jueves, 6 de julio de 2017

Pico de La Almenara

Un  recorrido total, entre ida y vuelta, 15,6 kms., con un desnivel total acumulado positivo, 455 metros, desde una altitud mínima en Robledo de Chavela de 885 metros hasta la máxima en la cima de 1258 del Al-Menara que quiere decir lugar de luz.

El inicio desde una fuente de piedra, en una rotonda, en la Avenida de Navahonda, donde hay un cartel que indica "Camino de Navahonda", camino que, al principio transcurre por la típica calle de viviendas adosadas para, a pocos metros, convertirse en pista de tierra señalizada como GR, pista que, en muchos tramos tiene muretes de piedra a izquierda y derecha, y que transcurre entre encinares y robledales

Cerca de dos primeros kilómetros de suave subida y, a continuación, otros dos kilómetros escasos de subida, también suave, pero algo más empinada, bonita pista con algunos ciclistas en ida y vuelta, eso si ni un sólo senderista.

A mi izquierda voy dejando el Pico Almojón con sus 1179 metros de altura para llegar hasta el collado de Navahonda, estoy ya a 1025 metros de altura, a mi derecha veo, a un par de metros del collado, una puerta giratoria que atravieso y, hacia mi izquierda y pegado a la cerca sigo, en subida, una senda que, a veces no está muy clara, con algunos, aunque escasos, hitos, me creo que esta es la cima y me parece muy cercana, en efecto, llego a una planicie, pinos, alguna encina, atravieso la planicie y, ahora si, al fondo está muy clara la cima del Almenara, una pequeña bajada y, bordeando por la izquierda, según mi camino empiezo la subida, a mi izquierda, abajo las instalaciones de la estación de la NASA de Robledo de Chavela, giro hacia la derecha, ya por detrás de la cima (visto desde Robledo) y en las últimas trepaditas hay que tirar algo de manos, pero sin mayor dificultad, al menos en esta época veraniega.

Parada en la cima, tiene una torre de piedras y, al lado, el hito cimero, para contemplar las llanuras hasta Madrid, con vistas a Guadarrama y a Gredos, no es un pico alto pero merece la pena por las vistas especiales que tiene.

El regreso lo hago por el mismo camino.

Podría hacerse el camino a la Ermita de Navahonda, desde el collado es algo menos de  un kilómetro y medio, pero ya es mediodía y hace un calor de mucho cuidado, me queda agua justa para volver y, en el camino las dos fuentes que he visto están secas.



lunes, 12 de junio de 2017

La Peñota desde el Alto del León

Una de las subidas que no conocía de la Sierra de Guadarrama, pues hoy, a por ella, domingo, mucho calor, procuro llegar pronto al Alto del León, quiero terminar antes de las dos para evitar este tremendo calor, además no conozco la ruta y no he traído el GPS, un café y una tosta con tomate en el Asador del puerto el León y a empezar.

Empiezo en los 1511 metros de altura del Puerto, en el Km.56,7 de la carretera de La Coruña, justo enfrente se ve la senda de inicio, en el límite de las Comunidades de Madrid y Castilla-León, la altura a que llegaré será de 1945 metros, haciendo un desnivel total acumulado de 735 metros y una distancia de 13,4 Kms.

El camino, en pequeña subida y que, enseguida gira a la derecha y que me lleva a una puerta  metálica de la valla, la subida sigue entre pinos, todo el camino está perfectamente señalizado con las franjas rojas y blanca de GR y con numerosos hitos

Enseguida me toparé con los restos de un antiguo refugiete, ya en desuso y veré varios restos de bunkers de la Guerra Civil

Paso por el Cerro de Matalafuente y su torreta, bueno, algunas subidas y bajadas hasta llegar a la base de La Peñota, engaña, empieza una fácil trepada y te puedes creer que estás bordeando la cima, no, enseguida ves que sigue, que es la siguiente, ya todo en pedreras y fáciles trepadas hasta llegar a la base de la cima, tres o cuatro metros de trepada y ya estás arriba.

Muy buenas vistas, abajo Cercedilla, girando la vista hacia la derecha, El Escorial, Valle de los Caídos, Puerto de Los Leones, El Espinar.

Dos horas y media para venir y poco más de dos horas para volver.

Me ha gustado.










sábado, 3 de junio de 2017

Camino de Santiago francés a pie

Parte del Camino ya lo hice en bicicleta hace poco, vi cumplidos mis deseos en aquella ocasión y ahora toca volver, esta vez a pie.

De la PRIMERA ETAPA, desde Saint Jean de Pied de Port a Roncesvalles dicen que es una de las más duras, si, quizá, tiene 25,9 kms. un desnivel lineal positivo de 1265 metros que se convierten en 1500 por los repechos de subida y bajada, una bajada final a Roncesvalles de 480 metros  que, si no vas bien preparado te va a cargar los cuádriceps y las rodillas y, algo menos de siete horas, los problemas ... que te pilla en frío y que la noche a pasar en Saint Jean te recuerda lo mala, sucia  y cara que es la hostelería francesa

Hice el viaje en tren a Pamplona y desde Pamplona a Saint Jean en autobús, 23€  y dos horas.

A la llegada a Roncesvalles, una posada, un albergue y el Hotel Roncesvalles, caro para lo que da, no me acordé y recomiendo planificar unos minutos más de caminata y seguir hasta Burguete, a dos kilómetros por una fácil senda.

La SEGUNDA ETAPA, de 21,5 kms., la comencé en Roncesvalles, etapa que te hace descansar del día anterior, algunos repechitos suaves y cortos, y al final una bajada empinada hasta Zubiri, cinco horas y me empezó a llover, si no y si hubiese empezado en Burguete, hubiese seguido hasta Larrasoaña.

La TERCERA ETAPA, ya desde Zubiri, 20,4 Kms., me dejó en Pamplona, siempre una maravilla de ciudad, podría, merece la pena pasear por Pamplona, encantadora ciudad, no es larga, llegué a Pamplona antes de mediodía, comida y, en lugar de dar por finalizada la etapa aquí, ya, de buena tarde, me hice el agradable paseo, a través de la zona Universitaria hasta la bonita Cizur Menor (muy recomendable su albergue M.Roncal), otros 4,9 Kms.

La CUARTA ETAPA, 24 Kms con un desnivel hasta el Puerto del Perdón de 300 metros, mientras se pasa por Zariquiegui, bajada a Uterga y Muruzábal, aquí intenté ver la capilla templaria de Eunate, no llegué, me lié y seguí hacia Obanos y Puente la Reina, muy lleno y decidí no terminar la etapa aquí, seguí hasta Cirauqui, pasando por Mañeru.

Empecé la QUINTA ETAPA, por tanto , en Cirauqui la comencé hasta Los Arcos, un calor tremendo entre Villamayor de Monjardín y Los Arcos, 12 kms. sin nada, bueno sí, una fuente a escasos dos kilómetros de la salida de Villamayor de Monjardín un pequeño coche con un toldo que vende refrescos y frutas a la mitad del camino a Los Arcos, hay que hacerlos bien preparados por el calor.

Y l SEXTA ETAPA, desde Los Arcos hasta Logroño, desde Viana a Logroño, 10,6 Kms. sin nada. parar en Logroño es  innegociable, no sigo, me paro en Logroño, hay que disfrutar de ese paraíso de las tapas, comí y cené en base a tapas y no desayune con tapas, al salir al día siguiente porqué estaban cerrados los bares a las seis de la mañana, que si noooo ... Bien, hasta aquí todas las guías te dan SIETE etapas, he reducido una.

Para lo que es mi SÉPTIMA ETAPA, de Logroño a Nájera, 28,3 Kms barajé la idea de hacer etapas más largas de lo recomendado, pero el hecho de que los finales de etapa, en algunas opciones fuesen de cerca de los 12 Kms.,  a mediodía, me hizo desistir en parte, así que en esta ocasión hice lo previsto y terminé en Nájera, me encantó Navarrete y me gustó muchísimo el estar una tarde en Nájera, aunque me quedé con las ganas de hacer una escapada hasta el cercano monasterio de Valvanera, muy recomendable.

En esta mi OCTAVA ETAPA, fui desde Nájera a Grañón en lugar de Santo Domingo de la Calzada, bien es cierto que ya conocía Santo Domingo y que merece la pena, si no se conoce pararse una tarde a visitarlo, Grañón nada, y hago un inciso, algunos propietarios de servicios en el Camino deberían empezar a pensarse si están actuando de cara al futuro, cosas como intentan pegarte el palo en cualquier cosa (vi un caso en que en un supermercado querían cobrar a un inglés CINCO euros por una naranja), no admitir el pago con tarjeta de crédito, en casas rurales, en pensiones y otros hospedajes, menús denominados como "del peregrino", a 14€, no entregar ni un sólo recibo de lo que tienes que pagar por adelantado, en fin ...

NOVENA ETAPA desde Grañón a Villafranca de Montes de Oca. Hasta Belorado, etapa llana, pequeños pueblos con todo cerrado a primera hora, ninguna posibilidad de tomar algún café si el día anterior no te habías organizado algo. Merece la pena hacer un breve recorrido por Belorado, más o menos todo se ve en el paso por la ruta del Camino, salvo las ruinas del castillo, hay que salirse un poco y subir hasta ellas y, para ver la Plaza Mayor, también hay que salirse unos pocos metros del Camino, Tosantos, Villambistia y Espinosa del Camino, tres pueblecitos a pasar, hasta llegar a Villafranca de Montes de Oca, albergues, hotelitos y restaurantes.

