jueves, 30 de abril de 2009

Integral de La Pedriza, clásica entre las clásicas



Es una exigente ruta de 25 kilómetros, con más de mil metros de desnivel y, por tanto, dura en cuanto al aspecto físico no en cuanto a aspectos técnicos, son casi diez horas de marcha, teniendo en cuenta algunas paradillas para reponer fuerzas y estómago.

Se trata de una dura ruta de senderismo circular señalizada como PR-C1 con marcas blancas y amarillas y puede iniciarse y terminarse tanto desde Canto Cochino como desde El Tranco, en ambas opciones pasaremos por el otro punto al que hayamos seleccionado, bien al inicio de la ruta o al final.

Es una dura ruta de senderísmo que rodea toda La Pedriza por su parte más alta, con trepadas varias, destrepes, pasos por debajo de piedras y un largo etcétera. O sea una buena forma de disfrutar en el monte además de entrenar para cualquier otra ruta montañera.

Quedamos con el ya casi inexistente grupo de Haciendo Camino, en el aparcamiento de Canto Cochino y antes de las ocho y media ya estábamos andando. Cruzamos el río Manzanares sobre un puentecito de madera 1025 metros y tomamos una senda que se va alejando del río y nos lleva a el Collado del Cabrón 1303 metros.

Tomamos la senda PRM1, con marcas blancas y amarillas, hacia el Collado de las Milaneras a 1878 metros. Este tramo es de los mejores, pasando al pie del Pajarito y por el risco Tres Cestos.Desde el collado la senda sigue con menor pendiente hacia Las Torres 1995 metros, punto más alto de la ruta. Vemos varios grupos de cabras por los sitios más escarpados. Empieza la bajada por un laberinto rocoso, ¡qué formas tiene el granito!, guiados siempre por las marcas blancas y amarillas. (Hay que ignorar los hitos de piedra, que corresponden a otras rutas). Llegamos al Collado de la Ventana a 1784 metros, donde hacemos una paradita para el bocata. Luego seguimos en pronunciada bajada hacia el Collado de la Dehesilla a 1453 metros, pasando al pie de la archiconocida pared de Santillana. Desde aquí puede cortarse la ruta y hacer la denomina Media Integral, bajando ya hacia hacia la pradera de El Yelmo. Tras el collado viene la última subida, hacia la zona de El Acebo 1620 metros, desde donde se ve al fondo el embalse de Santillana, ahora lleno de agua.A continuación viene un tramo casi horizontal que nos lleva en suave paseo hasta la Pradera de El Yelmo 1587 metros, habiendo dejado a nuestra derecha el Rompeolas, zona de iniciación a la escalada. Tras admirar la paredota de El Yelmo, plagada de esforzados escaladores, iniciamos la bajada hacia la Gran Cañada. Y de ésta, por la senda de la Carbonera, hasta El Tranco, ya a 995 metros, punto más bajo de la circular. Vemos las obras que han hecho las excavadoras para la reforma de una pequeña presa, sin entender muy bien si todo esto era realmente necesario.

Seguimos el curso del río Manzanares hasta llegar tranquilamente a Canto Cochino, donde tenemos los coches. Estiramos los músculos de las piernas, especialmente gemelos y cuádriceps, y bajamos a Manzanares a tomarnos una cervecita. Ha sido una muy buena jornada, en uno de los entornos que más nos gustan, nuestra querida Pedri.

Más fotos de las rutas.