miércoles, 28 de marzo de 2012

El Pico Casillas

Aquí cambió todo, fue mi primera salida a la montaña, en plan senderismo, con el extinto grupo de Haciendo Camino, una fenomenal experiencia en el verano del 2004, cerca de 40 personas pero yo, que creía estar más o menos en forma, llegué a la cima extenuado, cinco horas, y un auténtico desmayo, mi amigo Fernando Bustillo y yo estábamos hechos un auténtico desastre.

Decidí que aquello no podía ser, me quité cerca de quince kilos de encima (bien se ven en las fotos que pongo de aquellas fechas), me entrené y comencé con las muchas y muy agradables experiencias de montaña, con  la inapreciable ayuda de muchos y muy buenos amigos que tuve la suerte de contactar en aquel grupo.
El Pico Casillas, ninguna dificultad, fácil, asequible y nada duro, tenía ganas de volver a él, y por unas cosas y otras nunca lo hice hasta hoy. mi amiga Maica y yo nos hemos ido para allí, lo hemos subido, hemos disfrutado de un día fantástico y de un muy aconsejable paseo de senderismo con subida final.
Una subida de unas dos horas, aunque nosotros hemos tardado un poco menos y una bajada de una hora y media aproximadamente, un desnivel de unos 670 metros, partiendo de 1100 metros hasta los 1770 de la cima.
Subimos desde El Tiemblo por una desviación de su calle principal hacia la izquierda, después de pasar una gasolinera que dejamos a nuestra derecha, la desviación indica hacia "El Castañar" y hacia la Urbanización Buenavista, por esta desviación, al principio de buen asfalto y los últimos cinco kilómetros de gravilla, pero en buen estado hasta el área recreativa del Regajo donde dejamos aparcado el coche, retrocedemos a pie unos pocos metros, hasta donde existía una indicación de seguir hacia el Pozo de la Nieve, por donde iniciamos la subida, por una pista forestal que, a los más o menos veinte minutos se convierte ya en una senda bien marcada con postecillos de PR-AV-21 a través del valle de las Iruelas.
A partir de los 1400 metros de altura los postecillos indicadores se pierden pero aparecen buenos hitos y el camino se hace otra vez más evidente.
A los 1450 metros llegamos al Pozo de la Nieve y ya hemos visto perfectamente la cima del Pico de Casillas, un par de subidas y bajadas nos dejan a la falda del Pico Casillas, a 1600 metros de altura, el vértice geodésico es visible desde abajo y, aunque hay algunas sendas marcadas con hitos, cualquier camino que nos inventemos para subir, viendo el vértice final, nos lleva claramente hasta la fácil cima.
Fotos, un pequeño tentempie de fruta y frutos secos, agua y abajo.
Me ha encantado recordar esta subida.
Las fotos de la subida y un recuerdo de la subida del 2004.