La DÉCIMA ETAPA comienza con una tenaz subida desde Villafranca de Montes de Oca, una agradable área de descanso a pocos kilómetros llamada de Mojapán, hasta San Juan de Ortega es largo, casi doce kilómetros por una zona de bonitos bosques, siguiendo un amplio cortafuegos, la subida se acaba en el Puerto de La Pedraja, donde hay un Monumento a los Caídos, estos, por lo que se ve, del bando opuesto a los del Valle de los Caídos. En San Juan de Ortega, el bonito Monasterio y buena parada, bajo hasta Agés y sigo hasta Atapuerca, puedo seguir más, pero me apetece dedicar la tarde a conocer las excavaciones, he reservado entrar en un tour, muy cómodo, te vienen a buscar en autobús y te vuelven a traer, muy interesante.

La UNDÉCIMA ETAPA, desde Atapuerca hasta Burgos, poco de relevante, salvo indicar que, al llegar a Burgos, puedes acceder por la N120, la nacional de Logroño o por la zona industrial , bien hay indicaciones del camino para ambas y yo, me equivoqué y elegí la más fea, la de la zona industrial, donde se ve el desastre de la crisis, que cantidad de naves abandonadas y empresas cerradas, Burgos una maravilla, desde mediodía, todo el día, de visita por Burgos. Para dormir decidí ir a las afueras de Burgos, hacia la zona universitaria, así me quité algo más de un par de kilómetros para el día siguiente y, además, hay en la zona varios hotelitos asequibles y hostel, sin olvidar piscina y polideportivo universitario, bueno con este calor.

Fue la DUODÉCIMA ETAPA, la que recomiendan hacer desde Burgos hasta Hontanas, 31 kms, yo seguí hasta Castrojeriz, 9,3 kms. más, bueno ya había hecho la mitad del camino hasta Villalbilla, la salida de Burgos, bordeando el río Arlanzón. No se pasa por Villalbilla, queda a nuestra derecha y lejos, eso sí, en la indicación de Villalbilla hay una buena y agradecible fuente, el camino continúa feo, al lado de la autopista y de la carretera, hasta Tardajos, enseguida Rabé de las Calzadas, pequeño y bonito pueblo, Hornillos del Camino y, 10 kims. más para llegar a Hontanas, pueblo muy de albergues y hoteles del Camino, bueno, ya aquí me he acostumbrado a pedir precio de todo antes de pedir, demasiadas sorpresas, a la entrada de Hontanas una buena fuente al lado de la pequeña Ermita de Santa Brigida, ¿me paro aquí o sigo?, venga, un poco más, el Convento de San Antón, en ruinas, en medio de la carretera y, enseguida Castrojeriz, una buena piscina y una sensación de moribundez de este pueblo, poco espíritu, poca chispa, poco de todo ... Bueno, 37 kms. de etapa, no está nada mal.

Y si mi undécima ha sido larga, la DUODÉCIMA no se queda atrás, cerca de 46 kms. me he metido con este calor, nada aconsejable, por supuesto, pero en cada pueblo después de pasar Frómista, me he ido diciendo, ale, al siguiente que es corta la distancia.

DECIMOTERCERA ETAPA, desde Castrojeriz hasta Itero de la Vega, un páramo de cerca de 11 kms. con la subida a la planicie de Mostelares, 140 metros de ascensión, menos mal que lo hago amaneciendo, sino sería durillo. Itero de la Vega y, después, el canal del Pisuerga, Boadilla del Camino donde se cruza con el Camino Lebaniego y, enseguida, el espectacular Canal de Castilla, que ya me hice en bici en su día. Espectacular Frómista, merece la pena pararse allí a dar un paseo, a partir de aquí una sucesión de pueblos, Población de Campos, Revenga de Campos, Villarmentero y Villarcazar, para llegar a Carrión de los Condes, donde si decido quedarme

La DECIMOCUARTA ETAPA, desde Carrión de los Condes hasta Calzadilla de la Cueza, 17,2 kms. de la más absoluta nada, sol implacable, hay que hacerlo antes del mediodía en verano, nada salvo un pequeño chiringuito a pocos kilómetros de Carrión, el camino a la salida de Carrión, pegado a la carretera N120 y parte de la carretera en muchas ocasiones, poco después se convierte en los restos de la Vía Aquitania y, enseguida, en la Cañada Real Leonesa, así, atravesando pueblecitos Lédigos, Terradillos de los templarios, Moratinos, San Nicolás, hasta el límite con Palencia donde, una vez más junto a la carretera, se distingue ya Sahagún, a donde llego después de 39,5 kms de etapa, otra ciudad en total decadencia ¿envejecimiento?, ¿falta de ilusiones?, ¿acomodaticio? ...

Empiezo temprano la DECIMOQUINTA ETAPA desde Sahagún hasta Mansilla de las Mulas, 36,6 kilómetros de más paramo, dejando a nuestra derecha, al otro lado de la autopista Calzada del Coto y atravesando por Bercianos, el Burgo Ranero y Reliegos, entre medias la anécdota de rompérseme una de las zapatillas y tener que ponerme las chanclas para poder llegar, no hay zapatero para reparar en Mansilla de las Mulas, sólo una tienda de deportes con un surtido bastante limitado, en fin a apañarme con lo que hay.

DECIMOSEXTA ETAPA, desde Mansilla de las Mulas hasta Virgen del Camino, se podría hacer más en esta etapa, yo hice 30,1 kms., hasta León muy cerca de la carretera, pero merece la pena quedarse en León y darse una vuelta, así que fui hasta León, lo visité (Catedral, San Isidoro, Gaudí, San Marcos, etc.), comí en el Barrio Húmedo, dejé pasar un poco las horas de sol y salí hacia Virgen del Camino, por detrás de San Marcos, hasta Trobajo, en realidad un barrio de León y llegando a Virgen del Camino a través de una fea zona industrial, sitio que recuerdo hace años con restaurantes con unas excelentes marisquerías, hoy en día ya no.

DECIMOSÉPTIMA ETAPA desde Virgen del Camino hasta Astorga, 40,4 Kms. sol a placer, salgo a las seis de la mañana, fenomenal Hospital de Órbigo, fenomenal final de etapa sino me hubiese quedado en León, buenos albergues, bellísimo sitio en suma, el resto sol, sol y más sol, sobre todo los últimos ocho kilómetros. Astorga, una maravilla a visitar y bien.

La DECIMOOCTAVA ETAPA ya es una paliza en si  por el sol de mediodía y por el desnivel acumulado de más de 700 metros de subida, 36,1 kilómetros desde Astorga hasta llegar a El Acebo, al principio tres pueblecitos pequeños, típicos del Camino (Murias, Santa Catalina, El Ganso), hasta llegar a Rabanal del Camino, es sólo una calle, pero es una calle larga y totalmente dedicada al Camino, es una buena elección para hacer el final de etapa, después la subida hasta la Cruz del Ferro pasando por Foncebadón y bajando por algo que se llama Manjarín que no deja de ser más que unas ruinas abandonadas, el Acebo, otro típico pueblo del Camino, calle larga, con muchos y buenos albergues y hostales y a su salida un enorme y moderno albergue con piscina y un servicio que a mí no me gustó, me quedé, usé la piscina

DECIMONOVENA ETAPA, desde El Acebo, salí muy prontito, la primera parte, de 15,8 kilómetros hasta Ponferrada, en bajada, cometí el error de, al salir de Riego de Ambrós tomar la indicación del Camino que va por el interior, mucha vuelta, mejor seguir un rato por la carretera, Riego de Ambrós, bonito, turístico, pequeño, Molinaseca, una preciosidad y Ponferrada, obligatorio, sin duda la visita al Castillo y el barrio viejo a mediodía, parada a comer y a seguir ya, a partir de las cinco hasta Villafranca del Bierzo, 25,1 kilómetros, que me llevan a una etapa de 40,9 kilómetros en total, pasando por pueblos como Columbrianos, Fuentes Nuevas, Camponaraya y Cacabelos, el único con más servicios.

Etapa VIGÉSIMA, desde Villafranca hasta O'Cebreiro, que mal, lo peor del Camino, todos los sitios van a ver como te la juegan, mala comida, malos sitios para dormir, precios altos, la típica mentalidad de que, "bueno el que viene hoy es de paso", ya, pero luego lo decimos, te paras porque acabas de hacerte un desnivel positivo de más de 800 metros y llevas 30 kilómetros y los siguientes serán una bajada y otra subida, muy bonita la subida desde Vega de Valcarce y muy bonita la noche en Villafranca del Bierzo.

VIGÉSIMOPRIMERA ETAPA desde O'Cebreiro, de donde salgo pronto, al principio bajada, Liñares, Hospital, un cafetito y tiene, aunque lo vi desde fuera un aparente buen refugio, la subida a Poio y bajada hasta Samos, pasando por vatios pueblecitos, el único que tiene mejores servicios es Triacastela, en Samos el Monasterio es una preciosidad (365 ventanas), comí en la salida de Samos y continué hasta Sarria después de hacerme 37,4 kilómetros.

