miércoles, 29 de junio de 2011

Casco de Marboré



Hicimos la subida al Casco de Marboré partiendo de la ruta por la que subimos al pico del Taillón, con sus cuatro horas largas para llegar al refugio de Serradets desde el puente pre-románico de Bujaruelo.

Desayunamos pronto en el refugio de Serradets y después de ponernos los crampones, dejar parte de la carga en una cesta en el refugio, comenzamos la subida hacia la Brecha de Rolando.

Subida en zetas por el glaciar que empieza desde el mismo refugio, sin grandes dificultades salvo que las pendientes superan el 40% en algunos tramos, hasta llegar a una especie de plataforma a 2720 metros, anterior a la Brecha, a continuación de la cual sigue la pendiente para llegar a la Brecha, a 2807 metros, en unos cincuenta y cinco minutos desde el refugio.

En la Brecha merece la pena pararse un rato, de frente, las vistas hacia el Parque Natural de Ordesa y Monte Perdido en un día como el de hoy son únicas y, hacia atrás, el refugio de Serradets debajo nuestro, ya no es visible, pero el amanecer sobre el Circo de Gavarnie es impresionante, hablamos de desniveles cercanos a los mil quinientos metros, algunos reducidos en muy poco espacio, con paredes de pendientes del 90% en algunos casos.

Atravesamos la Brecha y giramos hacia nuestra izquierda, por la marca en la nieve de los que vienen desde el refugio de Goriz , con dirección al Collado de los Sarrios, a donde llegamos en unos treinta minutos desde la Brecha, pasando por el borde inferior de las paredes del Casco por una bonita zona ayudada con una cadena a la pared, para ello bajamos unos cien metros y volvimos a subir unos cuantos ya que el collado está a 2750 metros de altura. Aquí nos despedimos del grupo de madrileños que iban hacia Goriz haciendo parte del Tour del Monte Perdido, frente a nosotros dejamos el Pico Anónimo.

Continuamos por un flanqueo algo vertical hacia el noreste, con dirección al collado que, a 2890 metros de altura y por la vertiente sur del Casco, separa la subida al Casco de Marboré hacia la izquierda y el de la subida a la Torre de Marboré hacia la derecha, a donde llegamos en otra media hora aproximadamente.

Comenzamos una larga rampa de nieve, a veces con desniveles cercanos al 50%, haciendo zetas hasta llegar a la zona de pedreras donde nos aparece un flanqueo, hacia nuestra izquierda, por una especie de faja que bordea algo el Casco, aquí vemos que en una pequeña zona de pedreras hay un camino paralelo a la subida que hemos hecho por el nevero-glaciar, bien nos servirá para bajar más seguros por ahí, ya que la nieve con el calor está muy blanda.

Nos queda poco más de veinte minutos para la cima por la cresta sur, bien señalada con hitos por unas cortas trepadas aunque algo aéreas.

Las vistas desde la cima son preciosas, hacia el norte el Circo de Gavarnie, hacia el este la cadena de picos de Marboré y hacia el oeste, Brecha, Bacillac, Taillón, etc... un pequeño descanso y abajo, hacia Bujaruelo a donde hay que llegar con una mochila de algo más de 20 kilos.


Las fotos de la actividad al Casco de Marbore.

Las fotos de la actividad de subida a Serradets para subir el Taillón.

lunes, 27 de junio de 2011

Taillón



De Madrid a Torla, camino ya hecho en otras ocasiones, pero hoy salimos con prisa, es puente y queríamos evitar el atasco, pero la sorpresa fue que no hubo mucha circulación, bien, llegamos a Torla, ya tenía reservado hotel, cenar y dormir, pedimos el desayuno y salimos prontito hacia Bujaruelo.

