domingo, 9 de octubre de 2011

Espigüete, subida por la Cara Norte y bajada por la Sur

El Espigüete, 2451 metros de altura, subida por la cara norte y bajada por la sur, en suma la circular al Espigüete, una preciosa actividad.
Siguiendo la costumbre desde que voy a la Cordillera Cantábrica fui a Cervera de Pisuerga y desde allí a Triollo, deseaba dormir en el Hostal La Montaña, muy amables y con ganas de darle un ambiente montañero al Hostal, pero  cerraban los lunes, no hay problema, media vuelta y me marché a dormir al parador de Cervera, caprichitos al cuerpo.
Martes, desayuno temprano, salida hacia Triollo, lo paso en dirección a Guardo y pasando Alba de los Cardaños, enseguida vemos una pronunciada curva donde está el cartel de dirección a Cardaño de Arriba, dos kilómetros y setecientos metros y un señalizado parking, llamado de Pinollano,  a la izquierda de la carretera regional, a 1345 metros de altura, voy solo, así que veo allí más gente con la que me uno para no hacer la subida en solitario.
Rober, un amigo me recomendó hacer en la subida la arista Este, no lo intenté, no conocía la zona, pero una vez visto, es una idea a hacer en breve.
La ascensión por la cara norte, para mi, tiene un nivel  de dificultad medio, la pedrera está resbaladiza y algo peligrosilla.
La ascensión se lleva 1120 metros de desnivel, en la bajada se hacen unos 70 metros más hasta Cardaño de Abajo que luego hay que subir para llegar al aparcamiento.
El tiempo de subida fue de un poquitín menos de las tres horas y la bajada y rodeo hasta el aparcamiento me llevó dos horas y tres cuartos.
Desde el aparcamiento y hacia el norte sale un ancho camino, el único además, a nuestra derecha el arroyo Mazobres y, siguiendo en paralelo al arroyo, el camino va girando hacia nuestra izquierda y empinándose de manera suave, algún camino se nos cruza, pero el principal es tan evidente que no hay perdida , en unos tres cuartos de hora y a una altura de 1600 metros llegamos a un mirador sobre las cascadas del arroyo Mazobres, en estos días con poca agua, pero aún así merece la pena hacer alguna foto, si hemos llegado hasta el mirador, necesitaremos retroceder unos pocos metros hasta encontrar un hito bastante grande, a nuestra izquierda cuando subíamos, que nos marca el sendero de subida, aquí el camino ya es más empinado, es muy estrecho, normalmente entre piornos, tiene bastantes hitos y, en caso de duda, tenderemos a acercarnos a la pared rocosa que hay a nuestra izquierda, poco a poco desaparece el piornal y, a nuestra derecha, desviándonos unos diez metros de los hitos, cercada con alambrada, veremos una pequeña, pero muy profunda sima, llamada la Sima del Anillo, se habla de unos novecientos metros de profundidad, fotos y nos reincorporamos al camino.
Llevamos algo más de hora y cuarto andando y estamos a 1900 metros de altura, estamos ante el anfiteatro de la cara norte del  Espigüete, es impresionante, a partir de aquí una pedrera de bloques, con buenos hitos, pequeñas subidas por zonas de llambrias, y sin duda, vemos la canal y el marcado sendero por el arrastre de la pedrera debido a  las pisadas, nos paramos a tomar algo de fruta y beber agua, los compañeros que encontré no se ven muy bien para seguir subiendo y se quedan descansando, para decidir después si suben o no, por eso tiro solo hacia adelante.
Al llegar a  las dos horas efectivas de andar he llegado a la base de la canal de acceso, a nuestra izquierda una gran mole rocosa que nos hace evidente por donde subir, sólo hay una posibilidad que es la canal, pedrera de las de un pasito p´alante y otro p´atrás constantemente, donde además, y a pesar de que el día es bueno, me pongo un polar ya que al estar en umbría, la zona es fresca.
La inclinación se hace cada vez más pendiente, hasta poco más de un 40% en algunos tramos, a veces decido salirme de la huella de las pedreras y pegarme a las zonas rocosas que hay a la derecha, llego a una zona de mayor pendiente aún, poco más del 50%, una escurrida me hace perder un par de metros, definitivamente me echo fuera de la pedrera y, aunque pueda ser más fatigoso me pego a las rocas que hay a la derecha, donde, sorpresa me encuentro que hay una pequeña trepada que, arriba tiene un hito, y después algunos más que ayudan a quitarme de en medio la desesperante pedrera, pasados los 2260 metros de altura llego a una especie de rellano que, de frente, me marca piedras grandes y poca pendiente, a la derecha, el evidente camino, bien pisado, pero más pedreras, me decido a ir por la izquierda, después del éxito de la vez inmediata anterior y así una vez que termina la pedrera me voy incorporando poco a poco, siguiendo en travesía hacia la derecha, para llegar al collado, con un gran hito en su centro, que separa a mi izquierda el Pequeño Espigüete de 2444 metros y siguiendo hacia mi derecha, oeste, durante unos cinco minutos por unos hitos algo por debajo de  la muy cómoda arista que me incorpora a la cima, estoy en el hito cimero a 2451 metros de altura, a su lado una cruz y un día soleado que me permite ver Peña Prieta, Curavacas, los vacios embalses de la ruta de los pantanos sobre el Carrión y el pueblo de Cardaño de Abajo, hacia el cual, volviendo sobre mis pasos hacia el collado que separa las dos cimas, después de un tentempie y unos minutos de descanso, hago la bajada, no me apetece bajar por la peligrosa pedrera por la que he subido, además de que pretendo conocer las dos vertientes.
En la bajada, la pedrera existe también, larga y tediosa, pero con rampas más suaves que las de la vertiente norte, al llegar al final de la pedrera tomo el camino, a veces con muy pocos hitos que me lleva a una  pista forestal que, hacia la izquierda, me orienta hacia el pueblo de Cardaño de Abajo, me imagino que así será, no lo sé, ya que, al cabo de un rato, viendo los grandes zig-zags que hace la pista y que se ven abajo unas pistas que llevan al pueblo, decido bajar a trocha hacia las pistas forestales, sin problemas salvo algún que otro piornal.
Llego a Cardaño de Abajo, a 1215 metros, tomo la carretera por la que vine por la mañana, hasta llegar, en algo más de un kilómetro, al cruce hacia Cardaño de Arriba, dos kilómetros y medio largos hasta el aparcamiento, donde llego en poco menos de 2 horas y 45 minutos desde la cima, total, cuatro kilómetros por carretera
Buen día, buena cima, buenas vistas y hartura de pedreras, seguro que esta cima es más bonita en invierno con buena cantidad de nieve.
La vuelta a Madrid, desde Cardaño la hago por Guardo hacia Palencia, me resulta un poco más corta que si voy a Cervera, teniendo en cuenta que yo vivo en la zona de Pozuelo de Alarcón, en la Carretera de la Coruña. 
Las fotos de la actividad.