Aquí, en la VIGÉSIMOSEGUNDA ETAPA ya empezó el caos, coincidente con el puente de Agosto, mellares de caminantes (peregrinos pocos) buscando hacerse el Camino desde Sarria hasta Santiago y así conseguir la Compostelana, en fin. Yo seguí hasta Portomarín, 23,7 kilómetros, a su salida un cuestón,  largo y con desnivel, paciencia  hasta llegar a Eirexe, otros 15,2 kilómetros, pero me decidí después de un breve descanso y me tiré otros 7,5 kilómetros hasta Palas de Rei, en su entrada un buen sitio, habitación para mi solito, ya la necesitaba, buena cena y a dormir.

Salí pronto para hacer la VIGÉSIMOTERCERA ETAPA hasta PEDROUSO, 46,6 kilómetros, muy duros, mucha subida y bajada rompepiernas, sobre todo desde ARZÚA y muy cabreante que tengas que cruzar constantemente la carretera nacional por desviaciones absurdas para pasar por delante de un albergue, en lugar de que te lo señalicen. En Pedrouzo el caos, ni una habitación, ni una cama, afortunadamente encontré, en una llamada Pensión Maribel, una gran amabilidad y la solución al tema de la pernocta.


La última y VIGÉSIMOCUARTA ETAPA, desde Pedrouzo hasta Santiago, 20,9 kilómetros hasta la catedral, hasta arriba de gente, todos los sitios del Camino llenos y, la sorpresa final, al llegar a la Catedral, la cola para la compostelana de más de tres horas, sin tren para volver en varios días, sin autobuses, sin sitios donde dormir, un poco más de previsión no vendría mal, encontré unos jovenes de Requena, encantadores, me ofrecieron volver con ellos en su coche hasta Madrid, les estaré eternamente agradecido, pero no pude ir a dar el abrazo al Apóstol, mi principal objetivo de este viaje por la cola que había, en fin volveré un fin de semana simplemente para cumplir con ese propósito.

Mis conclusiones del Camino a pie,  pueblos medianamente grandes en franca decadencia, sobre todo en la zona desde Burgos hasta León, que viven pensando en que nadie invierte allí ¿y sus habitantes por qué no lo hacen ellos?, pueblos que malviven del Camino, un Camino que se está convirtiendo en una estafa de algunos comerciantes, raro que te den un ticket, en algunos casos ni aunque lo pidas, tremenda cantidad de sitios donde no admiten el pago con tarjetas, precios exorbitados en muchos puntos, 2017 en Burgos con menús del peregrino a 15 euros, la cena típica del peregrino en casi todos los sitios, pasta, pollo y flan o natillas, mínimo 9,50€. En el fondo subyace una mentalidad de que el que viene hoy no vendrá mañana y no piensan en que no va a venir, pero va a hablar a su vuelta y lo peor, sin duda, bajo mi opinión O'Cebreiro. Pero eso sí, después de la experiencia volveré a hacerlo, lo que significa el Camino, lo que ves en el Camino, las gentes que conoces y lo que sientes en el Camino compensa con creces esos otros sinsabores.




domingo, 21 de mayo de 2017

Cascadas del Purgatorio

Actividad muy fácil. Empieza la caminata en el Puente del Perdón, justo enfrente del Monasterio de El Paular, a veces es problemático aparcar por aquí, yo dejé el coche en Rascafría, media hora más de ida y otra media a la vuelta, por una senda asfaltada justo colindante con la carretera M-604, se indica como RV-1 (ruta verde 1).

La senda, al principio está asfaltada, hasta llegar al área recreativa de Las Presillas del río de La Angostura (una bonita actividad es bajar este río desde cerca de Cotos, río que, más abajo, se llama ya río Lozoya), en unos diez minutos, medio kilómetro más o menos, una valla de piedras, nos deja a nuestra derecha las piscinas naturales. Continúo por la pista forestal, bien indicado en cada desviación, hasta llegar a un arroyo que desciende desde el Puerto de La Morcuera por nuestra izquierda (llevamos menos de media hora), es el arroyo Aguilón, cruzamos el puentecito de madera, hasta llegar a una bifurcación hacia la izquierda para entrar en la zona del Monte de los Robledos, la pista que hemos dejado es la que nos traería desde Cotos.

Seguimos por el robledal hasta llegar a una bifurcación hacia la izquierda, está a tres kilómetros y medio del Puente del Perdón, más o menos llevamos una hora, empieza un descenso hasta el arroyo, cruzamos un puentecito para subir el río por la margen derecha del mismo, bonitas pozas, llegamos al valle de las dos cascadas del Purgatorio, son cerca de seis kilómetros, hemos pasado algo de las dos horas por las paradas para hacer fotos, un pequeño trepecito por unas piedras, siguiendo por la margen derecha para ver los siguientes saltos de agua.

Al regreso, por la margen del río Aguilón, esta vez por la contraria a la de la subida, simplemente para variar y, al llegar a las Presillas, no, no me baño, increíble, una tremenda masificación, es sábado y estamos en julio.

Decido seguir hasta Rascafría y comer en uno de sus buenos restaurantes, muy recomendable el Conchi.

Coche y regreso a Madrid, esta vez por Cotos.


sábado, 7 de mayo de 2016

Edimburgo

Ya he llevado a cabo varios viajes a ciudades europeas basándome en una colección de guías de turismo de como conocer una determinada ciudad en 48 horas, Edimburgo es una de ellas y a por ello.

La verdad es que este tipo de viajes de hoy para mañana, además de conseguir unos precios de vuelos sorprendentemente baratos tienen el encanto de ser un poco a la aventura con la mochila, así que, a por ello.

En realidad han sido 4 días de viaje, uno para ir, hospedarme, salir a cenar, dos para patear Edimburgo y uno más para volver pronto, vuelta que podía haberla hecho en el tercer día, pero bueno.

El primer día como he dicho, salí de Madrid después de comer, llegada a Edimburgo en tres horas, más o menos, la vuelta la hice con escala en Londres, transporte a la ciudad, para mí, lo mejor Airlink, línea con una buena frecuencia, no es cara, sobre todo si obtienes la vuelta al llegar, salen desde la misma puerta del aeropuerto, muy bien indicado, muchas paradas en la ciudad, y muy bien indicadas desde el autobús, muy bien (http://masedimburgo.com/guias-de-edimburgo/como-llegar-a-edimburgo-desde-el-aeropuerto/), hotel céntrico y a cenar ¿dónde?, directo, ya lo llevaba pensado a los nuevos chiringuitos del antiguo puerto, un recorrido por el barrio portuario de Leith del que dicen que ha pasado de ser un barrio siniestro a ser el paraíso gourmet, al final di con una y, suerte, media docena de ostras, muy buenas, a buen precio y un buen vino blanco, difícil de encontrar en Edimburgo, paseíto, de nuevo hasta el centro, al ser viernes, algo de ambiento nocturno y una copilla en uno de los pubs de la elegante George Street.

Sinceramente en Edimburgo hay buen transporte público y hay bonos que, en la mayoría de hoteles, puedes gestionar, yo me he pateado los cuatro días todo a pie, me ha gustado más.

He dividido el recorrido en cuatro recorridos, el primero por la ciudad vieja, con la visita al Castillo, merece la pena aunque no es barato, la Sala de la Corona, la explanada del Castillo, la capilla de Saint Margaret, Royal Mille, St. Mary's street, comida en uno de los chiringuitos de Grassmarket (mejor para cenar, sobre todo en fin de semana) y, para bajar la comida (no me gustan nada las comidas británicas) paseo hasta una montañita (350 metros de desnivel, mucho viento arriba, unas fenomenales vistas de toda la ciudad, llamada  Arthur's Seat, en el grande y céntrico Holyrood Park.

El segundo es por la Ciudad Vieja, junto al paseo de la mañana, tiendas de anticuarios a visitar, antiguas librerías, cementerios con buena carga morbosa, museos diferentes como el del bisturí, y al final, cena en otro chiringuito de Grassmarket, definitivamente mañana le daré a la comida italiana, la británica no me gusta nada, de nuevo un whisky en George Street.

Ya el segundo día, mi tercer paseo fue el centro, centro, los jardines de Princes Street, la Galería Nacional, todas las tiendas de Princes Street, el Fruit Market , la zona monumental de Calton Hill y sus miradores, el Parlamento escocés, comida en un italiano, los jardines botánicos, Stockbridge, hotel, ducha y a cenar, no quiero repetir italianos y recuerdo haber pasado por delante de un sitio llamada Café Andaluz, allá que me voy a cenar, camareros españoles, me recomiendan una tapa de patatas con una salsa, una ración de adobo y unos chopitos rebozados, vino y adelante, al terminar llamo a la camarera y se lo digo, mira, el mejor sitio de Edimburgo, sin duda, ahora bien, si en España ponéis este adobo y estos chopitos os detiene la Guardia Civil, por favor ...

En resumen, una bonita ciudad a visitar, algo triste con lluvia, no muy buena comida, pero bueno esto es así en toda Inglaterra, que le vamos a hacer.

