sábado, 14 de febrero de 2009

Mulhacén por el Alto del Chorrillo


Hablamos de la máxima cima de la península, por tanto es una cumbre obligada para cualquier montañero, en mi caso, así fue la primera vez que la subí, la segunda cumplía otra función que era la de aclimatar en altura una noche antes de hacer un intento en el Mont Blanc.

En mi segunda ascensión, ya que lo que pretendíamos era pasar la noche en altura para aclimatar, dejamos los coches en el área recreativa de la Hoya del Portillo, a unos 2.150 metros de altitud en la pista que sube de Capileira a la sierra.

Cuenta con aparcamiento y una barrera que impide el paso de vehículos más allá, subimos por la pista usando sus numerosos atajos, sobre todo los del cortafuegos, para así evitar el polvo de los autobuses que llegan hasta el alto del Chorrillo y disfrutar algo más entre pinos y a través de los amplios prados. Hicimos un desnivel total, en subida de 1330 metros, sin dificultad alguna por pistas y caminos y al pasar el alto del Chorrillo, a 2700 metros de altitud, dos horas largas desde la Hoya del Portillo, aquí se divisan, acercándonos un poco al mirador de Trevélez, unas inmejorables vistas del pueblo de Trevélez, seguimos por la pista y, pasando el Alto del Chorrillo, enseguida vemos a nuestra izquierda una desviación hacia el refugio de Poqueira, unos metros más y  tomamos una desviación hacia la derecha por un camino, más modesto pero muy amplio y cómodo, que remonta hacia el norte por la Loma del Tanto. Gira a la derecha y se ensancha hacia la cota de los 3.100 metros, donde se denomina como la Loma del Mulhacén. Continuando por la misma, alcanzamos un vértice de cota 3.400, llamado Mulhacén II o Chico en algunos mapas. Durante el camino en mas de una ocasión nos encontramos con grupos de cabras montesas.

A partir de este punto, se acaba el camino pero la cumbre está ya muy cerca y la alcanzamos caminando por lo alto de la cresta, ancha y regular, con bastantes hitos, formada por grandes bloques muy asentados.


Y en la cumbre, tres horas desde el Alto del Chorrillo, cinco horas de subida en total para los 14 kilómetros de distancia desde la Hoya del Portillo, con su preciosa capillita, con sus inmejorables vistas, desde sus 3480 metros de altura estás viendo el nacimiento del Genil, el mar, y si el día es limpio hasta la cordillera del Atlas en Marruecos, eso sí, en la cumbre mucha gente.

Bajamos por la pedrera que nos lleva hasta la Laguna de la Caldera para pasar la noche en el refugio vivac que existe a 3060 metros, y en la bajada las inmejorables vistas de la Alcazaba, de la cara norte del Mulhacen, etc..., como llegamos pronto pudimos elegir un poco de buena zona para dormir, y hacer una partidita de mus, pero a la noche el refugio estaba hasta la bandera de gente apretados unos contra otros.

Al día siguiente bajada directa y rápida por la pista, hasta los coches y un buen desayuno a media mañana en Capileira antes de emprender el retorno a Madrid.

Esta ascensión tiene otras dos alternativas, la primera, quizá la más común, desde Capileira pasando por el refugio Poqueira, llegar hasta el vivac de la Caldera y subida por la pedrera que hoy hemos bajado, esta actividad la he hecho en el 2014, y la otra desde Sierra Nevada, pasando por la base del Veleta en la Carihuela.