miércoles, 22 de agosto de 2012

En los montes Taurus

Después de recorrer la Capadocia, llegamos en coche a la región de los Montes Taurus en unas tres hasta el pueblecito Gukurbag, donde comemos en una casita musulmana, típico, sentados en el suelo, al final porqué no sabemos la postura o por lo que sea, te levantas con dolor de rodillas, da igual, estamos al pie del Demirkazik, el pico más alto de los Taurus con sus 3757 metros, empezamos a andar hacia el campamento del valle del Maden, a 2845 metros de altura, son cuatro horas y media largas, un rato por pista forestal, otros a través de campo y otros por pedreras, hoy es domingo y en un claro del valle del Maden, junto al arroyo que baja nos encontramos con un grupo de lo que aquí, despectivamente, llamamos domingueros, gente encantadora que nos dan uvas y ciruelas y se hacen fotos con nosotros, después seguimos la pateadita hasta el campamento.

Cena, un poco de chachara y a dormir en la tienda, hoy bien, tranquilos, desayuno a las siete y comenzamos a andar.
Hoy toca el valle Akcay hasta llegar al collado de Tekkekalesi,  a 3500 metros después de una bajada de 170 metros, siempre con la vista en el Demirkazik con sus 3757 metros , el Direktas 3550, es un paisaje agreste, seco, duro, pero atrae, hoy han sido seis horas y media hasta Yedigoller a 3100 metros, bien, en el camino una de las siete lagunas nos ha permitido darnos un baño muy de agradecer, en el campamento no hay duchas y la lagunilla cercana no es aconsejable para el baño, cena y hasta mañana, este ha sido quizá el peor campamento, mal las tiendas, mal el agua, ni siquiera los bancos para cenar están en condiciones.
Hoy nos espera un día durillo, la ascensión al Monte Embler, 3723 metros de altura, empezamos por el sendero de Yalak Deresi, para llegar cerca del collado de Celikbuydaran, a 3450 metros, aquí se empina la subida, muy seco, a veces la tierra te hace dar un pasito p'alante y otro p'atrás, pero bueno, ya antes de la cima, la arista nos brinda uno de los más bellos paisajes que pueden verse en los Taurus, la cima está cercana, llegamos y no paro de hacer fotos a uno y otro lado.
La bajada es por pedrera, hay que bajar clavando los tacones y dejándose llevar hasta el collado de Celikbuydaran, desde aquí más y más bajada, en total 1700 metros de bajada hasta llegar a los 2000 metros de Sogurpinar, el campamento muy bien regado por aguas de manantiales, duchas y baños en condiciones, buena cena, la noche promete, pero, toma ya, por la noche juerga de los caballos que vienen a comer el fresco verde del campamento, los espanto dos veces y de repente, dos lobos y los perros que la montan para espantarlos, que noche, que noche, quiero dooorrrrmiiiirrrrr ...
La jornada de hoy es bonita, ascendemos  hasta los 2365 metros para meternos en el angosto valle-barranco de Cinbar, espectacular, a veces hay que echar las manos, no dejo de hacer fotos, casi al final dos escuelas de escalada deportiva hasta llegar, de nuevo, después de una ruta circular de tres días al pueblo de Gukurbag, una buena ducha, afeitado, comprar agua en condiciones y autobús hasta Kayseri, desde donde nos iremos hacia el Ararat.
Una buena experiencia, muy seco, muy agreste, duro paisaje, pero ese es su encanto.