Todos los días algo de lluvia, bueno esto es Escocia, este viaje puede ampliarse con un recorrido por las tierras altas, el lago Ness, etc., pero sólo planee ver la ciudad y objetivo conseguido.



viernes, 2 de octubre de 2015

Jultayu

Esta ruta no presenta ninguna dificultad técnica, salvo por la distancia y el desnivel acumulado, el sendero está muy bien definido, hay numerosos hitos y salvo por el roquedal hacia la base del Jultayu, que está muy bien marcado con círculos amarillos, donde hay que tener cuidado, no vale el GPS, una desviación de cinco metros te puede meter en un problemilla. Aquí, como siempre hay que tener precaución en días de niebla, yo, constantemente, miraba hacia atrás para prevenirme de la entrada de nubes desde el mar.

Inicié la ruta desde los 1105 metros de altura del lago de la Ercina, en el aparcamiento que se encuentra junto al lago en la campa del Tiese, bien indicado desde la llegada a los lagos, hasta los 1940 metros de altura de la cima del pico Jultayu, con un desnivel total acumulado tanto de subida como de bajada de 1200 metros ya que hay numerosas subiditas y bajadas, con algo más de 18 kilómetros entre la subida y la vuelta, casi siete horas con pocas paradas.

Nada más empezar a andar, amaneciendo, dejo el lago de La Ercina a mi derecha y tomo una senda que, hacia la izquierda me indica a Vega de Ario en tres horas, la senda está marcada como PR-PNPE-4.

Paso entre las cabañas de la Veguina, superando seguidamente la cuenca  de la Riega del Brazo hasta salir al collado de Vegavieja, a 1295 metros de altura, una bajadita para llegar a la majada de las Bobias, donde  hay una fuente con buen agua, hay que fijarse para encontrarla, puede pasar desapercibida, me interno en un corto hayedo para seguir el sendero que, ahora, me llevará hasta la majada de la Rondiella, otro nuevo descenso hasta los 1245 metros de altura de la siempre encharcada praderilla del Llaquiellu.

Llego al collado del Jitu, a 1650 metros de altura, donde se llega en la ruta de los Vegas, parte del anillo de Picos, al venir desde Vegarredonda.

Una vez que se llega a Vega de Ario, casi llegando al refugio, el cual dejo totalmente a mi izquierda, sigo hasta la majada y las casitas de pastores que están al final de la senda, aquí , juntándose con la senda de la Canal del Trea que sube desde Caín es la senda que lleva hasta la base del Jultayu, aquí empieza el roquedal que hay que seguir por las marcas amarillas, sin salirse ya que a cada lado hay pasos complicados, enseguida se acaba el roquedal y estoy ya en la base del Jultayu, hay hitos que señalan la subida, algo caótica en algunos puntos, pero, simplemente con no pasar la cerca de alambrada que aparece a nuestra izquierda, no perderemos la dirección, no obstante el objetivo del pico es evidente en todo momento.

Desde la cima vistas hacia el macizo de Picos de Europa con, entre otros, el Friero, Llambrión, el macizo del Torrecerredo, hacia abajo las vistas hacia Caín a 460 metros de altura y Cordiñanes, es decir a 1500 metros más abajo, por una pared cortada  tremenda, más allá de la arista del Jultayu al Cuvicente las cimas de Peña Santa, Peña Blanca, Cuvicente, etc ...

Al final me quedé con las ganas de llegar al Cuvicente (2014 metros) por la arista que lleva desde el Jultayu, no tiene mayor problema, salvo una trepada final de unos 5 metros, pero aún no quiero forzar mucho la rodilla que se está portando de cine, la actividad de hoy ha sido de casi siete horas, para otra vez, así que inicié la bajada, esta vez yendo por el camino hitado que da más vuelta,  ya que pasa por el refugio de Ario  y conectando con la subida del Trea, directa desde Caín, con bonitas vistas hacia la ruta del Cares,




domingo, 20 de septiembre de 2015

Pinajarro desde la plataforma de El Travieso

Subo, tempranito, a la Plataforma de El Travieso (1900 metros de altura) en el coche, buena carretera hasta los 1700 metros de altura del Albergue de la Plataforma y, algo más estrecha, pero también muy buena hasta este aparcamiento, estoy solo, aún no ha salido el sol del todo, me preparo y, cuando voy a empezar a andar, aparecen tres coches con un grupo de senderismo de un pueblo cercano a Plasencia, ya vienen preparados, no tienen ni que calzarse, arrancan como motos, me pasan todos, está bien, ya os esperaré en la cima, y así fue, como dice aquel, si como un joven quieres cumbrear, como un viejo tienes que empezar.

Del centro mismo de la zona de aparcamiento, hacia la izquierda, sale una senda bien marcada que, desde el principio empieza en fuerte cuesta, hace frío, no llega a los 10 grados, salgo abrigado y empiezo a subir en dirección SurEste, zetas y atajos sobre ellas, producto de las subidas hacia el cordal de la Sierra de Béjar, las vistas hacia atrás, hacia el amanecer sobre Béjar y Candelario, me sirven de justificación para hacer alguna que otra foto y tomar un respiro, casi ya en la loma de la Sierra de Béjar, pasando en algo  los 2300 metros de altura, la senda gira hacia el Sur, hacia mi derecha y diviso un enorme hito, denominado el Hito del Pepinillo, hay que significar que, en esta Sierra de Béjar las señalizaciones con hitos son fenomenales, hitos grandes para que se vean bien en momentos de nevadas, veo ya, la muy cercana cima delCalvitero, a donde llego con el grupo que me adelantó en la subida, fotos en el destrozado Monolito a la Virgen, a 2405 metros de altura, aquí ya estuve un par de veces más, recuerdo una en invernal  en el que no se podía ver el Monolito por el hielo acumulado con las ventiscas, han sido una hora y tres cuartos hasta aquí, fotos de rigor y a seguir el camino, ahora en dirección Sur, siguiendo la loma de la Sierra de Béjar, en suave bajada, a mi izquierda la caída de la Ceja, una empinada cuesta que en invernal tiene una buena pendiente de nieve, abajo las lagunas del Trampal y de La Ceja, por donde ya bajé en otra ocasión en que subí desde la Laguna del Duque hasta el Torreón, para volver aquí pasando la cima de La Ceja con su buzón en forma de cohete, fotos de recuerdo y bordeo la cima de la  loma de  La Ceja, de 2436 metros de altura, que subiré al volver, otra vez en bajada y durante la misma, espectaculares fotos hacia Hoya Moros y los Dos Hermanitos, unos 200 metros para enlazar con subida al Torreón por el Arroyo Malillo, también desde la Laguna del Duque, desde aquí una subida con alguna trepadita fácil, me he salido del sendero unos metros, precisamente para hacer mejores fotos de la Laguna del Duque desde aquí, enlazo con el camino y ya se e perfectamente la torre de piedra del Torreón, una pequeña bajada y el destrepe del Paso del  Diablo, ayudado por cadenas, otras veces he bajado mejor, ahora pongo un poco de precaución al doblar la rodilla, espero que se pase pronto esta, llamémosla precaución, abajo del paso, fenomenales vistas hacia el valle del Jerte, unos minutos más y ya, en unas dos horas y media largas sin paradas, en la cima del Torreón del Calvitero, 2401 metros de altura, hacia el Este el cordal del Talamanca, más o menos por donde hemos venido, hacia el Oeste Dos Hermanitos y el camino a seguir hacia el Pinajarro, en descenso hacia Hervás , esta ruta, Candelario Hervás es bonita con dos coches, uno en cada pueblo.

Esta bajada por la Majada de la Reina, al principio cómoda y, enseguida con los correspondientes e incómodos piornales, con hitos entre los piornos que te hacen perder el camino, un poco más despejado, que también tiene sus hitos. La Nijarra, con sus 2214 metros, un montecito de rocas de granito en su cima.
Desde la Nijarra hay dos senderos, uno más hacia la izquierda que desciende hacia la Portilla del Río Sequillo, por donde nace el río Ambroz, hay otro sendero hacia la derecha que baja hasta el Pico del Canchal del Pinajarro, de 2104 metros, este sendero se mete entre las retamas en ocasiones, da igual, el objetivo es claro, desde su cima buenas vistas del Valle del Ambroz y de Hervás, he tardado cinco horas, sobre todo en el último tramo debido a los despistes y tener que volver a subir para retomar bien el camino, y por el problema de las retamas.

La vuelta la hago siguiendo el mismo camino, pero eso si, ahora  paso por el Talamanca y por el Canchal de la Ceja.




sábado, 12 de septiembre de 2015

La ruta de los refugios Vega ... en Picos de Europa, segunda parte del Anillo de Picos o el anillo Vindio

Hace tiempo que llevaba dándole vueltas al hecho de hacer una ruta que cruzase los refugios del Macizo Occidental, concretamente los refugios Vegas ..., es decir Vegabaño, Vega Huerta, Vegarredonda y Vega de Ario, descubrí esa ruta alrededor de Picos de Europa denominada el Anillo de Picos y bien, de otras actividades anteriores lo conocía casi todo, de hecho en los tres refugios principales de esta ruta ya había estado, sólo me quedaba enlazarlos entre sí, y me planteé la ruta Posada de Valdeón a Cangas de Onís para principios de este mes de septiembre, mes en el que por esta experiencia falla, y mucho, la ya de por sí precaria estructura de transporte público que ayude a esto, el poco servicio de autobuses que hay en agosto, por ejemplo un sólo servicio de bús diario desde Cangas de Onís a Posada de Valdeón, deja de existir al terminar agosto y, en este día 10 de septiembre, ya no hay servicio de autobuses desde Lagos de Covadonga, en fin, bastante malo el servicio.