Cruzamos Torla, llegamos al Puente de los Navarros y tomamos la bonita pista-carretera que discurre por la margen izquierda del cañón del río Ara, no la conocía y la esperaba peor, pero bueno, entre curvas y algún bachecito seguimos remontando por el curso del río, cambiamos de margen al llegar al Puente de los Abetos, donde hay un camping y un mesón, seguimos ya por lo que es pista-pista, pero en buen estado, para en unos tres kilómetros largos, llegar a una zona de refugio y camping de Bujaruelo, a 1335 metros. Allí aparcamos el coche nos cambiamos, preparamos las mochilas y cargamos con todo, cuerda, chatarra, crampones, piolet, sacos, aislantes y tienda de campaña, ale, veinte kilos a la espalda.

Salimos cruzando el Puente pre-románico de Bujaruelo, inmediatamente la senda se empiona para darnos los primeros sudores, el tiempo no es bueno, muy nublado y no podemos ver los paisajes que luego, a la vuelta, ya despejado veremos perfectamente.
Poco tiempo después Paco coge la tienda de campaña, tres kilos que me alivia.

El sendero está marcado como GR, es muy evidente y las señales de GR son constantes, además las desviaciones que, con la niebla no vemos a donde llevan, son sólo atajos que vuelven a unirse enseguida.

Pasando el nivel de los 1700 metros, dejamos la vegetación alta y el arbolado y, poco más nos encontramos a nuestra izquierda con la Cabaña de "Eléctricas", la niebla es tal que, sin saber cómo nos encontramos bajando por donde habíamos subido, una pareja que conocimos en el refugio de Bujaruelo nos aclaró el error y, media vuelta, casi tres cuartos de hora perdidos, si no es por ello, habríamos tardado poco más de una hora en llegar a la Cabaña.

Seguimos por el sendero, bien marcado como GR hacia el Puerto de Bujaruelo, a 2275 metros de altura, al que llegamos en dos horas y cuarto pasadas (sin contar con el retraso que ocasionamos en la Cabaña de "Eléctricas"), aquí ya está algo más despejado, a nuestra izquierda la pista que viene desde Francia, a la derecha dos senderos, el de la izquierda nos indica al Refugio de Serradets, nuestro destino, el de la derecha nos llevaría al Collado de Los Gabietos, no es nuestro objetivo de hoy.

Parada, algo de comer, trago de agua y seguimos, una pequeña subida y enseguida la pendiente se suaviza, casi llaneamos, vemos a nuestra derecha la cara norte del Taillón y poco más allá la misma cara de la Punta Bazillac, hemos pasado de una vegetación a un ambiente sin vegetación, más frío, con viento.

La horizontalidad de la ruta, nos llegar a una cascada, bastante oculta aún por los neveros o por el eufemísticamente llamado glaciar del Taillón.

Atravesamos los neveros y subimos, ahora con algo más de pendiente, hasta que, delante de nosotros, a 2585 metros, aparece el refugio de Sarradets, también llamado "Refugio de la Brecha de Rolando", hemos llegado en un tiempo de unas cuatro horas pasadas, insisto, sin contar el tiempo que perdimos en la Cabaña de "Eléctricas".

También aquí está nublado, así que pasamos al refugio, vaya, después de subir toda la carga, incluida la tienda de campaña, tenemos dos plazas disponibles, menos mal porque toda la zona está cubierta por la nieve y es complicado poner la tienda, tienda que, además, deberíamos montar y desmontar cada día, resultado, nos registramos, nos enteramos de los horarios y, al salir se ha despejado.

Admiración, de derecha a izquierda, la falsa Brecha, la Punta de Bazillac, la Brecha de Rolando, el Casco de Marboré, la Torre de Marboré y, al final el Circo de Gavarnie, enfrente de nosotros el Glaciar de la Brecha, toda esta línea de cimas conformando la natural frontera hispano-francesa.

Renuncio a definir el corte en la montaña que supone la Brecha de Rolando, hay que ver las fotos de la puesta de sol, es un espectáculo.

Cenamos a las siete de la tarde, conocemos a un grupo de madrileños, con los que compartimos mesa y a dormir, o lo que sea, como es habitual concierto de ronquidos en un refugio, francamente mejorable.

