lunes, 22 de julio de 2013

Transpirenaica GR-11 grupo 2 etapa 5, de Goriz a Pineta


Sigo con la ruta Transpirenaica, unas veces por el HRP francés, otras por el GR-11, unas haciendo etapas exprofeso y otras veces aprovechando otras actividades, así es esta etapa, coincidente con la Alta Ruta de los Perdidos.
Hemos dormido en el siempre hacinado e incomodo refugio de Goriz, a 2160 metros de altura, parece mentira que siendo quizá uno de los refugios más usados de Pirineos siga teniendo las enormes carencias de estructura y trato que presenta, bueno, nos hemos levantado prontito, un desayuno básico, y a andar, son las siete de la mañana.
En un cuarto de hora, aproximadamente, siguiendo las marcas rojas y blancas típicas del GR-11, llegamos, dejando a nuestra izquierda la Punta Escaleras, al Collado Superior de Goriz (Collata Arrablo), a 2345 metros de altura, este collado tiene la peculiaridad de ser la zona de más alcances fulminantes de rayos que existe en toda España, buen ánimo en unos días de tormentas como los que tenemos, aquí tenemos dos opciones, seguir por la ruta por la Faja de las Olas, más corta,  pero las advertencias que tenemos son del gran peligro que tenemos con las tormentas por lo resbaladizo del camino sobre todo en los dos pasos con cadenas, la otra alternativa, más larga y cansada es bajar por las márgenes del río Bellós hasta la cascada de la Fuenblanca, lo que añade unos desniveles negativos y positivos cercanos a los ochocientos metros, pero con la ventaja de que hace coincidir todo el camino por el GR-11, elegimos la segunda opción, en total haremos once kilómetros y doscientos metros con una gran cantidad de desniveles.
Comenzamos el descenso hacia el río Bellós dejando a nuestra derecha Punta Custudia, algunos pequeños destrepes hasta llegar a un barranco de más de veinte metros, haciendo zig-zags por la pared, no es difícil, pero hay que bajarlo con cuidadin, al llegar al río Bellós, mucha corriente, no vemos por donde pasar, vale a mojarnos y apoyarnos en los bastones, continuamos la bajada y dejamos a nuestra derecha la impresionante cascada del río Bellós, llamada de la Fuenblanca, así llegamos hasta el refugio vivac del mismo nombre, llevamos cerca de tres horas de camino, parte de él bajo la lluvia, cruzamos el puentecillo de la Fuenblanca sobre el río Añisclo y comenzamos la subida hacia el collado, subida pesada y constante que nos llevará otras dos horas.
A 2395 metros la subida desde la Fuenblanca se une con el camino que viene desde la Faja de las Olas, en cerca de cinco horas, paradas incluidas hemos llegado al Collado de Añisclo, La bajada desde sus 2450 metros hasta el refugio de Pineta es espectacular, ya desde el propio collado de Añisclo, al asomarte desde el collado con sus espectaculares vistas hacia los llanos de La Larri,  hacia Pineta ves una bajada de 1200 metros en un a distancia que no llega a los dos kilómetros,  o sea un desnivel superior al 50%, al principio camino en zetas muy desgastado, después ya entre los hayedos.
Antes de llegar al refugio de Pineta (1240 metros), tenemos que cruzar el crecido río Cinca ¿nos descalzamos?, para qué, estamos empapados, el agua nos llega hasta cerca de la cintura, cruzamos apoyándonos bien en los bastones, la corriente es bastante fuerte y no me apetece caerme.
Ya en el refugio, cervezas, estamos agotados sobre todo de la bajada desde el Collado de Añisclo, una bajada que no se debe llevar más de dos horas nos ha llevado cerca de tres, lluvias, granizo, truenos, terreno resbaladizo por las hojas caídas, por las piedras empapadas, por las ramas mojadas, por los ríos de agua en todas partes, que ganas de llegar al refugio, se acabó por hoy.