Y en cuanto a los refugios que decir, bastante deficientes en cuanto a su estructura, pero en Vegabaño se sustituye por un gran servicio de atención y muy buenas las cenas y los desayunos, en Vega de Ario, sin llegar a ello, pero también buena atención, pero lo de Vegarredonda es verdaderamente malo, empezando ya por el poco amable trato personal de las personas que allí prestan sus servicios.

Pero todo esto se puede dar por válido con el disfrute de la belleza de Picos, cuando la naturaleza te deja, porqué cuando entra la niebla te dificulta bastante las actividades.

En fin, esta ruta es una parte del denominado Anillo Vindio, que abarca el macizo occidental.

Fuimos en coche hasta Posada de Valdeón,( merece la pena en un día despejado pararse en el mirador de Pandetrave) donde lo dejamos aparcado durante la ruta, Posada Begoña, muy bien, buena cena y desayuno, buenas vistas, me acuerdo del Friero  y salimos a comenzar la ruta:

Primera etapa: Posada de Valdeón a Vegabaño con dos opciones para esta etapa la primera, la de subir por el Vallejón de las Horcadas y los collados de Pandebuche y Verde, etapa que supondría unos 21 kilómetros y unas ocho horas de duración, o la que elegimos por las referencias que teníamos de la belleza de los bosques que atravesaríamos que es la que nos llevará por el Puerto de Dobres, la primera opción es más de montaña típica de Picos, para eso ya tendremos la etapa de mañana, no nos arrepentimos con esta primera opción, corta pero bellísima.

Quizá se puede plantear una tercera opción que es la de ir hacia el Puerto de Dobres y, antes, en la Majada de Argoya, seguir hacia la Vega de Llos y continuar hacia el Collado del Frade, por donde pasaremos mañana, haciendo así dos etapas, la de hoy y la de mañana en una sola, dura, pero una sola, opino que esta opción puede ser válida si se está haciendo el Anillo de Picos, pero si no, merece la pena conocer la zona de Vegabaño.

Volviendo a la opción que elegimos, al salir de Posada de Valdeón, unos metros por la carretera que se dirige hacia el puerto de Panderruedas y, enseguida, hacia la derecha una pista forestal que nos llevará hacia Soto de Valdeón, está señalada como calle El Salvador, inmediatamente un puente sobre el río Cares, de aquí sale otra opción para esta etapa, por el collado de Bustiello, la pista gira hacia nuestra izquierda y, sin pérdida, en más o menos un kilómetro, llegamos a Soto de Valdeón, la pista lo atraviesa para llegar, casi como una continuación, a Caldevilla, a su final, hacia la derecha empieza la pista indicada como franjas blancas y amarillas, PR-PNPE-12 indicando hacia la Vega de Llos, (ruta que, en su día, use para seguir y hacer, en invernal, la cara oeste de Torre Bermeja), esta pista sigue en suave ascenso en unas ocasiones, más duro en otros, a través de un frondoso bosque, atravesamos una pequeña puerta forestal y continuamos, a nuestra izquierda el río Argolla, hasta llegar a la Majada de Argolla, allí en una cerrada curva hacia la derecha a unos 1250 metros de altura, en dirección a la Vega de Llos, sale de frente, un poco escondida una senda que es la que nos llevará hacia Vegabaño, esta senda en los primeros centenares de metros es algo caótica y mal señalizada, a partir de ahora con circulitos amarillos, enseguida la senda se define mejor, con más hitos, en subida, hasta llegar al Puerto de Dobres a 1560 metros de altura, aquí las vistas hacia atrás, a la vega de Valdeón y el macizo del Friero, o hacia el macizo de los Moledizos a nuestra derecha o hacia la zona de Vegabaño, nuestro destino.

El bosque por el que hacemos la bajada es un robledal espectacular, la senda no tiene pérdida, una paradita antes de llegar al refugio para descansar y una etapa de cinco horas y media incluyendo las cortas paradas que hemos hecho.

Al llegar tuvimos la intención de, una vez dejadas las mochilas y comer algo, subirnos hasta el cercano Pico Jario de 1995 metros, bueno mi operación de la rodilla está reciente y no quiero forzar que mañana la etapa será dura, mejor unos paseítos por las praderas de Vegabaño.
El refugio fenomenalmente atendido y muy amables.

Segunda etapa, será dura y larga, así que desayunamos pronto y salimos temprano, 22,7 Kms de distancia nos esperan, 795 metros de desnivel de subida y 705 de bajada es lo anunciado, pero ese dato es el lineal, el acumulado es de 1065 metros de desnivel positivo.

Desde el refugio, hacia el sur, hay unas praderas cercadas, las bordeamos bajando y, enseguida, encontramos un indicador hacia el refugio de Vega Huerta, vadeamos, en suave descenso, el arroyo Truégano, para que una vez terminada las cercas de madera adentrarnos en un impresionante hayedo, seguimos en un suave descenso, hasta que en algo más de dos  kilómetros y medio lleguemos a la Vega de Salambre donde vemos un puente de hormigón sobre el río Dobra, que cruzamos y, hacia nuestra derecha, empieza la subida entre el hayedo por el monte Dobra o Cuesta Fría, camino con hitos, donde, a más de 3 kilómetros del refugio, a 1380 metros de altura nos encontramos con el Roblotón, un enorme roble dentro de un hayedo de más de seis metros de circunferencia en su tronco, espectacular, seguimos subiendo en continuos zig-zags, soportando a un grupo de vacas a las que les cuesta apartarse, pasamos lugares como la Fuentona , el Collado del Cueto a 1600 metros de altura, el bosque se acaba y se convierte en matorral bajo, Horcada de Salambre a 1700 metros de altura, vemos abajo de nosotros el refugio del Icona y llegamos al Collado del Frade, a cerca de 6 kilómetros de la salida y a 1765 metros de altura, aquí es donde vemos perfectamente el valle de Valdeón y donde ratifico que la primera etapa también puede hacerse hasta aquí por el Valle de Llos para seguir por dónde iremos ahora, eso sí, te pierdes la belleza de los robledales de ayer y del hayedo de hoy.

Hacia nuestra izquierda, hacia el Norte, dejando debajo, a nuestra izquierda, el refugio de Icona y viendo al fondo las praderas del Refugio de Vegabaño, seguimos la empinada senda por una erosionada loma hasta la Cimera del Frade, bordeando Los Moledizos (2.295 metros de altura), ahora una travesía por su lateral, por una pedrera, para tomar la Canal del Perro que pasa entre Los Moledizos y Los Altos del Verde de 2180 metros de altura, la canal es dura, mucha piedrecilla suelta, muchos zig_zags hasta que, por fin, llegamos al Collado del Burro, estamos ya a 2125 metros de altura y llevamos algo más de 8 kilómetros de recorrido, pero desde aquí son impresionantes las primeras vistas del paredón de Peña Santa.

Seguimos por el Camino del Burro, entre el Jou de Argüelles a nuestra izquierda y a la derecha el del Caballo Cimero, descenso a Vega Huerta, bueno esto es un continuo rompepiernas de subidas y bajadas, siempre entre los 2000 y los 2200 metros, Vega Huerta está poco antes de los 11,5 kilómetros y a 2050 metros de altura, aquí nos encontramos con las primeras personas del recorrido, en sentido contrario, vienen desde Vegarredonda, aquí es una de las pocas zonas donde se puede encontrar agua de manantial.

Ahora ya el sendero se pierde, sólo quedan hitos entre las piedras y las señalitas de pintura amarilla, es fácil perderse si no estás atento, vamos hacia las Agujas del Corpus Christi, que las rodearemos, luego alguna que otra cornisa, vamos hacia el Norte, hacia la Llerona, pasando los 13 kilómetros llegamos a la Horcada de las Pozas y, a nuestra derecha, queda la Torre del Torco de 2415 metros de altura, mi próximo objetivo para otra actividad, que bordeamos en dirección a la Torrezuela de 2320 metros de altura, otra bonita cima a subir en otra ocasión.

Accedemos a la parte alta del Jou Lluengu, unas pequeñas praderitas en Fuente Prieta, ahora una zona muy revirada con continuas subiditas y bajaditas, trepes y destrepes sin mayores dificultades pero que te van cansando, menos mal que no hemos acometido ninguna ascensión en el camino, se hace largo, hasta que, por fin, llegamos al collado de la Mazada, más de 18 kilómetros y seguimos en la misma altura 2110 metros, pero ahora sí, ahora comienza la bajada, entre zetas continuas, camino muy hecho, bordeamos el inconfundible Porru Bolu de 2025 metro y, de repente, el camino cortado con piedras y alambradas, ¡¡¡ pero bueno !!!, no hay alternativa, tenemos que saltarlo y lo hacemos ¿a que cuento viene esto?, en fin, da igual, seguimos bajando y llegamos al cruce de caminos que nos indica a la derecha Jou Santo y la ruta hacia Peña Santa de Castilla y Peña Santa de Enol, seguimos la senda de bajada, para pasar el antiguo refugio, construido como un barracón en la guerra y ahiora todo de blanco,  con su buena fuente y llegamos al actual, han sido algo menos de ocho horas y media, pero hemos parado muy poco y hemos venido rápido.

