sábado, 29 de junio de 2013

Carlit


El Carlit, con una altitud de 1921 metros, el techo de los Pirineos Orientales  y con un ambiente más alpino que muchos tres miles, una ascensión que puede hacerse desde dos vertientes, o desde el Lago Lanós que es la que nosotros hicimos o desde Les Bouillouses que es a donde nosotros bajamos.
Todo comenzó como una etapa más de la Transpirenaica, el proyecto inicial era bordear el lago Lanós y pasar por debajo del Carlit, pero al final la etapa de la Transpirenaica se convirtió en la ascensión al Carlit por su cara Norte y bajada por la clásica, la cara Sur, este ascenso también podría hacerse en el caso de no estar haciendo la Transpirenaica, desde el Refugio de Bésines.
Habíamos pasado la noche en una agradable Gite d´etape en L' Hopitalet Prés L' Andorre, en plena Cerdaña francesa, tomamos un taxi hasta cerca de Porta de Puymorens, (en Porta hay un albergue donde es recomendable dormir si se está haciendo la Transpirenaica, ahí termina una etapa y puede empezarse esta sin tomar taxis) en  una curva, en la cota de los 1680 metros, donde comienza un sendero bien marcado que faldea la montaña del Pico de Font Vive en suave ascensión, a nuestra derecha, por debajo de nuestro camino, vamos dejando varios laguitos, entre ellos el embalse de Passets, con su pequeña central hidroeléctrica, está a unos 1700 metros de altitud, o el siguiente el Lac de Font Vive, ya a 1930 metros de altura, nosotros unos 200 metros más alto, giramos hacia nuestra izquierda, con unas espectaculares vistas hacia los lagos y el embalse del lago de Lanós, ya a la vista, llegamos a él en poco menos de dos horas desde donde nos dejaron los taxis, cruzamos por delante del muro del embalse, a 2200 metros de altura, un pequeño giro hacia nuestra izquierda y estamos al nivel del lago Lanós.
En otros quince minutos vemos el refugiete del Guimbarde, a 2260 metros de altura, y continuamos hacia el Este, volvemos a coincidir con las marcas del HRP durante un pequeño rato, el objetivo, el inconfundible Carlit, es evidente de frente a nosotros, en su base encontramos el Lago de Fourats a 2457 metros de altura, llevamos dos horas y media de camino.
Entre la pedrera por la que debemos subir descubrimos los hitos que marcan el mejor sendero de subida, empinado, haciendo zetas, muy descompuesto, a veces das un pasito adelante y otro atrás, cada vez más vertical, ¿60% o más?, me recuerda a la Cara Norte del Espigüete, quizá esta , a veces, algo más vertical.
Termina el corredor, una especie de plataforma con un sendero muy bien marcado que, hacia nuestra derecha, nos lleva a la cima, tras continuar por una pequeña cornisa.
Hemos subido solos, y al llegar a la cima, un montón de gente que sube desde les Bouillouses, da igual, fotos, formidable paisaje hacia el Oeste se vislumbra el macizo de La Maladeta, hacia el Este el enorme conjunto de pequeñas lagunas conocido como el Desierto del Carlit, un tentempie y abajo.
Iniciamos el descenso por esta otra alternativa, además la ruta, digamos normal o, al menos, la más concurrida para esta cima, una ruta de bajada que, en algunos puntos, exige el uso de las manos en los destrepes que nos encontramos.
Descenso bien indicado, con buenos hitos y las marcas del HRP, sorteando los distintos lagos que nos vamos encontrando hasta llegar a la Bullosa o el lago de Les Bouillouses, a una altura de 2020 metros en dos horas y media desde la cima, noche en el Refugio de Boullou a 2005 metros de altura.
También podemos descender hasta Font Romeu en coche, si hemos llegado hasta aquí para hacer sólo esta cima.