domingo, 14 de julio de 2013

Barranco del Formiga


Otro barranco más de nivel I en la sierra de Guara, este quizá algo más técnico que el barranco del Vero, más saltos, más rápeles, más divertido, aunque si hay que hablar de paisajes me quedo, sin duda, con el del Vero.
Desde luego el parque natural de la sierra de Guara tiene, quizá, la mayor concentración de cañones y barrancos de Europa, según me dicen, con más de 80, quizá sea debido a que su situación geográfica hace de esta zona la mejor del mundo.

Sigo con los de nivel I, ya tendré tiempo de subir de nivel, aunque desde luego en el barranquísmo lo que más me ilusiona es divertirme.
Por las medidas que tomé, este barranco tiene algo más de kilómetro y medio, con un desnivel superior a los 90 metros, desde los 710 de altura del inicio del descenso, fuimos en coches desde Alquezar hasta el aparcamiento desde donde arrancar, la aproximación también es muy bonita, algo más de treinta minutos debe ser el tiempo normal, nosotros tardamos bastante más, había algunas personas con nosotros que en el cable de aproximación se detuvieron bastante y en los rápeles, tanto en seco como en el agua (donde no hay ninguno que supere los 8 metros), tuvieron algunas indecisiones que nos hicieron retrasarnos bastante, es igual, no hay problema, íbamos a divertirnos y eso si que lo conseguimos
La aproximación la hicimos desde Alquezar, en dirección hacia Radiquero, siguiendo después en dirección a Adahuesca, desvio en dirección a Bierge, nuevo desvío, ahora hacia Morrano, Yaso y Bastarás, y antes de llegar a Panzano veremos un puente que cruza sobre el río Formiga, donde, a nuestra derecha, veremos un aparcamiento.
Cargamos las mochilas con todo en botes estancos, remontamos por la margen izquierda del río, al principio en suave subida hasta llegar a donde finaliza la actividad de barrancos, que será desde donde volveremos después, la subida se empina a partir de aquí hasta llegar a la cueva de las Polvorosas, aquí nos ponemos los arneses ya que continuaremos por una zona más aérea aunque bien equipada con pasamanos de cable que termina en un descenso hacia el barranco que hacemos en rápel.
Ya en el barranco nos ponemos los neoprenos y a divertirnos, saltos, rápeles, toboganes, etc., más tiempo del que pensábamos, pero insisto, divertido, y estos de Guías Boira lo organizan fenomenal.
La duración de la actividad, en el barranco en si, debe estar en, alrededor de dos horas y el retorno hasta el aparcamiento, desde el final del barranco, no debe hacerse en más de veinte minutos.