La cena en Vegarredonda no es nada del otro mundo, mal para dormir, como ya indiqué al principio, muy mala atención, desayuno básico y ... adios ...

Tercera etapa: Nos despertamos con una pesada niebla que impide cualquier actividad, subimos a ver por donde sale la senda hacia Vega de Ario y puufff ..., no se ve nada, a pesar de que llevo la ruta en el GPS, en el refugio todo el mundo me dice que está muy mal señalizado y que, con esta niebla, a pesar del GPS podemos tener algún percance, bueno, vale, pues para otro día que esté mejor...

Bajamos por la senda normal hacia Lagos de Enol, dos horas largas, nos paramos en el fenomenal refugio de Casa de Pastores, que diferencia, amables, limpio, recomendable...

Nuestro plan de dar algunas vueltas por Enol y de bajar andando a Cangas también muy mal, no se ve nada a cinco metros, así que a por el autobús, bluufff ... ya no hay autobuses de bajada a Covadonga, unos andaluces nos recogen y nos bajan a Covadonga, que bien, ¿autobús a Cangas de Onís?, si, el próximo a las tres de la tarde, pues qué bien ..., ¿taxis?, no hay ninguno para Cangas, aaah sí, ¿o sea que es para Posada de Valdeón?, siiiiii, claro, ya hay uno...

Días más tarde el tiempo mejora, sobre todo en el apartado de nieblas, sin duda la parte más peligrosa en Picos de Europa y más aún en esta zona, así que aparco en el parking de Lagos, en la zona de la información del parque, y me subo andando, de nuevo a Vegarredonda, para hacer  la tercera etapa (entre Vegarredonda y Vega de Ario) que transcurre por una zona mal señalizada, pocos hitos, algunos muy separados, varias veces he tenido que dar la vuelta a buscar el anterior hito y volver a ubicarme, es una etapa fácil, por lo demás, con un desnivel positivo de 500 metros y negativo de cerca de 300 metros, 14 kilómetros que se recorren en algo más de cinco horas y media contando con esas veces, pocas en cualquier caso, en que he tenido que volver sobre mis pasos a indicaciones del GPS.

Salgo del refugio de Vegarredonda, en dirección Sur, subiendo algo de lo bajado en la etapa anterior y, en pocos minutos, a mi izquierda veo un gran hito que me indica el principio del camino, estoy a 1500 metros de altura, estoy en lo que se llama el Caleyón del Francés, que, de manera suave, remonta una canal, en dirección Este que me lleva a la ladera del Cantu Limpio, de 1783 metros de altura, aunque yo lo bordeo a 1620 metros de altura, aquí en una llanura veo que hay múltiples senderos que confunden bastante, hacia mi derecha sale una canal suave, paralela al monte del Cantu Limpio, hacia el SurEste, para llegar al collado del Resquilón, a 1740 metros, llevo algo más de 3 kilómetros de recorrido, poco más de una hora desde Vegarredonda, aquí merece la pena pararse a hacer fotos hacia Peña Santa, Canal Parda, Torre del Alba, Argaos.

Hacia el Este, mucho cuidado con los hitos, enseguida un tramo rompepiernas, mal terreno, muchas subidas y bajadas hasta enlazar con el Canalón del Conjurtau, cinco kilómetros y medio, llevo andados, estoy a 1605 metros de altura y llevo dos horas de andanzas, continuo hasta los 1890 metros del collado del Conjurtau en otra media hora, veo hacia abajo la Vega de Aliseda , hacia donde bajo dejando a mi izquierda el Pico Conjurtau de 1925 metros, la Vega está a 1770 metros de altura, la cruzo hacia el Este para llegar al collado del Regallón, a 1785 metros de altura, sigo por otro rompepiernas hacia el Este para llegar a Los Parés, a 1770 metros de altura, cerca de once kilómetros desde Vegarredonda, el Jou del Jultayu (1940 metros) que subiré mañana, el Jultayu y el Cuvicente (2015 metros) quedan a mi derecha, ya veo el collado del Jitu del Jultayu (1660 metros de altura y, desde aquí, decisión, puedo bajar hacia Lagos de Enol, serán dos horas largas con un desnivel acumulado de descenso de 1150 metros, contando con que hay casi 250 de subiditas en la bajada, o bajar al muy bien atendido refugio de Vega de Ario a 1610 metros de altura, donde pernoctar.

Bueno, esta ruta en sí, constituye casi la segunda parte del anillo de Picos, la primera la hice en un recorrido por Picos de Europa.



domingo, 6 de septiembre de 2015

La Chorrera del río Ambroz en Hervás

Día de turismo por Hervás y sus fenomenales alrededores, más recomendables para el otoño que para el verano, el colorido en otoño tiene que ser espectacular.

Ya conocía la ciudad de Hervás de otras anteriores visitas, pero hoy, en un pequeño recorrido nocturno no he podido dejar de hacer fotos.

A la mañana, después de un fenomenal desayuno, a patear hasta la Chorrera de Ambroz, y un poco más.

El arranque para casi todas las actividades en Hervás se lleva a cabo desde el Puente de Hierro a 695 metros de altura, puente construido sobre el río Ambroz en 1892 para el tren de vapor que unía Plasencia con Salamanca y que dejó de funcionar en 1985 , al final del pueblo, considerando el final como la parte más alejada de la zona de llegada desde la autopista, está bien indicado y por aquí se puede dejar el coche aparcado sin problemas. Y para otras actividades, como por ejemplo la subida al Pinajarro, se puede subir por las pistas forestales con el coche y pensar bien donde lo aparcamos un poco más arriba.

La ruta está señalizada con las marcas amarilla y blanca del PR-CC-36 y, durante una buena parte del trayecto está cementada facilitando la subida en coche hasta casi la Casa de la Luz. A poco menos de 2 Kms. me encuentro con el Albergue Valle de Ambroz, a unos 78o metros de altura, sigo por la pista, siempre por la margen izquierda del río Ambroz, enseguida dejo a mi izquierdo una abandonada piscifactoría, más adelante una indicación para llegar a la presa del Horcajo, a mi derecha, no la sigo ya que me indicaron que estaba totalmente cerrado el acceso, aquí finaliza el primer tramo de pista cementada, pero con un coche de suelo alto se puede seguir sin problemas por el tramo de pista forestal que sigue a continuación durante algo más de 200 metros.

A unos 850 metros de altura dejo a mi izquierda una casa abandonada, probablemente un antiguo molino, en cuya parte trasera se encuentra el puente de Marinejo y una dura pista para hacer el circuito ciclista por la Pista Heidi, pista que hice luego al volver, llevo cerca de 45 minutos de camino, unos 3 kms. de recorrido y a unos 850 metros de altura, de nuevo pista cementada, por donde continúo hasta que, a unos 200 metros antes de llegar a la Casa de la Luz, hacia la derecha y a algo más de 900 metros de altura, sale un senderillo (sigo con las marcas blancas y amarillas) que sube por el talud entre el precioso robledal, enseguida una indicación para seguir de frente hacia las Charcas Verdes, no lo hago y, hacia la derecha, en continuas zetas la empinada subida hasta la central de el canal, donde se almacena el agua para ser enviada por la tubería hasta la Casa de la Luz.

Estoy a 1050 metros de altura con fenomenales vistas hacia Hervás, llevo aproximadamente una hora y cuarto de camino y continúo, entre el robledal,  por la acequia artificial que trae el agua a la central hasta llegar al Arroyo Forero, o de Las Costeras, que trae el agua para distribuirlo a la Central, antes, a mi derecha un mirador hacia Hervás, y de donde sale una subida hacia La Tablaílla.

Sigo por el sendero entre robles y alisos hasta llegar a la Chorrera, ahora no trae mucha agua, debe tener algo más de 16 metros de altura, muy bonita, abajo tiene una charca donde me imagino buenos baños en pleno mes de Julio, más arriba está el nacimiento del río Ambroz, que se divisa desde la cima del Pinajarro,  a 1800 metros de altura y que, tras un recorrido de 42 kilómetros, desembocará en el río Alagón.

He tardado una hora y tres cuartos en hacer los 6.300 metros de distancia desde el Puente de Hierro.

Media vuelta hasta el mirador de donde sale la desviación a la pista Heidi, un cuarto de hora para subir hasta el acceso a ella, en una zona de pastores, con perros sueltos que me vienen ladrando y me toca enfrentarme a ellos con los bastones para echarlos hacia atrás, y el pastor ni aparece, pero bueno, cosas del campo.

La pista Heidi fenomenal para la bici, un grupo de tres ciclistas se paran y me preguntan si tengo botiquín, si claro, ¿qué ha pasado?, uno de ellos se ha caído al ser acosados por los perros de antes, dicen que lo dirán en la Guardia Civil, en fin.

La ruta de la pista Heidi, transcurre de manera circular faldeando las montañas que bordean el valle de Ambroz a una altura constante entre los 1100 y los 1250 metros, es larga, me lleva el llegar a Hervás, cerca de tres horas después de cruzarme con varios grupos de ciclistas, y en algún momento, más o menos a una hora de Hervás.sale hacia la izquierda (según se sube de Hervás) una senda hacia el Pinajarro.

