jueves, 16 de julio de 2009

Las Forquetas


Precioso fin de semana en Pirineos, después de hacernos la Tuca del Forau de la Neu y el Pavots, duda ¿que hacemos?, el Posets, no ya lo hemos hecho dos veces cada uno ¿Las Forquetas?, pues vale, a por ello.

Dicho y a por ello, desde nuestro lugar de acampada junto al Ibón de Llardaneta a algo mas de 2600 metros, tomamos el, bien marcado, GR-11.2 hacia el collado de Eriste y, la sorpresa del día, un pequeño perrillo que creíamos podría ser de dos chavales que acamparon al lado nuestro, nos sigue, en momento alguno se acerca a nosotros mas allá de un par de metros, no se da la vuelta por mucho que lo intentamos, parece como si nos indicase el camino ¡¡¡ y llega hasta la cumbre con nosotros !!!, baja delante hasta devolvernos a nuestro punto de acampada y nos abandona, fue como si hubiese querido señalarnos el camino.

Bueno, el camino por el GR-11.2 se endurece en la subida al collado de Eriste con 2820 metros, pero sobre todo es una pedrera con arenilla insufrible ya al subir, pero muy fastidiosa y resbaladiza al volver.

En el collado dejamos las mochilas y se nos une un grupete de gente muy amable que venían haciendo el GR-11 en sentido contrario, en la subida hay algunos hitos que indican la vía más sencilla para ir subiendo, los hitos nos separan un poco de la arista y nos acaban dejando en la arista-cresta que hay entre los dos cimas de las Forquetas. Entre las dos Forquetas hay una cresta con una par de pasos complicadillos y algo expuestos. Son, desde el collado de Eriste cerca de doscientos metros de desnivel con trepaditas, destrepes y aristas muy bonitas hasta la cumbre, desde donde hay unas vistas de nuestra tienda que dejamos en el Ibón de Llardaneta y los que creíamos propietarios del perrillo que nos acompaña, no están, luego no era suyo y el perro ¡¡¡ en la cumbre !!!, genial.

Fotos del día.