones de ferrata, muy sencillos y sin problemas que nos dejan en la grieta de La Raja.

Espectacular, angosta, con vías de todo tipo y graduación, perfectamente equipadas y que, en verano tienen que ofrecer una actividad de escalada muy refrescante.

Antes de bajar a la grieta seguimos paralelos a ella para conocerla por arriba, vimos unas cuantas reuniones preparadas por fuera ya de la zona de escalada y al llegar al final de la hendidura buenas vistas hacia las zonas clásicas de La Pedriza.

Nuestra idea era haber vuelto hasta el GR-10 y subir hasta el collado e la Dehesilla para bajar directos a Manzanares, bien, no lo hicimos en esta ocasión y nos volvimos por el mismo camino.

Total cuatro horas de actividad, un desnivel acumulado de trescientos metros aproximadamente y algo más de doce kilómetros de pateo.





jueves, 7 de febrero de 2019

Rovaniemi


Viaje a primeros de diciembre, pensando en la carta para Papá Noel, antes de Nochebuena, pero en la primera semana aún no estaba muy bien de nieve y nos perdimos alguna actividad por esa falta de nieve, mejor a partir del 15.

Vuelo con corta escala en Helsinki, un aeropuerto que para el tránsito que tiene es pequeño y donde es complicado encontrar un sitio donde comer o cenar, todo muy lleno.

Llegada a Rovaniemi, en el aeropuerto ya se respira el ambiente de Papá Noel pensando en los niños.

El complejo de Santa Claus Holiday Village, que es donde vamos a pasar estos días está muy cerca del aeropuerto y a unos 8 kilómetros de Rovaniemi, no es importante, Rovaniemi no tiene nada especial.

En Santa Claus Village no hay problema con los desplazamientos, todo está muy a mano, se puede ir andando, (bueno tirando del trineo con el peque, en cada cabaña te dejan un par de trineos para los peques y no se separan de él), de todas formas para desplazamientos algo más distantes hay autobuses, pero no merecen la pena, caros y, para viajar más de uno merece la pena un taxi.

Las cabañas fenomenales, bien equipadas incluso con sauna individual, pero con el detalle de que la limpieza tendrías que pagarla aparte, bueno un detalle guarro siempre lo hay.

Las actividades, todas muy buenas, muy bien pensadas para los niños, inolvidables para ellos, la primera de ellas en el Santa Park, espectacular, una gruta enorme, todo el día en ella, la oficina de Santa Claus, la fábrica de juguetes, la oficina de Correos de Papá Noel, el espectacular Show Dance, el tren mágico, el hotel de hielo, la escuela de Elfos, etc… todo el día y se te hace corto, fenomenal …
Nos perdimos el Snowman World y sus actividades sobre la nieve, por eso, por no haber muchas nieves, una lástima.

El bosque de los Sueños (Joulukka), espectacular, en autobús a un bosque, por la noche, llegada a la casa de Papá Noel, a través del bosque con los elfos, los niños alucinan.

Motos de nieve para niños y para mayores en un parque cerrado y una tarde a través de bosque.
Paseos en trineos de perros huskies y de renos

Y ya el último día, la gran sorpresa, viene Papá Noel a visitarnos en nuestra cabaña … inolvidable.



sábado, 26 de enero de 2019

Cáceres


Siempre Cáceres “El esplendor de la piedra”, primero romana, luego musulmana, su centro histórico, sobre todo en la noche, me da un aura diferente, pasear por sus calles medievales te transporta a sus tiempos. Partiendo de la escalinata de su plaza Mayor, el arco de la Estrella, la torre de Bujaco, la plaza de Santa María con el palacio Episcopal, Toledo-Moztezum, Hernándo de Ovando, Golfines de Abajo y Carvajal; la Catedral, luego la iglesia de Santiago de los Caballeros, un día completo de recorrido del Cáceres monumental y no lo ves todo. Que maravilla.

Un recorrido por Malpartida de Cáceres, a sólo diez minutos de Cáceres es muy interesante, con un centro de la ciudad, en el que en su Plaza Mayor , de Mayo a Septiembre se adorna con más de mil paraguas quitándote el sol, pero sobre todo merece la pena visitar las lagunas del monumento natural de los Barruecos, lugar donde, entre otros atractivos, se rodaron algunas escenas de Juego de Tronos o donde se encuentra el denominado Pueblo Europeo de La Cigüeña, tiene en la zona de los Barruecos algún restaurante que merece la pena y el Museo Vostell .

