lunes, 30 de marzo de 2009

Escalando en hielo


Hay quién me dice que por qué escalo, francamente, escalar bien es algo muy difícil, yo me considero un aprendiz básico y gracias, pero me encanta, disfruto escalando, en roca con cualquiera de sus opciones: bulder, rocódromo o clásica, y la otra opción hielo, me parece increíble poder trepar por una pared de hielo, pero al final lo haces, piolets, buenos crampones, golpes al hielo y aseguramiento con tornillos, genial, que fantástico día pasamos esta última fiesta de San José.

Nos fuimos a la Canal Roya, en el Valle de Tena, y por detrás de esa impresionante mole que es el Anayet, Jonás, Miguel y yo.

Estuvimos todo el día, dejamos el vehículo en el parking de la estación de esquí de Formigal, empezamos a subir por las pistas antes de que las abriesen y, a primera hora estábamos allí, un hielo fenomenal para escalar (según los que mas saben) y además casi estábamos solos en la pared, al llegar una pareja y antes de irnos llegaron dos miembros de la Guardia Civil de Montaña a practicar ¡que máquinas!, ¡como subían!, fijándote en ellos cuanto se aprende.

Bueno pues una primera subida de treinta metros, reunión, otros treinta de subida en un segundo tramo con lo que completamos la vía Opera Prima, bajada en rapel y vuelta a subir por otra vía, la Canal Roya Wall, justo al lado, nuevo rapel de bajada, fotos, a recoger los materiales y otra hora de vuelta hasta el coche.

Parece nada, pero me dolía todo, es un esfuerzo muy brusco pero imponente, descargas toda la adrenalina que lleves.

Pues eso a esperar mas hielo y volver a intentarlo.