jueves, 28 de mayo de 2009

Peñalara, siempre a mano


Ese maravilloso parque donde tantas caminatas hemos hecho, el circuito típico de Cotos, cumbre de Peñalara, Claveles, Risco de Los Pajaros, Laguna de Los Pajaros, Laguna grande y vuelta a Cotos, subidas con distintos amigos pero, sobre todo con Fernándo, cuantas veces hemos subido a Peñalara y que bien la hemos disfrutado.

En verano en esos días tan fantásticos, buscándo mi rincón preferido de la sierra madrileña, el valle de Pedro Hernándo, en invierno tirando de piolets y crampones en las palas detrás de la Laguna Grande o escalando esos pequeños riscos de hielo en la pared negra.

¿Que tiene que envidiar Peñalara en invierno? nada, grietas, balcones a punte de derrumbarse, aludes, nieve, hielo, buenas pendientes, todo, tiene de todo.

Subiendo a celebrar el fin de año con los amigos de V+ en las navidades del 2008 con nuestras botellitas de sidra y nuestros dulces, ¡que bonita tradición! ...
Con Africa en las navidades del 2009 ¡¡que mal tuvimos !!.

Escalando en las paredes del Zabala, en la placa Teresa, tanto en deportiva como en clásica.

En suma un disfrute para el deporte, para el descanso, para las practicas, para las buenas relaciones con amigos.

Pero quizá, la vez más emocionante para mi ha sido en Mayo del 2015, cuando antes de hacer tres meses de mi lesión de rodilla (la triada) esquiando, he conseguido volver a subir a esta bellísima cima.