También, a primeros de abril merece la pena asistir a la Fiesta del Caballo en Arroyo de la Luz.




martes, 8 de enero de 2019

Un fin de semana por Cuenca


Un fin de semana por Cuenca (esa arábiga Kunka, antes cubierta por el mar de Tetis), buen plan, mes de diciembre, frío, despejado, me “encantó”, ciudad en un enclave montañoso, a una altitud de 946 metros, con una clara procedencia árabe, un día entero por sus empinadas y empedradas calles, visitando sus ruinas medievales y, como no, sus famosas casas colgantes.

La catedral con algunas reminiscencias normandas, la Plaza Mayor, la Iglesia de San Miguel, cruzar por el vetusto puente de San Pablo.

Recomendable la vista de la ciudad y las hoces del río Huécar desde el Cerro del Socorro, una bonita subida a pie que merece la pena, es el GR-66, o bien hacer la senda periférica SLCU10 que da un circulo de cuatro kilómetros, más o menos, alrededor del casco histórico, sube en primer lugar el cañón del Huecar desde al Auditorio hasta llegar al puente de hierro de San Pablo que va desde el convento de los Dominicos, ahora parador.

Al día siguiente carretera a la Ciudad Encantada, a cerca de 40 kms. de Cuenca, por el camino unas fotos desde el Ventano del Diablo en plena carretera, visita a la Ciudad Encantada, una entrada “al campo” por la que me cobran cinco euros, a ver, no es caro, pero eso es campoooo … bueno las pago, me dicen que ir acompañado por un guía cuesta un euro más, no es problema, pero hay que esperar a hacer grupo y prefiero ir a mi ritmo, merece la pena la actividad, desde aquí hay una indicación de poder subir al mirador de Uña, pero es una hora entre ida y vuelta y no sé qué tal andaré de tiempo, no lo hago.

Carretera hacia el nacimiento del río Cuervo, cincuenta y pocos kilómetros, no cuarenta como se anuncian, voy despacio en las zonas de umbría por las placas de hielo.

Me paro en Uña a hacer unas fotos de su famosa laguna, volveré a hacer varias rutas de senderismo que se anuncian por estas zona, con muy buena pinta.

Paso por Tragacete y, a su salida, hay una carreterita que, en dos kilómetros, me llevaría a las cascadas del nacimiento del Jucar, hoy está cortada por placas de hielo y andando me llevaría más tiempo del que dispongo, otra vez lo haré.

Llego al Nacimiento del río Cuervo, veo las cascadas, no se puede subir a los manantiales por las placas de hielo y porqué la zona por donde se puede subir están en obras por una escalinata de madera que están construyendo, “urbanizando el campo”, hay placas de hielo y no llevo buen calzado, me conformo con ver las cascadas.

Me paro a comer en uno de los restaurantes que hay en el parking del Nacimiento del Río Cuervo, es la hora y no es una decisión muy acertada, hay mejores restaurantes en Uña, pero bueno había que elegir y ya es tarde y además pensaba volver a Madrid por Guadalajara, me aconsejan lo contrario, que es mejor volver por Cuenca ya que por Guadalajara la carretera es bastante peor.

Buen  fin de semana.


domingo, 9 de diciembre de 2018

Plasencia y Monfragüe


¿Por qué no?, empezar la actividad recorriendo Plasencia en plan turístico, una preciosa ciudad,  con el Acueducto, en el que, en su día, se volaron algunos arcos para construir casas, increíble, la ciudad intramuros, dando un paseo rodeando la ciudad antigua y entrando por la puerta de Trujillo, y por dentro la visita a la Plaza Mayor, hoy, además es martes y hay mercado, aquí es donde, en 1917, Joaquín Sorolla inmortalizó su cuatro "El Mercado", el Ayuntamiento, el Palacio Episcopal, junto a la Catedral Vieja, con visita obligada a su patio, al lado el Hospital de Santa María, la casa de los Monroy, el Palacio de Mirabel, la Catedral Nueva y más, y más, y más ..., estuve sólo una mañana pero necesitaría un par de días completos para verla detenidamente, me quedo con ganas de volver.

Después  llegué desde Plasencia, también hay buenos sitios para dormir en Torrejón el Rubio, en la autopista de Plasencia a Navalmoral de la Mata, a pocos kilómetros sale la EX-208 indicando hacia Torrejón el Rubio y Trujillo, al tiempo de indicar Parque de Monfragüe.


Son pocos kilómetros, pero, enseguida hay un primer anuncio de "Centro de Interpretación", bien es cierto que pone Norte, pero, después de esperar un ratito, llegué un poco antes y ya se sabe de la proverbial "puntualidad" funcionarial, bueno su indicación es que siga hasta Villarreal de San Carlos que, sin duda, es donde está el verdadero centro de información.