Desayunamos pronto y, con el grupo madrileño que, en principio irían a Goriz directamente, pero que han cambiado de opinión y se vienen al Taillön para luego en la bajada seguir hacia Goriz.

Así, después de ponernos los crampones, dejar parte de la carga en una cesta en el Refugio, comenzamos la subida a la Brecha de Rolando.

Subida en zetas por el glaciar que empieza desde el mismo refugio, sin grandes dificultades salvo que las pendientes superan el 40%, hasta llegar a una especie de plataforma a 2720 metros, anterior a la Brecha, a continuación de la cual sigue la pendiente para llegar a la Brecha, a 2807 metros, en unos cincuenta y cinco minutos desde el Refugio.

Hoy si, está despejado, se anuncia buen tiempo y, en la Brecha merece la pena pararse un rato, de frente, las vistas hacia el Parque Natural de Ordesa y Monte Perdido en un día como el de hoy son únicas y, hacia atrás, el Refugio de Serradets debajo nuestro, ya no es visible, pero el amanecer sobre el Circo de Gavarnie es impresionante, hablamos de desniveles cercanos a los mil quinientos metros, algunos reducidos en muy poco espacio, con paredes de pendientes del 90% ó del 100&.

Giramos hacia nuestra derecha, en dirección este, o sea por el lado español, por detrás de la Punta Bazillac de 2978 metros, con atención ya que el deshielo en su cumbre produce frecuentes caídas de trozos de nieve que pueden ir acompañadas de alguna piedra, la senda en la nieve, de unos seiscientos o setecientos metros, aún durilla, está bien marcada y la subida es suave, hasta llegar a la Falsa Brecha a 2907 metros, la subimos y estamos en el Dedo, en algo más de treinta minutos, y por su cara francesa seguimos el sendero (en invierno, algunas guías recomiendan bordear el Dedo por la cara aragonesa), aún hay neveros en una especie de arista sin mayores dificultades pero a la que hay que prestar atención, por la que avanzamos hasta llegar a la falda de la cima que se sube sin dificultades, en otros quince minutos, 3144 metros de altura.

En la cima fotos y más fotos, hacia el este el Monte Perdido, el Cilindro, el Añisclo; a lo lejos se distinguen la silueta del Cotiella y de la Peña Montañesa, hacia el noroeste el macizo del Vignemale y su resplandeciente glaciar, más allá, Infiernos, Garmo Negro, la zona de Anayet, hacia el sur los llanos de Millaris y el circo de Cotatuero, y muy cerca de nosotros, continuando la cresta hacia el oeste, vemos los Gabietos, que dejamos para mañana.

Las fotos de la actividad.

martes, 21 de junio de 2011

La Cuerda Larga nocturna


Ya la hice otra vez en 2007 y me apetecía repetir, pero siempre el follón de los coches, quedar en Navacerrada con dos coches, volver con uno hasta la Morcuera y al terminar por la mañana, ir con un coche de Navacerrada a La Morcuera a recoger el otro, una paliza, así que recibí una noticia de que los de Viajes Trekking y Aventura organizaban una actividad que incluía autobús ida y vuelta, desayuno con ¡¡migas!! en el restaurante de Bola y una camiseta y me dije, así sí, resultado lo hice con Félix en el 2011 y con Maica en el 2012, en que, además quedamos con Paco y Paloma en el puerto de la Morcuera.

Y, como reseña de la actividad del 2011, en la puerta del Bernabéu que quedamos Félix y yo, todo puntual, dos autobuses llenos de gente ¡que afición!, y la marcha muy bien, salvo algunos grupetes de gente que, ya en la primera rampa, se quedaron atrás, llegaron ¡TRES horas más tarde al restaurante de Bola y, encima les tuvieron que habilitar el telesilla para bajarles ya que no podían seguir.

En cuanto a la ruta, pues, cerca de 20 kilómetros, en seis horas y media desde abajo de Morcuera, a 1795 metros de altura hasta Navacerrada a 1860 metros, sin contar el tiempo de parada en bola para el fenomenal desayuno, y así es la llamada Cuerda Larga, la línea que separa Madrid de Segovia.

