jueves, 21 de junio de 2018

Peña del Cuervo, por el valle del Río Moros




Una bonita ruta circular por el valle del río Moros, saliendo de la estación del Espinar y pasando por la Peña del Arcipreste, el Cerro de Matalafuente y llegada a la Peña del Cuervo, desde donde bajar, a trocha, hasta la zona de La Panera.

Una ruta de 20,14 kilómetros, con 682 metros de desnivel, saliendo de una altura mínima de 1186 metros para llegar hasta los 1693, en total cerca de 8 horas de actividad, aunque más de tres lo fueron de descansos y paradas, y bañito de pies junto al río Moros, al final.

El valle del río Moros es mi gran desconocido, he estado en él un par de veces y hace años Haciendo parte del macizo de la Mujer Muerta, así que este sábado me fui a El Espinar, con la intención de subir hasta el Collado de Tirobarra, me paré ante un grupete de personas para informarme y, al final, con su amabilidad, decidí quedarme con ellos y pasar un fenomenal día volviendo a ver el valle del Río Moros, unos parajes buenísimos para esta época del año, por sus extensos pinares, sombra, menos grados, refrescante bañito de pies al bajar y unas fenomenales cervezas para terminar el día

Me encontré con este grupo junto a la estación del tren de El Espinar, allí dejamos los coches y empezamos a callejear, buscando las zonas de pinares, por la zona del cerro de Las Asperillas, hasta llegar a una dura pedrera que hace de cortafuegos, muy empinada que nos lleva hasta la cota del cerro de las Asperillas, a 1459 metros de altura, como dice en el Wikiloc el compañero Ángel al que conocí en esta ruta, en 800 metros de longitud se superan 150 metros de desnivel, además suelo muy poco firme y muy desigual, a partir de aquí, ya más llano por pistas de los madereros para llegar al GR-10 que ya conocí en la subida a La Peñota desde elAlto del León y por el itinerario del GR-10 llegamos hasta el mirador del Arcipreste de Hita.

Desde aquí ya en fácil sube y baja hasta el Cerro de Matalafuente, trepaditas para ir recuperando el tono, un poco más de pateo y el Cerro de la Peña del Cuervo.

La bajada, empinada, por un nuevo cortafuegos entre pinos para llegar al cruce de pistas forestales de la Cañada Real Leonesa con el Cerro de las Campanillas para bajar hata el área recreativa de La Panera, refresquito en los caudales anteriores al área, con las piscinas aún cerradas pero repletos de gente.
Bajada hasta El Espinar, cervecitas y vuelta a casa.