Hay unos doce itinerarios, muchos de ellos salen desde Villarreal de San Carlos, todos cortos, menos de una hora de duración, hay alguno más largo, alguno para hacer en bicicleta y un par de ellos para hacerlos a caballo.

Hice un primer camino andando, desde Villarreal hasta el Puente del Cardenal, sale de la calle "principal", no hay más de Villarreal, baja hasta una zona de chozos y está bien indicado, así llegué hasta el Puente del Cardenal con buenas vistas hacia la confluencia de los ríos Tajo y Tietar.

Otra de las rutas hacia el Cerro Gimio, con buenas vistas hacia el Arroyo de Barbacón, pero con poco arbolado.

Al principio del otoño, final del verano es buena época para escuchar la berreá, pero hay que recordar que se oye a primerísima hora de la mañana o al anochecer.

jueves, 13 de septiembre de 2018

El Tubo de Todos en La Maliciosa


Una actividad de subida al conocido Tubo de Todos, quizá el más visto y el más concurrido de la zona sureste de La Maliciosa.

La subida la iniciamos desde La Barranca, siguiendo el mismo camino por el que hace pocas fechas subimos a LosAsientos.

Dejamos los coches en los aparcamientos de La Barranca, a 1365 metros de altura, cruzamos por delante del embalse del Puerto de Navacerrada, junto al aparcamiento y, al pasar la puerta  giramos a la derecha, tomando un sendero, hacia la derecha, dejando a nuestra izquierda el bosque, pero procurando no meternos nunca dentro del bosque.

Cruzamos el arroyo de Peña Jardera, dejamos a nuestra derecha, abajo, hacia atrás el embalse de La Maliciosa dejando a nuestra derecha el arrojo de La Gargantilla y ya estamos en la parte meridional de la cuerda de Los Asientos que, poco a poco, vamos ascendiendo, senderillo bien hitado, enseguida formas rocosas a las que nos apetece ir trepando, fotos y llegada a la base de la última cima de Los Asientos, la bordeamos por debajo siguiendo la senda que nos llevaría hasta La Maliciosa por su parte meridional y, antes de llegar a la loma de la cuerda, hacia la izquierda sale una senda que es evidente que nos llevara a Los Asientos.

Una hora y cuarto larga, dejamos Los Asientos a nuestra izquierda y accedemos a la base del Peñotillo, subiditas y bajaditas, bordeando por la zona sureste El Peñotillo al principio y así llegamos a la base de La Maliciosa, enseguida, a nuestra izquierda la evidente imagen del Tubo de Todos, llevamos cerca de dos horas desde el aparcamiento.

Ya, al llegar a la base del Tubo de Todos, veo que la aproximación sería más corta si la hubiésemos hecho desdeMataelpino  e inclusive accediendo por la Senda de Los Porrones

Incomoda y empinada pedrera al principio, con rampas de un 40% o algo más, a  poco más de cincuenta metros de la subida ve por donde ya subí una vez una parte de esta vía cuando subí la Vía de la Alta Ruta, llegamos a una cornisa, pequeño descanso y la ruta gira a la izquierda, desde esta cornisa magnificas vistas hacia la Cuerda de Los Porrones, hacia Mataelpino y el Boalo, etc...

Giramos hacia la izquierda, el Tubo se estrecha y se empina a poco más del 50%, hay que tirar de manos constantemente, al final del estrechamiento se amplía la subida, como si fuese la salida de un embudo, tiramos un poco a la izquierda y ya hemos llegado al final del Tubo de Todos, hacia nuestra  izquierda, en pocos minutos de loma suave llegada a la cima de La Maliciosa a 2227 metros, tres horas de actividad desde el aparcamiento, descanso, fotos, y bajada hacia el collado del pluviómetro, al principio, como siempre me ocurre, a liarnos por las pedreras de la zona cimera hasta llegar al collado del pluviómetro, justo aquí, giro hacia la izquierda y bajada por esa larga senda, a la que tanta manía tengo, pedreras, zonas resbalosas, etc..., pero poco a poco llegamos a la zona baja, entramos en la zona boscosa y, enseguida la Fuente de la Campanilla, maravillosa y fresca agua, menos de media hora de suave bajada, al principio por sendas anchas y cómodas, poco después por la pista de La Barranca, llegada a los coches, estiramientos y, a por la cerveza de turno.

