lunes, 9 de abril de 2012

El Puerto del Reventón

La subida la inicio desde el mismo pueblo de Rascafría, donde dejo el coche aparcado, junto al polideportivo municipal, justo detrás del cual se inicia la subida pasando una primera barrera, por una buena pista, pista que, más o menos a los quince minutos de andar se termina en una cerca , bien, sin problemas, bordeo la cerca por mi izquierda y veo, cerca, a mi izquierda, que la senda, ya convertida en camino, sigue ascendiente.
Este camino, en otros diez minutos me lleva a otra puerta que paso para adentrarme, de inmediato, en un bonito y frondoso robredal llamado Los Horcajuelos, el camino por aquí sigue con algunas balizas indicadoras y algunas zetas para suavizarlo, pero es muy evidente hasta llegar a otra puerta que, en más o menos una hora desde la salida y poco más de tres kilómetros y medio, me deja en el llamado Corral del Diablo, merece la pena recorrerlo por unos minutos y contemplar las sorprendentes formas de las piedras, sobre todo de una llamada Carro del Diablo o la Tortuga.
Saliendo del Corral del Diablo, me encuentro con una pista forestal que cruza el camino con una desviación de frente que, además tiene una baliza indicadora, es por aquí por donde hay que seguir, es una pista muy cómoda con amplias zetas que permiten ascender de manera suave los, aproximadamente quinientos metros de desnivel hasta el puerto.
Antes de llegar al mismo, y cuando ya lo diviso, el camino se suaviza en una plataforma, al final de la cual veo un viejo pluviómetro.
Al llegar al puerto, en aproximadamente tres horas, después de hacer más de nueve kilómetros, se ve una linde de piedras que separa Segovia y llego a un monolito en memoria  del primer presidente de la Sociedad Militar de Excursiones, a la izquierda se puede ir por una ruta que no conozco, pero que haré, a través del Puerto de los Neveros hasta el Risco de Claveles, de frente se puede bajar hasta la Granja, otra bonita opción y, a la derecha, a unos cinco minutos, está el Pico del Reventón, no es mi objetivo de hoy y, además, pensando en que habría menos nieve, no he subido güetres y me estoy hundiendo hasta la rodilla.
Una subida preciosa, un tiempo fenomenal, bajada por el mismo camino en unas dos horas más o menos.
Las fotos de la actividad.