sábado, 31 de enero de 2009

La Mesa de los Tres Reyes


Dos veces lo intenté y a la segunda, con mi amigo Alfonso lo conseguimos, no es una subida de alta dificultad pero, la primera vez no lo culminamos y la segunda, para bajar tuvimos serias dificultades ya que nevó en días anteriores y después, el fuerte viento, dejo capas de hielo que nos obligaron a tirar de cordinos en mas de una ocasión en los aledaños de la cumbre.

La primera vez subí con mis amigos del grupo de Haciendo Camino y, cerca de la cumbre tuvimos un pequeño percance, Angel el navarrico se clavó la pala del piolet en el antebrazo haciéndose una herida espectacular y le llevamos a la clínica en Navarra, ya después y al ver que no representaba mas problema nos fuimos a esquiar a Candanchú, la segunda vez hicimos cumbre sin mayor problema.
La mesa de los Tres Reyes (2450 metros) es el techo de Navarra y el mas alto pico desde el Cantábrico, su dificultad puede definirse como media y, con niebla es muy difícil orientarse en medio de las grandes planicies que hay pasado el collado de Linza (donde se puede tomar la subida hacia otra montaña espectacular el Petrechema) y, en la pirámide cimera hay que tener cuidado con las placas de hielo que se quedan si después de una nevada sopla el habitual fuerte viento de lo zona, por lo demás presenta una pequeña trepada que no reviste una gran dificultad, el desnivel que se vence desde el refugio de Linza es de aproximadamente 1110 metros y la duración media total se aproxima a las seis horas.

La mejor época para hacer esta subida está entre junio y octubre

Para acceder a este itinerario demos tomar el desvío que, desde Jaca, sube hacia el Roncal e Isaba, llegaremos hasta el camping de Zurita, desde donde, siguiendo la pista, sin nieve puede irse perfectamente con cualquier vehículo, llegaremos hasta el refugio de Linza (19 kilómetros desde Isaba), con un perfecto aparcamiento y atendido perfectamente por unos amabilísimos refugieros.

Por la mañana temprano saldremos desde el refugio, por un camino perfectamente definido a su derecha que va cogiendo altura por la denomina loma del Sobrante hasta llegar al collado de Linza, a 1900 metros de altura, en más o menos una hora quince minutos, aquí el camino se bifurca con dos opciones, hacia nuestra derecha el Petrechema y, hacia la izquierda nuestro camino que nos llevará hasta la hoya de la Solana, bien señalizado, pero que enseguida nos llevará a unos contrafuertes rocosos hacia el nuevo collado en el que hay que prestar mucha atención a los hitos. Pasaremos sin problemas un caótico lapiaz y, enseguida nos aparecerá un pequeño valle que nos acerca a un collado (2300 metros) entre el Mouscaté 2230 metros) y el Budoguía (2367 metros), desde donde ya veremos la pirámide final de la Mesa de los Tres Reyes a la que subiremos, primero en diagonal hacia la izquierda (camino perfectamente señalizado) y donde veremos enseguida el corredor que desemboca en la cima.

En la cumbre dos sorpresas, un castillo en miniatura y una imagen (muchas veces caída por el viento) de San Francisco Javier y, desde la cumbre, el circo de Lescún, Larra, etc...

La subida puede haberse hecho en unas tres horas y media y, en la bajada, al final, si el suelo está húmedo atención con el desagradable barro que, en los tramos finales, se pega en las botas y que nos proporcionará mas de una culetada por los patinazos.

Las fotos de la actividad.