jueves, 5 de abril de 2018

La senda de La Loma en Cullera


Unos días en Cullera ya que en Valencia, en Fallas, no hay ni una habitación libre, y desde Cullera a Valencia hay buena  conexión por tren, así que aprovecho para dar unas caminatitas y bajar las paellitas.

Desde el hotel me subí al Santuario de Cullera, desde el centro del casco antiguo de la ciudad, una ruta en zig-zag que sale desde detrás del mercado de Cullera, subiendo la calle del Calvario hacia el Castillo, declarado bien de interés cultural, y continuando por la ruta del Vía Crucis, a la altura del paso 3º vemos una salida hacia la parte baja de la senda circular, no es este mi plan, sólo quiero hacer la parte alta de la senda, por sus increíbles vistas, así que llego hasta el Santuario, una preciosa capilla, por debajo de ella sale la ruta por las crestas de las montañas, aquí me paro para contemplar una maravillosa vista de la ciudad y de las playas, casi hasta Gandía, bahía, marjales, huertas, pinadas, una fenomenal vista.

Por delante y hacia detrás de la Iglesia sale el camino, muy bien señalizado como PR (franjas amarillas y blancas), hacia el Alto del Fort (un recuerdo de anteriores culturas, a 235 metros), el punto más alto de la ruta.

Después el alto del rádar atmosférico y siguiendo ... esta senda es un sube y baja, fácil, pero con unas constantes fenomenales  vistas hacia Cullera, en algún momento llegamos al denominado Volcán, una zona de yacimientos arqueológicos.

El final de la ruta, para bajar hacia el Faro es lo más feo de la ruta, entre urbanizaciones, o mejor dicho, lo que se pretendía como posibles urbanizaciones y, en muchos casos, construcciones abandonadas a medias, desde el faro hasta el pueblo de Cullera por el borde del agua.

Cerca de siete kilómetros por las lomas y el campo y una vuelta por la playa, bonita actividad.