martes, 9 de julio de 2013

El barranco del Vero en Alquezar


Un fin de semana genial en Alquezar, de nuevo barranquísmo en este caluroso julio, con la gente de Guías Boira, para el primer día se decide el Barranco del Vero, según dicen el más popular y visitado de la Sierra de Guara.
Una caminata de poco menos de una hora desde el mismísimo centro de Alquezar, cargados con los neoprenos y la comida del día, hasta el principio del cañón.
Una bajada sin dificultades pero por unas zonas espectaculares, zonas de caos, zonas de toboganes, algún salto sencillo, zonas más oscuras y estrechas gargantas en una bajada de cerca de ocho kilómetros, el reloj me da una bajada de 245 metros de desnivel hasta la cueva de Picamartillo.
Un genial recorrido, primero por las gargantas de Lecina, después la zona de los Oscuros, más allá la garganta de las Clusas, la Cocineta, la gran Visera y, al final, la garganta de Villacantal  y su puente.
La vuelta desde el río Vero se hace por la llamada Ruta de las Pasarelas, 300 metros de desnivel desde el propio río, desde la zona de la cueva de Picamartillo, una zona de relax donde tomar un bañito después de una jornada de actividad por el barranco.
La subida por la ruta de las Pasarelas hay que tomársela  con ganas desde abajo, ya que en caso contrario el cansancio acumulado de todo el día se dejaría sentir.
Casi toda la subida nos lleva a través de una preciosa vegetación, por pasarelas y escaleras de madera, desde el Barranco de la Fuente y pasos encajonadas entre la Peña Castibián y los Muros de la Colegiata al final casi del recorrido que nos lleva hasta la Plaza Mayor de Alquezar.
Al final del día, aún tuvimos ganas de hacer un poco de roco en el albergue de Alquezar.