Fenomenal actividad, poco más de cinco horas en total y, por cierto, se anunciaban tormentas a partir de mediodía y nos ha hecho un día fantástico, mejor.



martes, 11 de septiembre de 2018

La Cuerda de Las Cabrillas


Dejamos los coches en el aparcamiento de La Barranca a 1365 metros de altura y ale, a andar, pista arriba, empezamos suave, el ascenso es suave, vamos dejando a nuestra derecha los embalses del Pueblo de Navacerrada el primero, enseguida el del Ejército del Aire, el área recreativa de Pino a Pino y, enseguida, a nuestra izquierda sale la Senda Ortiz, inconfundible con sus dos primeros escalones de piedra, llevamos cerca de quince minutos de subidita por la pista.

Por la senda vamos dejando a nuestra derecha el Canto Gordo por un cerrado pinar, hasta llegar a una pequeña garganta del arroyo Chiquillo, el camino sigue y en una hora desde el arranque, ya en una extensa pradera con su mirador, donde en tiempos estaba el Real Sanatorio del Guadarrama y donde, en 1970, se rodó la película de La Noche de Walpurgis, enseguida la pista, tomamos la subida, a nuestra derecha un bonito mirador hacia los embalses de Navacerrada y, llevamos poco menos de hora y media, llegamos al Mirador de Las Canchas, las vistas hacia La Maliciosa, Bola del Mundo, etc...

Por detrás del mirador, además de la pista hacia derecha e izquierda, dos senderos, el primero más suave indicado como Senda del Tubo, Las cabrillas ... error, la senda de Las Cabrillas es el sendero que está detrás, más empinado que nos llevará en un corto, pero exigente sendero, bien hitado, hasta la cima de Peña Pintada, a 1857 metros de altura, desde donde realmente empieza la Cuerda de Las Cabrillas, desde aquí vistas hacia el Valle de La Barranca, hacia Guarramillas, hacia La Maliciosa. Vistas hacia el valle de Guadarrama, Abantos, Cuelgamuros, La Peñota, Lijar, Cerro del Águila, Hacia Siete Picos y el Telégrafo, espectacular.

Trepes y destrepes contínuos hacia Peña del Horcón a 1879 metros, sigo los hitos y lo bordeo por debajo, por su derecha, me da rabia, lo quería haber trepado, es igual, al llegar a la zona de destrepe lo trepo en contradirección y lo vuelvo a bajar, es muy divertido.

Poco después la senda, sigue estando bien hitada, yo recupero algunos que estaban tirador, no sé porqué les molestan a algunos/as, en fin, y llego a una pequeña planicie donde, durante un par de metros, coincide con la senda del Tubo, que tira hacia mi derecha, abandono la senda del Tubo y tiro de frente, hacia arriba, el Risco de Emburriaderos de frente mía, lo tomo por mi izquierda  y, enseguida una bonita trepada por una canal que se me aparece de frente y que me lleva a la máxima altura del cordal, 1949 metros del Risco.

Al descenderlo puedo optar por ir hacia mi derecha y terminar bajando hasta La Senda del Tubo o seguir por mi izquierda, que es lo que hago, con algunos trepes y destrepes más me lleva hasta el collado que, hacia mi izquierda me llevaría hasta el Puerto de Navacerrada, de frente hacia la Bola del Mundo y, hacia la derecha me bajaría a la Fuente del Caño y bajada hacia la Barranca bien por la senda del Tubo, bien por el PR M 17.

Esta actividad tiene varias alternativas:

1ª Puerto de Navacerrada, Collado de Emburriaderos, senda del Tubo, Mirador de Las Canchas y volver recorriendo el cordal de Las Cabrillas.

2º) Desde La Barranca, como unaparte integral de la misma, La Barranca, Senda Ortiz, Mirador de Las Canchas, Cuerda de Las Cabrillas Fuente de La Caña, PR M 17, La Barranca.







jueves, 6 de septiembre de 2018

Circular integral a La Barranca


Cuántas veces hemos llegado al aparcamiento de La Barranca para subir a La Maliciosa, a los Asientos a ... sinfín de actividades, pero hoy quería hacerme esa circular suave, fácil, apetecible ... La Barranca, Senda Ortiz, explanada donde se rodó la noche de Walpurgis, mirador de Las Canchas, senda del Tubo, Fuente de la Caña, bajada por el PR M 17 hasta la fuente del Molinillo y La Barranca.

Cuatro horas de paseo, fotos y disfrute

Dejamos los coches en el aparcamiento de La Barranca a 1365 metros de altura y ale, a andar, pista arriba, empezamos suave, el ascenso es suave, vamos dejando a nuestra derecha los embalses del Pueblo de Navacerrada el primero, enseguida el del Ejército del Aire, el área recreativa de Pino a Pino y, enseguida, a nuestra izquierda sale la Senda Ortiz, inconfundible con sus dos primeros escalones de piedra, llevamos cerca de quince minutos de subidita por la pista.