En Hervás cerveza y tapeo con alguna ración en un muy recomendable sitio: La Tapería del Convento





viernes, 31 de julio de 2015

Dos Hermanitos Sierra de Béjar

Una ruta a los Dos Hermanitos en Sierra de Béjar que llevaba tiempo intentando hacer.

No tengo bien la rodilla, pero me da para hacer actividades, aunque al día siguiente las pase moradas, en fin como dijo aquél, "mañana será otro día", así que, a por ello.

No me apetecía pegarme el madrugón desde Madrid, así que salí el día anterior a Candelario, siempre una preciosidad.

Por la mañana tempranito, teniendo en cuenta que en Candelario, en fin de semana o fiestas no hay nada abierto hasta las 9:30 de la mañana, se ve que se ponen de acuerdo.

Salgo de Candelario tomando la carretera  de la Dehesa de Candelario, con dirección a La Garganta, a poco más de 4 kilómetros una curva muy cerrada sobre el Puente de Avellaneras y, a su izquierda de frente, un trozito de pista forestal que nos deja en el parking junto al río Cuerpo de Hombre, aparco el coche y a andar, desde la Puerta de la Dehesa,  por la pista que sale justo al otro lado de la entrada al parking, a 1205 metros de altura.

A pocos minutos, a la derecha una puerta verde que hay que atravesar y que me deja en otra pista forestal, enseguida una casa de ganado junto a la pista forestal, más adelante una fuente-abrevadero ganadera, la pista es cómoda, el ascenso suave (a través de un bellísimo robledal que en la parte superior se convierte en un fenomenal pinar), mis indicaciones me dicen que, al llegar a una fuerte curva a la izquierda, de frente veré un sendero, con algún hito, que es el que hay que seguir, lo cierto es que esta circunstancia se da tres veces en la pista forestal, también tengo indicaciones de que en alguna ocasión hay cruces de pista y que debo tomar siempre hacia la derecha, una salida después de la primera curva cerrada y otra después de la segunda. Bien, tome la opción que tome podré llegar al final, la primera vez (sin haber tomado ninguna desviación de la pista forestal hacia la derecha) saldré a unas praderas con indicaciones bastante confusas, en una de ellas verá, al fondo una señal blanca y amarilla en un poste, no es aconsejable seguir esa opción, me llevará a una hoya ganadera, al final de la cual podría tomar la cuerda hacia la izquierda, pero daría más vuelta, si en la pradera me fijo en unos hitos hacia la izquierda, tomaría una opción correcta, con  bloques de granito y que, atajando, me llevaría de nuevo a la pista forestal, justo en la segunda fuerte curva hacia la derecha desde donde sale de nuevo el segundo sendero atajo, que me hace lo mismo que la primera, es decir volver a llevarme a la pista forestal, aquí sí, nada más pasar la cerrada curva, un sendero que sale hacia la izquierda indicado con una flecha verde en una piedras.

Este sendero, al principio pegado a la pista que dejo a mi izquierda, me hace cruzar una alambrada, con unas grandes piedras haciendo de escalones y que me deja, en una hora y tres cuartos, en la loma del Cascanueces, a mi derecha voy dejando Hoya Cuevas (la cuenca rocosa del río Cuerpo de Hombre, la huella del glaciar del Torreón) y la parte más alta del río Cuerpo de Hombre, con zonas con alguna bonita cascada, una especia de cima con unos pocos metros de bajada por el bien hitado sendero me permiten ver a mi izquierda la cuerda de la Sierra de Béjar, y de frente, en toda su inmensidad la mole granítica de los Dos Hermanitos y debajo la nava granítica que antes era la salida del glaciar de Hoya Moros. Veo el camino  que, enseguida empieza a ascender poco a poco hasta una zona donde me permite cruzar el río Cuerpo de Hombre para pasar a su margen izquierda, otra bonita cascada, subo algo más y llego a la altiplanicie (a 1850 metros de altura) donde está la Charca de Cuerpo de Hombre también denominadas las charcas de Venerofrío, con una gran belleza de los meandros que forma el río en esta bonita y verde pradera, si hubiese venido preparado para acampar, este es un lugar maravilloso para hacerlo, también, como opción, de frente, el refugio de Hoya Cuevas a 1910 metros de altura, parada y comidita.

Veo las dos cimas de los Dos Hermanitos y, entre medias de los dos, en esta cara norte, el corredor central de unos 300 metros, una preciosidad de actividad invernal.

Por la derecha del refugio veo un sendero que, haciendo una zeta, me permitirá acceder a la Cuerda de los Dos Hermanitos (a 1950 metros de altura), pero en esta ocasión decido subir por detrás del refugio, hay algún hito en el arranque, que también me lleva a la Cuerda de Dos Hermanitos a través de bonitas trepadas, cuando llego a la cuerda giro a mi izquierda, el sendero casi no existe, menos mal que hay algún que otro hito y que el objetivo es evidente.

Llego, a través de los bloques graníticos, a la primera cima de Dos Hermanitos (2329 metros), no hay vértice geodésico, pero según había leído, y así es, hay un buzón de cumbres puesto por el Grupo Bejarano de Montaña, hoy no sigo hasta el segundo de los Dos Hermanitos, diez a quince minutos desde uno a otro y una pequeña trepada final, fotos y, a mi derecha la zona de Hervás (Valle de Ambroz), la Nijarra, elPinajarro (picos estos dos que se pueden subir desde Hervás, aunque yo los subo desde la plataforma de El Travieso), de frente Torreón, Canchal de la Ceja, Calvitero, etc..., abajo el paraíso del bulder, Hoya Moros, he tardado cuatro horas desde el aparcamiento hasta esta cima de 2329 metros de altura.

La bajada la hago por la misma ruta, por lo que hago un recorrido total de 19,500 Kms, en siete horas y media, es una ruta que puede hacerse todo el año aunque en invierno es imprescindible el uso de piolet y crampones, en total un desnivel  tanto positivo como negativo  de 1180 metros, eso sí, no hay agua de confianza en todo el camino, salvo que nos fiemos un poco de la zona del nacimiento del río Cuerpo de Hombre, más arriba de la Charca, ya que aquí es zona de pasto de vacas.






jueves, 23 de julio de 2015

La Senda del Batallón Alpino

La subida a Peñalara, un clásico, al menos para mí, invernales, en verano, corredores, escalada, en Navidad, mi primera cima después de la lesión de rodilla, etc..., pero esta senda nunca la había hecho, así que, a por ella, fácil, bonita, un primer tramo muy fresco en estos calores.

La Senda del Batallón Alpino es un homenaje a la unidad del lado republicano, compuesta en su mayoría por montañeros reconvertidos en soldados,  que en la Guerra Civil defendió esas zonas, un frente que, sin una excesiva beligerancia estuvo en activo hasta el final de la guerra. cuentan que, inclusive se intercambiaban comida, bebida  y tabaco entre los combatientes de ambos bandos.

La senda parte del mismo puerto de Cotos, a la izquierda, mirando a ella, de la Venta Marcelino, sale la escalera hacia el Centro de Visitantes, enfrente está el viejo edificio del Club Alpino, hoy en venta, y por su derecha, según se mira de frente, salen unos escalones con pasamanos de madera, indicando hacia el Mirador de Lucio, el cual pasamos, los escalones se acaban y, en frente vemos la cerca de madera que delimita las provincias de Segovia y Madrid, la cruzamos y comienza la Senda del Batallón Alpino, camino muy hecho, marcado en los arboles y en las piedras con círculos amarillos y que, en suave subida  nos lleva a la salida del pinar.

Aquí, a nuestra izquierda, las vistas del Valle de Valsaín, detrás, desde Montón de Trigo hasta el Alto de Guarramillas.

Zona de piornos en el camino cómodo y suave, con la vista a Peña Citores de frente nuestra hasta llegar al collado que une esa cima a nuestra izquierda con la de Hermana Mayor a nuestra derecha, giramos hacia la plana loma de la Peña Citores hasta alcanzar una zona de piedras, redonda, se llamaba la Plaza de Toros, era un pues fortificado.

La senda hacia la cima de Peña Citores, a donde llegamos en hora y cuarto, más o menos, y la de vuelta a Dos Hermanas se pierden a veces entre los piornos, pero es igual, las dos lomas son tan evidentes que si perdemos la, aquí poco marcada y pisada senda, llegaremos al collado que une las Dos Hermanas, la Mayor y la Menor, la senda a Peñalara ya, a partir de aquí está perfectamente señalizada, desde aquí se puede bajar hasta Cotos o seguir a Peñalara que es lo que hicimos, en dos horas y cuarto estábamos en la cima de Peñalara, en un día no muy caluroso y con algo de niebla.

Nueva decisión, continuamos por la cresta de Claveles, la niebla se ha despejado, cresta fácil sin condiciones invernales, después las peñas de Pájaros, una suave loma hacia el Puerto de losNeveros, y a media loma la bajada hacia la bien visible Laguna de Pájaros a nuestra derecha, relax junto a la laguna, es curiosa desde arriba su forma de suela de zapato, llevamos tres horas largas de camino.

