martes, 8 de enero de 2019

Un fin de semana por Cuenca


Un fin de semana por Cuenca, buen plan, mes de diciembre, frío, despejado, me “encantó”, ciudad en un enclave montañoso, a una altitud de 946 metros, con una clara procedencia árabe, un día entero por sus empinadas y empedradas calles, visitando sus ruinas medievales y, como no, sus famosas casas colgantes.

La catedral con algunas reminiscencias normandas, la Plaza Mayor, la Iglesia de San Miguel, cruzar por el vetusto puente de San Pablo.

Recomendable la vista de la ciudad y las hoces del río Huecar desde el Cerro del Socorro, una bonita subida a pie que merece la pena.

Al día siguiente carretera a la Ciudad Encantada, a cerca de 40 kms. de Cuenca, por el camino unas fotos desde el Ventano del Diablo en plena carretera, visita a la Ciudad Encantada, una entrada “al campo” por la que me cobran cinco euros, a ver, no es caro, pero eso es campoooo … bueno las pago, me dicen que ir acompañado por un guía cuesta un euro más, no es problema, pero hay que esperar a hacer grupo y prefiero ir a mi ritmo, merece la pena la actividad, desde aquí hay una indicación de poder subir al mirador de Uña, pero es una hora entre ida y vuelta y no sé qué tal andaré de tiempo, no lo hago.

Carretera hacia el nacimiento del río Cuervo, cincuenta y pocos kilómetros, no cuarenta como se anuncian, voy despacio en las zonas de umbría por las placas de hielo.

Me paro en Uña a hacer unas fotos de su famosa laguna, volveré a hacer varias rutas de senderismo que se anuncian por estas zona, con muy buena pinta.

Paso por Tragacete y, a su salida, hay una carreterita que, en dos kilómetros, me llevaría a las cascadas del nacimiento del Jucar, hoy está cortada por placas de hielo y andando me llevaría más tiempo del que dispongo, otra vez lo haré.

Llego al Nacimiento del río Cuervo, veo las cascadas, no se puede subir a los manantiales por las placas de hielo y porqué la zona por donde se puede subir están en obras por una escalinata de madera que están construyendo, “urbanizando el campo”, hay placas de hielo y no llevo buen calzado, me conformo con ver las cascadas.

Me paro a comer en uno de los restaurantes que hay en el parking del Nacimiento del Río Cuervo, es la hora y no es una decisión muy acertada, hay mejores restaurantes en Uña, pero bueno había que elegir y ya es tarde y además pensaba volver a Madrid por Guadalajara, me aconsejan lo contrario, que es mejor volver por Cuenca ya que por Guadalajara la carretera es bastante peor.

Buen  fin de semana.