Por la senda vamos dejando a nuestra derecha el Canto Gordo por un cerrado pinar, hasta llegar a una pequeña garganta del arroyo Chiquillo, el camino sigue y en una hora desde el arranque, ya en una extensa pradera con su mirador, donde en tiempos estaba el Real Sanatorio del Guadarrama y donde, en 1970, se rodó la película de La Noche de Walpurgis, enseguida la pista, tomamos la subida, a nuestra derecha un bonito mirador hacia los embalses de Navacerrada y, llevamos poco menos de hora y media, llegamos al Mirador de Las Canchas, las vistas hacia La Maliciosa, Bola del Mundo, etc...


De la Pista salen tres opciones, continuar la pista para bajar de nuevo a La Barranca, tomar la senda que nos llevaría al cordal de las Cabrillas o seguir la Senda del Tubo, bien indicada, algo más de tres kilómetros, esto es lo que hacemos, en una hora en la Fuente de La Caña, media vuelta y tomamos la pista que bajará de nuevo, a nuestra izquierda del Collado del Cuco, la senda de bajada señalizada como PR M 17 nos lleva, sin problemas hasta la Fuente del Molinillo en la pista que salió de La Barranca y, por la que ahora bajamos.

Menos de cuatro horas de fácil actividad.




martes, 28 de agosto de 2018

León y la cueva de Valporquero


Un bonito fin de semana, con León, Astorga y la Cueva de Valporquero.

León ya lo conocía de hace muchos años y además, lo visité cuando hice el Camino de Santiago, tanto en bicicleta, como a pie, lo mismo que en el caso de Astorga; en el caso de la Cueva de Valporquero y las Hoces de Vegacervera, en la reserva de la Biosfera de los Argüellos, en la parte alta del valle del Torío, ya las visité hace cerca de 40 años, saliendo de León, en pocos kilómetros, poco a poco te vas adentrando en paisajes verticales, por una carretera, siempre a la vera del río, hasta llegar al estrecho desfiladero de Valporquero, con muchas vías de escalada, a pie mismo de carretera.

La cueva de Valporquero, con casi cinco kilómetros de longitud en diferentes niveles se puede recorrer por tu cuenta o en visita guiada, la cueva fue descubierta hace más de 300 años y nunca fue habitada, merece la pena recorrer la Gran Vía, un enorme pasillo que nos lleva hasta la Sala de las Maravillas.

En cualquier caso, León me parece una ciudad espectacular, si hablamos de la parte monumental la palma se la lleva, en el Barrio Romántico, la Catedral de León con sus espectaculares vidrieras, bien organizadas las visitas, me encanta San Isidoro con un retablo admirable y que forma parte de la antigua muralla de León, el Palacio de los Guzmanes, la Casa Botines hecha por Gaudí, el Hostal de San Marcos, ahora en obras, pero donde he dormido alguna que otra vez y ya, para tapear y cenar el genial Barrio Húmedo, con su bonita plaza Mayoro la plaza de Santa María del Camino, o en la calle Ancha, por la mañana se puede correr por el parque a la ribera del río ciudad muy limpia.

Para terminar el fin de semana Astorga (Asturica Augusta), en un día de mercadillo en el centro, luego por la mañana poco pudimos ver, pero si en la tarde, la gótica Catedral y Museo de Astorga con su espectacular fachada, el Palacio Episcopal de Gaudí, en realidad Museo de los Caminos, el museo de Santa Colomba, el museo Textil, el museo del Chocolate, etc...

Al llegar a Astorga y aparcar en las afueras, subidita de la cuesta hasta llegar al albergue de Peregrinos , a su derecha yendo hacia el centro la Iglesia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, en sus afueras las bien cuidadas ruinas romanas y, enfrente, hacia más hacia el centro  buenos restaurantes donde comer el cocido maragato.




viernes, 17 de agosto de 2018

Collarada


Noche en Villanua, mañana hay una ventana de buen tiempo en este verano de tormentas.

Y desde Villanua, dos opciones, la pista forestal que sale junto al centro de interpretación y que  sube al refugio de La Espata (ojo que no llame a confusión el que la pista se llama Pista de La Trapa) en unos tres cuartos de hora en coche o tres horas a pie, con una desviación a medio camino que lleva al refugio de la Trapa, pero que está prohibida o, si se quiere ir por el refugio de La Trapa, en el mismo Villanua, coincidiendo con la llegada del Camino de Santiago desde Somport, la salida andando, tres horas, hasta el Refugio de la Trapa, la subida en coche hasta el refugio de La Espata necesita de un permiso previo del Ayuntamiento de Villanua que autoriza sólo a cinco coches al día. En nuestro caso subimos en coches hasta el refugio de la Espata, en el llamado Llano de los Güeys.