Los autobuses pararon en el aparcamiento del Puerto de la Morcuera, por cierto, que cantidad de coches aparcados que había ya, esta ruta nocturna bajo la luna llena se ha popularizado bastante, enseguida hacia la izquierda de la carretera sale la pista forestal, ancha y poco más allá una desviación con hitos que empieza a ganar altura hasta alcanzar, en más o menos una hora, el puerto de la Najarra a 2015 metros de altura (el pico de la Najarra queda a 2122 metros), vamos bien, pero al pararnos a esperar a los primeros rezagados la sensación de frío se hace patente, no, no hay que pararse mucho.

Poco a poco vamos haciendo cimas, Bailanderas con sus 2125 metros y su descenso de pedreras, Asómate de Hoyos a 2242 metros, la loma de Pandasco de 2240 metros, después de pasar por el Collado de las Zorras, las Cabezas de Hierro, la Mayor con 2385 metros, la Menor a 2365 metros, el pico de Valdemartín de 2280 metros, después de bajar hasta el collado de Valdemartín a 2150 metros y la final de Bola del Mundo con sus 2262 metros.

Un sube y baja continuo donde lo peor son las esperas por el frío hasta que comienza el bellísimo amanecer, un punto mínimo de 1795 metros y un máximo de 2385 con una subida acumulada de 1125 metros y en bajada, un total de 1475 metros, teniendo en cuenta que subimos a todas las cimas.

La ruta está señalizada como GR (franjas rojas y blancas) en algunos tramos, en otros como PR (franjas amarillas y blancas) y numerosos hitos.

En la actividad del 2012 un frío intensísimo, a pesar de hacerse la noche del 30 de junio al 1 de julio.

lunes, 20 de junio de 2011

De Quebrantaherraduras a La Maliciosa



De Canto Cochino a La Maliciosa, o lo que es lo mismo, por la Cuerda de Los Porrones, es la cuarta vez que hago esta ruta y siempre me deja un buen sabor de boca a pesar de ser una buena paliza, pero hoy, en junio del 2015 para mi ha sido especial, ha sido una vez más después de la lesión de rodilla de este marzo, poco a poco me voy recuperando, bueno, hoy han sido, para 1206 metros de desnivel y 18,25 Kms. de recorrido, casi 7 horas, pero irá mejorando, seguro.

El detalle de la actividad, sin embargo, está hecho anteriormente.

Dejamos los coches en Canto Cochino en La Pedriza, a 1040 metros de altura, desde allí, desde el mismo aparcamiento, sale una senda bien señalizada hacia el aparcamiento de Quebrantaherraduras que atraviesa varias veces la carretera por la que hemos venido, también puede dejarse el coche aparcado en Quebrantaherraduras, pero yo prefiero hacerme esta subida ahora y no a la vuelta, ya que además la ruta de hoy es circular, no vamos a bajar por el mismo camino, lo haremos por la zona del Ventisquero de la Contesa, desde el nacimiento del río Manzanares, con el correspondiente bañito en la Charca Verde.

La salida desde Quebrantaherraduras está bien indicada con señales blanca y amarilla de PR durante todo el camino, además e frecuentes hitos, subimos unos escalones y vemos una bifurcación a la izquierda y otra a la derecha, tomamos la de la izquierda, la senda es muy visible y con hitos, además de con las marcas amarilla y blanca de PR, así seguimos hasta llegar al Berzosillo, a 1640 metros, en una hora larga.

Ya en el cordal no paro de hacer fotos, a mi derecha La Pedriza y a mi izquierda los pueblos de la sierra, Manzanares, Cerceda, etc.

Un desnivel de 585 metros nos lleva a la Maliciosa Chica en otra hora y cuarto (íbamos rápido), bajamos al Collado de las Vacas y a subir la empinada cuesta hasta la Maliciosa, al final se suaviza un poco, llegamos al vértice geodésico en tres y media horas justas desde Canto Cochino, fotos, algo de comer y hacia abajo.

