lunes, 14 de marzo de 2011

Corredor Norte de Peña Ubiña


Peña Ubiña, ¿el más alto del macizo al que da nombre?, pues no, no, todo cambia, ahora resulta que el pico más alto del macizo es el Fontán Norte, por tres metros, bueno, pues vale, pero Peña Ubiña, con sus 2414 metros de altura,es un pico estrella, es especial en invierno y más por su Corredor Norte, espectacular (III/2 de 350 metros), una clásica dentro del alpinismo asturiano.


El Macizo de las Ubiñas y la Mesa, forma un núcleo de montañas rocosas que se adentran en Asturias por los Puertos de Agüeria, la continuidad del Cordal de Lena y los Puertos de la Ballota, pudiéndose definir como zona de “alta montaña”.

Aunque es un macizo único, yo me permito incluirlo como parte de los Picos de Europa, al menos es su continuación dentro de la cordillera Cantábrica. Al nuevo refugio del Meicin, a 1560 metros, se accede desde el pueblo de Tuiza de Arriba, donde existe un buen aparcamiento.

Hacia lo alto del pueblo y en dirección sur, sale un amplio sendero que en cerca de 50 minutos de agradable paseo nos lleva al refugio, muy bien atendido por el amable Joaquín. Un dato importante, para llegar a Tuiza, algunas webs, como por ejemplo Vía Michelin lo indican saliendo en la AP66 por la 93 y seguir por Caldas del Luna y Robledo de Caldas, esta carretera hasta Tuiza es una pista forestal impracticable, más aún en invierno, menos mal que me lo advirtieron y marché por Campomanes.

Salimos a primera hora de la mañana del refugio hacia el valle de Covarrubias, enfrente mismo del refugio y enseguida una dura pala que nos lleva hasta el Cuetu les Cabres a 1850 metros, donde durante unos minutos la travesía hacia la base del Peña Ubiña nos permite un pequeño descanso, hasta aquí, dos horas desde el refugio.

Que lástima, a partir de aquí, las nubes y después la nevada, nos impidieron ver los increíbles paisajes que yo me esperaba, pero eso no quita estimación a la fenomenal subida.

La primera parte del corredor la hicimos en cinco largos, los dos primeros entre el 40 y 45% de desnivel con reuniones en nieve con el deadman, un paso de 55% y de unos 60 metros más complicado, de hecho, el paso clave de la vía, con reunión final en pared y seguimos por rampas de un 45%, en total cinco reuniones hasta llegar al hombro del Ubiña, una zona un poco más relajada y en ensamble asegurado por la arista, sin ver más allá de un par de metros por la intensa niebla y, al final la arista más amplia, quizá de grado II, que nos lleva hasta la cima, difícil de encontrar el vértice geodésico, imposible de localizar el buzón, casi inviable encontrar el descenso hacia la vía normal, por el este, y bajada, ni siquiera el bocadillo típico de la cima, abajo por las palas de la vía normal, de cerca de un 40%, hundiéndonos en la nieve hasta la rodilla, por lo menos hasta la valla que divide Asturias de León en el Collado de Cerreos.

De allí al refugio media hora más, y después de un descansito en el refugio, otra media hora bajo nieve y lluvia hasta llegar a Tuiza Casi diez horas en total, debido al mal tiempo, un reconfortante té en el refugio, bajada a Campomanes a por el coche, que lo dejé junto a la casa rural donde dormí, y de vuelta en carretera.