En la subida hay una cancela donde se pueden aparcar los vehículos si no se tiene autorización para seguir, y es aconsejable no seguir aunque la cancela esté abierta, según me dicen, la multa estaría asegurada.

La pista, en buen estado, es muy de pedrera y, por lo que vi, puede tener desprendimientos que corten la subida en algún momento.

Comenzamos la andada desde donde dejamos los coches, siguiendo por la pista a la que, enseguida, hacia nuestra derecha, abandonamos para tomar la senda de subida, bien marcada, empinada siempre, no hay más que un llanito cuando ya llevamos una hora larga de subida.

La senda, estrecha pero bien hitada, nos lleva en media hora larga a un divertido paso con trepada ayudada por cuerdas fijas, sigue la empinada subida a través de la zona boscosa hasta salir del bosque, en el barranco de la Ciressera, donde encontramos que los hitos, para ser más visibles están ayudados por palos, imagino que para hacer más visible la senda en la bajada ya que no bajar por la senda lleva a un buen enriscamiento, seguro.

Estamos ya en la cara sur de La Collarada, el bosque se ha acabado, pero la pendiente sigue, quizá algo más suave, a nuestra derecha va quedando el Pico de la Espata, de frente, a la izquierda La Collarada, en el centro el collado de Ip y, a la derecha, la Collaradeta..

Un llano corto que nos da un pequeño respiro, unos pocos metros de descenso a lo que, parece ser, en tiempos era un glaciar  y la subida hacia el collado de Ip, yo tiro recto hacia el hito con palo que hay arriba, en el fondo, en el centro del collado, por una pedrera muy incómoda, mis compañeros la bordean por la derecha, mejor camino, más recomendable, pero bueno, a mi me gusta complicarme.

En el collado de Ip unas vistas formidables a los Pirineos oscenses y, abajo, el ibón de Ip, estamos teniendo suerte, el día es fantástico.

Continuamos, aquí ya empieza la pedrera final aunque hay una sendita de pedrera hasta llegar a la canal de La Collarada, dejamos los bastones y, ale, a trepar, muy bonita la trepada, grado III, la bajada con cuidadín, algunos que han subido bajan por la derecha de donde nosotros subimos, nosotros decidimos bajar por donde hemos subido.

Enseguida del paso algo más difícil, la trepada tumba y es más fácil y, hacia nuestra derecha, la cima, donde nos encontramos con algunos que han subido por la otra vertiente, desde La Trapa.

Fotos espectaculares, algo de comida, bebida y, a bajar.

Y, en Villanua, cervezas para reponer.

7,85 Kms de subida, bajamos por el mismo camino, un desnivel total acumulado cercano a los 1400 metros, no llevaba mi GPS, pero más o menos es esa la acumulación de desnivel, tardamos un tiempo total de algo más de ocho horas, pero es irreal, tuvimos muchas paradas de reagrupamiento y otros problemillas, se puede subir, en condiciones de verano, en cuatro horas largas y bajar en tres. En condiciones de invernal hay que valorar que hay pendientes de entre 45º y 50º, en la canal final y en la pedrera de acceso final a La Collarada, desde el collado de Ip. No vi sitios donde coger agua.



domingo, 29 de julio de 2018

Los Asientos


En el fondo esta actividad es una parte de una de las muchas rutas de ascensión a La Maliciosa, en este caso desde La Barranca y que, más adelante, se uniría con la ruta deascensión desde Mataelpino, en este caso por su parte meridional .

Una ruta atractiva y algo exigente por la zona quizá más desconocida  de la sierra de Guadar4rama .

En las vistas que yo recuerdo, desde la cumbre de La Maliciosa hacia este cordal de Los Asientos, mi impresión es de unos peñascos sin más, pero sorprende y muy gratamente, la cara meridional de la peña final de Los Asientos tiene paredes de grado IV+ como nos indicaron una cordada que la estaba subiendo, cuando leí acerca de esta subida me pareció que estaría poco accesible, poco transitada eso sí, sin duda, la subida por la cuerda de Los Almorchones, la paralela a esta y que sube directamente al Peñotillo y separada de esta por el arroyo de Peña Jardera, tiene más tránsito, seguro.