Dirección hacia la Bola del Mundo hasta llegar al Collado del Piornal y, justo donde está el Pluviómetro giramos a la derecha, enseguida vemos el nacimiento de un arroyo, el Manzanares, poco más adelante se une con el arroyo de la Condesa constituyéndose ya el río Manzanares en si, hoy muy caudaloso debido al reciente deshielo y a las lluvias de los últimos días.

La senda de bajada, siempre por la margen izquierda del río, algunas veces se hace algo borrosa, pero enseguida se hace más visible, la continuamos hasta llegar a una pista en zona donde hace una curva sobre un puente, tomamos el camino de la izquierda y, a unos cien metros, a la derecha y marcado con dos hitos sale la senda por la que ya, siempre en la margen izquierda del río bajaremos, a nuestra derecha dejaremos los Chorros del Manzanares, que maravilla, la bajada se hace algo más empinada hasta llegar a un puente de madera que cruza el río, continuamos la senda que termina en unos escalones y llegamos a la pista que nos llevará hasta Canto Cochino.

Nosotros nos desviamos un poco para bajar a la Charca Verde a darnos un bañito fresquito, pero fenomenal.

En Canto Cochino la merecida cerveza y, a casa.

lunes, 13 de junio de 2011

El Gran Galayo



Dejamos el coche en el aparcamiento del Nogal del Barranco, a 1095 metros de altitud, cerca de Guisando, a donde se llega desde Arenas de San Pedro, para ascender por la garganta de los Galayos, un camino que se inicia en el aparcamiento de la Plataforma del Nogal, senda muy cómoda al inicio, con sombra de un denso pinar hasta los 1300 metros de altura, y, más o menos,  hasta llegar a la fuente del Amanecer, a 1400 metros de altura, en algo menos de una hora, en el mismo sendero, poco más adelante, después de un tramo de zetas llegaremos a una fuente con agua muy fresca, la fuente Macario, a 1550 metros de altura, hay un momento en que aparece, bien visible, el refugio Victory, detrás suyo la pedrera que conduce a La Mira, a nuestra derecha Los Galayos, a nuestra izquierda la cima de La Mira.

Seguimos hasta llegar a algo más de tres kilómetros desde el aparcamiento, más o menos a 1700 metros de altura, donde al llegar al cruce del arroyo de los Galayos, empieza la llamada Apretura, hacia la izquierda sigue el camino actual, por la derecha, aunque poco visible sale la antigua senda, incomoda por una pedrera y pegada a la pared de los Galayos, por lo que no son visibles, por eso y por el riesgo de desprendimientos, es mejor hacia la izquierda, por la denominada senda de las Zetas, en unas dos horas y media desde el aparcamiento se llega al Refugio Victory después de 5,5 kilómetros de recorrido, contemplar las increíbles vistas desde el refugio y pasar a descansar un ratito en el refugio  propiedad del Club Peñalara de Madrid, construido en 1949 y que está a 1950 metros de altura.

Por esta incómoda pedrera, vamos ascendiendo, acercándonos a las paredes de nuestra izquierda. Llega un punto donde parece que la canal se cierra, en ese momento seguiremos los hitos que nos llevan a superar los escalones de la pared izquierda. Son fáciles pasos de II grado, con buenas presas. Seguimos guiándonos por los hitos, que en ocasiones son difíciles de encontrar. Poco a poco, llegamos al collado situado al SurEste de la cima del Gran Galayo, a 2150 metros, también llamado la Portilla del Gran Galayo. Bajamos unos diez o doce metros (lineales) hasta llegar a un nuevo hito situado a nuestra derecha, justo ahí, hacia la izquierda, salen los hitos por la pared del Gran Galayo. Nosotros habíamos entendido en la guía que llevábamos que había que bajar quince metros ¡DE DESCENSO! y, como que el camino está señalizado, terminamos dando la vuelta a todo el Gran Galayo, es decir haciendo la llamada Trocha Palomo, bueno perdimos más de una hora, nos enmarronamos un poco (no llevábamos material de escalada), una bonita experiencia y unas buenas vistas, media vuelta y de nuevo al collado. En este punto iniciamos la trepada por la loma pedregosa que conduce a la cima.

