jueves, 23 de julio de 2015

La Senda del Batallón Alpino

La subida a Peñalara, un clásico, al menos para mí, invernales, en verano, corredores, escalada, en Navidad, mi primera cima después de la lesión de rodilla, etc..., pero esta senda nunca la había hecho, así que, a por ella, fácil, bonita, un primer tramo muy fresco en estos calores.

La Senda del Batallón Alpino es un homenaje a la unidad del lado republicano, compuesta en su mayoría por montañeros reconvertidos en soldados,  que en la Guerra Civil defendió esas zonas, un frente que, sin una excesiva beligerancia estuvo en activo hasta el final de la guerra. cuentan que, inclusive se intercambiaban comida, bebida  y tabaco entre los combatientes de ambos bandos.

La senda parte del mismo puerto de Cotos, a la izquierda, mirando a ella, de la Venta Marcelino, sale la escalera hacia el Centro de Visitantes, enfrente está el viejo edificio del Club Alpino, hoy en venta, y por su derecha, según se mira de frente, salen unos escalones con pasamanos de madera, indicando hacia el Mirador de Lucio, el cual pasamos, los escalones se acaban y, en frente vemos la cerca de madera que delimita las provincias de Segovia y Madrid, la cruzamos y comienza la Senda del Batallón Alpino, camino muy hecho, marcado en los arboles y en las piedras con círculos amarillos y que, en suave subida  nos lleva a la salida del pinar.

Aquí, a nuestra izquierda, las vistas del Valle de Valsaín, detrás, desde Montón de Trigo hasta el Alto de Guarramillas.

Zona de piornos en el camino cómodo y suave, con la vista a Peña Citores de frente nuestra hasta llegar al collado que une esa cima a nuestra izquierda con la de Hermana Mayor a nuestra derecha, giramos hacia la plana loma de la Peña Citores hasta alcanzar una zona de piedras, redonda, se llamaba la Plaza de Toros, era un pues fortificado.

La senda hacia la cima de Peña Citores, a donde llegamos en hora y cuarto, más o menos, y la de vuelta a Dos Hermanas se pierden a veces entre los piornos, pero es igual, las dos lomas son tan evidentes que si perdemos la, aquí poco marcada y pisada senda, llegaremos al collado que une las Dos Hermanas, la Mayor y la Menor, la senda a Peñalara ya, a partir de aquí está perfectamente señalizada, desde aquí se puede bajar hasta Cotos o seguir a Peñalara que es lo que hicimos, en dos horas y cuarto estábamos en la cima de Peñalara, en un día no muy caluroso y con algo de niebla.

Nueva decisión, continuamos por la cresta de Claveles, la niebla se ha despejado, cresta fácil sin condiciones invernales, después las peñas de Pájaros, una suave loma hacia el Puerto de losNeveros, y a media loma la bajada hacia la bien visible Laguna de Pájaros a nuestra derecha, relax junto a la laguna, es curiosa desde arriba su forma de suela de zapato, llevamos tres horas largas de camino.

Vuelta hacia Cotos por el camino, bien señalizado, que pasa por la lagunilla de Claveles, después las Cinco Lagunas, vista hacia la laguna Grande justo antes de comenzar la bajada hasta el arroyo de desagüe de la Laguna Grande, por el borde de lo que era la morrena del glaciar de Peñalara, cruzamos el puentecito de madera y, hacia nuestra izquierda la cómoda senda que nos devuelve a Cotos.

Cinco horas y cuarto largas de camino, poco más de catorce kilómetros de recorrido, un desnivel acumulado de 705 metros.