Vuelta hacia Cotos por el camino, bien señalizado, que pasa por la lagunilla de Claveles, después las Cinco Lagunas, vista hacia la laguna Grande justo antes de comenzar la bajada hasta el arroyo de desagüe de la Laguna Grande, por el borde de lo que era la morrena del glaciar de Peñalara, cruzamos el puentecito de madera y, hacia nuestra izquierda la cómoda senda que nos devuelve a Cotos.

Cinco horas y cuarto largas de camino, poco más de catorce kilómetros de recorrido, un desnivel acumulado de 705 metros.




domingo, 12 de julio de 2015

Transpirenaica GR-11 Grupo 2 etapa 3 de Balneario de Panticosa a Bujaruelo

Comienzo esta tercera etapa del grupo segundo desde una zona bastante conocida por mí, para terminar en otro lugar también bastante conocido, desde los 1636 metros de altura del Refugio de Casa dePiedra, al que es muy de agradecer loo temprano que empieza el desayuno, a las 06:30, lo que ayuda a evitar los calores del mediodía en este verano, y también desde donde, entre otras,  recuerdo actividades como Garmo Negro, Algas yArgualas, Infiernos, etc..., hasta los   metros de altura de Bujaruelo  a 1338 metros de altura.

La ruta de hoy me lleva 7 horas justas, con un desnivel positivo de 1095 metros, negativo de 1406 y una distancia de 20.800 metros, ninguno de los dos puntos es bueno como inicio o escape, salvo que hagamos autostop, al Balneario de Panticosa no sube ningún transporte público y hay que hacerse los cerca de 8 kms que hay desde Panticosa a 1185 metros, sin senderos conocidos desde Panticosa al Balneario por lo que andar por la estrecha carretera, desde Bujaruelo a Torla también hay una buena tirada y los autobuses a otros lugares desde Torla tienen una frecuencia bastante escasa.

Pero volviendo a la ruta, nada más desayunar, a andar, hasta la plaza del Balneario, desde donde, hacia SurEste, sale una escalera, ya con señales de GR-11  dejando a mi derecha la Casa Belio, al terminar las escaleras giro a la izquierda y comienza, ya sin parar hasta los 2550 metros del Cuello del Brazato, una subida en zig-zags al principio, donde hay que tomar cuidado, a unos 20 minutos, nada más pasar un muro de contención de aludes,  sale una desviación hacia la izquierda, bien indicada que nos llevaría a los ibones de Bachimaña,, por donde vine en la etapa de ayer, más adelante, a unos 55 minutos desde el  refugio, al terminar el pinar, hay una desviación, también hacia la izquierda, con una indicación bastante borrada que indica Labaza Brazato, aquí hay que girar a la derecha  y seguir por el sendero a través de la pedrera, poco después, ya en terreno de hierba, SurEste, arriba del terreno herbosa, dejamos a la derecha la zona de barranco y, a la izquierda, de nuevo el pinar.

De nuevo zona de bloques de piedra, buenas vistas hacia atrás, abajo el Balneario de Panticosa, arriba Garmo Negro, Algas, Argualas, etc.

Dos horas largas y, a 2355 metros de altura llego al embalse de Brazato, giro hacia mi izquierda para bordearlo por su margen derecha y comenzar, después de unos metros de camino plano, la subida por una buena pedrera hacia el Cuello de Brazato (Puerto Biello), estoy a 2550 metros de altura, llevo cerca de 3 horas de camino, a mi izquierda los Ibones Altos de Brazato, a mi derecha el Pico Bazías y, de frente empieza la interminable bajada, con las bonitas vistas hacia los Ibones de Batans, pero sobre todo, en frente la majestuosa imagen del Macizo del Vignemale, aquí, como se indica en diferentes guías Se separan las cuencas de los ríos Gállego y Ara-Cinca.

Los tres ibones de Batans se bordean por su margen izquierda, salvo al principio de la bajada, es todo un mar de bloques de piedra, perdiéndose el camino en ocasiones, hay que ir pendientes, ya que aunque el objetivo final está claro, puede ser muy incomodo, una vez pasado el tercer ibón, cruzo, junto al desagüe del mismo hacia la margen derecha, algunas zonas sin bloques de piedra, de nuevo paso a la margen izquierda y, de nuevo, a la margen derecha, ya de forma definitiva.

Estoy en la confluencia del río Ara con el río de los Batans, por donde he bajado, y de la bajada del río Zerbillonar, el deshielo del Vignemale, estoy a 2000 metros de altura, bajo por la margen derecha del Ara, hasta encontrar algún sitio por donde cruzar a la margen izquierda, hay que buscar con mucho cuidado ya que por aquí el Ara tiene bastante caudal.

Aquí ya me uno con una ruta que conozco de actividades anteriores, Tour del Monte Perdido, HRP, la bajada es suave, perfectamente visible, larga, pesada con calor, con bastantes subiditas rompepiernas, dejo el refugio de Labaza, con las impresionantes vistas hacia la Vía Moskowa de subida al Vignemale, a mi izquierda dejo la bajada del Barranzo Labaza, a la derecha el Barranco Bild, sigo por los planos de Picamartiello, siempre por la margen izquierda del Ara, una empinada bajada final me deja en el refugio de Ordiso (o cubillar de O'Bado), el puente abajo con la bajada del río Ordiso por el valle de Ordiso.

Ahora la pesada bajada por la pista hacia Bujaruelo, con bonitas sorpresas como el barranco de Sandaruelo a mi izquierda, al final, ya en los planos del río Ara, a unos diez minutos del Puente de Bujaruelo, un bañito en sus frías aguas me deja nuevo, bueno eso y la espectacular cerveza que me tomo en el refugio de Bujaruelo, siete horas en total para esta etapa.




miércoles, 8 de julio de 2015

Transpirenaica GR-11 grupo 2 etapa 1 de Candanchú a Sallent de Gállego


Candanchú, como casi todas las estaciones de esquí, se convierten en ciudades típicamente fantasmas fuera de temporada, convergen aquí el GR-11 y el Camino de Santiago y, aún así, en pleno mes de julio, sólo estaban abiertos dos albergues, ni un sólo hotel y miles de carteles de SE VENDE por todas las fachadas.

De todas formas el albergue Valle de Aragón, donde he estado, muy bien, buen desayuno y tempranito a empezar a andar desde los 1550 metros de Candanchú, salí desde la parte baja, en una curva, ya en la entrada al venir desde Jaca, que a la izquierda (saliendo), antes de la curva, sigue el Camino de Santiago hacia el Puerto de Somport, y en la misma izquierda, nada más pasar el puente sobre el río Aragón, al salir de la curva, salen unos escalones de piedra, semiocultos por la vegetación, pista en ascenso, pasa cerca de un refugio forestal, deja la escuela de escalada de Piedras Royas y sube a la pequeña collada de Castellar, continua, ahora en suave bajada , dejando a mi derecha el Puente del Ruso (por encima de la N330), yo voy siempre por la margen izquierda, una bajada más pronunciada, y hacia la izquierda sale la pista de La Canal Roya, estamos a 1360 metros de altura y, enseguida (más o menos unos 200 metros), hacia la derecha tanto el GR-65.3 (Camino de Santiago), como el GR-11 por la opción del Canal de Izas salen a mi derecha, llevo unos 30 minutos.

Sigo por la pista de la Canal Roya, ahora por la margen derecha del río de la Canal Roya, durante unos dos kilómetros, el camino cruza el río, subo al refugio (sin guardar) de Lacuars, a 1550 metros de altura, sigo las indicaciones de Puerto de Chiniprés, enseguida veo el muro que me representa el circo de la Rinconada, estoy en el Plano del mismo nombre, estoy a unos 1800 metros de altura, llevo una hora y tres cuartos de caminata, atravieso, de nuevo el río y aquí empieza, viendo a mi izquierda el Salto del Agua del Anayet,  la dura subida en zig-zags hacia los 2227 metros de los ibones de Anayet, cerca de 4 horas desde Candanchú hasta toparme con la belleza del paisaje del ibón del Anayet, fotos hacia atrás, pero sobre todo, el contemplar el ibón de Anayet, con el pico del Anayet  a un lado y el Midí d'Ossau, al fondo, en el otro lado, me quedo más de media hora descansando y relajándome con el sitio tan espectacular.

Empiezo a andar y continuo por el plano herboso que precede al Ibón del Anayet, más fotos y comienzo la bajada  por el barranco de Cubillas, dejando a mi izquierda la Punta de la Garganta, 2141 metros de altura, poco antes de llegar al aparcamiento de Anayet, dentro del complejo de Formigal, y cuando ya, al fondo se ven las primeras torres de los remontes, veo a mi derecha las antiguas minas de carbón del Campo de Troya, ahora sigo barranco abajo con la mirada fija en la base de los remontes de la estación.

Una etapa espectacular hasta llegar aquí y decepcionante cuando ya te adentras por el interior asfaltado de la estación para salir a la carretera A 136 que, hacia la izquierda me llevaría al Portalet y, hacia la derecha  hacia Sallent, a 1305 metros, pero pateando carretera.

He tardado algo más de  7 horas, incluidos los tiempos de parada en el Ibón de Anayet, con un desnivel total poco superior a los 1000 metros