En esta trepada, los hitos no son muy fáciles de seguir, se ven perfectamente en la bajada, pero algunos están un poco ocultos en la subida, por lo que deberemos de ir atentos, son frecuentes y si pasamos un ratillo sin ver alguno, mirar hacia atrás y volver a la senda de hitos para no enmarronarse. En esta zona de grandes bloques de granito en la que superamos con habilidad los resaltes que se oponen en nuestro camino a la cima, pasos de segundo y alguno de tercer grado con buena presa y un poco de adherencia, al final nos desviamos a la derecha y en un par de metros de trepada llegamos a la cima.

La cumbre del Gran Galayo, a 2216 metros, está representada en el terreno por un hito. Las vistas desde este punto deben son impresionantes, desde el imponente Torreón, a cuya cima estaba llegando una cordada, hacia el oeste la Mira con sus 2315 metros, o, en dirección Sur el Pequeño Galayo.

El descenso lo realizamos por el mismo itinerario, prestando especial cuidado a los destrepes para volver al Collado y dar con la Canal del Gran Galayo. De ahí, bajamos al refugio Victory y tomamos el sendero que discurre a su mano derecha, a la izquierda queda la llamada La Apretura, algo peligrosa por los desprendimientos, que tras una serie de continuos zig-zags, nos deja en la entrada a dicha canal de la Apretura, una vez cruzado de nuevo el río. Ya desde este punto, tan solo queda descender hasta el Parking del Nogal del Barranco.

Las fotos en:

domingo, 5 de junio de 2011

Puig Campana



Se trata del segundo pico de la provincia de Alicante, con sus 1410 metros de altura, después del Aitana. Desde esta cima se domina perfectamente toda la comarca de la Marina Baja. Se presenta con dos cimas, la que está más hacia poniente tiene una gran fractura o portilla, conocida con el nombre histórico y autóctono de El Portell y alguna que otra leyenda.

Después de un buen madrugón llegamos a Finestrat, el GPS nos indica un camino que atraviesa el bonito pueblo, pero, que odisea, unas calles estrechísimas que, en algún momento nos hacen temer que nos quedemos encajonados, es mejor bordearlo, en cualquier caso, nada mas salir del pueblo llegamos a la llamada Font del Molí, a 340 metros de altura, donde dejamos aparcado el coche.

Enfrente comienza una pista que, hacia la izquierda nos llevaría por la ruta por la que bajamos, que es la que conduce hacia el Collado del Pouet, no es lo que queremos hacer, queremos ir hacia el Espolón Central, que ya se distingue claramente desde donde hemos dejado el coche. Seguimos, por tanto, de frente, pronto el camino se estrecha y, en algunos momentos, tiene alguna alternativa hacia la izquierda, no lo seguimos, siempre hacia arriba y hacia la derecha, seguimos las indicaciones amarillas y blancas que indican el PR-CV-14.

Este camino nos lleva hacia la canal de la pedrera, también conocido como la torrentera del Barranco de les Marietes, que es una pedrera terrible, pero antes de llegar a la canal central, vemos que es evidente abandonar la senda y desviarnos hacia el Espolón Central, que se ve perfectamente, campo a través
En la base de la vía una pintada nos indica que hemos acertado, no hay perdida, con toda la ilusión empezamos la escalada, el primer largo no es excesivamente complicado, pero mi reciente rotura de fibras en el cuadriceps derecho me dice que no le apetece subir, ni caso, seguimos al segundo largo y, al empezar el tercero lo decido, no voy a aguantar trece largos más una trepada más un recorrido con cable, no, no lo aguanto, así que antes de pasarlo mal, abajo, dos rapeles y estamos en el suelo.

