lunes, 27 de junio de 2011

Taillón



De Madrid a Torla, camino ya hecho en otras ocasiones, pero hoy salimos con prisa, es puente y queríamos evitar el atasco, pero la sorpresa fue que no hubo mucha circulación, bien, llegamos a Torla, ya tenía reservado hotel, cenar y dormir, pedimos el desayuno y salimos prontito hacia Bujaruelo.

Cruzamos Torla, llegamos al Puente de los Navarros y tomamos la bonita pista-carretera que discurre por la margen izquierda del cañón del río Ara, no la conocía y la esperaba peor, pero bueno, entre curvas y algún bachecito seguimos remontando por el curso del río, cambiamos de margen al llegar al Puente de los Abetos, donde hay un camping y un mesón, seguimos ya por lo que es pista-pista, pero en buen estado, para en unos tres kilómetros largos, llegar a una zona de refugio y camping de Bujaruelo, a 1335 metros. Allí aparcamos el coche nos cambiamos, preparamos las mochilas y cargamos con todo, cuerda, chatarra, crampones, piolet, sacos, aislantes y tienda de campaña, ale, veinte kilos a la espalda.

Salimos cruzando el Puente pre-románico de Bujaruelo, inmediatamente la senda se empiona para darnos los primeros sudores, el tiempo no es bueno, muy nublado y no podemos ver los paisajes que luego, a la vuelta, ya despejado veremos perfectamente.
Poco tiempo después Paco coge la tienda de campaña, tres kilos que me alivia.

El sendero está marcado como GR, es muy evidente y las señales de GR son constantes, además las desviaciones que, con la niebla no vemos a donde llevan, son sólo atajos que vuelven a unirse enseguida.

Pasando el nivel de los 1700 metros, dejamos la vegetación alta y el arbolado y, poco más nos encontramos a nuestra izquierda con la Cabaña de "Eléctricas", la niebla es tal que, sin saber cómo nos encontramos bajando por donde habíamos subido, una pareja que conocimos en el refugio de Bujaruelo nos aclaró el error y, media vuelta, casi tres cuartos de hora perdidos, si no es por ello, habríamos tardado poco más de una hora en llegar a la Cabaña.

Seguimos por el sendero, bien marcado como GR hacia el Puerto de Bujaruelo, a 2275 metros de altura, al que llegamos en dos horas y cuarto pasadas (sin contar con el retraso que ocasionamos en la Cabaña de "Eléctricas"), aquí ya está algo más despejado, a nuestra izquierda la pista que viene desde Francia, a la derecha dos senderos, el de la izquierda nos indica al Refugio de Serradets, nuestro destino, el de la derecha nos llevaría al Collado de Los Gabietos, no es nuestro objetivo de hoy.

Parada, algo de comer, trago de agua y seguimos, una pequeña subida y enseguida la pendiente se suaviza, casi llaneamos, vemos a nuestra derecha la cara norte del Taillón y poco más allá la misma cara de la Punta Bazillac, hemos pasado de una vegetación a un ambiente sin vegetación, más frío, con viento.

La horizontalidad de la ruta, nos llegar a una cascada, bastante oculta aún por los neveros o por el eufemísticamente llamado glaciar del Taillón.

Atravesamos los neveros y subimos, ahora con algo más de pendiente, hasta que, delante de nosotros, a 2585 metros, aparece el refugio de Sarradets, también llamado "Refugio de la Brecha de Rolando", hemos llegado en un tiempo de unas cuatro horas pasadas, insisto, sin contar el tiempo que perdimos en la Cabaña de "Eléctricas".

También aquí está nublado, así que pasamos al refugio, vaya, después de subir toda la carga, incluida la tienda de campaña, tenemos dos plazas disponibles, menos mal porque toda la zona está cubierta por la nieve y es complicado poner la tienda, tienda que, además, deberíamos montar y desmontar cada día, resultado, nos registramos, nos enteramos de los horarios y, al salir se ha despejado.

Admiración, de derecha a izquierda, la falsa Brecha, la Punta de Bazillac, la Brecha de Rolando, el Casco de Marboré, la Torre de Marboré y, al final el Circo de Gavarnie, enfrente de nosotros el Glaciar de la Brecha, toda esta línea de cimas conformando la natural frontera hispano-francesa.

Renuncio a definir el corte en la montaña que supone la Brecha de Rolando, hay que ver las fotos de la puesta de sol, es un espectáculo.

Cenamos a las siete de la tarde, conocemos a un grupo de madrileños, con los que compartimos mesa y a dormir, o lo que sea, como es habitual concierto de ronquidos en un refugio, francamente mejorable.

Desayunamos pronto y, con el grupo madrileño que, en principio irían a Goriz directamente, pero que han cambiado de opinión y se vienen al Taillön para luego en la bajada seguir hacia Goriz.

Así, después de ponernos los crampones, dejar parte de la carga en una cesta en el Refugio, comenzamos la subida a la Brecha de Rolando.

Subida en zetas por el glaciar que empieza desde el mismo refugio, sin grandes dificultades salvo que las pendientes superan el 40%, hasta llegar a una especie de plataforma a 2720 metros, anterior a la Brecha, a continuación de la cual sigue la pendiente para llegar a la Brecha, a 2807 metros, en unos cincuenta y cinco minutos desde el Refugio.

Hoy si, está despejado, se anuncia buen tiempo y, en la Brecha merece la pena pararse un rato, de frente, las vistas hacia el Parque Natural de Ordesa y Monte Perdido en un día como el de hoy son únicas y, hacia atrás, el Refugio de Serradets debajo nuestro, ya no es visible, pero el amanecer sobre el Circo de Gavarnie es impresionante, hablamos de desniveles cercanos a los mil quinientos metros, algunos reducidos en muy poco espacio, con paredes de pendientes del 90% ó del 100&.

Giramos hacia nuestra derecha, en dirección este, o sea por el lado español, por detrás de la Punta Bazillac de 2978 metros, con atención ya que el deshielo en su cumbre produce frecuentes caídas de trozos de nieve que pueden ir acompañadas de alguna piedra, la senda en la nieve, de unos seiscientos o setecientos metros, aún durilla, está bien marcada y la subida es suave, hasta llegar a la Falsa Brecha a 2907 metros, la subimos y estamos en el Dedo, en algo más de treinta minutos, y por su cara francesa seguimos el sendero (en invierno, algunas guías recomiendan bordear el Dedo por la cara aragonesa), aún hay neveros en una especie de arista sin mayores dificultades pero a la que hay que prestar atención, por la que avanzamos hasta llegar a la falda de la cima que se sube sin dificultades, en otros quince minutos, 3144 metros de altura.

En la cima fotos y más fotos, hacia el este el Monte Perdido, el Cilindro, el Añisclo; a lo lejos se distinguen la silueta del Cotiella y de la Peña Montañesa, hacia el noroeste el macizo del Vignemale y su resplandeciente glaciar, más allá, Infiernos, Garmo Negro, la zona de Anayet, hacia el sur los llanos de Millaris y el circo de Cotatuero, y muy cerca de nosotros, continuando la cresta hacia el oeste, vemos los Gabietos, que dejamos para mañana.

Las fotos de la actividad.