sábado, 9 de octubre de 2010

Pica d´Estats


La Pica d´Estats es la cumbre más elevada de Cataluña, uno de mis objetivos en el proyecto del pico más alto de cada Comunidad, al norte del maravilloso valle de Vallferrera, es el centro de un macizo que aúna tres cimas, el Pico Verdaguer de 3131 metros de altura, el más occidental, el oriental pico Gabarró de 3115 metros y el central, nuestro objetivo de hoy, la Pica d´Estats de 3143 metros de altura. Por el eje del macizo pasa la frontera entre Francia, por su comarca de l´Ariège, al norte, y España, por la comarca de Pallars Sobirá. El macizo se encuentra entre el Parque Nacional de Aguas Tuertas y Andorra.

Subimos desde Llavorsí, donde dejamos el valle de Cardós para adentrarnos en el valle de Vallferrara, para seguir hasta Alins y continuar hasta Areu. Aquí una decisión, la pista de más de 12 kilómetros de largo hasta al aparcamiento final, es bastante mala, coches que como el mio tienen el suelo muy bajo no podrán subir, como máximo unos cuatro kilómetros hasta llegar a un aparcamiento a la izquierda de la pista, pero lo aconsejable en esta situación es dejar el vehículo en Areu a 1220 metros y subir los 650 metros de desnivel, bordeando el rio Boet, hasta la valla de Pla de Boet a 1870 metros, y desde aquí, en cualquier caso, seguir hasta el refugio de Vallferrera, situado a la salida hacia el barranco de Areste, al costado izquierdo del torrente, a 1940 metros de altura, en otros veinte minutos.

En cualquier caso la subida al refugio andando es espectacular, máxime en este inicio del otoño cuando ya empieza a darse el espectáculo del contraste de colores en su exuberante vegetación, abajo álamos, abedules, robles y, poco a poco, pinos y abetos. Se nos hizo de noche en el transcurso de las tres horas largas que tardamos en subir, y eso nos hizo aún mayor la sensación de frondosidad del bosque, además, y a pesar de la oscuridad, ni siquiera un poco de luna, decidimos irnos por los atajos que ofrece el GR-11, bien indicado con las típicas franjas rojas y blancas, en lugar de por la pista de vehículos, pista por otro lado vacía, ya que al principio de la misma estaban haciendo las labores de poda que impedían absolutamente el tránsito de vehículos.

Llegamos a las nueve de la noche al refugio, cerrado ya en diario, pero abierto en su zona de vivac, apreciablemente cuidado, con una buena fuente a su entrada, con mantas y colchonetas y, sorpresa, con luz. Cenamos, y poco antes de las once, a dormir.

Nos levantamos a las seis y media de la mañana, se anunciaba lluvia por la tarde, así que a las siete empezamos a andar, con los frontales encendidos.

La senda parte, señalizada con franjas rojas y blancas, desde el mismo refugio. Fuerte subida desde el inicio, zigzagueando en dirección noreste, en unos treinta minutos escasos, llegamos a una confluencia de caminos, a 2080 metros de altura que nos desvía hacia la izquierda, la de la derecha nos llevaría al valle de Areste, poco después alcanzamos un pequeño collado para emprender un prolongado flanqueo con mucho sube-baja y con algún destrepe, que de noche y con los frontales es un poco delicado, así, pronto, en una hora larga, llegamos al barranco del Sotllo, un puente de madera nos facilita el cruce para, por su margen derecha, subir hasta el Pla de Canalbona a 2190 metros en otros treinta minutos, las cascadas de la zona y las vistas ya hacen que merezca la pena la subida, el camino, además en todo momento se adereza con pequeñas trepadas que lo hacen más divertido.

Un escalón más y llegamos a la laguna del Sotllo a 2350 metros, espectacular, el camino nos hace pasar por zonas de cascadas hasta llegar al segundo y aún más espectacular lago d´Estats a 2470 metros, hasta aquí hemos tardado dos horas largas desde el refugio, al fondo queda a nuestra vista el macizo de la Pica d´Estats y sus picos adyacentes.

Ya divisamos la pedrera que nos llevará hasta el Puerto del Sotllo a 2885 metros, por una senda de cerca de 400 metros de desnivel, que algunas veces llega hasta el 40 ó 45%, al llegar aquí, dejamos a nuestra izquierda, al este, el pico del Sotllo de 3072 metros. Decisión a tomar, subir por la arista que hay a nuestra derecha (cara oeste) o seguir por el camino que nos han indicado en todas las referencias ¿que hacemos?, no conocemos la arista, no traemos algún cordino por si fuese necesario y no hay nadie, estamos solos, decisión, seguimos por el camino normal, que desciende por detrás del Puerto del Sotllo, por la vertiente francesa, un ventisquero algo grandecito y helado, no llevamos crampones, nos hace descender hasta su final, donde nos encontramos con un grupo de bomberos valencianos, con los que poco a poco nos unimos hacia la cumbre.

Bien, por ello bajamos 150 metros de desnivel, vemos abajo la laguna de la Cometa d´Estats. Vemos perfectamente el sendero que, hacia la derecha, al este, nos lleva hasta el collado de Riufred a 2990 metros situado entre los picos de Montcalm de 3077 metros y la Pica, dura subida, un pequeño descanso y por la pedrera, hacia el suroeste, llegamos a la horcada contigua al pico Verdaguer y ya nos elevamos por la cresta hasta la cima de la Pica a 3143 metros en cinco horas, allí nos unimos para las fotos, ante la cruz cimera, con los valencianos, pensamos en bajar por la arista, pero es lo mismo de antes, no la conocemos, no vamos equipados para cualquier sorpresa o enmarronamiento, vale, los seis valencianos y nosotros, media vuelta por el mismo camino. Los 150 metros de desnivel a volver a subir para llegar al puerto del Sotllo se hacen interminables, la bajada por la pedrera hacia la laguna d´Estats pone a prueba los cuadriceps y las rodillas, hace fresquete, estamos en octubre, pero al llegar al lago, baño espectacular, cortito, el agua está helada, pero nos deja nuevos.

Llegamos, después de cuatro horas, sin contar el tiempo del baño, a donde los bomberos valencianos habían dejado sus vehículos, y ya nos habían invitado, gente genial, a bajar en sus coches, gracias, gracias, mil gracias. Una hora larga para bajar los trece kilómetros de la pista, en varias ocasiones nos tenemos que bajar de los coches para quitarles peso, pero al final llegamos a Areu, donde las cervezas caen con ganas.

Preciosa actividad, dura y larga, pero merece la pena, un desnivel de 11195 metros, más otros trescientos de la bajada en la ida y en la vuelta por la vertiente francesa, detrás del puerto del Sotllo. El recorrido, ida y vuelta desde el refugio es de 21 kilómetros.

Ah, y un comentario final, Félix quiso buscar un archivo GPS y lo encontró en una web llamada entremontañas que, ¡increíble!, cobra 1,50€ por bajarlo, espero que no se siga ese ejemplo, menos mal, que para colmo, Félix se dejó el GPS en su casa.

Ver las fotos de la actividad.