viernes, 9 de octubre de 2009

En bici ...


Con Félix siempre me pasaba lo mismo, - Ángel ¿nos damos un paseo en bici? te va a gustar. - Que no Félix, que no, que la bici que yo tengo no me sirve. ¡Excusas!, - que ya soy mayor y si me caigo… ¡más excusas!, que además debería aprender, que no se moverme bien por la montaña ¡siguen las excusas! y podría poner más y más argumentos, no sirven, da igual, - Ángel toma mi bici de montaña que yo me he comprado otra y además con su reloj y todo.

Pues Félix me has hecho polvo, ya no tengo excusas, ale con la bici nueva, la otra la dejo para ir a comprar el pan por Pozuelo, que es en realidad para lo que vale, no para más.

Comienzo con la bici nueva. ¡Joder!, entre cambios de plato y de piñones me vuelvo loco, - Félix ya me lo explicarás mejor.

He quitado las ruedas y ahora ¡¡¡no consigo ponerlas!!!, ¡qué desastre!. Vale, no hay problema, voy a ver como funciona el reloj de marras y su pulsómetro, - pero bueno Félix ¿esto qué es? un manual más grande que el Quijote ¡¡¡y además en inglés!!!, pero que yo sólo hablo español y algo de espanglish.

No hay problema, no hay problema me voy a Decathlón a comprarme un casco ¿por qué no me sirve el de escalada?, no, ese no, que no es el adecuado por el look, ale a gastar más dinero y en Decathlón me vuelvo loco, hay guantes para bici, ropa especial para bici, luces para la bici, grasas para la bici, sillines de recambio para la bici, cuadros de herramientas para la bici, ...... para la bici.

Al final he claudicado y me he sacada la tarjeta de comprador compulsivo de Decathlón.

Ahh, y como siempre, ¿nos vamos hoy a la Casa de Campo a practicar?, vale y ¿qué ha ocurrido?, lo de siempre últimamente conmigo ¡¡¡¡ lluvia a mares !!!!

Bien, bien, esto promete.