jueves, 1 de septiembre de 2011

Pollux


El Pollux, monte Polluce en Italia, con sus 4091 metros de altura parte del Valais Central, aunque lo detallo aquí como una única ascensión, en el mismo día salimos desde el Refugio Ayas, a 3390 metros, para subir en primer lugar el Pollux, unos 700 metro de desnivel en algo mas de 3 horas, bajar al collado de Verra y ascender el Castor, del que bajamos por la arista que lleva hacia el Refugio Quintino Sella. Por ello las referencias son globales, o sea 9 kilómetros largos de recorrido que hicimos en cerca de nueve horas con un desnivel acumulado total de 1130 metros y una graduación para esta cima de AD-.

Puede ascenderse también, directamente desde Zermatt, siguiendo la misma ruta que haríamos hacia los Breithorn, pero dejándolos a nuestra izquierda, la ruta pasa por el plató de la vertiente sur de los Breithorn en dirección este, a 3825 metros.

Continuando la huella, que normalmente, está bien marcada, dejaríamos a nuestra izquierda, también, la Roccia Nera y la zona de grietas de Ghiacciaio di Yerta, hasta llegar a la huella que confluye con la subida desde el Refugio Ayas cerca del pie del espolón suroeste, que fue nuestra subida real, donde, por la arista suroeste, se encuentra el corredor de acceso a la cima, antes del corredor las rampas de nieve llegan hasta el 50% de desnivel.

En cualquier caso, en la base de la arista, nos paramos, comemos algo, nos hidratamos y nos quitamos los crampones para la arista rocosa y la trepada. Discusión, dejamos la mochila, no y acertamos, los crampones y el piolet serán necesarios, de nuevo, arriba.

Ya empieza la parte de ascensión por roca, pasos que a veces, pueden tener un grado II, hasta llegar a una placa inclinada de unos seis o siete metros que está equipada con una maroma, quizá excesivamente gruesa por lo que te impide asegurarte mejor con los mosquetones de la línea de vida, simplemente no abarcan a la maroma, para los pies nos queda una fisura suficiente. Enseguida llegamos a una chimenea, estimo que un IV-, de unos ocho metros que termina en una segunda placa de unos diez metros y que están equipadas con otra maroma del mismo tipo. En algunos sitios he leído que hay cadena, pero no se si es anterior o posterior a nuestra subida.

Alcanzamos el final de la arista por la llamada espalda del Pollux y nos cramponamos de nuevo para subir y bajar la pequeña arista nevada que nos queda a la cima. Antes, foto delante de la estatua de la Virgen con el impresionante Castor, el hermano mayor del Pollux, de frente a nosotros.

Y llegamos en una hora larga desde la base hasta la cima, roma y sin ningún vértice geodésico o indicador, la vista de la arista de los Breithorn precedida del Roccia Nera con su impresionante pared rocosa hasta sus 4075 metros, el Liskamn con el Monte Rosa detrás, Castor y abajo por la misma huella hasta la espalda del Pollux.

Al subir, al final de la cadena última vimos una reunión que usamos para montar el rapel por donde bajar las placas y la chimenea hasta llegar a la zona de la maroma horizontal por la que seguimos, ya sin rapelar. el descenso de la zona nevada es peligrosillo debido a la pendiente del 50%, y decidimos bordear el Pollux para seguir hacia el Castor desde el Collado de Verra de 3845 metros que separa ambas cimas.

Las fotos de la actividad.