martes, 31 de julio de 2012

Petrechema

El Petrechema a sus 2366 metros de altura no es, a pesar de su popularidad, una cima final en sí, en realidad es la antecima del Pico de Ansabére, de 2377 metros, pero se queda como un objetivo ya que la ascensión al Pico de Ansabére supone una bajada en rápel desde esta cima y una escalada con aseguramiento hasta la otra cima, pero es esa montaña que siempre te queda pendiente después de hacer otras actividades, hicimos la Mesa de los Tres Reyes en otra ocasión y siempre te queda el gusanillo de subirlo, esta vez veníamos de hacer la SendaCamille y dijimos, arriba.

La subida la llevamos a cabo desde el collado del Petrechema, junto a las Agujas de Ansabére, después de subir un desnivel de más de 1200 metros desde Lescún, desde aquí no tiene pérdida, en el mismo collado parte a nuestra derecha, según venimos de Lescún, una sendita, con bastantes hitos, a pesar de que el objetivo se ve evidente desde el propio collado, subida empinada, haciendo cortas y constantes zetas y con muchos miradores hacia la zona francesa, siempre dejando a nuestra espalda la cima del Acherito y a nuestra derecha las cúspides de las Agujas de Ansabére.
Desde el collado del Petrechema es una subida de poco más de una hora.

Pero la ascensión normal se lleva a cabo por donde nosotros bajamos, normalmente el camino de ida y vuelta, es decir, desde el refugio de Linza por el Collado de Linza, de 1905 metros de altura.
El Refugio de Linza, a 1320 metros de altura, privado y guardado durante todo el año con acceso en vehículo por una pista que suele estar siempre practicable, incluso en los meses de invierno pese a las nevadas

La primera parte de la ascensión normal se lleva a cabo siguiendo la misma ruta que para ascender a la Mesa de los Tres Reyes.
El inicio de la senda, ya en ascenso desde el primer paso, parte por detrás del Refugio de Linza cruzando un riachuelo con un puente de madera.

En cerca de 30 minutos se llega a una esplanadilla donde el camino empieza a girar a la izquierda. Se divisa una pequeña cabaña, que dejaremos a nuestra derecha, a la que no hay que llegar. Cruzamos el arroyo y empezamos a ganar altura por encima del pequeño llano y del pequeño refugio.
Se sigue la ascensión hasta llegar al Collado de Linza, en cerca de una hora y cuarto. Si el día acompaña el espectáculo es perfecto, a nuestra izquierda la Mesa de los Tres Reyes, a nuestra derecha el Petrechema.

Tomamos, por tanto, el evidente sendero de nuestra derecha, en dirección ascendente hacia el Petrechema.
Sin pérdida alguna, continuamos nuestra ascensión hasta llegar a la pala que nos lleva a la cima del pico tomando dirección este. Aquí empieza una zona más pedregosa, siguiendo el amplio cordal que se va estrechando hacia el final.

Si el día acompaña las vistas son formidables, el Pico de Ansabére, las Agujas de Ansabére, el Acherito, el Bisaurín, la Mesa de los Tres Reyes, etc...
En resumen, una fácil ascensión de cerca de 1100 metros acumulados, con un recorrido de unos 13 kilómetros que se lleva a cabo en cerca de tres horas y media de ascensión y poco más de dos horas en el descenso