jueves, 19 de abril de 2018

Burgos


Buen fin de semana por la zona de Burgos, el primer paso, en viernes el viaje a Lerma,  no la conocía, dormí en  el Palacio Ducal, ahora Parador, bueno, como todos los paradores, sensación de dejadez, siempre edificios espectaculares, en su día un emblema del  turismo en España y, ahora, parece como si se pretendiera abandonarlos poco a poco, en fin ...

La zona de la Colegiata de San Pedro, la Plaza de Santo Domingo, el monumento al Cura Merino y la zona del casco viejo de Lerma merece un buen paseo, buenas tapas. Por la mañana desayuno y asistir, junto al Parador, la misa de las ocho de la mañana en las Dominicas, cantada, viaje de treinta kilómetros a Santo Domingo de Silos.

En Santo Domingo de Silos, la visita al Monasterio y su espectacular Claustro, escuchar el canto gregoriano a las 13:45 cada día, espectacular, antes un paseo por el desfiladero de la Yecla, por la carretera de Santo Domingo de Silos hacia Aranda, dos kilómetros y medio de ida y otros tantos de vuelta, si se va en coche, una vez pasado el segundo túnel, cortitos, hay un pequeño aparcamiento a la derecha y unas escaleras de bajada al desfiladero.

El Desfiladero de la Yecla espectacular, quince minutos de paseo por un sendero perfectamente protegido con puentes y pasarelas. El parque natural de la Yecla se basa en una estrecha garganta, un angosto desfiladero hecho por las aguas del arroyo del Cauce, paredes verticales de más de 100 metros, un paseo de algo más de 1000 metros, anchuras que, en algunos pun tos no llegan a los dos metros.

La comida a mediodía en el espectacular Covarrubias, en estos días con un tremendo caudal de agua en su día, en el río Arlanza, no lo hice, pero es muy recomendable visitar antes las revueltas del río Arlanza, que hacen que el río parezca enredado en un laberinto sin salida, para bajar el asado burgalés un paseo por su casco viejo con la visita a la Colegiata, al Monasterio de San Pedro de Arlanza, a la Torre, a la plaza de Doña Urraca, la estatua a Doña Kristina de Noruega y, a la entrada entrar por el arco que hace el Archivo del Adelantamiento de Castilla creado por Felipe II.

En coche hasta Burgos aunque ya conocía Burgos de anteriores visitas, la verdad es que cuando llegué  aquí, haciendo el Camino de Santiago  me encantaron los muchos cambios que, para bien, ha experimentado esta ciudad, está preciosa, tanto para visitarla como para vivir en ella. Así que, nueva visita, exprofeso para visitarla.

Sentía una gran curiosidad para visitar el Museo de la Evolución Humana, en el trayecto del Camino de Santiago ya había visitado la explotación de Atapuerca, así que me dirigí aquí, en primer lugar y como objetivo primordial, no me ha defraudado, me parece fenomenal como hacer un lugar atractivo en la ciudad, la entrada gratis, no en vano soy abuelete y jubiladete, buena política.

En la Catedral no hubo tanta suerte, un pequeño descuento por, pero merece la pena, lo mismo que la espectacular visita al Monasterio de Santa María de las Huelgas y la subida para visitar el Castillo.

Después pateo por la ciudad, dormir en uno de los hotelitos de la zona de la Universidad, ya vistos antes en la actividad del Camino de Santiago, baratos y buenos.

En suma, un buen fin de semana.