lunes, 23 de junio de 2014

Garganta de los Infiernos en Jerte

Llevamos todo el mes de marzo y parte del mes de febrero lloviendo sin parar, Extremadura a tope de agua, los pantanos llenos, bien, ¿un paseo suave de montaña?, la zona elegida en el Valle del Jerte, la reserva natural de la Garganta de los Pilones.

Paso Cabezuela del Valle subiendo hacia el Puerto de Tornavacas y, en un algo más de dos kilómetros, una desviación hacia la derecha me indica Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos, aparco el coche en una explanada aparcamiento junto al centro de interpretación de la reserva, sigue lloviendo ¿cómo no?, estoy solo, pero bueno voy a hacer algo.

Nada más arranca por la pista forestal, hacia la derecha, con dos carteles informativos,  comienza una subida con escaloncitos señalizada con bandas blancas y amarillas, que me lleva, al principio entre castaños y, enseguida,  a través de un bosque de robles hasta llegar a una pequeña pista forestal, a mi derecha preciosas vistas de la cascada del Chorrero de la Virgen, sigo  hasta la zona de los Pilones, un puente me permite cruzar por encima de la caudalosa bajada de la Garganta de la Serra, inmediatamente una desviación hacia la derecha, hacia arriba, la haré después, antes sigo unos metros hasta la Fuente de los Pilones, zona donde darse unos buenos baños en verano, vuelta y a seguir el camino, llego hasta el Vado Cantares para atravesar  la Garganta del Collado de las Yeguas, imposible cruzar, el tremendo caudal me lo impide, media vuelta y otra vez será.

Y así fue en Marzo del 2013, bueno una actividad fácil  que me quedó pendiente, así que ayer decidí terminarla, camino de Barco de Ávila, volví a pararme en el Centro de Interpretación y arranqué de nuevo, así llegué hasta la zona de la Fuente de los Pilones con bastante gente bañándose, seguí de nuevo el Vado Cantares que, esta vez sí, atravesé sin dificultad alguna y continué el camino hasta el Puente Nuevo, donde, por la margen derecha,  comienza el retorno.

En suma, un recorrido circular, un paseo con un desnivel acumulado total de 420 metros y tres horas y media, bajando hasta Jerte y desde allí hasta Cabezuela del Valle, un paseo sin dificultad alguna, perfectamente indicado.