miércoles, 13 de mayo de 2009

Ocejón, un agradable paseo


Salimos desde Valverde de los Arroyos, un bonito, aunque excesivamente turístico pueblo, que merece la pena conocer, dejamos el automóvil en el aparcamiento que tienen habilitado, bueno tienen dos, uno para residentes y otro para visitantes que está arriba de una cuesta, mira que me fastidia cuando vas a ciudades o pueblos que tienen unos buenos ingresos procedentes del turismo, y sin embargo, tienen gestos en los que demuestran que aquel que les proporciona ingresos les molesta, en fin ...

Bueno, fotos en el pueblo un ejemplo de la llamada arquitectura negra de los pueblos de la sierra de Ayllón; casas de pizarra, pequeños balcones con macetas, marcos y barandillas de madera, calles adoquinadas y todo muy limpio eso sí.

Y a andar que a eso hemos venido, y nada mas salir del pueblo, pasando por delante del ayuntamiento en la plaza, con una bonita fuente, pasamos a través del campo de fútbol y se inicia una suave cuesta por la zona llamada de las Piquerinas, y por donde al igual que durante el resto de la jornada, el camino, rodeado de cerezos y castaños, está muy marcado y evidente, con atención a que a unos 500 metros apróximadamente el camino se bifurca en dos, el de la izquierda nos lleva directamente a las Chorreras de Despeñaelagua y el de la derecha es el que se dirije hacia el pico del Ocejón.

Paredes fáciles donde poder intentar alguna trepadita para quitar el mono y, enseguida la vista de la cascada de las Chorreras con una buena cantidad de agua. Bordeamos, por su derecha, el bosque de repoblación que se nos presenta detrás de las Chorreras y giramos hacia la izquierda, hacia la cumbre, justo donde nos encontramos con el camino alternativo que viene desde Majaelrayo.

Continúa la subida por la llamada Cuesta del Calvario, cuesta que no es dura en absoluto.

Llegamos al collado que hay antes de la cumbre donde aún quedan restos de algunos neveros y, hacia la izquierda las últimas cuestas que en algunos tramos tienen las típicas colocaciones que las convierten practicamente en escaleras, unos minutos más, y ya estamos en la cumbre con sus 2049 metros de altura donde hacemos las fotos de la espectacular panorámica de la Sierra Norte y de los campos de Guadalajara, Los Montes de Ayllón, la Reserva de Sonsaz, Majaelrayo, Valverde de los Arroyos, Cantalojas, el Pantano del Vado, la Campiña, el Alto Rey, un sinfín de sitios.

Hace un viento desagradable así que, en vez de tomarnos el tentempie en la cumbre, bajamos un poco y cuando se para el viento nos sentamos a tomar los buenísimos sandwichs de tortilla que trae Fernándo, seguimos la bajada hasta Valverde, total dos horas y poco en subir, a marcha tranquila y algo más de una hora en bajar.