sábado, 9 de junio de 2012

Cueva Valiente desde San Rafael

Un buen día de primeros de junio, apetecible una salida suave a alguna montaña cercana, la idea de conocer zonas nuevas, bien todo esto se nos centró en Cueva Valiente, en la ladera existente al sur de San Rafael.
Dejamos el coche aparcado unos metros más allá de la gasolinera que hay en la calle principal de San Rafael, en la mano derecha según bajamos del puerto, para llegar allí no tomamos los túneles y fuimos con tranquilidad por la carretera, al ir pasando por el pueblo de Guadarrama y, al volver, incorporándonos a la autopista una vez pasados los túneles, un cafetito, compramos agua en un supermercado y a andar.
La subida empieza en una calle enfrente de la gasolinera, en la guía que llevábamos decía la calle Serrano y, enseguida, giramos a la derecha por calle Cervantes, pero cualquiera de las adyacentes nos lleva igual, el caso es tomar enseguida la calle Gil Becerril, que es por la que subiremos, como indicación, dejaremos a nuestra derecha una Iglesia, enseguida la Casona del Pinar, en algo menos de diez minutos, y en unos veinte minutos se termina el asfalto, la verdad es que con el coche se podría haber llegado hasta aquí, pero da igual.
Ya en camino nos encontramos, en otros ocho o nueve minutos con una puerta franqueable y seguimos subiendo a través de un frondoso pinar, el olor a pino según avanza el día empieza a ser espectacular, en otros ocho o nueve minutos llegamos a una carreterilla sin casi circulación, girando hacia la derecha llegamos inmediatamente a un puente sobre el arroyo la Gargantilla, haciendo, además una curva hacia la derecha, antes del puente, un par de metros, sigue la subida dejando a nuestra izquierda la caída de Cueva Valiente, subimos dejando a nuestra derecha el arroyo, para cruzarlo en unos quince minutos, subiendo ya por una zona de piedras que forman los arroyos del invierno, a veces pendiente más suave, a veces menos, pero siempre fácil, cruzamos una nueva puerta, esta con un torno y así seguimos subiendo hasta alcanzar en poco más de una hora el collado de la Gargantilla después de una curva a la izquierda.
Ya en el collado vemos  los restos de una pista que, en su día, debió recibir algo de asfalto, por la que subimos viendo ya algo de la cima de Cueva Valiente, poco a poco se nos termina el magnífico pinar por el que hemos subido aunque las vistas hacia cualquier lado son fenomenales, la pista, al final hace un par de zetas para dejarnos en la cima en poco menos de dos horas junto a un cuidado refugio de piedra justo al pie de la zona, unas cuantas fotos, el día está despejado y se pueden contemplar las cimas de Guadarrama y hasta de Gredos.
La bajada puede hacerse por el mismo camino que, al final es lo que nosotros hicimos en poco más de una hora, pero llevábamos una indicación de que se podría hacer una circular volviendo a bajar por la pista y tomando una salida que hay, como a cinco minutos de la cima, hacia nuestra izquierda según bajamos. Vale, intentamos acortar las zetas de la pista en la zona cercana a cima y claro nos pasamos la desviación correcta y tomas otra que, con buenos hitos al principio, nos pareció la correcta, resultado dos horas entre bajada y subida, casi terminamos en Peguerinos y, en la subida de retorno dimos con la senda correcta que nos trajo de nuevo hasta la cima de Cueva Valiente, así que decidimos bajar por donde subimos, bien, endurecimos un poco el día.

Esta actividad tiene otra partida desde el Puerto de los Leones.