¿Qué hacemos?, pues ya que estamos aquí, al menos hagamos cima por la canal central de la cara sur, vale, flanqueamos las zonas de escalada para llegar a la canal central y allí ¡que pedrera!, bueno esperemos que no sea larga, vamos allá, pues sí, es larga, empinada y larga hasta decir basta, además las nubes bajas no nos dejan ver bien el paisaje que, se intuye una preciosidad a nuestro alrededor, al principio rodeados de pinos y encinas.

Llegamos al collado que, a 1270 metros de altura, separa las dos cimas del Puig Campana, a nuestra izquierda la cima menor, a la que se llega por las vías de escalada, a nuestra derecha la verdadera cima del Puig Campana, con un bien señalizado camino y ya, una subida suave y sin pedrera.

En la cima pocas fotos debido al mar de nubes que tenemos por debajo, a bajar, pero esta vez , en lugar de por la pedrera lo haremos por la ladera norte, por el Collado de Pouet, es más largo pero no hay pedreras.

Empezamos la bajada por el llamado sendero botánico, lo que encontramos hace honor a su nombre, sin duda, una vegetación abundantísima.

Al poco llegamos al collado de Pouet, a 890 metros de altura, dejando a nuestra izquierda el primer pico del Puig, el que no hemos podido hacer, viéndose unas aristas fenomenales, continuamos la bajada, siempre por una senda perfectamente marcada, hasta llegar al abandonado refugio J.M.Vera, seguimos la suave bajada, por esta zona, para llegar a de la Roca d´Arbaldalet, a nuestra izquierda se ven las paredes que no hemos subido y pasamos por un tramo que tuvo un impresionante incendio en Enero del 2009 y que da bastante tristeza verlo, sobre todo por el estado de abandono en que se encuentra, la senda es evidente y nos lleva hasta la salida de Finestrat donde dejamos el coche.

En total el recorrido, si sólo se hubiera llevado a cabo en la ascensión y la bajada circular, calculo que nos habría llevado algo menos de seis horas, con un desnivel de subida de 1070 metros.

Ver las fotos de la actividad

jueves, 2 de junio de 2011

Escalada en Toix



No teníamos intención alguna de escalar en esta sierra de Toix, salimos prontito de Madrid y nos fuimos a Orihuela con la intención de hacer la Pared Negra y, al llegar allí, la desagradable sorpresa del día "prohibida la escalada y el senderismo", en fin, lo de siempre algún tocanarices con cargo, pero bueno, para evitar problemas nos vamos a Calpe y allí decidimos ir a la cercana Sierra de Toix donde hay buenas vías de escalada.

Esta escuela, situada en el término de Calpe es una de laas zonas más antiguas para la práctica de la escalada, orientada hacia el sur, lo que la hace idónea para escalar tanto en primavera como en otoño, y muy cercana al mar lo que le da unas vistas maravillosas (sobre todo si no existieran algunas de las semiabandonadaas urbanizaciones que desde las paredes se ven).

Hay vías de clásica (semiequipadas) y de deportiva.

Para llegar allí, por la N332 en dirección de Calpe hacia Alicante, justo antes de llegar a los tres túneles que atraviesan esta sierra, antes del estrecho de Mascarat, hay una indicación a la izquierda "Urbanización Maryvilla", el típico despropósito de los años 80, que ha destrozado el monte de una manera disparatada, si vas en dirección hacia el Castillo, carretera cortada, si vuelves hacia atrás te topas con los restos de un intento de urbanización adicional que corta el paso pero que puedes saltar, es un auténtico delito ecológico lo que hay allí, es para verlo.

Fuimos al Sector Oeste y, allí, nos fabricamos una vía, mezcla de otras tres, saltando de una a otra al hacerlo en diagonal.

Empezamos en la vía Espolón Gris, con un primer largo de unos treinta metros IV+ para seguir en diagonal por la segunda parte de la vía Dire Straits, unos veinte metros de V+, para terminar en la vía Carlos, en su parte final, de otros treinta metros 6a.

La bajada en rapel y a por el coche.

Las fotos de la actividad.