lunes, 30 de mayo de 2011

Torreón de la Moneda en las Hoces del Cabriel



En los Cuchillares de Contreras, en las Hoces del Río Cabriel, el Torreón de la Moneda y la vía Espolón Oeste, un paraje de ensueño.

Para llegar aquí, en la A3, nos desviamos con dirección a Minglanilla, donde alcanzamos la antigua N3 de Madrid a Valencia, bajando hacia el pantano de Contreras, en el kilómetro 235 nos desviamos hacia la derecha por lo que era la antiquísima N3, hasta llegar a la venta de Contreras, unos metros más en el descenso y, hacia la derecha vemos la desviación hacia el rincón temático de multiaventura, por una estrecha carretera paralela al río Cabriel, con frecuentes escapes para dejar paso a los que vienen en dirección contraria, enseguida llegamos al centro, aparcamos los coches y por la pista del control del parque, no permitida a vehículos y, por donde a veces piden el carnet para poder acceder, llegamos, en unos veinticinco minutos largos, a un puente metálico que ya está en esqueleto, hay que atravesarlo y mejor tirar, ya aquí de cuerda, no es difícil, pero una caída al río es problemática.

Y así nos enfrentamos al último cuchillar, casi junto al alto de Contreras y separado de este por el Callejón de las Yedras, que es por donde bajaremos. Parece una prolongación del que forma la Torre Negra al otro lado del río.

La vía que haremos es la llamada Espolón Oeste, de algo más de 120 metros a lo que hay que sumar los 50 metros de arista cimera, con un muy elegante y bonito itinerario.

La aproximación la hacemos por una empinada pedrera, algo más de 30 minutos, que empieza inmediatamente a cruzar el puente metálico, hasta llegar al pie de la arista oeste del Torreón de la Moneda, en su parte izquierda y aquí comienza la vía con un primer largo de 25 metros , IV que arranca en una fisura muy marcada, que queda a la derecha del espolón, la fisura se supera a base de empotramiento hasta llegar a una pequeña repisa con la reunión equipada.

El segundo largo, también podríamos haber seguido y juntar estos dos ,largos en uno, pero teníamos dos cordadas delante y ya que no íbamos a adelantarles era mejor hacer trayectos más cortos, 20 metros, ya de grado V+, hasta llegar a un lomo donde hicimos la segunda reunión.

Para hacer el tercer largo, de 25 metros, quizá de IV-, continuamos por una plancha vertical con equipamiento para una nueva reunión.

De ella salimos hacia nuestra derecha, colgando un poquito sobre el patio, pero con buen agarre, para inmediatamente iniciar el cuarto largo, de unos 30 metros V, hasta llegar a otra reunión también equipada que es la salida hacia la preciosa arista cimera, de unos 50 metros IV+.

Al llegar a la cima, un equipamiento con parabolt en el suelo, fotos impresionantes hacia cualquier lado, pero el viento arrecia y amenaza tormenta.

Para bajar un destrepe, hacia la cara oeste, de unos 25 metros hasta ver una sabina en la misma roca, que, hacia nuestra izquierda nos facilita el rápel, hay cordinos fijos para organizar el rapel, muy vertical y de unos 30 metros justos, quizá con un pequeño saltito al final si no fuera por un buen pedrusco que nos evita ese metro que nos faltaría para una cuerda de 60, nosotros llevábamos de 70.

Continuamos la bajada por la empinada pedrera del Callejón de las Yedras, hay que seleccionar la vertiente que queda a nuestra derecha según rapelamos, es decir, si estamos mirando a la pared. Que preciosidad, hasta llegar al punto donde hicimos, en el final de la pared a nuestra izquierda la primera reunión, hay un maillón fijo que nos permite rapelar lo que sería el primer largo de subida (por ello no hay que guardar la cuerda después del rápel), hasta la pedrera de acceso, cinco minutos más de pedrera y ya estamos en el puente metálico y a casa.

Cervecita en el camino y, llegando a Madrid, tormentón de granizo, la autopista blanca y, por tanto, atasco.

Llevamos friends del 3 al 0.3, un juego de fisureros, 4 cintas de 1,20, 5 cintas expres largas y cuerda de 70 metros de 10.2.

Entre subida y bajada, travesía del puente metálico incluida, cerca de seis horas, puede hacerse en algo menos.

Ah, y de paso a ver si alguien me explica porqué en la zona valenciana de las hoces se permite escalar y en la zona castellano-manchega, de las mismas hoces no se permite.

Las fotos de la actividad.