Dejamos los coches en los aparcamientos de La Barranca, cruzamos por delante del embalse del Puerto de Navacerrada, junto al aparcamiento y, al pasar la puerta  giramos a la derecha, tomando un sendero, hacia la derecha, dejando a nuestra izquierda el bosque, pero procurando no meternos nunca dentro del bosque.

Cruzamos el arroyo de Peña Jardera, dejamos a nuestra derecha, abajo, hacia atrás el embalse de La Maliciosa dejando a nuestra derecha el arrojo de La Gargantilla y ya estamos en la parte meridional de la cuerda de Los Asientos que, poco a poco, vamos ascendiendo, senderillo bien hitado, enseguida formas rocosas a las que nos apetece ir trepando, fotos y llegada a la base de la última cima de Los Asientos, la bordeamos por debajo siguiendo la senda que nos llevaría hasta La Maliciosa por su parte meridional y, antes de llegar a la loma de la cuerda, hacia la izquierda sale una senda que es evidente que nos llevara a Los Asientos.

Trepada no difícil pero que hay que recordar muy bien su camino para no enriscarnos en la bajada, a nosotros nos ocurrió, y llegada a la cima donde estaba llegando una cordada por la parte meridional, fotos, fruta y agua y hacia abajo.

Dos horas y media de subida en total, incluyendo paradas y fotos,  y una hora y media larga de bajada hasta La Barranca, muy bonita actividad, bonito sitio.




jueves, 26 de julio de 2018

Trujillo y Guadalupe


Un buen fin de semana por Extremadura, calor si, pero es lo que tiene Extremadura en su zona cacereña, viernes a Trujillo cuna de los descubridores del Nuevo Mundo, buen ambiente nocturno de tapas y terrazas con ambiente trujillano y no turístico, merece la pena, 255 kilómetros por la carretera de Extremadura, hoteles bastantes y muy buenos, tapas por el casco viejo, cenas en plan de tapas, por la mañana del sábado pateo de la ciudad, el castillo medieval, en una colina (cerro de Cabeza del Zorro) desde donde admirar el centro de Trujillo, el Museo de Pizarro, el museo de Cori y sus murallas, la Plaza Mayor, la Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor, San Martín de Tours, la Torre del Alfiler, pateo por el casco viejo y carretera a Guadalupe.

En los 80 kilómetros, más o menos, hasta Guadalupe, pasamos por Zurita, Cañamero y merece la pena conocer el Geoparque de  las Villuercas y los Ibores, zona de media montaña (su mayor altura es el Risco de la Villuerca de 1601 metros de altura) de más de 2500 kilómetros cuadrados de superficie, muy espectacular, entre las cuencas del Tajo y del Guadiana

Guadalupe, más turística que Trujillo,  dormí en la Hospedería del Monasterio, para mi gusto un poco anticuado, también está el Parador, visita al barrio judío, cena en alguna de sus terrazas, por la mañana visita al Real Monasterio de Santa María de Guadalupe, patrona de Extremadura y Reina de la Hispanidad, una impresionante mezcla de estilos, gótico, mudejar, renacentista, barroco y neoclásico hay que visitar la sacristía, el claustro mudejar, el templete, declarado patrimonio de la Humanidad en 1993. Y, después, carretera hacia Navalmoral de la Mata, en el camino en Castañar de Ibor, a la entrada aparqué el coche y me hice un pateo hacia el Castañar de las Calabazas, con castaños centenarios, cinco kilómetros y medio que merecen la pena y hay que ver la Chorrera del Arroyo Calabazas.

De nuevo la carretera y, antes de cruzar el embalse de Valdecañas, (que inundó la antigua Talaverilla), del Tajo, a la derecha las columnas de Los Mármoles, Augustóbriga.

Y bueno, vuelta a Madrid.



lunes, 9 de julio de 2018

Cabeza Lijar


Empezamos cabreados, si, queríamos subir al Collado Tirobarra desde La Panera, a ver ¿porqué narices los ayuntamientos de la sierra tienen que prohibir todo para cobrar por cualquier paso?, mire Vd. yo voy a hacer montañismo y no tienen porqué ponerme a unas personas, sin acreditación alguna, a cobrarme 6€ por pasar, y cuando llamas a la Guardia Civil te dicen que eso es propiedad privada, no, miren Vds. privada no, municipal si y todas las tierras de este país son propiedad de algún municipio y si seguimos intentando cobrar por los pasos nos vamos a ir a los tiempos medievales de pagar derechos de paso, ya está bien ...

Decidimos no pagar ese, yo lo defino como ..., y marcharnos de allí totalmente defraudados, paramos en el Alto del León a 1511 metros de altitud, lugar desde donde he llevado a cabo múltiples actividades, Cueva Valiente, la Peñota, etc... y darnos un paseo que se convirtió en la subida a Cabeza Lijar que ya había hecho en más ocasiones.

