viernes, 17 de agosto de 2018

Collarada


Noche en Villanua, mañana hay una ventana de buen tiempo en este verano de tormentas.

Y desde Villanua, dos opciones, la pista forestal que sale junto al centro de interpretación y que  sube al refugio de La Espata (ojo que no llame a confusión el que la pista se llama Pista de La Trapa) en unos tres cuartos de hora en coche o tres horas a pie, con una desviación a medio camino que lleva al refugio de la Trapa, pero que está prohibida o, si se quiere ir por el refugio de La Trapa, en el mismo Villanua, coincidiendo con la llegada del Camino de Santiago desde Somport, la salida andando, tres horas, hasta el Refugio de la Trapa, la subida en coche hasta el refugio de La Espata necesita de un permiso previo del Ayuntamiento de Villanua que autoriza sólo a cinco coches al día. En nuestro caso subimos en coches hasta el refugio de la Espata, en el llamado Llano de los Güeys.

En la subida hay una cancela donde se pueden aparcar los vehículos si no se tiene autorización para seguir, y es aconsejable no seguir aunque la cancela esté abierta, según me dicen, la multa estaría asegurada.

La pista, en buen estado, es muy de pedrera y, por lo que vi, puede tener desprendimientos que corten la subida en algún momento.

Comenzamos la andada desde donde dejamos los coches, siguiendo por la pista a la que, enseguida, hacia nuestra derecha, abandonamos para tomar la senda de subida, bien marcada, empinada siempre, no hay más que un llanito cuando ya llevamos una hora larga de subida.

La senda, estrecha pero bien hitada, nos lleva en media hora larga a un divertido paso con trepada ayudada por cuerdas fijas, sigue la empinada subida a través de la zona boscosa hasta salir del bosque, en el barranco de la Ciressera, donde encontramos que los hitos, para ser más visibles están ayudados por palos, imagino que para hacer más visible la senda en la bajada ya que no bajar por la senda lleva a un buen enriscamiento, seguro.

Estamos ya en la cara sur de La Collarada, el bosque se ha acabado, pero la pendiente sigue, quizá algo más suave, a nuestra derecha va quedando el Pico de la Espata, de frente, a la izquierda La Collarada, en el centro el collado de Ip y, a la derecha, la Collaradeta..

Un llano corto que nos da un pequeño respiro, unos pocos metros de descenso a lo que, parece ser, en tiempos era un glaciar  y la subida hacia el collado de Ip, yo tiro recto hacia el hito con palo que hay arriba, en el fondo, en el centro del collado, por una pedrera muy incómoda, mis compañeros la bordean por la derecha, mejor camino, más recomendable, pero bueno, a mi me gusta complicarme.

En el collado de Ip unas vistas formidables a los Pirineos oscenses y, abajo, el ibón de Ip, estamos teniendo suerte, el día es fantástico.

Continuamos, aquí ya empieza la pedrera final aunque hay una sendita de pedrera hasta llegar a la canal de La Collarada, dejamos los bastones y, ale, a trepar, muy bonita la trepada, grado III, la bajada con cuidadín, algunos que han subido bajan por la derecha de donde nosotros subimos, nosotros decidimos bajar por donde hemos subido.

Enseguida del paso algo más difícil, la trepada tumba y es más fácil y, hacia nuestra derecha, la cima, donde nos encontramos con algunos que han subido por la otra vertiente, desde La Trapa.

Fotos espectaculares, algo de comida, bebida y, a bajar.

Y, en Villanua, cervezas para reponer.

7,85 Kms de subida, bajamos por el mismo camino, un desnivel total acumulado cercano a los 1400 metros, no llevaba mi GPS, pero más o menos es esa la acumulación de desnivel, tardamos un tiempo total de algo más de ocho horas, pero es irreal, tuvimos muchas paradas de reagrupamiento y otros problemillas, se puede subir, en condiciones de verano, en cuatro horas largas y bajar en tres. En condiciones de invernal hay que valorar que hay pendientes de entre 45º y 50º, en la canal final y en la pedrera de acceso final a La Collarada, desde el collado de Ip. No vi sitios donde coger agua.