Para ello tomamos el GR que sale rodeando el restaurante del Alto del León por su derecha, pista que lleva hasta Peguerinos, o hasta Cuelgamuros en El Escorial (ruta algo más dura que exije tener otro medio de transporte en El Escorial para poder volver hasta el alto del León), pasamos por delante de las antenas de la zona militar y seguimos por la pista, al principio con algo de asfalto y, enseguida de tierra.

Vistas hacia la izquierda del embalse de La Jarosa, del de Navalmedio o del tan denostado ahora, bellísimo monumento del Valle de los Caídos, pasamos, en dos kilómetros, el Cerro Piñonero, a 1544 metros de altitud,.

Llegamos al collado de La Gasca con una buena puerta a nuestra derecha, abrimos sin problema y pasamos y cerramos, paralelo a la pista comienza una senda, ascendente a través de zonas de pino silvestre, señalizada como GR que, gradualmente se va separando de la pista por donde íbamos, divertida, bonitas zonas y recovecos, hasta llegar al gran mirador circular que se ha construido en la cima (a 1823 metros de altura, sobre los restos de lo que era un observatorio en la Guerra Civil), que es refugio en su interior y que también es llamado como Mirador de las Tres Provincias (Madrid, Segovia y Ävila), buenas vistas hacia todos lados, parece ser que, en tiempos, esta cima era llamada como de los orígenes del senderismo ..

La distancia entre la subida y la bajada es de 8 Kms, con un desnivel total acumulado cercano a los 500 metros y que puede hacerse en tres horas largas.

La ruta se puede ampliar bajando por la parte contraria del refugio, por una senda que, por momentos, se convierte en varias veredas pero que siempre se juntan y que nos lleva hasta la pista que abandonamos en el Collado de La Mina pudiendo ir hasta el Refugio de Salamanca por la pista de la izquierda o subiendo, justo enfrente por una senda hasta el collado y, por una evidente senda, bajar hasta el refugio.



jueves, 21 de junio de 2018

Peña del Cuervo, por el valle del Río Moros




Una bonita ruta circular por el valle del río Moros, saliendo de la estación del Espinar y pasando por la Peña del Arcipreste, el Cerro de Matalafuente y llegada a la Peña del Cuervo, desde donde bajar, a trocha, hasta la zona de La Panera.

Una ruta de 20,14 kilómetros, con 682 metros de desnivel, saliendo de una altura mínima de 1186 metros para llegar hasta los 1693, en total cerca de 8 horas de actividad, aunque más de tres lo fueron de descansos y paradas, y bañito de pies junto al río Moros, al final.

El valle del río Moros es mi gran desconocido, he estado en él un par de veces y hace años Haciendo parte del macizo de la Mujer Muerta, así que este sábado me fui a El Espinar, con la intención de subir hasta el Collado de Tirobarra, me paré ante un grupete de personas para informarme y, al final, con su amabilidad, decidí quedarme con ellos y pasar un fenomenal día volviendo a ver el valle del Río Moros, unos parajes buenísimos para esta época del año, por sus extensos pinares, sombra, menos grados, refrescante bañito de pies al bajar y unas fenomenales cervezas para terminar el día

Me encontré con este grupo junto a la estación del tren de El Espinar, allí dejamos los coches y empezamos a callejear, buscando las zonas de pinares, por la zona del cerro de Las Asperillas, hasta llegar a una dura pedrera que hace de cortafuegos, muy empinada que nos lleva hasta la cota del cerro de las Asperillas, a 1459 metros de altura, como dice en el Wikiloc el compañero Ángel al que conocí en esta ruta, en 800 metros de longitud se superan 150 metros de desnivel, además suelo muy poco firme y muy desigual, a partir de aquí, ya más llano por pistas de los madereros para llegar al GR-10 que ya conocí en la subida a La Peñota desde elAlto del León y por el itinerario del GR-10 llegamos hasta el mirador del Arcipreste de Hita.

Desde aquí ya en fácil sube y baja hasta el Cerro de Matalafuente, trepaditas para ir recuperando el tono, un poco más de pateo y el Cerro de la Peña del Cuervo.

La bajada, empinada, por un nuevo cortafuegos entre pinos para llegar al cruce de pistas forestales de la Cañada Real Leonesa con el Cerro de las Campanillas para bajar hata el área recreativa de La Panera, refresquito en los caudales anteriores al área, con las piscinas aún cerradas pero repletos de gente.
Bajada hasta El Espinar, cervecitas y vuelta a casa.